Cuan­do el agua sa­na

TAO - Tomo II - - Baños -

Pa­ra la cul­tu­ra orien­tal ba­ñar­se es una for­ma de cu­rar­se y, por eso, es­ta­ble­ce al­gu­nas pau­tas en cuan­to a la fre­cuen­cia y tam­bién ad­vier­te so­bre el abu­so. Ven­ta­jas del ba­ño de in­mer­sión y el an­ti­guo spa orien­tal.

En la cul­tu­ra oc­ci­den­tal la ducha dia­ria, el ba­ño de in­mer­sión fre­cuen­te y el spa des­in­to­xi­can­te for­man par­te de una cos­tum­bre co­mún; en cam­bio, pa­ra la me­di­ci­na orien­tal ba­ñar­se es una for­ma de cu­rar­se y por eso es­ta­ble­ce una se­rie de re­glas pa­ra el aseo. En pri­mer lu­gar con­si­de­ra que la fre­cuen­cia del ba­ño de­be re­gu­lar­se se­gún la es­ta­ción del año. “Al ba­ñar­nos no só­lo es­ta­mos lim­pian­do el cuer­po, es­ta­mos es­ti­mu­lan­do a la piel pa­ra que re­sul­te más permea­ble a la ener­gía y pue­da lle­gar a la pro­fun­di­dad del or­ga­nis­mo, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Co­mo en el in­vierno la ener­gía ya se en­cuen­tra aden­tro y ade­más el cuer­po no trans­pi­ra de­ma­sia­do, pue­den es­pa­ciar­se los ba­ños; en cam­bio en ve­rano sí se con­si­de­ra sa­lu­da­ble ba­ñar­se to­dos los días”.

La ducha es con­si­de­ra­da un buen mé­to­do pa­ra hi­gie­ni­zar­se, sin em­bar­go no pue­de ca­ta­lo­gar­se co­mo cu­ra­ti­vo, de­bi­do a que el abu­so del ba­ño pue­de da­ñar la co­rrec­ta pro­tec­ción de la piel de­ján­do­la vul­ne­ra­ble fren­te a la po­lu­ción am­bien­tal y a la ma­la ener­gía. Es­ta si­tua­ción em­peo­ra si se fro­ta con es­pon­jas o toa­llas mo­ja­das. Des­de ya, no se acon­se­ja evi­tar­la pe­ro pa­ra ate­nuar su efec­to pue­de apli­car­se lue­go una cre­ma de bue­na ca­li­dad y uti­li­zar pren­das de al­go­dón.

El an­ti­guo spa orien­tal

El hi­dro­ma­sa­je es una bue­na op­ción pa­ra re­la­jar­se gra­cias al mo­vi­mien­to con­ti­nuo del agua, pe­ro si se le agre­gan al­gu­nos in­gre­dien­tes po­ten­cia­rá su efec­to, es­ti­mu­lan­do la pro­fun­di­dad de los ór­ga­nos.

Lo más in­di­ca­do en es­te ca­so es dar­se una ducha pa­ra la­var muy bien el cuer­po y di­la­tar los po­ros; lue­go pre­pa­rar el hi­dro­ma­sa­je agre­gán­do­le al agua tibia el equi­va­len­te a un bal­de de de­coc­ción de ar­te­mi­sa, que po­ne en fun­cio­na­mien­to el Chi del cuer­po, qui­ta el can­san­cio y ar­mo­ni­za la ener­gía. La de­coc­ción se ob­tie­ne hir­vien­do la hierba que con­tie­nen los ci­ga­rros de mo­xa den­tro de una bol­si­ta de ga­sa o te­la. Su­mer­gir­se y per­ma­ne­cer allí al me­nos trein­ta mi­nu­tos, apro­ve­chan­do el mo­men­to pa­ra prac­ti­car res­pi­ra­ción pro­fun­da y me­di­tar.

“El ba­ño de in­mer­sión en agua con ar­te­mi­sa de­be ser el an­te­ce­den­te más an­ti­guo del ac­tual spa, ase­gu­ra Liu Ming. En la an­ti­gua Chi­na era muy po­pu­lar, y aun­que no te­nía mu­cho que ver con la so­fis­ti­ca­ción y tec­no­lo­gía que tie­nen en la ac­tua­li­dad, en aque­lla épo­ca su fi­na­li­dad era la mis­ma. Ha­bía lu­ga­res es­pe­cia­les que uti­li­za­ban gran­des to­ne­les de ma­de­ra (don­de en­tra­ba una per­so­na pa­ra­da) que se lle­na­ban con agua tibia mez­cla­da con una de­coc­ción, he­cha con di­fe­ren­tes hier­bas, se­gún la afec­ción que se qui­sie­ra me­jo­rar. Una de las más uti­li­za­das era la ar­te­mi­sa, con­si­de­ra­da la gran ar­mo­ni­za­do­ra del Chi. Una vez pre­pa­ra­do el ba­ño el pa­cien­te en­tra­ba en el to­nel y se co­lo­ca­ba una ta­pa que de­ja­ba afue­ra só­lo

la ca­be­za, de ma­ne­ra que el agua y los va­po­res ac­tua­ban pe­ne­tran­do en la piel y lle­gan­do has­ta la pro­fun­di­dad de los ór­ga­nos, múscu­los, ar­ti­cu­la­cio­nes y hue­sos”.

Tam­bién se pue­den uti­li­zar, en lu­gar de ar­te­mi­sa, la­van­da se­ca (ex­ce­len­te pa­ra tran­qui­li­zar y re­la­jar el cuer­po); acei­te esen­cial de ro­sa (actúa de ma­ne­ra si­mi­lar, ade­más de me­jo­rar la tex­tu­ra de la piel); ma­dre­sel­va (es ideal en los ca­sos de sar­pu­lli­dos o aler­gias es­ta­cio­na­les); té ver­de (re­fres­can­te y muy ade­cua­do cuan­do se to­mó sol sin la pro­tec­ción ne­ce­sa­ria).

“Es­tos ba­ños son muy re­con­for­tan­tes. En la an­ti­güe­dad al­gu­nas mu­je­res tam­bién se da­ban ba­ños de le­che tibia; mi abue­la, por ejem­plo, era una ac­triz muy fa­mo­sa de tea­tro chino y muy ad­mi­ra­da por su piel de por­ce­la­na. Ella se rea­li­za­ba es­te ti­po de tra­ta­mien­to y aún hoy, a los 94 años, tie­ne una piel in­creí­ble, muy sua­ve y blan­ca, co­mo ja­de, que di­si­mu­la la edad que tie­ne”, cuen­ta Liu Ming.

El ba­ño sau­na

Es otro de los mé­to­dos más an­ti­guos pa­ra la lim­pie­za de la piel y con­sis­te en es­ti­mu­lar la su­do­ra­ción pro­fun­da me­dian­te ca­lor y hu­me­dad pa­ra di­la­tar los po­ros y eli­mi­nar to­xi­nas. Es­te mé­to­do es­ti­mu­la fuer­te­men­te el cuer­po, por eso no es re­co­men­da­ble rea­li­zar­lo si se su­fre al­gu­na afec­ción car­día­ca. “Se de­be te­ner en cuen­ta que con es­te ti­po de ba­ño se trans­pi­ra mu­cho y es­to es muy bueno pa­ra eli­mi­nar los tó­xi­cos del cuer­po y reac­ti­var la ener­gía; sin em­bar­go, se pier­de de­ma­sia­do su­dor; to­do tie­ne un lí­mi­te e ir más allá im­pli­ca ries­gos fa­ta­les. En Chi­na hu­bo un ac­tor que in­ter­pre­ta­ba to­das las pe­lí­cu­las re­fe­ri­das a Mao, de­bi­do a su gran pa­re­ci­do fí­si­co, era muy fa­mo­so y tra­ba­ja­ba mu­chí­si­mo, por eso, pa­ra po­der re­la­jar­se, re­cu­rría ex­ce­si­va­men­te a es­ta te­ra­pia, lo que lle­vó a de­te­rio­rar mu­cho su sa­lud. Bus­car el equi­li­brio es fun­da­men­tal, has­ta lo que nos ha­ce bien, en ex­ce­so pue­de ser ma­lo; así que en­ten­der nues­tro cuer­po y en­con­trar la ar­mo­nía es in­dis­pen­sa­ble pa­ra te­ner una bue­na sa­lud”, re­cuer­da el maes­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.