Las es­tre­llas enamo­ra­das

TAO - Tomo II - - Mitología -

En la sép­ti­ma no­che del sép­ti­mo mes lu­nar se ce­le­bra en Chi­na el día de los enamo­ra­dos. La his­to­ria que da lu­gar a es­ta con­me­mo­ra­ción, si­mi­lar a lo que en Oc­ci­den­te ocu­rre ca­da 14 de fe­bre­ro, na­ce en el fir­ma­men­to, don­de, se­gún cuen­ta la le­yen­da, exis­tie­ron en el prin­ci­pio de los tiem­pos dos es­tre­llas muy bri­llan­tes lla­ma­das Niu Lang (mas­cu­li­na) y Zhi Nu (fe­me­ni­na) que, con­tra­rian­do las le­yes de la Vía Lác­tea, se enamo­ra­ron per­di­da­men­te. Fue en­ton­ces cuan­do la em­pe­ra­triz Ce­les­tial, en­fu­re­ci­da, cas­ti­gó a Niu Lang con­vir­tién­do­lo en un sim­ple mor­tal y en­vián­do­lo a la Tie­rra; el escarmiento pa­ra Zhi Nu con­sis­tió en con­de­nar­la a te­jer nu­bes co­lo­ri­das con un hi­lo má­gi­co. A pe­sar de cum­plir con el man­da­to, ella nun­ca pu­do ol­vi­dar a su amor y siem­pre que po­día, ob­ser­va­ba a Niu Lang des­de las al­tu­ras, sin po­der im­pe­dir que las lá­gri­mas cu­brie­sen su ros­tro.

Con el tiem­po la em­pe­ra­triz ol­vi­dó el in­ci­den­te y co­mo se en­con­tra­ba muy fe­liz por el tra­ba­jo que rea­li­za­ba la mu­cha­cha, le per­mi­tió ba­jar a la Tie­rra con una ro­pa má­gi­ca jun­to a otras jó­ve­nes, to­das ellas de­ve­ni­das en mu­je­res muy be­llas, , pa­ra dis­fru­tar un día

Co­mo ocu­rre en el mun­do oc­ci­den­tal ca­da 14 de fe­bre­ro, en Chi­na tam­bién los enamo­ra­do­res tie­nen una fe­cha pa­ra ce­le­brar. Cla­ro que allí lo ha­cen du­ran­te la no­che en ho­nor a es­ta le­yen­da que tu­vo su ori­gen en el fir­ma­men­to.

en un her­mo­so la­go.

Niu Lang no te­nía una bue­na vi­da en la tie­rra, era un po­bre cam­pe­sino huér­fano a quien su her­mano ma­yor mal­tra­ta­ba, vi­vía so­lo en una pe­que­ña cho­za, pa­sa­ba ham­bre, frío, no re­cor­da­ba na­da de su pa­sa­do y su úni­ca com­pa­ñía era un vie­jo buey con el que la­bra­ba la Tie­rra.

Ha­bló el buey

Coin­ci­den­te­men­te con el día en que Zhi Nu vi­si­ta­ba­la tie­rra, el buey le ha­bló al jo­ven, quien no sa­lía de su asom­bro, y le di­jo que de­bía acu­dir al la­go por­que allí co­no­ce­ría a quien se con­ver­ti­ría en su es­po­sa; ade­más le acon­se­jó re­ti­rar de la ori­lla un ves­ti­do ro­jo. Di­cho es­to el ani­mal no vol­vió a emi­tir pa­la­bra.niu Lang des­con­fió al prin­ci­pio de las pa­la­bras del buey, pen­só que era una nue­va trampa de su her­mano pa­ra mor­ti­fi­car­lo, pe­ro se sen­tía tan so­lo y de­sam­pa­ra­do que de­ci­dió acer­car­se al la­go. Cuan­do lle­gó al lu­gar se que­dó ob­ser­van­do em­be­le­sa­do a esos se­res ce­les­tia­les que ju­ga­ban en el agua; se acer­có cui­da­do­sa­men­te y tal co­mo le ha­bía di­cho el buey, re­ti­ró la ro­pa ro­ja.

En un mo­men­to da­do las es­tre­llas de­ci­die­ron vol­ver a su ho­gar; una a una fue­ron vis­tién­do­se y se es­fu­ma­ron en el ai­re ele­ván­do­se má­gi­ca­men­te. Pe­ro des­po­ja­da de su atuen­do, una de ellas no pu­do par­tir: era Zhi Nu.

En ese mo­men­to apa­re­ció Niu Lang, quien que­dó per­di­da­men­te enamo­ra­do con so­lo mi­rar­la. Ella de­ci­dió que­dar­se en la tie­rra, se ca­sa­ron, tu­vie­ron dos hi­jos y vi­vie­ron fe­li­ces mu­cho tiem­po, con­ven­ci­dos de que en­ve­je­ce­rían jun­tos.

Pe­ro una tar­de Niu vol­vió a la ca­sa lue­go de un lar­go día de tra­ba­jo y le con­tó a su es­po­sa que el buey le ha­bía vuel­to a ha­blar, le anun­ció que pron­to mo­ri­ría y que cuan­do es­to ocu­rrie­ra de­bía qui­tar­le el cue­ro y con­ser­var­lo, ya que lo ne­ce­si­ta­ría pa­ra ele­var­se al cie­lo. En ese mo­men­to la mu­jer en­ten­dió que el vie­jo ani­mal era ni más ni me­nos que aque­lla es­tre­lla que se ha­bía en­fren­ta­do a la em­pe­ra­triz Ce­les­tial de­fen­dien­do a la pa­re­ja de enamo­ra­dos y que, por ese mo­ti­vo, ha­bía si­do des­te­rra­do del cie­lo. No pu­do de­cir­le na­da a su es­po­so, ya que és­te no re­cor­da­ba el pa­sa­do, pe­ro te­nía la cer­te­za de que esa piel era má­gi­ca; así que cuan­do lle­gó el mo­men­to ani­mó a Niu Lang a cum­plir la úl­ti­ma

vo­lun­tad del buey.

Los días de Niu Lang y Zhi Nu trans­cu­rrie­ron tran­qui­los en la Tie­rra du­ran­te años, pe­ro, se sa­be, un si­glo aquí es un ins­tan­te en el uni­ver­so y pa­sa­do el pri­mer mo­men­to de dis­trac­ción, la em­pe­ra­triz se per­ca­tó rá­pi­da­men­te de que una de sus ha­das ha­bía de­ser­ta­do. En­ton­ces la frá­gil paz se que­bró, el cie- lo se abrió y un ejér­ci­to de sol­da­dos ce­les­tia­les in­va­dió la tie­rra pa­ra cap­tu­rar a la fu­gi­ti­va y lle­var­la de re­gre­so a su lu­gar. Ape­nas ad­vir­tió lo que es­ta­ba pa­san­do, su es­po­so de­ses­pe­ra­do in­ten­tó res­ca­tar­la, pe­ro fue de­ma­sia­do tar­de, su ama­da era arras­tra­da ha­cia las al­tu­ras; en ese mo­men­to re­cor­dó las pa­la­bras del buey y fue en bus­ca de la piel, se en­vol­vió con ella y pu­do vo­lar pa­ra al­can­zar­la.

Sin em­bar­go el es­fuer­zo re­sul­tó vano: al lle­gar al fir­ma­men­to un río pro­fun­do crea­do en ese mo­men­to por la em­pe­ra­triz lo se­pa­ró de­fi­ni­ti­va­men­te de su ama­da. El llan­to de­ses­pe­ra­do de los enamo­ra­dos con­mo­vió a las di­vi­ni­da­des, quie­nes com­pren­die­ron que ese amor era real­men­te pu­ro y en­ton­ces de­ci­die­ron per­mi­tir­les es­tar jun­tos un so­lo día al año: el sép­ti­mo día del sép­ti­mo mes.

En esa fe­cha se ob­ser­van en el cie­lo dos es­tre­llas muy lu­mi­no­sas que se unen, son Niu Lang y Zhi Nu y jun­to a ellas se pue­den ver dos más pe­que­ñas, sus hi­jos. Es­ta unión es po­si­ble gra­cias a to­das las xi que (go­lon­dri­nas) del mun­do que, con­mo­vi­das, se reúnen pa­ra for­mar un puen­te que atra­vie­sa la Vía Lác­tea y les per­mi­te vol­ver a unir­se. Cuen­ta la le­yen­da que si uno se sien­ta de­ba­jo de un pa­rral du­ran­te esa no­che, po­drá es­cu­char las le­ja­nas vo­ces de la pa­re­ja con­ver­san­do, rien­do y ce­le­bran­do su amor.

En la ac­tua­li­dad, la sép­ti­ma no­che del sép­ti­mo mes la gen­te se reúne a fes­te­jar, no so­la­men­te con sus enamo­ra­dos sino tam­bién con ami­gos y fa­mi­lia­res. Tam­bién rezan pa­ra que los Aman­tes del Cie­lo pue­dan vol­ver a re­unir­se y cuel­gan de las ra­mas de los ár­bo­les pa­pe­les de co­lo­res don­de es­cri­ben sus de­seos. Na­tu­ral­men­te, el de­seo más pe­di­do es en­con­trar al amor ver­da­de­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.