Ma­nos que cu­ran

TAO - Tomo II - - Nota De Tapa -

Cuan­do sen­ti­mos do­lor en al­gu­na par­te del cuer­po e ins­tin­ti­va­men­te lle­va­mos la mano ha­cia ese lu­gar, ge­ne­ral­men­te po­dre­mos no­tar que se pro­du­ce al­go de ali­vio. Su­ce­de que, sin dar­nos cuen­ta, es­ta­mos po­nien­do en prác­ti­ca el Chi Kung cu­ra­ti­vo, una de las al­ter­na­ti­vas que ofre­ce es­ta mi­le­na­ria téc­ni­ca taoís­ta pa­ra re­me­diar al­gu­nos ma­les y que se ba­sa en el po­der sa­na­dor que tie­nen las ma­nos, ver­da­de­ros puen­tes de ener­gía en­tre el Cie­lo y la Tie­rra.

“An­ti­gua­men­te se creía que só­lo unos po­cos ele­gi­dos te­nían el po­der de cu­rar con sus ma­nos, pe­ro hoy sa­be­mos que to­dos po­see­mos una ca­pa­ci­dad na­tu­ral pa­ra uti­li­zar esa ener­gía, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Sim­ple­men­te hay que apren­der a es­ti­mu­lar­la pa­ra que se po­ten­cie, es­ta­bi­li­zar el or­ga­nis­mo y per­mi­tir que la na­tu­ra­le­za in­ter­na re­pa­re aque­llo que no es­tá bien”.

La ener­gía se es­ti­mu­la a par­tir de la prác­ti­ca del Chi Kung, que ba­sán­do­se en la re­gla “la ley de la per­so­na es la Tie­rra y la ley de la Tie­rra es el Cie­lo”, per­mi­te lo­grar la armonización que lle­va­rá a la sa­na­ción me­dian­te el in­ter­cam­bio del Chi en­tre am­bos pla­nos.

“En otras pa­la­bras, los se­res hu­ma­nos vi­vi­mos en­tre los dos es­pa­cios, (Cie­per­so­nas lo y Tie­rra) y es ne­ce­sa­rio que nos ajus­te­mos a los cam­bios de ca­da uno de ellos pa­ra per­ma­ne­cer en es­te si­tio y la prác­ti­ca del Chi Kung nos ayu­da­rá a lo­grar­lo. Ge­ne­ral­men­te las tien­den a ta­par los avisos que el cuer­po les envía. An­te la pri­me­ra se­ñal de des­equi­li­brio to­man una pas­ti­lla o se so­me­ten a una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca en vez de uti­li­zar el cuer­po y la men­te pa­ra tra­tar de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma. A los 19 años ob­tu­ve el per­mi­so que otor­ga el go­bierno chino pa­ra tra­ba­jar co­mo mé­di­co de Chi Kung y, con la in­ten­sa prác­ti­ca, com­pren­dí que cual­quier en­fer­me­dad se re­vier­te uti­li­zan­do la ener­gía pro­pia. Re­cuer­do que en una opor­tu­ni­dad me en­con­tré con una ami­ga muy jo­ven llo­ran­do en la puer­ta de un hos­pi­tal, don­de le ha­bían di­cho que de­bían ex­tir­par­le el úte­ro por­que te­nía mu­chos quis­tes; es­to,

El Chi Kung cu­ra­ti­vo per­mi­te apren­der a po­ten­ciar, ca­na­li­zar y apli­car la ener­gía in­ter­na pa­ra sa­nar des­de pro­ble­mas ar­ti­cu­la­res u óseos has­ta al­gu­nas do­len­cias me­no­res. Téc­ni­cas y ejer­ci­cios pa­ra po­ner la men­te a fa­vor de la sa­lud.

ló­gi­ca­men­te, im­pli­ca­ba que nun­ca po­dría te­ner hi­jos. In­me­dia­ta­men­te le pro­pu­se tra­tar­la con con Chi Kung y ella acep­tó. Al ca­bo de unos me­ses en el hos­pi­tal le re­pi­tie­ron los es­tu­dios y ya no te­nía los quis­tes.con el tiem­po se ca­só y tu­vo va­rios hi­jos. Es­to no se tra­ta de ma­gia, sim­ple­men­te cuan­do la ener­gía no cir­cu­la, se con­vier­te en su­cia, en­ton­ces el or­ga­nis­mo cam­bia su re­la­ción nor­mal pa­ra ais­lar es­ta si­tua­ción ne­ga­ti­va en el cuer­po.

Cuan­do esa ener­gía vuel­ve a cir­cu­lar, to­do vuel­ve a la nor­ma­li­dad.

El Chi es el en­car­ga­do de lim­piar al or­ga­nis­mo y prac­ti­can­do Chi Kung se con­si­gue que la ener­gía cir­cu­le per­ma­nen­te­men­te y así se lo­gra la ar­mo­nía en­tre la per­so­na y la ma­dre na­tu­ra­le­za”.

La ener­gía en las ma­nos

Cuan­do na­ce­mos, nues­tra men­te es pu­ra y po­see­mos una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial que lue­go, pau­la­ti­na­men­te, va­mos per­dien­do sin dar­nos cuen­ta.

Re­co­bran­do esa sen­si­bi­li­dad se ob­tie­ne nue­va­men­te la pu­re­za y co­no­ci­mien­to ver­da­de­ro, li­bre de to­da ma­ni­pu­la­ción ex­ter­na. Es­ta vuel­ta al ori­gen nos ayu­da a abrir nue­va­men­te ese ca­nal ener­gé­ti­co por el que pa­sa­rá el Chi en su má­xi­ma ex­pre­sión; só­lo se re­quie­re tiem­po, pa­cien­cia, sa­bi­du­ría y no­ble­za.

“Cuan­do el Chi va de la Tie­rra al Cie­lo el in­ter­cam­bio es de Yin a Yang; cuan­do del Cie­lo ba­ja a la Tie­rra, el in­ter­cam­bio es de Yang a Yin; con res­pec­to a es­to, el cuer­po fun­cio­na co­mo una fuen­te ener­gé­ti­ca: des­de los pies sube el Yin, pa­sa por el in­te­rior y lle­ga al cen­tro de la ca­be­za por don­de lle­ga a Yang y sa­le to­man­do con­tac­to con el Cie­lo. Des­de el cen­tro de la ca­be­za ba­ja la ener­gía Yang, pa­sa por el in­te­rior y lle­ga a los pies, con­tac­tán­do­se con la Tie­rra, raíz de

“An­ti­gua­men­te se creía que só­lo unos po­cos ele­gi­dos te­nían el po­der de cu­rar con sus ma­nos, pe­ro hoy sa­be­mos que to­dos po­see­mos una ca­pa­ci­dad na­tu­ral pa­ra uti­li­zar esa ener­gía”

la vi­da. En es­te re­co­rri­do la res­pi­ra­ción jue­ga un rol fun­da­men­tal: al ins­pi­rar se to­ma la ener­gía pu­ra, al ex­ha­lar se eli­mi­na la ener­gía tó­xi­ca, im­pu­ra”.

Apren­der a ma­ne­jar­la

El pri­mer re­cur­so a uti­li­zar es el po­der de la men­te, di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do

con el ni­vel de con­cen­tra­ción, que fa­ci­li­ta­rá que la men­te guíe la ener­gía ha­cia las ma­nos. Pa­ra lo­grar ar­mo­ni­zar la men­te y el cuer­po se de­be rea­li­zar el ejer­ci­cio Yuan He (recomendamos ver el pa­so 1 de los mo­vi­mien­tos en Tao de oc­tu­bre). es muy apro­pia­do me­di­tar unos mi­nu­tos (ver la téc­ni­ca de meditación en re­vis­ta Tao N°4).

Lue­go se de­be rea­li­zar un ejer­ci­cio pa­ra guiar al Chi ha­cia las ma­nos; re­quie­re de mu­cha prác­ti­ca pa­ra ver un buen re­sul­ta­do. Lo me­jor es ha­cer­lo al ai­re li­bre, ro­dea­dos de na­tu­ra­le­za; un jardín, una pla­za o la ori­lla de un río son una muy bue­na op­ción. Si na­da de es­to fue­se po­si­ble se pue-

de re­cu­rrir a una ha­bi­ta­ción tran­qui­la, am­bien­ta­da con mú­si­ca sua­ve.

Pa­so a pa­so

“Pa­rar­se con las pier­nas se­pa­ra­das al an­cho de los hom­bros, los pies con las pun­tas ha­cia aden­tro has­ta que se en­cuen­tren paralelos, apo­yán­do­los en el pi­so, de­jan­do el arco ele­va­do. Ali­near la co­lum­na, man­te­ner la ca­be­za de­re­cha, con la mi­ra­da ha­cia ade­lan­te; bra­zos ele­va­dos, en lí­nea con los hom­bros y las pal­mas en­fren­ta­das”. (Fotos 1 y 2) .

Ins­pi­rar y ex­ha­lar len­ta­men­te de for­ma pro­fun­da,, siem­pre por la na­riz, pro­cu­ran­do que el ai­re lle­gue a to­dos los rin­co­nes del cuer­po.

Una vez lo­gra­da la con­cen­tra­ción, co­men­zar a lle­var am­bas ma­nos a la al­tu­ra del pe­cho en for­ma si­mé­tri­ca, en­fren­tan­do las ye­mas, sin que se to­quen, co­mo pre­sio­nan­do una pe­lo­ta mien­tras ex­ha­lo (Foto 3).

Ins­pi­rar y se­pa­rar sua­ve­men­te las ma­nos (Foto 4); ex­ha­lar len­ta­men­te y acer­car­las has­ta que nue­va­men­te que­den en­fren­ta­das, ima­gi­nan­do que se sos­tie­ne un gran re­sor­te en­tre ellas que abre y cie­rra (Foto 5). Hay que sen­tir la co­ne­xión en­tre los de­dos de una mano y los de la otra. Vol­ver a se­pa­rar­las y mo­ver­se ha­cia la de­re­cha en­fren­tan­do las pal­mas con una mano arri­ba y otra aba­jo (Foto 6) co­mo si se sos­tu­vie­se una pe­lo­ta con am­bas ma­nos (Foto 7) Ir ha­cia el otro la­do re­pi­tien­do el mis­mo mo­vi­mien­to. (Foto 8) .

En to­do el mo­vi­mien­to di­ri­gir con la men­te el Chi des­de el cen­tro del cuer­po, des­de los pies has­ta la pun­ta de los de­dos. cuan­do lo­gre­mos el ob­je­ti­vo se co­men­za­rá a sen­tir un ca­lor muy agra­da­ble flu­yen­do en to­da la pal­ma de la mano y los de­dos. Re­pe­tir el ejer­ci­cio du­ran­te me­dia ho­ra o lo que se con­si­de­re ne­ce­sa­rio pa­ra sen­tir cla­ra­men­te la co­ne­xión de am­bas ma­nos, an­tes de co­men­zar con el tra­ta­mien­to

“El Chi es el en­car­ga­do de lim­piar al or­ga­nis­mo y prac­ti­can­do Chi Kung se con­si­gue que la ener­gía cir­cu­le per­ma­nen­te­men­te y así se lo­gra la ar­mo­nía en­tre la per­so­na y la na­tu­ra­le­za”.

pro­pia­men­te di­cho. Apli­ca­ción ener­gé­ti­ca

El pro­ce­so de apli­ca­ción de la ener­gía cu­ra­ti­va es sen­ci­llo, en pri­mer lu­gar ubi­car la zo­na a tra­tar (ro­di­lla, hom­bro, ca­be­za, etc.) en­tre am­bas pal­mas (Foto 9) , sin apo­yar­las so­bre ella. Ins­pi­rar pro­fun­da­men­te por la na­riz y ale­jar­las len­ta­men­te (Foto 10) , de es­ta ma­ne­ra se qui­ta­rá el Chi tó­xi­co acu­mu­la­do en el pun­to do­lo­ro­so; ex­ha­lar, tam­bién por la na­riz y acer­car­las nue­va­men­te pa­ra ar­mo­ni­zar la ener­gía lim­pia. Re­pe­tir va­rias ve­ces.

“Con es­te mo­vi­mien­to la ener­gía de las ma­nos tras­pa­sa el cuer­po ayu­da a que el in­te­rior del or­ga­nis­mo se re­cu­pe­re, re­cor­de­mos que el do­lor es la acu­mu­la­ción de la ener­gía en for­ma inade­cua­da y con es­ta téc­ni­ca es po­si­ble re­mo­ver­la de allí y ob­te­ner el ali­vio in­me­dia­to sin ne­ce­si­dad de uti­li­zar me­di­ca­men­tos. Con la prác­ti­ca se lo­gra­rá una bue­na ca­pa­ci­dad ener­gé­ti­ca en las ma­nos.

Es re­co­men­da­ble vol­ver a rea­li­zar el ejer­ci­cio Yuan He al fi­na­li­zar el tra­ta­mien­to pa­ra ar­mo­ni­zar nues­tro in­te­rior con el cie­lo y la tie­rra”,acon­se­ja Liu Ming

1

2

4

3

5

6

7

8

10

9

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.