El so­ni­do pri­mor­dial

TAO - Tomo II - - Mantras -

El OM es uno de los man­tras más an­ti­guos, ha­ce más de cin­co mil años ya era uti­li­za­do por mon­jes y sa­cer­do­tes co­mo un so­ni­do se­cre­to y cuan­do las tri­bus in­do-arias se tras­la­da­ron ha­cia el Es­te pa­ra es­ta­ble­cer­se en la In­dia, la adop­ta­ron co­mo sím­bo­lo dán­do­le en las an­ti­guas es­cri­tu­ras un lu­gar pro­mi­nen­te. Los hin­dúes con­si­de­ran a es­te uno de los so­ni­dos más im­por­tan­tes y sa­gra­dos, que per­mi­te la ele­va­ción de la con­cien­cia a un es­ta­do su­pe­rior; la sí­la­ba OM es a su vez el co­mien­zo de mu­chos man­tras y al emi­tir es­te so­ni­do se es­tá in­vo­can­do, res­pe­tuo­sa­men­te, a las di­vi­ni­da­des, a la ener­gía pu­ra y a la for­tu­na. Si bien es el signo sa­gra­do del hin­duis­mo, se ha ido in­cor­po­ran­do a dis­tin­tas re­li­gio­nes, en­tre ellas el bu­dis­mo ti­be­tano, pa­ra quie­nes sim­bo­li­za la di­vi­ni­dad y el uni­ver­so, la uni­dad con lo su­pre­mo, la com­bi­na­ción de lo fí­si­co con lo es­pi­ri­tual y el so­ni­do pri­mor­dial del cual de­ri­van to­dos los de­más.

Los ini­cia­dos la uti­li­zan en el co­mien­zo de la meditación, re­pi­tién­do­la in­ce­san­te­men­te, por­que la co­rrec­ta en­to­na­ción crea una vi­bra­ción que se une a la os­ci­la­ción del uni­ver­so, lle­gan­do has­ta el al­ma Si bien es el signo sa­gra­do del hin­duis­mo, el OM es uno de los man­tras más an­ti­guos y com­par­ti­do por va­rias re­li­gio­nes. Su re­pe­ti­ción in­du­ce a un es­ta­do su­pe­rior, li­be­ra la men­te y lim­pia el es­pí­ri­tu.

mis­ma.

En Oriente, par­ti­cu­lar­men­te en Tai­lan­dia, la ma­yo­ría de las ca­sas tie­nen es­te sím­bo­lo del la­do in­te­rior so­bre el marco de la puer­ta. Tam­bién es muy co­mún en­con­trar­lo ex­pues­to en ofi­ci­nas, co­mer­cios, gim­na­sios e in­clu­so mu­chas per­so­nas lo uti­li­zan co­mo col­gan­te, sin em­bar­go se de­be te­ner pre­sen­te que es­te sím­bo­lo de exó­ti­ca be­lle­za no es un ele­men­to de­co­ra­ti­vo: si se to­ma la de­ci­sión de adop­tar­lo de­be ser pa­ra siem­pre, es una re­pre­sen­ta­ción sa­gra­da si­mi­lar al cru­ci­fi­jo, que uti­li­za la re­li­gión ca­tó­li­ca, o la es­tre­lla de Da­vid

pa­ra los ju­díos; se de­be res­pe­tar y hon­rar con mu­cha fe.

En cuan­to a la pa­la­bra es­cri­ta se con­si­de­ra un mo­no­sí­la­bo mís­ti­co equi­va­len­te a un “así sea” o “Amén”, y el ob­je­to de re­pe­tir­la es lo­grar el pun­to de con­cen­tra­ción pro­fun­da pa­ra el tran­ce ha­cia la meditación.

Con la re­pe­ti­ción de los di­fe­ren­tes man­tras (que siem­pre co­mien­zan con OM) el po­der se ma­ni­fies­ta ple­na­men­te y las tra­bas men­ta­les co­mien­zan a di­sol­ver­se; ade­más pro­du­cen la mo­vi­li­za­ción de la ener­gía vi­tal. En el ca­so del Om Ma Ni Be Me Jung (man- tra re­la­cio­na­do con la dio­sa Guan Yin), el ob­je­ti­vo es lim­piar los sen­ti­mien­tos tó­xi­cos de la men­te en seis pa­sos: OM, pa­ra eli­mi­nar el or­gu­llo; Ma, la en­vi­dia, Ni el de­seo pe­ca­mi­no­so; Be, los ma­lo pen­sa­mien­tos; Me, la ava­ri­cia; Jung, el odio. De­bi­do a que se crea una vi­bra­ción muy es­ti­mu­lan­te en el pe­cho, lu­gar don­de se alo­jan los pul­mo­nes, y la na­riz, que es la ven­ta­na de los mis­mos, se es­ti­mu­la to­do el me­ca­nis­mo de la res­pi­ra­ción, abrien­do los ca­na­les del Chi.

Sig­ni­fi­ca­do del ideo­gra­ma

Ca­da par­te del di­bu­jo que re­pre­sen­ta el OM alu­de a un es­ta­do fí­si­co y men­tal; la cur­va más pe­que­ña del sím­bo­lo re­pre­sen­ta el mun­do ma­te­rial y el sa­ber cons­cien­te, ra­cio­nal, mien­tras que la cur­va más al­ta, alu­de al in­cons­cien­te. La ter­ce­ra cur­va que si­gue es el sue­ño y el mun­do de los pen­sa­mien­tos.

Por úl­ti­mo, la cur­va con el pun­to es el es­ta­do de li­be­ra­ción; re­pre­sen­ta a Brah­ma, que es el crea­dor del uni­ver­so pa­ra los hin­duis­tas.

Es el ori­gen de to­dos los so­ni­dos, le­tras y pa­la­bras, y sus círcu­los es­tán abier­tos al in­fi­ni­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.