La pa­rá­bo­la d for­tu­na o la r E la ui­na

TAO - Tomo II - - Feng Shui -

Los cam­bios de la na­tu­ra­le­za, los ci­clos lu­na­res y los mo­vi­mien­tos de las es­tre­llas es­ta­ble­cie­ron las ba­ses del Feng Shui, que en sus orí­ge­nes se usa­ba prin­ci­pal­men­te pa­ra de­ter­mi­nar el lu­gar ideal don­de cons­truir los palacios, las ca­sas de los go­ber­nan­tes o de los no­bles, y tam­bién pa­ra lo­ca­li­zar los si­tios más apro­pia­dos pa­ra en­te­rrar y orien­tar a los di­fun­tos de ma­ne­ra tal que des­de el más allá pu­die­ran fa­vo­re­cer a sus des­cen­dien­tes.

Los secretos de su ar­te y su prác­ti­ca es­ta­ban re­ser­va­dos a los po­de­ro­sos, su uso re­que­ría de cier­ta “au­to­ri­za­ción” ofi­cial y su desa­rro­llo fue muy fo­men­ta­do en las cor­tes de las di­nas­tías im­pe­ria­les, ver­da­de­ras me­ce­nas de cien­tí­fi­cos y as­tró­no­mos co­no­ci­dos co­mo Maes­tros Feng Shui que ofi­cia­ban de con­se­je­ros de los em­pe­ra­do­res desa­rro­llan­do es­tra­te­gias ba­sa­das en la as­tro­lo­gía, el cli­ma, la geo­gra­fía y los cam­bios en la na­tu­ra­le­za.

Han Long y Yi Long son los nom­bres de los tex­tos an­ti­guos más im­por­tan­tes del Feng Shui, que re­co­pi­lan las téc­ni­cas apli­ca­das en las ciu­da­des y en los ho­ga­res de la an­ti­güe­dad. Su au­tor, y pa­dre de es­te ar­te mi­le­na­rio, se lla­ma­ba Yang Yun-shong, muy que­ri­do y res­pe­ta­do por quie­nes lo ro­dea­ban por­que siem­pre pro­cu­ra­ba ayu­dar a los más ne­ce­si­ta­dos a al­can­zar el equi­li­brio ener­gé­ti­co pa­ra me­jo­rar su bie­nes­tar tan­to a ni­vel eco­nó­mi­co co­mo fí­si­co. Es­te es el mo­ti­vo por el cual fue apo­da­do con el nom­bre de Jiu-ping, que sig­ni­fi­ca “quien ayu­da a los po­bres”.

En Chi­na, en­tre los años 907 a 960 hu­bo un pe­río­do po­lí­ti­co muy par­ti­cu­lar en el cual fue­ron crea­dos, en for­ma si­mul­ta­nea, cin­co di­nas­tías y diez es­ta­dos; en el nor­te del país se ge­ne­ra­ron las pri­me­ras y en el sur los se­gun­dos. Una de las di­nas­tías se lla­mó Liang y su rey era Liang Wang, un hom­bre muy as­tu­to y ex­tre­ma­da­men­te egoís­ta, cu­ya úni­ca me­ta era apo­de­rar­se de to­das las re­gio­nes y en­ri­que­cer­se. En­te­ra­do de la fa­ma y efi­ca­cia del maes­tro Jiu-ping, lo con­vo­có y le im­plo­ró hu­mil­de­men­te (ob­via­men­te es­ta­ba sien­do hi­pó­cri­ta), que lo ayu­da­ra a lo­grar un país fuer­te y ri­co don­de la gen­te pu­die­ra vi­vir fe­liz. Jiu- Ping hi­zo su tra­ba­jo y en po­co tiem­po con­si­guió que la di­nas­tía Liang lle­ga­ra a ser muy ri­ca y po­de­ro­sa. En agra­de­ci­mien­to por la gran la­bor el em­pe­ra­dor ofre­ció un gran ban­que­te al cual acu­die­ron die­ci­ocho per­so­nas, que era el nú­me­ro de co­men­sa­les que po­dían sen­tar­se en una me­sa muy par­ti­cu­lar que so­lían te­ner so­la­men­te los em­pe­ra­do­res. En el trans­cur­so de la fies­ta los ha­la­gos ha­cia el maes­tro eran in­ter­mi­na­bles y és­te se mos­tra­ba muy agra­de­ci­do, pe­ro en un mo­men­to de­ter­mi­na­do el rey le pre­gun­tó si te­nía tan­ta ha­bi­li­dad co­mo pa­ra, me­dian­te su téc­ni­ca, con­ver­tir­lo en em­pe­ra­dor de to­das las re­gio­nes; Jiu-ping, que ha­bía to­ma­do al­go de­más, le res­pon­dió que su sa­bi­du­ría era tan exac­ta co­mo pa­ra ar­mo­ni­zar la ener­gía en ca­da una de las di­rec­cio­nes de la me­sa y lo­grar un em­pe­ra­dor en ca­da si­tio, es de­cir die­ci­ocho em­pe­ra­do­res. Na­tu­ral­men­te, la res­pues­ta in­quie­tó bas­tan­te a Liang Wang; el sa­bio lo no­tó por la ex­pre­sión de odio que ad­qui­rie­ron sus ojos cuan­do pro­pu­so el úl­ti­mo brin­dis de agra­de­ci­mien­to y sos­pe­chó que al­go no an­da­ba bien, pi­dió per­mi­so pa­ra re­ti­rar­se con sus dis­cí­pu­los y ya en ca­mino les ad­vir­tió que de­be­rían apre­su­rar­se y huir lo an­tes po­si­ble de allí. Pe­ro cuan­do el ca­rrua­je co­men­zó la mar­cha se sin­tió ma­rea­do y se des­va­ne­ció. Pa­só así bas­tan­te tiem­po y al des­per­tar pre­gun­tó dón­de es­ta­ban. La res­pues­ta fue en la ciu­dad de Yao Kou, es de­cir “bo­ca de me­di­ci­na”; in­ter­pre­tó ese nom­bre co­mo una se­ñal y di­jo: “La me­di­ci­na en­tró en mi bo­ca, el rey me ha en­ve­ne­na­do, mi vi­da es­tá ter­mi­nan­do y él lle­va­rá al pue­blo a la rui­na. De­bo en­men­dar la si­tua­ción”.

Con el úl­ti­mo alien­to, Jiu-

Aun­que al prin­ci­pio se apli­ca­ba só­lo pa­ra ele­gir el me­jor lu­gar pa­ra cons­truir palacios o en­te­rrar a los di­fun­tos, es­te ar­te mi­le­na­rio lo­gró con el tiem­po gran desa­rro­llo e im­por­tan­cia en la vi­da co­ti­dia­na de los orien­ta­les. La le­yen­da de Jiu Ping.

Ping ad­vir­tió a sus dis­cí­pu­los que el em­pe­ra­dor los cap­tu­ra­ría y los obli­ga­ría a tra­ba­jar has­ta que lo­gra­ra eri­gir­se en rey su­pre­mo, y les in­di­có qué ha­cer pa­ra evi­tar­lo. El tra­ba­jo con­sis­tía en cons­truir un ca­nal al Es­te de la ca­pi­tal en for­ma de lá­ti­go, que cru­ce ha­cia la par­te Oes­te y, lue­go de tres me­ses, de­be­rían ca­var en el Cen­tro de la ciu­dad un po­zo muy pro­fun­do. An­tes de mo­rir re­co­men­dó que su plan se cum­plie­se es­tric­ta­men­te ya que se­ría la úni­ca ma­ne­ra de equi­li­brar la ener­gía del em­pe­ra­dor y la ri­que­za to­tal del país, dos de sus secretos más pre­cia­dos.

Al po­co tiem­po los dis­cí­pu­los fue­ron con­vo­ca­dos por Liang Wan, quien les ofre­ció sus con­do­len­cias y les so­li­ci­tó ayu­da. Por su­pues­to, si­guie­ron los con­se­jos de Jiu-ping y al ca­bo de una se­ma­na de cons­trui­do el ca­nal, el país al­can­zó un desa­rro­llo nun­ca vis­to y el rey, lleno de co­di­cia, pi­dió más. Le ex­pli­ca­ron que de­bían es­pe­rar tres me­ses pa­ra po­der se­guir tra­ba­jan­do la ener­gía. Du­ran­te ese tiem­po, el em­pe­ra­dor co­men­zó a sen­tir una gran mo­les­tia en su es­pal­da que le im­pe­día vi­vir en paz; ca­da día se hi­zo me­nos so­por­ta­ble y de­ri­vó en una gran úl­ce­ra.

Trans­cu­rri­dos los tres me­ses se con­clu­yó la se­gun­da par­te del plan, es de­cir la cons­truc­ción del po­zo. Una vez ter­mi­na­do el país co­men­zó a to­mar más fuer­za y pro­pe­ri­dad, con­tra­ria­men­te a lo que le ocu­rría al rey que ca­da vez se po­nía peor de sa­lud, a pe­sar de los es­fuer­zos de los mé­di­cos. Fi­nal­men­te, no pu­do so­por­tar más el do­lor y se sui­ci­dó col­gán­do­se de ese gran po­zo que ha­bía man­da­do ca­var en el cen­tro de la ciu­dad. Así se cum­plió el plan de Jiu Ping: el ca­nal era un lá­ti­go de ener­gía que azo­ta­ba la es­pal­da del rey egoís­ta y el po­zo el lu­gar don­de él mis­mo ter­mi­na­ría con su vi­da.

El im­pe­rio si­guió cre­cien­do y la gen­te vi­vió fe­liz y li­be­ra­da del ti­rano em­pe­ra­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.