El té de los Ocho te­so­ros

TAO - Tomo II - - Salud -

Los be­ne­fi­cios de la me­di­ci­na na­tu­ral chi­na son des­de ha­ce va­rios si­glos mun­dial­men­te re­co­no­ci­dos y el con­su­mo de mu­chos de sus com­po­nen­tes, co­mo cier­tas hier­bas o las dis­tin­tas va­rie­da­des de té pa­ra ali­viar al­gu­nas afec­cio­nes o re­cu­pe­rar la ar­mo­nía del or­ga­nis­mo, es­tá am­plia­men­te di­fun­di­do.

En ar­tícu­los de dia­rios, re­vis­tas o en pá­gi­nas y si­tios de in­ter­net se­rios y de los otros se pue­den en­con­trar las mil y un re­ce­tas chi­nas y con­se­jos ca­pa­ces de cu­rar des­de un sim­ple res­frío has­ta pro­ble­mas de sa­lud real­men­te se­rios. Sin em­bar­go, exis­ten al­gu­nos secretos de la me­di­ci­na orien­tal a los que no se pue­de ac­ce­der de ma­ne­ra tan sen­ci­lla, que con­si­guen ver­da­de­ros mi­la­gros a par­tir de es­tu­dia­das com­bi­na­cio­nes de hier­bas y fru­tos. Va­rios de esos ver­da­de­ros te­so­ros per­te­ne­cen a la me­di­ci­na taoís­ta y en­tre ellos se des­ta­ca una mi­le­na­ria in­fu­sión co­no­ci­da co­mo de la eter­na ju­ven­tud, re­ser­va­da an­ti­gua­men­te a las mu­je­res de la al­ta so­cie­dad, con la que lo­gra­ban pre­ser­var su apa­rien­cia ju­ve­nil y la fi­gu­ra es­bel­ta.

Es­ta in­fu­sión se pre­pa­ra con ocho com­po­nen­tes con­si­de­ra­dos te­so­ros

Es­ta in­fu­sión, fa­mo­sa en Chi­na por sus pro­pie­da­des re­ju­ve­ne­ce­do­ras y re­vi­ta­li­zan­tes, es uno de las fór­mu­las secretas de la me­di­ci­na taoís­ta. Su efi­ca­cia ra­di­ca en la acer­ta­da com­bi­na­ción y las do­sis de los in­gre­dien­tes se­lec­cio­na­dos.

de­bi­do a los be­ne­fi­cios que apor­tan a la sa­lud y, se­gún se sa­be, ya des­de la an­ti­güe­dad era muy con­su­mi­do en­tre los mon­jes taoís­tas que lo con­si­de­ra­ban un gran des­in­to­xi­can­te, equi­li­bran­te del Chi y es­ti­mu­lan­te de la fun­ción ce­re­bral. Pa­ra que lo­gre su efec­to se de­ben se­guir al­gu­nas re­glas bá­si­cas de pre­pa­ra­ción y con­su­mo y -aun­que to­dos los in­gre­dien­tes son na­tu­ra­les, lo que le apor­ta un plus de efec­ti­vi­dad sin efec­tos se­cun­da­rio­ses im­por­tan­te no abu­sar de ellos por­que la pre­ci­sión es par­te del se­cre­to de su efec­ti­vi­dad.

Ca­da com­po­nen­te fue se­lec­cio­na­do por los an­ti­guos al­qui­mis­tas por sus pro­pie­da­des es­pe­cí­fi­cas, po­ten­cia­das en es­te ca­so por la com­bi­na­ción y la do­sis. Vea­mos ca­da uno y sus ca­rac­te­rís­ti­cas:

Ju hua (cri­san­te­mo): de na­tu­ra­le­za fría, ba­ja el Fue­go y es un po­de­ro­so des­in­to­xi­can­te. Ade­más de ayu­dar a que el Chi y la san­gre cir­cu­len ade­cua­da­men­te, pu­ri­fi­ca el hí­ga­do, re­gu­la los ni­ve­les de co­les­te­rol y re­tra­sa los sig­nos del en­ve­je­ci­mien­to. Tam­bién es ex­ce­len­te pa­ra con­tro­lar el es­trés y le­van­tar el áni­mo.

Gou qi (ba­yas de go­ji): es­te fru­to es uti­li­za­do en Chi­na y el Tí­bet des­de ha­ce 6000años pa­ra pro­mo­ver la lon­ge­vi­dad, ya que re­tra­sa el en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar, por su ac­ción pro­tec­to­ra , es­ti­mu­la la pro­duc­ción de gló­bu­los ro­jos, ba­ja la pre­sión ar­te­rial, re­gu­la los ni­ve­les

tri­gli­cé­ri­dos, con­tro­la las aler­gias de la piel, ayu­da a ba­jar de pe­so y a dis­tri­buir co­rrec­ta­men­te el Chi por el or­ga­nis­mo.

Gui yuan (ojo de dra­gón o lon­gan): se tra­ta del fru­to de un ár­bol tro­pi­cal de ho­ja pe­ren­ne oriun­do del sur de Chi­na, pe­ro que tam­bién se cul­ti­va en la provincia ar­gen­ti­na de Mi­sio­nes. Es de na­tu­ra­le­za ca­lien­te, le­van­ta y equi- li­bra el Chi, es muy re­co­men­da­do pa­ra las mu­je­res que su­fren de he­mo­rra­gias in­ten­sas du­ran­te la mens­trua­ción. Me­jo­ra no­ta­ble­men­te el in­som­nio, por­que con­tro­la los ner­vios; com­ba­te la anemia, ya que au­men­ta la ab­sor­ción de hie­rro en el or­ga­nis­mo y for­ta­le­ce el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Tie­ne pro­pie­da­des an­ti­sép­ti­cas, me­jo­ra la ca­li­dad de la piel, la ci­ca­de

tri­za­ción y re­tra­sa los efec­tos del en­ve­je­ci­mien­to.

Xi yang shen (gin­seng ame­ri­cano): de na­tu­ra­le­za fría, ayu­da a re­cu­pe­rar la ener­gía, es­pe­cial­men­te des­pués de ha­ber su­fri­do en­fer­me­da­des que re­qui­rie­ron lar­go re­po­so, ya que re­po­ne el Chi. Me­jo­ra no­ta­ble­men­te la fun­ción de los pul­mo­nes; re­ge­ne­ra y nu­tre la piel, pro­te­gién­do­la de los efec­tos de la ex­po­si­ción so­lar. Ayu­da tam­bién a me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to de los flui­dos cor­po­ra­les.

Hong zao (ju­ju­be): de na­tu­ra­le­za ca­lien­te y muy uti­li­za­do por las mu­je­res de Oriente lue­go de los par­tos, res­tau­ra el ca­lor del or­ga­nis­mo, re­gu­lar el sue­ño y re­la­ja la men­te. Tam­bién equi­li­bra los ni­ve­les de co­les­te­rol, de­pu­ra la san­gre y ar­mo­ni­za el Chi.

Gan cao (re­ga­liz): for­ta­le­ce y me­jo­ra las fun­cio­nes del apa­ra­to res­pi­ra­to­rio; es an­ti­in­fla­ma­to­rio, an­ti­es­pas­mó­di­co, com­ba­te el can­san­cio y el desáni­mo. Por otra par­te, ali­via la sin­to­ma­to­lo­gía y los efec­tos se­cun­da­rios de la me­no­pau­sia y for­ta­le­ce el ca­be­llo, evi­tan­do su caí­da.

Huang gi (as­trá­ga­lo): ayu­da al or­ga­nis­mo a com­ba­tir las in­fec­cio­nes y el es­trés; evi­ta la re­ten­ción de lí­qui­dos; me­jo­ra la cir­cu­la­ción san­guí­nea y el Chi, evi­tan­do el en­tu­me­ci­mien­to de las ex­tre­mi­da­des.

Lu cha (té ver­de): tie­ne gran can­ti­dad de an­ti­oxi­dan­tes, por lo cual re­tra­sa el en­ve­je­ci­mien­to; tam­bién ace­le­ra el me­ta­bo­lis­mo y eli­mi­na las gra­sas, re­gu­lan­do el pe­so cor­po­ral y los ni­ve­les de co­les­te­rol. Tie­ne pro­pie­da­des an­ti­can­ce­rí­ge­nas y a ni­vel in­te­lec­tual pro­mue­ve la con­cen­tra­ción y la me­mo­ria.

Azú­car ro­ca: se tra­ta de pe­que­ñas pie­dras de azú­car cris­ta­li­za­da, uti­li­za­do es­pe­cial­men­te pa­ra en­dul­zar el té de cri­san­te­mo y las in­fu­sio­nes me­di­ci­na­les. De to­das ma­ne­ras es op­cio­nal, ya que el té de los ocho te­so­ros es dul­ce gra­cias a las ba­yas de go­ji, el ju­ju­be y el ojo de dra­gón.

Pre­pa­ra­ción

Co­lo­car en un re­ci­pien­te con me­dio li­tro de agua 3 ju­ju­bes (rea­li­zar pe­que­ños ta­jos so­bre su piel o pin­char­lo pa­ra que suel­te to­da su esen­cia), 4 flo­res de cri­san­te­mos, 1 ó 2 (de-

pen­dien­do del ta­ma­ño) tro­zos de as­trá­ga­lo y re­ga­liz, 1 pu­ña­do de ba­yas de go­ji, 3 uni­da­des de ojo de dra­gón, 1 cu­cha­ra­di­ta de un buen té ver­de y 2 tro­ci­tos de gin­seng. Co­ci­nar a fue­go mo­de­ra­do has­ta que rom­pa el her­vor, ba­jar a fue­go lento y her­vir du­ran­te 5 mi­nu­tos, de­jar re­po­sar y co­lar. Be­ber el lí­qui­do ob­te­ni­do y, si se desea, co­mer los fru­tos (ju­ju­be, go­ji, lon­gan). La do­sis dia­ria re­co­men­da­da es de me­dio li­tro por la ma­ña­na, an­tes o des­pués del desa­yuno y me­dio li­tro por la tar­de, siem­pre an­tes de las 18 ho­ras, ya que es muy es­ti­mu­lan­te y po­dría pro­vo­car di­fi­cul­ta­des pa­ra dor­mir. De­be in­ge­rir­se de a pe­que­ños sor­bos, sa­bo­reán­do­lo pa­ra que in­gre­se al or­ga­nis­mo sua­ve­men­te, así el es­tó­ma­go tie­ne tiem­po de pro­ce­sar­lo co­rrec­ta­men­te y de dis­tri­buir sus nu­trien­tes al res­to de los ór­ga­nos.

La efec­ti­vi­dad de es­te té ra­di­ca en la com­bi­na­ción de sus in­gre­dien­tes; sin em­bar­go, cuan­do no se dis­po­ne de uno de ellos se pue­de re­em­pla­zar por otro de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas y na­tu­ra­le­za. Por ejem­plo, el té ver­de se pue­de cam­biar por el de jaz­mín o el de ro­sas, y el ojo de dra­gón por pa­sas de uvas ne­gras (con­tie­nen ma­yor con­cen­tra­ción de an­ti­oxi­dan­tes que las ru­bias).

Otras op­cio­nes

Si­guien­do co­mo ob­je­ti­vo la sa­lud y la be­lle­za, se pue­de re­cu­rrir a otras pre­pa­ra­cio­nes ab­so­lu­ta­men­te na­tu­ra­les y efec­ti­vas.

S0ARTIENDO DE LA Pre­pa­ra­ción de un té de jen­gi­bre, se le agre­gan al­gu­nos de es­tos in­gre­dien­tes que com­po­nen el té de los ocho te­so­ros, por ejem­plo ojo de dra­gón, go­ji y azú­car ro­ca. El jen­gi­bre, ade­más de ser muy be­ne­fi­cio­so pa­ra op­ti­mi­zar el apa­ra­to res­pi­ra­to­rio, la di­ges­tión y la ar­tro­sis, com­ba­te el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro.

s%l SÏSAMO NE­GRO POR

su par­te, ayu­da a re­tra­sar la apa­ri­ción de las ca­nas; sim­ple­men­te se de­be tos­tar un pu­ña­do en un wok y co­mer­los co­mo snack acom­pa­ña­do de al­gu­na de las va­rie­da­des de té ver­de, jaz­mín o ro­sas.

S5NA INFUSIØN HE­CHA CON

un tro­zo de gin­seng ame­ri­cano es muy útil pa­ra las mu­je­res, es­pe­cial­men­te mayores de edad, pa­ra re­cu­pe­rar­se de gri­pes y en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias, le­van­tán­do­le tam­bién el áni­mo

Agra­de­ce­mos a Ana Chen y Ca­ro­la Wen, de Es­tre­lla Imp &Exp, Az­cué­na­ga 239 CA­BA- Tel.49536155,www.es­tre­lla­de­co.com, su co­la­bo­ra­ción pa­ra la rea­li­za­ción de es­ta no­ta.

XI YANG SHEN

GUI YUAN

AS­TRÁ­GA­LO

GOU QI

JO HUA

GAN CAO JU­JU­BE LU CHA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.