Cu­ra de tai chi con­tra los ma­les di­ges­ti­vos

TAO - Tomo II - - Nota De Tapa -

Los pro­ble­mas di­ges­ti­vos son más fre­cuen­tes de lo que se cree y afec­tan la vi­da de per­so­nas peor de lo que pa­re­ce por­que su in­ci­den­cia sue­le com­pli­car el desa­rro­llo de las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas y, por lo ge­ne­ral son di­fí­ci­les de con­tro­lar, a me­nos que se cam­bien al­gu­nos ma­los há­bi­tos ali­men­ti­cios. En es­te sen­ti­do, la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na apor­ta una re­gla bá­si­ca: si se con­su­me más de lo que el apa­ra­to di­ges­ti­vo pue­de pro­ce­sar, la sa­lud ge­ne­ral se de­te­rio­ra y la ener­gía no flu­ye co­mo co­rres­pon­de. A par­tir de es­ta pre­mi­sa es­ta­ble­ce que lo ideal es es­tar bien, te­ner un cla­ro co­no­ci­mien­to de su cuer­po y co­mer cuan­do se sien­te ham­bre, se­ñal inequí­vo­ca de que el es­tó­ma­go es­tá pre­pa­ra­do pa­ra re­ci­bir ali­men­to. Ob­via­men­te hay que te­ner en cuen­ta al­gu­nos tras­tor­nos que pue­de pro­vo­car la sen­sa­ción de fal­ta de ham­bre. Pa­ra es­to ayu­da man­te­ner un or­den con las co­mi­das de­pen­dien­do del es­ti­lo de vi­da que lle­va ca­da uno. Co­mer sin ape­ti­to pro­vo­ca el es­tan­ca­mien­to de ca­lor en el es­tó­ma­go, ori­gen de nu­me­ro­sas en­fer­me­da­des. Pe­ro co­mo por lo ge­ne­ral los há­bi­tos ali­men­ta­rios son una cos­tum­bre ad­qui­ri­da con el tiem­po que no se pue­de cam­biar de un día pa­ra el otro, en es­ta no­ta atacamos el pro­ble­ma en dos fren­tes: con­se­jos pa­ra me­jo­rar la ali­men­ta­ción y una ru­ti­na de ejer­ci­cios de Tai Chi es­pe­cí­fi­cos (ver re­cua­dro)que ayu­den a la bue­na di­ges­tión.

Pa­ra em­pe­zar a en­ten­ca­da

La aci­dez fre­cuen­te, el trán­si­to lento o la gas­tri­tis sue­len ser pro­ble­mas re­cu­rren­tes por­que la me­jo­ra que pro­vo­ca el cam­bio de há­bi­tos ali­men­ta­rios no se sos­tie­ne en el tiem­po. Pe­ro la me­di­ci­na chi­na en­con­tró la so­lu­ción en es­ta com­bi­na­ción de ejer­ci­cios y con­se­jos pa­ra reapren­der a co­mer.

der el ori­gen de gas­tri­tis, cons­ti­pa­ción o dia­rreas fre­cuen­tes, trán­si­to lento o dis­ten­sión ab­do­mi­nal lo pri­me­ro que hay que te­ner en cuen­ta son las dis­tin­tas ca­rac­te­rís­ti­cas de los ali­men­tos. La pri­me­ra y prin­ci­pal es que to­dos po­seen ener­gía Yin y Yang, pe­ro se­gún su na­tu­ra­le­za una pre­do­mi­na so­bre la otra. Lo mis­mo ocu­rre con el or­ga­nis­mo; por eso a la ho­ra de co­mer se de­be te­ner en cuen­ta la ten­den­cia ener­gé­ti­ca de uno. Por ejem­plo, las per­so­nas frio­len­tas po­seen más Yin que Yang, por eso es ne­ce­sa­rio con­su­mir Yang pa­ra pro­por­cio­nar­le ca­lor al or­ga­nis­mo; si, por el con­tra­rio, una per­so­na es muy ca­lu­ro­sa, sig­ni­fi­ca que po­see mu­cho Yang y de­be in­cor­po­rar Yin pa­ra re­fres­car y equi­li­brar el or­ga­nis­mo.

La ener­gía de los ali­men­tos se de­fi­ne se­gún su sa­bor, a sa­ber:

Áci­do: ener­gía Yang, fa­vo­re­ce el fun­cio­na­mien­to

del hí­ga­do; si se con­su­me en ex­ce­so el cuer­po tien­de a in­fla­mar­se y la di­ges­tión se tor­na len­ta y pe­sa­da.

Pi­can­te: ener­gía Yang, fa­vo­re­ce al pul­món, en ex­ce­so las­ti­ma el co­ra­zón.

Salado: ener­gía Yin, en can­ti­da­des mo­de­ra­das fa­vo­re­ce al ri­ñón; en ex­ce­so es­pe­sa la san­gre y des­hi­dra­ta al or­ga­nis­mo. Las per­so­nas se­den­ta­rias no ne­ce­si­tan co­mer sal, pe­ro sí aque­llas que tra­ba­jan con la fuer­za fí­si­ca.

Dul­ce: ener­gía Yin, fa­vo- re­ce al ba­zo, si se in­gie­re de­ma­sia­do las­ti­ma al co­ra­zón.

Amar­go: ener­gía Yin, fa­vo­re­ce al co­ra­zón; en ex­ce­so pro­vo­ca náu­seas.

To­dos los pla­tos de­ben pre­pa­rar­se con es­tos cin­co sa­bo­res pa­ra lo­grar la ar­mo­nía y la bue­na di­ges­tión; sin em­bar­go, co­mo se­ña­la­mos, se de­be te­ner en cuen­ta la ener­gía de ca­da per­so­na pa­ra in­cre­men­tar en el ba­lan­ce el sa­bor que el cuer­po ne­ce­si­te.

Hay otras ca­rac­te­rís­ti­cas, ade­más del sa­bor, que de­ter­mi­nan la ener­gía de los ali­men­tos. El co­lor es una de ellas: aque­llos que po­sean to­na­li­da­des os­cu­ras tie­nen ener­gía Yin; los de co­lo­res cla­ros, son más Yang. En el ca­so de los ve­ge­ta­les, las ho­jas, flo­res y fru­tos son Yang, pe­ro las raí­ces y las par­tes que es­tán más cer­ca de la tie­rra son más Yin. En el ca­so de las car­nes de­pen­de de la coc­ción: cru­da es Yang, co­ci­da Yin. Or­de­nar la in­ges­ta

Huang Di, el gran maes­tro de la me­di­ci­na chi­na, se­ña­la en su li­bro clá­si­co Huang Die Nei Jing que lo fun­da­men­tal a la ho­ra de co­mer pa­ra pre­ser­var el bie­nes­tar es res­pe­tar un or­den de in­gre­so de los ali­men­tos al or­ga­nis­mo. Se­gún de­cía, lo pri­me­ro que de­be co­mer­se es el arroz, ya que es el guía de los nu­trien­tes; lue­go la car­ne, por­que el es­tó­ma­go ne­ce­si­ta más tiem­po pa­ra

di­ge­rir­la; lo si­guien­te se­rá la ver­du­ra co­ci­da, que rá­pi­da­men­te es de­sin­te­gra­da por los ju­gos gás­tri­cos, y por úl­ti­mo, la fru­ta, que ayu­da­rá al es­tó­ma­go en el pro­ce­so. Otra in­di­ca­ción es que no se de­be co­mer en ex­ce­so, es­pe­cial­men­te cuan­do se es se­den­ta­rio, por­que es­to aca­rrea es­tan­ca­mien­to de ener­gía e in­fla­ma­ción del or­ga­nis­mo.

La bue­na mas­ti­ca­ción es tam­bién im­por­tan­te, co­mo mí­ni­mo de­be mor­der­se 30 ve­ces ca­da bo­ca­do, dán­do­le tiem­po pa­ra que se im­preg­ne de sa­li­va y pa­se al es­tó­ma­go bien de­sin­te­gra­do y en con­di­cio­nes de ser pro­ce­sa­do.

Por otra par­te, se de­be evi­tar be­ber du­ran­te la co­mi­da, ya que los lí­qui­dos di­suel­ven la sa­li­va y los ju­gos gás­tri­cos y no per­mi­ten que cum­plan su fun­ción co­rrec­ta­men­te. Si, ade­más, la be­bi­da es­tá fría, el cuer­po de­be­rá ha­cer un gran es­fuer­zo pa­ra man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da, que le qui­ta­rá ener­gía dan­do lu­gar a des­equi­li­brios a ni­vel del apa­ra­to di­ges­ti­vo. Tam­bién be­ber lí­qui­dos du­ran­te la co­mi­da dis­tien­de el ab­do­men y pro­vo­ca ga­ses, por eso lo ideal es to­mar al­go ca­lien­te o a tem­pe­ra­tu­ra na­tu­ral me­dia ho­ra an­tes o des­pués de la co­mi­da. Lo más in­di­ca­do es be­ber té de a pe­que­ños sor­bos o una co­pa de vino, con­si­de­ra­do por la cul­tu­ra chi­na co­mo el rey de la me­di­ci­na, por­que ayu­da a pro­ce­sar los ali­men­tos y ace­le­ra el me­ta­bo­lis­mo.

“En ca­da es­ta­ción del año es im­por­tan­te apro­ve­char la ener­gía pre­do­mi­nan­te, por­que po­see la

po­ten­cia de la tie­rra, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. No es bueno con­su­mir ali­men­tos que es­tén fue­ra de tem­po­ra­da, ya que pa­ra con­ser­var­los se uti­li­zan cá­ma­ras fri­go­rí­fi­cas y es­to no es sa­lu­da­ble. Lo mis­mo ocu­rre con los ali­men­tos im­por­ta­dos, por­que no po­seen la mis­ma ener­gía que la del lu­gar don­de vi­vi­mos. To­dos los ali­men­tos son sa­nos pe­ro es im­por­tan­te con­su­mir­los en un mo­men­to y en una si­tua­ción de­ter­mi­na­da”.

En pri­ma­ve­ra con­vie­ne ele­gir ali­men­tos de fá­cil di­ges­tión, co­mo los ve­ge­ta­les de co­lor ver­de. En ve­rano hay que co­mer fru­tas, ver­du­ras y ce­rea­les de tem­po­ra­da y re­du­cir el con­su­mo de car­nes que, con mo­de­ra­ción, de­ben in­ge­rir­se en oto­ño. Las ver­du­ras cru­das es me­jor evi­tar­las, siem­pre es me­jor co­ci­nar­las an­tes de co­mer. Fi­nal­men­te, en in­vierno es im­por­tan­te to­ni­fi­car el or­ga­nis­mo con cor­de­ro, es­pe­cias pi­can­tes, ce­rea­les, le­gum­bres, nue­ces, cas­ta­ñas, jen­gi­bre y ajo.

Com­pa­ti­bi­li­dad de los ali­men­tos

El sis­te­ma di­ges­ti­vo ne­ce­si­ta ca­lor pa­ra trans­for­mar los ali­men­tos. Cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra de un ali­men­to se acer­ca a la del es­tó­ma­go se­rá más fá­cil su trans­for­ma­ción en Chi, por es­ta ra­zón no es con­ve­nien­te in­ge­rir co­mi­da fría, por­que el sis­te­ma di­ges­ti­vo ten­drá que rea­li­zar un es­fuer­zo ex­tra pa­ra asi­mi­lar­la.

La co­rrec­ta coc­ción de los ali­men­tos es tam­bién de­ter­mi­nan­te en la di­ges­tión.

Las car­nes, por ejem­plo, de­ben es­tar bien co­ci­das pa­ra re­for­zar la ener­gía Yin y las ver­du­ras si lle­gan cru­das al es­to­ma­go, son di­fí­ci­les de pro­ce­sar, en cam­bio cuan­do es­tán co­ci­das se di­gie­ren rá­pi­da­men­te.

“Mu­chas per­so­nas tie­nen pro­ble­mas pa­ra di­ge­rir la co­mi­da y eso ge­ne­ral­men­te se de­be a la for­ma in­co­rrec­ta de co­mer, es­pe­cial­men­te con la com­bi­na­ción inade­cua­da de los ali­men­tos. To­das las co­mi­das son sa­nas pe­ro hay que te­ner en cla­ro que ca­da una tie­ne una ener­gía di­fe­ren­te y es­to pro­vo­ca des­arre­glos en el pro­ce­so di­ges­ti­vo, a ve­ces pro­du­cen dia­rrea, otras cons­ti­pa­ción o pe­sa­dez, por eso es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta las com­bi­na­cio­nes pa­ra no co­mer­los al mis­mo tiem­po”.

Es­tos son al­gu­nos ejem­plos de com­bi­na­cio­nes que no re­sul­tan con­ve­nien­tes:

Nabo: con za­naho­ria, o na­ran­ja.

Cer­do: con car­ne va­cu­na, ca­ma­ro­nes o to­fu.

To­fu: con es­pi­na­ca, cer­do, bam­bú, ce­bo­lla de ver­deo, miel o azú­car.

Cor­de­ro o chi­vi­to: con que­so, vi­na­gre, can­gre­jo, za­pa­llos.

Ca­ma­ro­nes: con dá­ti­les, ki­wi, cer­do, po­llo, cí­tri­cos, to­ma­te, za­pa­llos o azú­car.

Po­llo: con ajo, apio, cier­vo o ca­ma­ro­nes.

Pes­ca­do: con to­ma­te, cer­ve­za, dá­ti­les, man­za­na, uva, gra­na­da.

Can­gre­jo: con chi­vi­to, ca­qui, be­ren­je­na, ba­ta­ta, pe­ra, man­da­ri­na, hue­vo, miel, té, ma­ní.

Za­pa­llos: con chi­vi­to, cor­de­ro, cí­tri­cos o ca­ma­ro­nes.

Hí­ga­do: con bam­bú.

Apio: con pe­pino o vi­na­gre.

Car­ne va­cu­na: con pa­pas, cas­ta­ñas, cer­do.

Cier­vo: con po­llo, pes­ca­do o ma­ris­cos.

Pes­ca­do y fru­tos de mar: con cier­vo o con cer­ve­za.

Le­che de so­ja: con hue­vo o azú­car ne­gra.

Be­bi­das al­cohó­li­cas: ca­qui o san­día.

Na­ran­ja: con le­che.

Ba­na­na: con ba­ta­ta.

Ci­rue­la: con ce­bo­lla con arroz in­te­gral.

Man­go: ajo o pi­can­tes con

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.