El atlas vi­tal

TAO - Tomo II - - Acupuntura -

La acu­pun­tu­ra es una de las téc­ni­cas su­pe­rio­res de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na y se uti­li­za ha­ce ya más de cua­tro mil años. En la ac­tua­li­dad es re­co­no­ci­da en to­do el mun­do pa­ra tra­tar di­ver­sas afec­cio­nes e in­clu­so es acep­ta­da has­ta en los círcu­los más or­to­do­xos de la me­di­ci­na oc­ci­den­tal. Es­ta téc­ni­ca de­be ser apli­ca­da siem­pre por un es­pe­cia­lis­ta por­que so­lo él cuen­ta con los co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra sa­ber qué pun­to es­ti­mu­lar con las agu­jas se­gún cuál sea el pro­ble­ma y la re­la­ción de ca­da pun­to con to­do el or­ga­nis­mo. Pe­ro así co­mo en el nú­me­ro 14 de Tao mos­tra­mos los di­fe­ren­tes ti­pos de agu­jas uti­li­za­dos, com­ple­ta­mos aho­ra la no­ta ex­pli­can­do los lla­ma­dos 12 pun­tos “esen­cia” que abar­ca es­ta téc­ni­ca, cen­tros ener­gé­ti­cos fun­da­men­ta­les de los me­ri­dia­nos del cuer­po hu­mano.

“Ca­da pun­to es do­ble, por­que se ubi­can a la iz­quier­da y a la de­re­cha del cuer­po; seis po­seen ener­gía Yin y seis Yang, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. Si es­ti­mu­la­mos los de la iz­quier­da mo­vi­li­za­mos el Chi, si lo ha­ce­mos con los de la de­re­cha, so­lu­cio­na­re­mos los pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la san­gre. Por otra par­te, los me­ri­dia­nos se cla­si­fi­can en Yin y Yang, pe­ro a su vez den­tro de es­tos tam­bién es­tá la re­la­ción de Yin Yang, por eso un pun­to pue­de ser Shao Yin de Yang, Shao Yang de Yin y tam­bién Tai Yin de Yang o Tai Yin de Yin, y tam­bién Tai (lle­ga­da) Yin de Yin y a la in­ver­sa, de es­ta for­ma se de­no­mi­na a la re­la­ción ener­gé­ti­ca en­tre los mis­mos y que da lu­gar a un to­tal de 365 pun­tos dis­tri­bui­dos en to­do el cuer­po”.

Uno por uno

Los 12 pun­tos de ori­gen de la acu­pun­tu­ra son:

1-Tai Yuan: ubi­ca­do en la ar­ti­cu­la­ción de la mu­ñe­ca, en el bor­de su­pe­rior del ra­dio, en lí­nea rec­ta con el pul­gar. “Es el pun­to esen­cia del pul­món. y pun­to de unión de to­dos los me­ri­dia­nos por­que al es­ti­mu­lar­lo se ar­mo­ni­zan to­dos, es­to es así por­que el pul­món es el pri­me­ro del ci­clo de los 12 ca­na­les ener­gé­ti­cos, ya que la res­pi­ra­ción es fun­da­men­tal pa­ra el fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo”. Es Shao­yin de Yang y re­pre­sen­ta al ele­men­to Tie­rra, se es­ti­mu­la pa­ra ali­viar la sen­sa­ción de sa­tu­ra­ción (lleno) en el pe­cho, do­lor de gar­gan­ta, res­frío, do­lor en hom­bros, es­pal­da y en la zo­na del re­co­rri­do del me­ri­diano, que se des­pla­za por el la­do in­terno del bra­zo, a par­tir de un pun­to si­tua­do en el pe­cho, en­ci­ma de la cla­ví­cu­la, has­ta el pul­gar.

2- Da Ling: se ubi­ca en la par­te in­ter­na de la mu­ñe­ca en­tre los dos ten­do­nes que se for­man al ce­rrar el pu­ño, a la al­tu­ra de la ar­ti­cu­la­ción con la mano. “Pun­to esen­cia del me­ri­diano pe­ri­car­dio, pa­ra tra­tar pro­ble­mas del co­ra­zón. Se es­ti­mu­la cuan­do exis­te ta­qui­car­dia y do­lor en el pe­cho de­ri­va­do de al­gún pro­ble­ma car­día­co. Es­to ocu­rre cuan­do la ener­gía se acu­mu­la allí y es ne­ce­sa­rio reac­ti­var­la pa­ra que flu­ya; tam­bién to­ni­fi­ca el es­tó­ma­go y el ba­zo, ar­mo­ni­za el in­te­rior y se lo cla­si­fi­ca co­mo mensajero del co­ra­zón”. Es Tai Yang de Yang y per­te­ne­ce al ele­men­to Tie­rra. El me­ri­diano de pe­ri­car­dio co­mien­za en el pe­cho, jun­to al pe­zón, pa­sa por el la­do in­terno del bra­zo, por en­tre me­dio de los dos ten­do­nes de la mu­ñe­ca, cara in­ter­na de la pal­ma pa­ra ter­mi­nar en la pun­ta del de­do ma­yor.

3-Tai Chong: “Pun­to esen­cia del hí­ga­do, en el hue­co del dor­so del pie en­tre el pri­mer y se­gun­do me­ta­tar­so, so­lu­cio­na to­dos los pro­ble­mas de­ri­va­dos del mal fun­cio­na­mien­to de es­te ór­gano, por ejem­plo in­fla­ma­ción del ab­do­men, cálcu­los bi­lia­res, y emo­cio­nes co­mo el enojo y el mal ca­rác­ter”. En su pa­so es­te me­ri­diano cir­cu­la por la par­te ba­ja del ab­do­men

Son los do­ce pun­tos don­de se en­cuen­tra la esen­cia de los ór­ga­nos co­rres­pon­dien­tes a ca­da me­ri­diano, cen­tros de es­ti­mu­la­ción fun­da­men­ta­les de la acu­pun­tu­ra. Cla­si­fi­ca­ción y ti­pos de ener­gía.

y la ca­be­za, por lo cual al es­ti­mu­lar­lo pue­de me­jo­rar las her­nias y las ce­fa­leas, es­pe­cial­men­te las que afec­tan al cen­tro del crá­neo. Las mo­les­tias en los ojos y par­te in­ter­na de la bo­ca tam­bién se so­lu­cio­nan. Es Shao Yang de Yin. El me­ri­diano va des­de lla pun­ta ex­ter­na del de­do gor­do del pie, sube por la par­te in­te­rior de la pan­to­rri­lla, mus­lo e in­gle, si­guien­do por la par­te la­te­ral del ab­do­men has­ta un pun­to si­tua­do en la ba­se del tó­rax (de­ba­jo del hí­ga­do), des­de allí si­gue has­ta un pun­to si­tua­do en la par­te su­pe­rior de las cos­ti­llas, di­rec­ta­men­te ba­jo la te­ti­lla.

4- Tai Bai: “Pun­to esen­cia del ba­zo, es el que lle­ga a más pro­fun­di­dad. So­lu­cio­na to­do lo que se en­cuen­tra en la zo­na de su re­co­rri­do. Se es­ti­mu­la cuan­do hay hin­cha­zón ab­do­mi­nal, ma­reos, vó­mi­tos, pa­rá­li­sis fa­cial, do­lor de pe­cho. Es má­xi­mo Yin y per­te­ne­ce al ele­men­to Tie­rra”. Se ubi­ca la par­te ex­ter­na de la ar­ti­cu­la­ción de la ba­se del de­do gor­do del pie. El me­ri­diano del ba­zo na­ce en el la­do in­terno del de­do gor­do del pie, si­gue por el in­te­rior del pie, sube has­ta la ro­di­lla con­ti­nua por el in­te­rior del mus­lo has­ta la zo­na del vien­tre y des­pués sube en ángulo has­ta un la­do de la axi­la.

5- Tai Xi: “Pun­to esen­cia del ri­ñón, es el ca­nal del agua y re­la­cio­na to­dos los lí­qui­dos del cuer­po. Es Tai Yin de Yin, per­te­ne­ce al ele­men­to Tie­rra. Se es­ti­mu­la cuan­do hay re­ten­ción de lí­qui­dos, do­lor de ca­be­za, se­que­dad en la bo­ca, do­lor de cue­llo, es­pal­da, cue­llo y re­gión lum­bar”. Se ubi­ca en el pun­to me­dio de la par­te in­ter­na del hue­so del to­bi­llo y el ta­lón de Aqui­les. El me­ri­diano de ri­ñón na­ce en la plan­ta del pie, si­gue ha­cia el ta­lón y sube por el in­te­rior de la pier­na, pa­san­do por los ór­ga­nos se­xua­les, el cen­tro del vien­tre has­ta lle­gar al pun­to don­de la cla­ví­cu­la se une al es­ter­nón.

Los pun­tos del 1 al 5 son do­bles. Los otros dos pun­tos: son Cao, es pun­to esen­cia de Yin y Huang, esen­cia de Yang. “Re­la­cio­na la ener­gía de las vís­ce­ras con la de los ór­ga­nos y se es­ti­mu­la pa­ra ar­mo­ni­zar to­do el or­ga­nis­mo. Es­pe­cial­men­te el pun­to Huang (om­bli­go) no se es­ti­mu­la con agu­jas sino con mo­xa o ma­sa­jes y es el in­di­ca­do pa­ra tra­tar des­arre­glos di­ges­ti­vos ta­les co­mo dia­rreas, ga­ses y cons­ti­pa­ción. Se ubi­ca en la pun­ta del es­ter­nón (Cao) y en el om­bli­go (Huang)”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.