Va­rie­da­des y vent Ajas del té ver­de

TAO - Tomo II - - Placeres -

Con­si­de­ra­da una de las in­fu­sio­nes más be­ne­fi­cio­sas pa­ra la sa­lud, en el mun­do exis­ten más de qui­nien­tos ti­pos de té ver­de. Pe­ro en Chi­na las más po­pu­la­res son es­tas tres, más la va­rian­te mez­cla­da con flo­res de jaz­mín.

El té ver­de es ori­gi­na­rio de Chi­na y uno de los más co­no­ci­dos en el mun­do, exis­ten más de 500 va­rie­da­des, aun­que no es sen­ci­llo con­se­guir­las to­das en otros paí­ses. Se tra­ta de una es­pe­cie que no tie­ne un pro­ce­so de fer­men­ta­ción, co­mo el ro­jo o el ne­gro, so­la­men­te, y no en to­dos los ca­sos, un tiem­po cor­to de oxi­da­ción; ge­ne­ral­men­te se lo co­se­cha cuan­do las ho­jas aún es­tán muy tier­nas, se lo se­ca y pren­sa e in­me­dia­ta­men­te se lo co­mer­cia­li­za pa­ra su con­su­mo. Po­see mi­ne­ra­les y hie­rro, por eso se lo con­si­de­ra muy be­ne­fi­cio­so pa­ra man­te­ner el equi­li­brio or­gá­ni­co y, por en­de, la bue­na sa­lud.

En Ar­gen­ti­na se pue­den con­se­guir el Long Jing, Mao Jiang, Bi Luo Chun y el té de jaz­mín. Ca­da uno de ellos tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res.

Long Jing

Es­ta va­rie­dad se cul­ti­va en la provincia de Zhe Jiang, muy cer­ca del la­go Xi Hu, que le pro­por­cio­na la hu­me­dad am­bien­te que ne­ce­si­ta pa­ra cre­cer ade­cua­da­men­te. Es muy tan­to, que exis­te una his­to­ria muy an­ti­gua que re­la­ta que en una opor­tu­ni­dad un hom­bre es­ta­ba muy en­fer­mo, su fa­mi­lia con­sul­tó con mu­chos mé­di­cos, pe­ro sin re­sul­ta­dos, has­ta que lle­ga­ron a uno que acon­se­jó co­lo­car en la ha­bi­ta­ción del en­fer­mo un gran re­ci­pien­te con agua hir­vien­do y 100 gra­mos de ho­jas de Long Jing. Al­go des­con­cer­ta­da, la fa­mi­lia si­guió las re­co­men­da­cio­nes y una vez co­lo­ca­das las ho­jas del té en el agua el lu­gar se lle­nó de va­por y de un aro­ma in­creí­ble; el en­fer­mo, que no ha­bía co­mi­do en se­ma­nas, pi­dió una ta­za de esa in­fu­sión y, una vez be­bi­da, ex­pre­só que te­nía mu­cho ape­ti­to. Al ca­bo de unos días es­tu­vo to­tal­men­te re­cu­pe­ra­do. El mo­ti­vo de tan re­pen­ti­na cu­ra fue el efec­to que el té pro­vo­có en el ba­zo en­fer­mo del hom­bre, da­ña­do a raíz de sus ex­ce­si­vas preo­cu­pa­cio­nes.

Es­ta in­fu­sión es muy bue­na pa­ra des­in­to­xi­car al or­ga­nis­mo, evi­ta que se en­du­rez­can las ar­te­rias, for­ta­le­ce la den­ta­du­ra, pre­vie­ne la apa­ri­ción del cán­cer; es­ti­mu­la la se­gre­ga­ción de sa­li­va, me­jo­ra la di­ges­tión, com­ba­te las in­fec­cio­nes, re­gu­la­ri­za la pre­sión ar­te­rial y pro­pi­cia un es­ta­do de aler­ta men­tal.

Mao Jian Es uno de los más re­co­aro­má­ti­co, no­ci­dos en el mun­do, ya que en 1915 se reali­zó una com­pe­ten­cia mundial de tés en Pa­na­má y el Mao Jian ga­nó la medalla do­ra­da. Es ori­gi­na­rio de la provincia de He Nan, es­pe­cí­fi­ca­men­te de la ciu­dad de Xin Yang.

Su ho­ja, una vez pro­ce­sa­da, es en­ros­ca­da y lon­gui­lí­nea, si­mi­lar a una agu­ja y en con­tac­to con el agua se abre.

Po­see un aro­ma más fuer­te y pe­ne­tran­te, su sa­bor es amar­go lo que lo ha­ce muy ade­cua­do pa­ra es­ti­mu­lar el me­ri­diano del co­ra­zón, eli­mi­nar la gra­sa cor­po­ral y des­in­to­xi­ca el or­ga­nis­mo de los ex fu­ma­do­res; crea de­fen­sas con­tra los res­fríos, tie­ne ac­ción an­tin­fla­ma­to­ria, ba­ja el Fue­go, lim­pia el hí­ga­do, acla­ra la vis­ta y es­ti­mu­la la con­cen­tra­ción men­tal. Bi Luo Chun

Se cul­ti­va en la provincia de Jiang Su, cer­ca del la­go Tai Hu y la mon­ta­ña Dong Jing Shao y es co­no­ci­do ha­ce unos 1.000 años. Es un té de pri­ma­ve­ra y se­gún se na­rra, fue des­cu­bier­to por una jo­ven mon­ja que re­co­rría el lu­gar y fue atraí­da ha­cia un ár­bol de aro­ma ex­qui­si­to. Así se le ocu­rrió co­lo­car al­gu­nas de sus ho­jas en una ta­za de agua ca­lien­te y, al pro­bar­lo, que­dó sor­pren­di­da por el sa­bor.

Cuan­do lo dio a co­no­cer, rá­pi­da­men­te se co­men­zó a co­se­char pa­ra el em­pe­ra­dor de la di­nas­tía Qin, de­bi­do a que siem­pre el té más ex­qui­si­to era des­ti­na­do a él co­mo tri­bu­to. A sim­ple vis­ta su ho­ja es en­ros­ca­da en for­ma de es­pi­ral, con pe­lu­sas; su co­lor es ver­de sua­ve, es muy per­fu­ma­do y de sua­ve sa­bor.

Se pre­pa­ra co­lo­can­do las ho­jas ya hu­me­de­ci­das en una te­te­ra y, una vez hi­dra­ta­das, se agre­ga el res­to del agua ca­lien­te.ayu­da a evi­tar la formación de hon­gos, lim­pia el or­ga­nis­mo de gra­sas y es­ti­mu­la la con­cen­tra­ción men­tal. D-MU Ni Jua Cha (Té de jaz­mín)

Es­ta ti­po de té se ob­tie­ne unien­do cier­tas va­rie­da­des de té ver­de con flo­res de jaz­mín. La his­to­ria de su crea­ción es muy con­mo­ve­do­ra y tie­ne que ver con el agra­de­ci­mien­to. Un tal Chen, de­di­ca­do a la crea­ción de nue­vas va­rie­da­des de té, se en­con­tra­ba reuni­do con un maes­tro so­me­lier y re­cor­dó que en uno de sus via­jes una jo­ven le ha­bía he­cho lle­gar un té crea­do por ella mis­ma co­mo agra­de­ci­mien­to por ha­ber­la ayu­da­do en un mo­men­to di­fí­cil de su vi­da. Lo pre­pa­ró, y cuan­do co­men­zó a humear se for­mó la ima­gen de una dio­sa muy jo­ven y be­lla que sos­te­nía en­tre sus ma­nos una her­mo­sa flor de jaz­mín, pe­ro pa­sa­dos unos se­gun­dos la ima­gen se trans­for­mó en va­por. Am­bos es­ta­ban sor­pren­di­dos y fue en ese mo­men­to que Chen le con­tó a su maes­tro que cuan­do la co­no­ció, la mu­cha­cha es­ta­ba muy tris­te por­que ha­bía muer­to su pa­dre y no te­nía pla­ta pa­ra dar­le se­pul­tu­ra, en­ton­ces él le en­tre­gó una su­ma de di­ne­ro que ha­bía lle­va­do pa­ra com­prar té. Pa­sa­dos tres años vol­vió al lu­gar y se alo­jó en el ho­tel de siem­pre, el due­ño del lu­gar le en­tre­gó una bol­sa de té que la jo­ven ha­bía de­ja­do pa­ra él tiem­po atrás; lue­go de crear­lo ha­bía fa­lle­ci­do. Su agra­de­ci­mien­to ha­cia el hom­bre era tan

fuer­te que se pre­sen­tó en el hu­mo de la in­fu­sión pa­ra dar­le el se­cre­to más pre­cia­do que te­nía, el té de jaz­mín.

La pro­pie­dad más po­ten­te de es­ta com­bi­na­ción es su de­li­cio­so aro­ma que ex­pan­de la ener­gía y le­van­ta el áni­mo, es­pe­cial­men­te en las re­gio­nes frías, co­mo en el nor­te de Chi­na o en el sur de la Ar­gen­ti­na, que se su­ma a aque­llos be­ne­fi­cios pro­pios del té con el cual se lo ha uni­do.

Su sa­bor es sua­ve y su aro­ma in­ten­so, se pre­sen­ta en for­ma de he­bras y pé­ta­los; tam­bién en for­ma de pe­que­ñas bo­li­tas ma­ti­za­das de co­lor ver­de y blan­co.

Se le pue­de agre­gar miel pa­ra mo­de­rar su ca­rác­ter de frío a ti­bio y, ade­más, ar­mo­ni­zar el ba­zo y el es­tó­ma­go; tam­bién es muy bueno pa­ra des­per­tar la men­te y es­ti­mu­lar la me­mo­ria. Otra de las pro­pie­da­des del jaz­mín es sua­vi­zar e hi­dra­tar la piel del ros­tro y, por lo tan­to, evi­tar las arru­gas.

Pa­ra re­co­no­cer un té ver­de de bue­na ca­li­dad hay que te­ner en cuen­ta al­gu­nos secretos, a sa­ber:

El sa­bor en la len­gua se sien­te sua­ve y ge­ne­ra sa­li­va; si lue­go de to­mar­lo se sien­te ás­pe­ra y con un le­ve cos­qui­lleo, sig­ni­fi­ca que es de me­nor ca­li­dad.

Las ho­jas son de co­lor ver­de cla­ro y bri­llan­te; en cuan­to más os­cu­ro y opa­co la ca­li­dad es in­fe­rior.

La in­fu­sión de­be ser ca­si trans­pa­ren­te y con una co­lo­ra­ción su­til.

Las ho­ras del té

Por la ma­ña­na al le­van­tar­se lo pri­me­ro que de­be ha­cer­se es to­mar agua a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te o tibia de a pe­que­ños sor­bos pa­ra que se mez­cle con la sa­li­va in­gre­se al or­ga­nis­mo y és­te se pon­ga en mar­cha. Nun­ca de­be to­mar­se de a gran­des sor­bos, de­bi­do a que el ri­ñón y la ve­ji­ga po­drían ver­se da­ña­dos.

Lue­go es el turno del té, en pri­ma­ve­ra con­vie­ne el ver­de y a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, has­ta las 10 hs. apro­xi­ma­da­men­te; en ese ho­ra­rio es­tá en pleno fun­cio­na­mien­to el me­ri­diano del in­tes­tino grue­so, es­tó­ma­go y ba­zo; es im­por­tan­te be­ber­lo li­viano, es de­cir pre­pa­ra­do con la mi­tad de las he­bras que le co­rres­pon­de­ría a una ta­za (2 gra­mos apro­xi­ma­da­men­te; si se uti­li­za una in­fu­sión muy fuer­te po­dría cau­sar al­gún ma­les­tar. Lo in­di­ca­do es ser­vir­lo en pe­que­ños cuen­cos y be­ber­lo de a sor­bos, de ma­ne­ra que la ener­gía pe­ne­tre len­ta­men­te y no cau­se un gran im­pac­to a ni­vel de los ór­ga­nos vi­ta­les. Es ideal pa­ra be­ber­lo ti­bio y ayu­da­rá a “des­per­tar” ca­da ór­gano y car­gar­lo de ener­gía pa­ra en­fren­tar el nue­vo día. Debemos re­cor­dar que el té po­see Chi y lo trans­mi­te a los ór­ga­nos; es­ta ener­gía es la res­pon­sa­ble de man­te­ner los lí­qui­dos en su lu­gar, evi­tan­do que se acu­mu­len en la par­te in­fe­rior del cuer­po.

Lue­go del al­muer­zo, en­tre las 13 y las 15 hs., lo más con­ve­nien­te es be­ber té Oo­long (va­rie­dad en­tre el ver­de y el ne­gro) de­bi­do a que a esa ho­ra el me­ri­diano del in­tes­tino delgado es­tá en su má­xi­mo fun­cio­na­mien­to y es­ta in­fu­sión, que po­see hon­gos, actúa re­for­zán­do­lo.

En­tre las 15 y las 17 hs co­rres­pon­de al me­ri­diano de ve­ji­ga; en­tre las 17 y las 19 al del ri­ñón, por eso en es­tas ho­ras se acon­se­ja el té Puer (ro­jo). Pe­ro cuan­do ya ba­jó el sol no es re­co­men­da­ble in­ge­rir es­ta in­fu­sión de­bi­do a que es el mo­men­to en que los ór­ga­nos co­mien­zan a fun­cio­nar más len­ta­men­te, pre­pa­rán­do­se pa­ra el des­can­so noc­turno.

Na­da se pier­de

Una vez uti­li­za­das las ho­jas del té se pue­de se­guir sa­can­do pro­ve­cho de sus be­ne­fi­cios; es­tos son al­gu­nos se­cre­ti­tos orien­ta­les:

Las chi­nas las pro­ce­san for­man­do una pas­ta hú­me­da y ho­mo­gé­nea y la apli­can en el ros­tro a mo­do de mas­ca­ri­lla du­ran­te 30 mi­nu­tos. Con es­te tra­ta­mien­to se eli­mi­nan las im­pu­re­zas y se des­con­ges­tio­nan los po­ros y ca­pi­la­res del ros­tro. El re­sul­ta­do se­rá una piel más sua­ve y fres­ca.

Pa­ra eli­mi­nar las oje­ras y la in­fla­ma­ción de los ojos po­nen el té usa­do y hú­me­do en bol­si­tas de ga­sa que de­jan en­friar en la he­la­de­ra. Se apli­ca so­bre los pár­pa­dos du­ran­te 20 mi­nu­tos.

Una bol­si­ta de té (sin uso) mez­cla­da en el agua de la ba­ñe­ra fun­cio­na co­mo des­con­ges­ti­vo y re­la­jan­te cor­po­ral.

Tam­bién es muy útil co­lo­car el té usa­do en un po­ci­llo (sin ta­par) den­tro de la he­la­de­ra pa­ra que neu­tra­li­ce los olo­res y no se con­ta­mi­nen los ali­men­tos.

Por ser un po­de­ro­so des­en­gra­san­te se pue­de usar pa­ra la­var la vajilla.

Si se co­lo­ca té sin usar den­tro de un hor­ni­llo en­cen­di­do el aro­ma inun­da­rá la ca­sa y al in­ha­lar­lo se lo­gra­rán efec­tos si­mi­la­res a cuan­do se to­ma la in­fu­sión; ade­más li­be­ra­rá el am­bien­te de olo­res in­de­sea­bles.

Agra­de­ce­mos a Ana Chen y Ca­ro­la Wen, de Es­tre­lla Imp & Exp, Az­cué­na­ga 239, CA­BA, Tel. 4953-6155 www.es­tre­lla­de­co.com, su co­la­bo­ra­ción pa­ra la pro­duc­ción de es­ta no­ta.

Long Jin

Mao Jian

Bi Luo Chun

D Mu Ni Jua Cha

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.