Una ayu­di­ta pa Ra la cigueña

TAO - Tomo II - - Salud -

La in­fer­ti­li­dad, o im­po­si­bi­li­dad de con­ce­bir un hi­jo en for­ma na­tu­ral, es un pro­ble­ma que afec­ta a hom­bres y mu­je­res y los mo­ti­vos que la pro­vo­can pue­den ser tan­to fí­si­cos co­mo emo­cio­na­les. Se con­si­de­ra que la pa­re­ja tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra lo­grar el em­ba­ra­zo lue­go de ha­ber­lo in­ten­ta­do al me­nos du­ran­te un año sin uti­li­zar nin­gún mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo. Trans­cu­rri­do es­te tiem­po sin re­sul­ta­dos po­si­ti­vos, se re­co­mien­da con­sul­tar con un es­pe­cia­lis- ta pa­ra in­ves­ti­gar las cau­sas que pro­vo­can es­ta irre­gu­la­ri­dad. En prin­ci­pio se de­be de­ter­mi­nar el ti­po de in­fer­ti­li­dad y cuál de los in­te­gran­tes de la pa­re­ja la pa­de­ce. Exis­ten tres cla­si­fi­ca­cio­nes bá­si­cas: pri­ma­ria, se­cun­da­ria y sin mo­ti­vos apa­ren­tes.

En el ca­so de la in­fer­ti­li­dad fe­me­ni­na se con­si­de­ra pri­ma­ria cuan­do la mu­jer nun­ca pu­do con­ce­bir por al­te­ra­cio­nes fun­cio­na­les o del apa­ra­to re­pro­duc­ti­vo (mio­mas, quis­tes, etc.), y se­cun­da­ria cuan­do no pue­de vol­ver a que­dar em­ba­ra­za­da. La in­fer­ti­li­dad mas­cu­li­na es pri­ma­ria cuan­do pre­sen­ta al­te­ra­cio­nes en el lí­qui­do se­mi­nal y se­cun­da­ria cuan­do se ha per­di­do la ca­pa­ci­dad de pro­crear. La ter­ce­ra ca­te­go­ría es aque­lla que no es po­si­ble de­tec­tar por­que los in­te­gran­tes de la pa­re­ja no pre­sen­tan nin­gu­na al­te­ra­ción.

La me­di­ci­na oc­ci­den­tal con­si­de­ra que el pri­mer pa­so a se­guir, en el ca­so de la mu­jer, es des­car­tar la pre­sen­cia de mio­mas en el úte­ro, quis­tes en los ova­rios, in­fec­cio­nes en el apa­ra­to re­pro­duc­tor, fal­ta de ovu­la­ción y la co­rrec­ción de irre­gu­la­ri­da­des del ci­clo mens­trual si las hu­bie­ra. Con res­pec­to al hom­bre, lo ade­cua­do es ana­li­zar el lí­qui­do se­mi­nal y com­pro­bar el es­ta­do de los es­per­ma­to­zoi­des y, en am­bos ca­sos, in­da­gar en la búsqueda de po­si­bles pro­ble­mas emo­cio­na­les.

La me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na coin­ci­de con la oc­ci­den­tal en cuan­to al con­trol fí­si­co, pe­ro tam­bién en­fo­ca

Al igual que la oc­ci­den­tal, la me­di­ci­na chi­na tam­bién con­si­de­ra im­pres­cin­di­ble la eva­lua­ción fí­si­ca fren­te a la di­fi­cul­tad pa­ra con­ce­bir un hi­jo. Sin em­bar­go, pa­ra la orien­tal es pri­mor­dial la ener­gía. Có­mo equi­li­brar­la con di­gi­to­pun­tu­ra y fór­mu­las na­tu­ra­les.

el pro­ble­ma en la cir­cu­la­ción ener­gé­ti­ca y ad­vier­te so­bre al­gu­nos ma­los há­bi­tos.

Cau­sas mas­cu­li­nas

“Uno de los pun­tos a re­gu­lar es la can­ti­dad de re­la­cio­nes se­xua­les, si se prac­ti­ca se­xo to­dos los días o va­rias ve­ces en un día, los es­per­ma­to­zoi­des pier­den fuer­za y pro­vo­ca in­su­fi­cien­cia de la ener­gía Yang del ri­ñón, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. Otra de las cau­sas de­ter­mi­nan­tes de in­fer­ti­li­dad mas­cu­li­na es el can­san­cio, ya sea por ex­ce­so de tra­ba­jo o ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Sin em­bar­go, tam­po­co es con­ve­nien­te el se­den­ta­ris­mo y mu­cho me­nos per­ma­ne­cer lar­gas ho­ras sen­ta­do, ya que es­ta si­tua­ción ge­ne­ra un ex­ce­so de ca­lor en la zo­na ge­ni­tal que per­ju­di­ca la pro­duc­ción y la ca­li­dad de los es­per­ma­to­zoi­des”.

Cau­sas fe­me­ni­nas

“Al igual que en el ca­so del hom­bre, es fun­da­men­tal que la ener­gía del ri­ñón se man-

ten­ga in­tac­ta y pa­ra es­to es ne­ce­sa­rio man­te­ner los pies ca­lien­tes ya que por allí pa­san los me­ri­dia­nos de es­te ór­gano. La re­co­men­da­ción es usar me­dias y cal­za­do ce­rra­do tan­to en in­vierno co­mo en ve­rano. El frío en la zo­na ab­do­mi­nal y lum­bar tam­bién es un agra­van­te de­bi­do a que en la zo­na de­ba­jo del om­bli­go se en­cuen­tra el pun­to Dan Tien don­de se alo­ja la ener­gía de ori­gen. El frío in­va­de el úte­ro y obs­tru­ye los cen­tros ener­gé­ti­cos re­la­cio­na­dos con la con­cep­ción”.

La ali­men­ta­ción tam­bién in­flu­ye en la fer­ti­li­dad, lle­var una die­ta des­equi­li­bra­da du­ran­te un tiem­po con­si­de­ra­ble ge­ne­ra irre­gu­la­ri­da­des en la mens­trua­ción, di­fi­cul­tan­do la con­cep­ción. Por otra par­te, ex­ce­der­se en el tra­ba­jo fí­si­co, ya sea tra­ba­jan­do, ejer­ci­tán­do­se o man­te­nien­do se­xo, de­bi­li­ta el ba­zo y el ri­ñón, al igual que dor­mir po­cas ho­ras.

“La hu­me­dad in­ter­na es otro fac­tor a equi­li­brar, ya que pro­du­ce un me­dio den­so que di­fi­cul­ta la co­rrec­ta cir­cu­la­ción del Chi y la san­gre, com­pli­can­do la im­plan­ta­ción del óvu­lo fe­cun­da­do. El hí­ga­do jue­ga un rol fun­da­men­tal en am­bos se­xos por­que es el en­car­ga­do de al­ma­ce­nar la san­gre que lue­go el Chi trans­por­ta al res­to de los ór­ga­nos. Si el Chi se es­tan­ca en el hí­ga­do, és­te se de­bi­li­ta y afec­ta la fer­ti­li­dad. Lo mis­mo ocu­rre con los des­equi­li­brios emo­cio­na­les, es­pe­cial­men­te cuan­do se ex­pre­san a tra­vés del enojo, ne­ga­ti­vo pa­ra el hí­ga­do, que blo­quea la ener­gía, y tam­bién pa­ra el co­ra­zón, re­ser­vo­rio de sen­ti­mien­tos y ener­gía Yang”. Tra­ta­mien­tos orien­ta­les Des­de la me­di­ci­na tra-

di­cio­nal chi­na los tra­ta­mien­tos re­co­men­da­dos se re­la­cio­nan con la re­cu­pe­ra­ción del equi­li­brio or­gá­ni­co tan­to a ni­vel fí­si­co co­mo ener­gé­ti­co. La acu­pun­tu­ra arro­ja re­sul­ta­dos sor­pren­den­tes, pe­ro co­mo el tra­ta­mien­to de­be ser rea­li­za­do por un es­pe­cia­lis­ta, es con­ve­nien­te re­cu­rrir a ella en úl­ti­ma ins­tan­cia. An­tes es me­jor pro­bar con otras te­ra­pias chi­nas co­mo la di­gi­to­pun­tu­ra, que es­ti­mu­la los mis­mos pun­tos de los me­ri­dia­nos que la acu­pun­tu­ra. Es­tos son los pun­tos ener­gé­ti­cos a tra­tar:

Pun­tos del me­ri­diano Ren Mai

Es­te me­ri­diano tam­bién se de­no­mi­na Mar de Yin. Con­tro­la la par­te an­te­rior del cuer­po dis­tri­bu­yen­do la ener­gía en el ab­do­men. Ar­mo­ni­za y re­gu­la el Yin, la san­gre y la esen­cia, tie­ne gran im­por­tan­cia en el ci­clo re­pro­duc­ti­vo de la mu­jer. Los pun­tos a tra­tar se en­cuen­tran to­dos en la li­nea me­dia del cuer­po y son: Joe Yin, ubi­ca­do en el cen­tro del pe­ri­neo; Tsio Kou, a la al­tu­ra del bor­de su­pe­rior de la sín­fi­sis pu­bi­ca; Tchong Chi, un de­do gor­do por en­ci­ma del pun­to an­te­rior; Koan Luan, 4 de­dos por de­ba­jo del om­bli­go; Che men, 3 de­dos por de­ba­jo del om­bli­go: Chi Jae, 2 de­dos por de­ba­jo del om­bli­go; Yin Chiao, un de­do gor­do por de­ba­jo del om­bli­go. El hom­bre tam­bién pue­de apli­car di­gi­to­pun­tu­ra pa­ra re­for­zar el ri­ñón y es­ti­mu­lar la cir­cu­la­ción de la ener- gía vi­tal, lo que me­jo­ra­ra con­si­de­ra­ble­men­te la fer­ti­li­dad. Los pun­tos a tra­tar son:

Chiao Xin: ayu­da a equi­li­brar el Chi y la san­gre. Se ubi­ca a dos de­dos gor­dos por en­ci­ma del hue­so del to­bi­llo, la­do in­terno.

Tchao Jae: se ubi­ca en la par­te in­ter­na del to­bi­llo, en­tre el hue­so de és­te y el ta­lón de Aqui­les.

Ta Tchong: es­tá so­bre la lí­nea que se­pa­ra el gor­do y el se­gun­do de­do del pie, a dos cen­tí­me­tros de dis­tan­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.