Yu llu­via

TAO - Tomo II - - En El Pró­xi­mo Nú­me­ro -

Lo que ve­mos en la pá­gi­na de en­fren­te es un poe­ma que es­cri­bí un día de ve­rano del año 1997, en Chi­na, mien­tras me en­con­tra­ba or­ga­ni­zan­do un cen­tro cul­tu­ral que el go­bierno inau­gu­ra­ría en la ciu­dad de Ning Bo. Yo era el di­rec­tor del área de Ar­tes y Pin­tu­ra y uno de esos días de ar­duo tra­ba­jo, cuan­do es­tá­ba­mos reuni­dos con el res­to del equi­po de mú­si­cos, pin­to­res, ci­neas­tas y es­cri­to­res, se desató una llu­via to­rren­cial. Co­mo es­tá­ba­mos al ai­re li­bre, de­ci­di­mos en­trar al lu­gar y ha­cer un al­to en la ta­rea, por su­pues­to acom­pa­ña­do por una co­pa de buen vino. Con­ver­sa­mos un lar­go ra­to y uno de los es­cri­to­res (hi­jo de un afamado au­tor de in­nu­me­ra­bles li­bros), ex­pre­só en un bre­ve dis­cur­so que era un día es­pe­cial pa­ra ‘ti­rar unas le­tras’, es de­cir po­ner en mar­cha la ins­pi­ra­ción y es­cri­bir un poe­ma o una re­fle­xión. In­me­dia­ta­men­te to­ma­mos pa­pel y lá­piz y, en si­len­cio, bu­cea­mos ca­da cual es su in­te­rior pa­ra de­jar aflo­rar los sen­ti­mien­tos que nos pro­du­cía la tor­men­ta. Sen­tí que las pa­la­bras sa­lían de mi pe­cho co­mo si hu­bie­sen es­ta­do guar­da­das siem­pre allí, es­pe­ran­do el mo­men­to opor­tuno. Es­ta si­tua­ción me pro­du­jo una enor­me di­cha y en unos mi­nu­tos ya te­nía es­cri­to mi poe­ma; cuan­do le­van­té la vis­ta, mis com­pa­ñe­ros aún no ha­bían comenzado. El au­tor de la idea me mi­ró y, sor­pren­di­do, me pro­pu­so leer lo que ha­bía es­cri­to, en­ton­ces co­men­cé a re­ci­tar mis die­ci­séis pa­la­bras. Cuan­do fi­na­li­cé, to­dos sin­tie­ron una di­fe­ren­cia en­tre las pa­la­bras que ellos in­ten­ta­ban com­bi­nar con un de­seo per­so­nal en la bús­que­da de la be­lle­za y el ar­te de la na­tu­ra­le­za que pre­sen­té en el poe­ma. Es­te epi­so­dio me lle­vó a ha­cer una pro­fun­da re­fle­xión y tie­ne que ver con el he­cho de que un ver­da­de­ro ar­tis­ta no ne­ce­si­ta ser ex­tra­va­gan­te ni rea­li­zar obras re­bus­ca­das, la be­lle­za se en­cuen­tra en la sen­ci­llez de su ex­pre­sión, y la ins­pi­ra­ción na­ce de la ob­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za. Cuan­do vi­si­té el Vaticano sen­tí es­to cla­ra­men­te, las asom­bro­sas obras de Mi­guel Án­gel y Leo­nar­do da Vin­ci que per­sis­ten ha­ce cien­to de años re­fle­jan el Cie­lo y la Tie­rra, es de­cir la na­tu­ra­le­za mis­ma, ellos son ver­da­de­ros ar­tis­tas. Los se­res hu­ma­nos de­be­mos res­pe­tar y hon­rar a la na­tu­ra­le­za, de ella pro­vie­ne el Chi que nos per­mi­te es­tar vi­vos y desa­rro­llar nues­tra na­tu­ra­le­za in­ter­na.

Vol­vien­do al ca­so de mis com­pa­ñe­ros, ellos se con­si­de­ra­ban ver­da­de­ros ar­tis­tas y to­dos com­pi­tie­ron pa­ra ser el me­jor, por eso pa­ra re­dac­tar unas pa­la­bras tra­ta­ron de bus­car un te­ma re­bus­ca­do y ex­tra­or­di­na­rio, sin dar­se cuen­ta de que en la sen­ci­llez es­ta­ba la ver­dad y la gran­de­za. Un poe­ma no ne­ce­si­ta mi­les de pa­la­bras, sino las pa­la­bras jus­tas, yo me ins­pi­ré en el so­ni­do de las go­tas, en la per­sis­ten­cia de ellas ca­yen­do so­bre el sue­lo, en su ritmo. Es­cri­bí mu­chos poe­mas, pe­ro es­te es uno de mis pre­fe­ri­dos”

¡Has­ta la pró­xi­ma! Shi­fu Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.