Le­tras que ha­blan

TAO - Tomo II - - Cultura -

El ori­gen de los ca­rac­te­res chi­nos es muy an­ti­guo y su evo­lu­ción es­tá pla­ga­da de cu­rio­sas his­to­rias. Por ejem­plo, el pri­mer in­ten­to de lle­var un re­gis­tro de los acon­te­ci­mien­tos se ba­só en un sis­te­ma de nu­dos con cuer­das de al­go­dón; lue­go, en­tre el 8000 y 5000 a.c., Fu Xi, el em­pe­ra­dor del Cie­lo, creó, ins­pi­rán­do­se en la na­tu­ra­le­za, los ocho tri­gra­mas del Ba­gua, pri­mer an­te­ce­den­te de la es­cri­tu­ra. “El pri­mer sím­bo­lo fue una úni­ca lí­nea ho­ri­zon­tal que re­pre­sen­ta­ba a Uno y a Tao; lue­go dos lí­neas, una más larga aba­jo y otra más corta arri­ba que sig­ni­fi­ca­ba dos, el Cie­lo y la Tie­rra; el tres se gra­fi­ca­da con tres lí­neas, la de arri­ba

Los ideo­gra­mas chi­nos son un len­gua­je en sí mis­mos. Ca­da tra­zo en­cie­rra un có­di­go y su ti­po de ener­gía, y a la vez re­ve­la una par­te de la evo­lu­ción del len­gua­je tal vez más an­ti­guo de la hu­ma­ni­dad. His­to­ria y es­ti­los.

y aba­jo más lar­gas, la del me­dio un po­co más corta, y ven­dría a ser ar­mo­nía en­tre el Cie­lo, la Tie­rra y el Hom­bre”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

Es­ta ba­se fue to­ma­da por Cang Jie, uno de los mi­nis­tros de Huang Die, el Em­pe­ra­dor Ama­ri­llo, pa­ra con­ti­nuar con la crea­ción de ca­rac­te­res lue­go de ha­ber en­con­tra­do la ins­pi­ra­ción en hue­llas de ani­ma­les en un día de ca­za.

Ha­bía sa­li­do con un gru­po de hom­bres en bus­ca de sus pre­sas y al lle­gar a una bi­fur­ca­ción del ca­mino, co­men­zó una dis­cu­sión por la di­rec­ción que de­bían to­mar. Un an­ciano que los acom­pa­ña­ba su­po en que lu­gar ha­bi­ta­ba ca­da ani­mal: al Es­te, el cier­vo; al Sur, el ja­ba­lí y al Oes­te el ti­gre. Cuan­do le pre­gun­ta­ron por qué es­ta­ba tan se­gu­ro, res­pon­dió que se guia­ba por las hue­llas de ca­da es­pe­cie, que fun­cio­na­ban pa­ra él co­mo una suer­te de car­te­les in­di­ca­do­res.

Ba­sán­do­se en la esen­cia de los ocho sím­bo­los de los he­xa­gra­mas del I Ching, Cang Jie co­men­zó a ha­cer cier­tos di­bu­jos que re­pre­sen­ta­ban ob­je­tos y si­tua­cio­nes. “To­dos los sím­bo­los es­tán com­pues­tos por Yin y Yang, de ma­ne­ra que la le­tra chi­na tam­bién po­see es­tas po­la­ri­da­des. Al es­cri­bir las le­tras siem­pre res­pe­ta­ba una di­rec­ción, que es de Yang a Yin; a la de­re­cha es Yin, a la iz­quier­da Yang, afue­ra Yang, aden­tro Yin, arri­ba Yang, aba­jo Yin. Ade­más, a me­di­da que in­cor­po­ra­ba le­tras to­ma­ba for­mas de la na­tu­ra­le­za, por ejem­plo, el vue­lo de los pá­ja­ros, el ga­lo­pe de los ca­ba­llos, las es­ca­mas de los pes­ca­dos, etc. A su vez, se le in­cor­po­ra­ban ele­men­tos pa­ra in­di­car si tie­ne que ver con la ener­gía Yang (una ra­yi­ta ho­ri­zon­tal) o Yin (dos ra­yi­tas)”.

Es­tos son al­gu­nos ejem­plos de ca­li­gra­fía an­ti­gua:

Sol: Se re­pre­sen­ta­ba an­tu­gua­men­te con un círcu­lo y una ra­yi­ta en el me­dio, ya que po­see ener­gía Yang.

Lu­na: Se re­pre­sen­ta­ba con una me­dia lu­na con los cuer­nos ha­cia la iz­quier­da y dos ra­yi­tas en el me­dio, por­que po­see ener­gía Yin.

Ma­de­ra: Dos se­mi­círcu­los, uno arri­ba y otro aba­jo, sin unir­se, en­fren­ta­dos por la par­te cón­ca­va, ubi­ca­dos en una lí­nea rec­ta ver­ti­cal. La par­te de arri­ba son las ra­mas, la de aba­jo la raíz y la lí­nea, el tron­co.

Agua: An­ti­gua­men­te se di­bu­ja­ban dos lí­neas on­dea­das par­ti­das, una arri­ba y otra aba­jo, y en el me­dio una en­te­ra.

Per­so­na: Son dos lí­neas que con­fi­gu­ran a una per­so­na de per­fil.

En­fer­mo: Es una com­bi-

na­ción de ca­ma, per­so­na y co­ra­zón (Fue­go); “Sig­ni­fi­ca que una per­so­na se en­fer­ma por­que ha he­cho mal las co­sas y su co­ra­zón es ve afec­ta­do”.

Tie­rra el ideo­gra­ma: Es una lí­nea larga ho­ri­zon­tal y una cruz en­ci­ma, apo­ya­da en el pun­to me­dio. “La Tie­rra sos­tie­ne la cruz de la jus­ti­cia y la vi­da so­bre ella, ese es el sig­ni­fi­ca­do de es­ta pa­la­bra”.

Rey: Aba­jo una lí­nea ho­ri­zon­tal más larga, en­ci­ma una cruz y so­bre ella otra pe­que­ña lí­nea ho­ri­zon­tal. “Las tres lí­neas horizontales re­pre­sen­tan al Cie­lo, a la per­so­na y a la Tie­rra; la lí­nea que los cru­za re­pre­sen­ta la sa­bi­du­ría de la unión de es­tos tres”.

Cang Jie le pre­sen­tó su tra­ba­jo al em­pe­ra­dor Huang Die, quien le en­co­men­dó di­fun­dir­lo en­tre los ha­bi­tan­tes de su reino pa­ra uti­li­zar­lo co­mo có­di­gos de co­mu­ni­ca­ción. “Se­gún los re­la­tos, cuan­do Cang Jie ter­mi­nó de crear los vo­ca­blos, se pro­du­jo una gran tormenta, pe­ro en lu­gar de caer agua del cie­lo, caían gra­nos de arroz, es­to fue in­ter­pre­ta­do co­mo un re­ga­lo ce­les­tial. Tam­bién se oyó llo­rar a los es­pí­ri­tus di­vi­nos por la in­men­sa emo­ción que les pro­vo­ca­ba la apa­ri­ción de la luz de la sa­bi­du­ría, ya que nun­ca más na­die po­dría mal­tra­tar a las per­so­nas”, cuen­ta Liu Ming.

Mo­di­fi­ca­cio­nes de es­ti­lo Des­de su crea­ción, la ca­li­gra­fía su­frió mo­di­fi­ca­cio­nes que per­mi­tie­ron que la ma­yo­ría de las per­so­nas las pue­dan en­ten­der y em­plear. Al co­mien­zo los ideo­gra­mas se ta­lla­ban va­lién­do­se de dos pie­dras so­bre ca­pa­ra­zo­nes de tor­tu­gas. Más tar­de se im­pri­mie­ron so­bre ca­ñas de bam­bú, pe­ro el gran avan­ce de la es­cri­tu­ra chi­na co­men­zó con la ela­bo­ra­ción del pa­pel en el año 100, y la uti­li­za­ción de los pin­ce­les he­chos de bam­bú y pe­lo de ca­bra.

La pri­me­ra for­ma se de­no­mi­nó Zhuan Shu o es­cri­tu­ra de se­llos, sus tra­zos eran del­ga­dos y uni­for­mes, ter­mi­nan­dos en pun­ta. Es­te es­ti­lo se di­vi­dió en:

Da Zhuan: tam­bién lla­ma­do es­ti­lo ma­yor; el má­xi­mo desa­rro­llo de es­ta ca­li­gra­fía ocu­rrió en la di­nas­tía Qing ( 221- 207 a. de C).

Xiao Zhuan: tam­bién lla­ma­da es­ti­lo me­nor, sur­gió cuan­do Qing Shi Huang, pri­mer em­pe­ra­dor de la di­nas­tía Qing al in­te­grar los di­fe­ren­tes te­rri­to­rios que com­po­nían chi­na se en­fren­tó con la di­fi­cul­tad de que ca­da uno de ellos es­cri­bía de una ma­ne­ra di­fe­ren­te, por lo que de­bió sim­pli­fi­car y uni­fi­car la es­cri­tu­ra. Era uti­li­za­do por la gen­te co­mún.

Ca­rac­te­rís­ti­cas de la ca­li­gra­fía chi­na ac­tual

Un ca­rac­ter com­ple­to de­be es­cri­bir­se den­tro de un cua­dra­do ima­gi­na­rio, ocu­pán­do­se el es­pa­cio de ma­ne­ra tal que nin­gu­na par­te que­de com­pri­mi­da o se­pa­ra­da. Ca­da uno tie­ne un tra­zo ini­cial y una su­ce­sión or­de­na­da que es ne­ce­sa­rio res­pe­tar mi­nu­cio­sa­men­te. Pa­ra di­bu­jar ca­da ideo­gra­ma es ne­ce­sa­rio em­plear ocho tra­zos bá­si­cos, es­tos son:

Héng (lí­nea ho­ri­zon­tal), se es­cri­be de iz­quier­da a de­re­cha.

Pie (co­la), se es­cri­be de arri­ba aba­jo y ha­cia la iz­quier­da con una pe­que­ña cur­va­tu­ra ha­cia el fi­nal.

Nà (es­co­ba), se tra­za de arri­ba aba­jo, ha­cia la de­re­cha y al fi­nal se em­pu­ja el pin­cel ha­cia el pa­pel y se va le­van­tan­do po­co a po­co mien­tras se ter­mi­na el tra­zo.

Dian (til­de), de arri­ba aba­jo y un po­co in­cli­na­do; pue­de ser a de­re­cha o iz­quier­da.

Shù (lí­nea ver­ti­cal), de arri­ba a aba­jo.

Gou (gan­cho), tie­ne for­ma de gan­cho va de arri­ba aba­jo, de iz­quier­da a de­re­cha y al fi­nal se ele­va un po­co ha­cía arri­ba y ha­cia afue­ra.

Di (cla­vo), va des­de aba­jo ha­cia arri­ba y a la de­re­cha.

Shé (do­bla­do), pri­me­ro una lí­nea ho­ri­zon­tal de iz­quier­da a de­re­cha y lue­go ba­ja ce­rrán­do­se le­ve­men­te ha­cia la iz­quier­da.

La ca­li­gra­fía chi­na es mu­cho más que un có­di­go co­mu­ni­ca­cio­nal, ya que es con­si­de­ra­da una de las ra­mas del ar­te, por eso es fun­da­men­tal que se res­pe­te la ho­mo­ge­nei­dad y el or­den en los tra­zos

Pin­tu­ra que re­crea la pri­me­ra for­ma de es­cri­tu­ra co­no­ci­da en Chi­na, el sis­te­ma de nu­dos.

Cang Jie, crea­dor de los pri­me­ros ca­rac­te­res chi­nos (te­nía cua­tro ojos y ocho pu­pi­las).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.