Esos ra­ros tés nue­vos

TAO - Tomo II - - Placeres -

Be­ber té fru­tal es una nue­va moda im­pues­ta por los jó­ve­nes de cla­se me­dia chi­na quie­nes bus­can, ade­más de buen sa­bor, un aro­ma que es­ti­mu­le sus sen­ti­dos. Pa­ra sa­tis­fa­cer su ol­fa­to rea­li­zan in­fu­sio­nes con ex­tra­ñas mez­clas que in­clu­yen cí­tri­cos, fru­tas exó­ti­cas y pé­ta­los de ro­sas que, se­gún se di­ce, ha­ce que la piel ex­ha­le un ex­qui­si­to aro­ma cuan­do se be­be fre­cuen­te­men­te.

Es­ta ten­den­cia tam­bién se vie­ne im­po­nien­do en la Ar­gen­ti­na. Pe­ro lo más in­tere­san­te es que, sin sos­pe­char­lo, quie­nes adop­tan es­ta moda tam­bién es­tán con­tri­bu­yen­do con su bie­nes­tar fí­si­co por­que los in­gre­dien­tes de es­tos tés apor­tan va­rios be­ne­fi­cios pa­ra el or­ga­nis­mo.

Las va­rie­da­des más po­pu­la­res son tres y en ca­da una se re­pi­te al­guno de los in­gre­dien­tes, ya sea el que apor­ta nu­trien­tes o bien aquel que pro­vo­ca un di­fe­ren­cial en el sa­bor o el aro­ma. Por ejem­plo, el Té de Lee­chi tie­ne Lee­chi (ci­rue­la chi­na), ananá, cás­ca­ra de man­da­ri­nas, pé­ta­los de ro­sas; el Té de Po­me­lo lle­va pul­pa de po­me­lo, man­za­nas, cás­ca­ra de man­da­ri­na y pé­ta­los de ro­sas, y el Té de Fru­ti­lla con­tie­ne por su­pues­to es­te fru­to más ananá, man­za­na y pé­ta­los de ro­sas.

La moda de be­ber in­fu­sio­nes con mez­clas de cí­tri­cos, fru­tas exó­ti­cas y pé­ta­los de flo­res vie­ne im­po­nién­do­se tam­bién en la Ar­gen­ti­na. Los in­sos­pe­cha­dos be­ne­fi­cios de su con­su­mo.

Pro­pie­da­des de los in­gre­dien­tes

Lee­chi: Tam­bién co­no­ci­da co­mo ci­rue­la chi­na, es con­si­de­ra­da la fru­ta exó­ti­ca más fi­na del mun­do de­bi­do a su pe­que­ño ta­ma­ño, su in­ten­so co­lor y su sa­bor ca­rac­te­rís­ti­co. Po­see un ele­va­do con­te­ni­do de Vi­ta­mi­na C, que lo con­vier­te en un po­ten­te an­ti­oxi­dan­te, ca­rac­te­rís­ti­ca que ade­más fa­vo­re­ce la ab­sor­ción de hie­rro, in­ter­vie­ne en la formación de co­lá­geno, de hue­sos y dien­tes y de de­fen­sas an­te las in­fec­cio­nes. Ade­más, con­tie­ne mi­ne­ra­les ta­les co­mo po­ta­sio y mag­ne­sio, in­dis­pen­sa­ble pa­ra el ade­cua­do fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so y de los múscu­los.

Ananá: Es­ta sa­bro­sa y re­fres­can­te fru­ta tro­pi­cal es con­si­de­ra­da una plan­ta me­di­ci­nal por su apor­te nu­tri­cio­nal. En­tre sus be­ne­fi­cios más des­ta­ca­dos, me­jo­ra la di­ges­tión, por­que au­men­ta la me­ta­bo­li­za­ción de los nu­trien­te; es un ex­ce­len­te diu­ré­ti­co, ya que es­ti­mu­la a los ri­ño­nes pa­ra eli­mi­nar el ex­ce­so de lí­qui­dos. Por su al­to con­te­ni­do en fi­bras re­gu­la­ri­za el ni­vel de tri­gli­cé­ri­dos y por los an­ti­oxi­dan­tes pre­sen­tes en la pul­pa pre­vie­ne en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y re­tra­sa el en­ve­je­ci­mien­to. Sin em­bar­go, no es­tá indicada pa­ra per­so­nas que pa­dez­can de in­su­fi­cien­cia re­nal o cálcu­los, o re­quie­ran die­tas ba­jas en po­ta­sio.

Cuan­do se la uti­li­za en for­ma de mas­ca­ri­lla eli­mi­na las man­chas de la piel.

Cás­ca­ras de man­da­ri­na: Actúa so­bre el sis­te­ma di­ges­ti­vo y los pul­mo­nes, com­ba­te la acu­mu­la­ción de ga­ses in­tes­ti­na­les, di­suel­ve la fle­ma y op­ti­mi­za el apro­ve­cha­mien­to de los nu­trien­tes. Ade­más, po­see un efec­to re­gu­la­dor de la ener­gía vi­tal, me­jo­ra la cir­cu­la­ción

san­guí­nea y el as­pec­to de la piel.

Pé­ta­los de ro­sas: Po­seen pro­pie­da­des di­ges­ti­vas que ayu­dan a pre­ser­var el es­tó­ma­go, ace­le­ran el me­ta­bo­lis­mo, lo que per­mi­te que se que­men ma­yor can­ti­dad de ca­lo­rías. Es­ta in­fu­sión tie­ne gran can­ti­dad de an­ti­oxi­dan­tes, que re­tra­san el en­su ve­je­ci­mien­to pre­ser­van­do la apa­rien­cia jo­ven y fres­ca. Sus efec­tos la­xan­tes son re­co­no­ci­dos des­de la an­ti­güe­dad y lo ha­cen ideal pa­ra de­pu­rar el or­ga­nis­mo.

Po­me­lo: Re­pre­sen­ta una gran fuen­te de Vi­ta­mi­na C y tie­ne la ca­pa­ci­dad de es­ti­mu­lar y for­ta­le­cer el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co; por lo tan­to, con­su­mo es con­si­de­ra­do un pre­ven­ti­vo na­tu­ral de los res­fríos. Al igual que otros cí­tri­cos ayu­da a re­du­cir los ni­ve­les de co­les­te­rol, evi­ta la formación de cálcu­los re­na­les y pre­vie­ne el cán­cer. Por otra par­te, po­see ele­men­tos que con­tri­bu­yen a que­mar gra­sas, por eso es ade­cua­do in­cluir dia­ria­men­te un va­so de ju­go si se es­tá en plan de adel­ga­za­mien­to.

Man­za­na: En la an­ti­güe­dad, los mé­di­cos de­cían que una man­za­na al día evi­ta­ba to­do ti­po de ma­les y en los re­la­tos mi­to­ló­gi­cos se la con­si­de­ra­ba co­mo la fuen­te de la eter­na ju­ven­tud. Una de sus pro­pie­da­des más des­ta­ca­bles es su gran con­cen­tra­ción de an­ti­oxi­dan­tes, de­ri­va­dos de la gran can­ti­dad de Vi­ta­mi­na C que po­see, que pro­pi­cian la bue­na sa­lud car­día­ca, re­tar­dan los efec­tos del en­ve­je­ci­mien­to, me­jo­ran el sis­te­ma in­mu­ne y ayu­dan al cuer­po a re­cu­pe­rar­se de he­ri­das y le­sio­nes.

Fru­ti­lla:po­see un al­to con­te­ni­do de Vi­ta­mi­na E, po­de­ro­so an­ti­oxi­dan­te na­tu­ral que pre­vie­ne el en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar y, por lo tan­to, las en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con es­te pro­ble­ma, co­mo el Par­kin­son y el Alz­hei­mer. Tam­bién con­cen­tra gran can­ti­dad de Vi­ta­mi­na C, ade­más de hie­rro, pre­vi­nien­do así la anemia. Cuan­do se con­su­me fre­cuen­te­men­te, pre­vie­ne el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de la piel, evi­ta la caí­da del ca­be­llo, ayu­da a que la san­gre cir­cu­le ade­cua­da­men­te y a re­gu­la­ri­zar los ni­ve­les de co­les­te­rol.

Pre­pa­ra­ción: Es­tas exquisitas va­rie­da­des se pue­den con­se­guir en al­gu­nos co­mer­cios na­tu­ris­tas ya pre­pa­ra­das y en­va­sa­das con sus in­gre­dien­tes di­se­ca­dos pa­ra usar en el mo­men­to que se desee. Otra al­ter­na­ti­va con­sis­te en pre­pa­rar­los con fru­tas fres­cas.

En el pri­mer ca­so sim­ple­men­te se vier­te la mez­cla en una te­te­ra con agua a 85 o 90 gra­dos cen­tí­gra­dos. Se de­ja in­fu­sio­nar cin­co mi­nu­tos o has­ta que al­can­ce el co­lor desea­do. Lue­go se sir­ve y be­be ca­lien­te, ti­bio e in­clu­so mu­chas per­so­nas lo pre­fie­ren a frío.

En ca­so de pre­pa­rar la mez­cla en ca­sa pri­me­ro se la­van bien las fru­tas fres­cas. El ananá, el po­me­lo y el lee­chi se pe­lan, se cor­tan y blan­quean, es de­cir se co­lo­can du­ran­te unos mi­nu­tos en agua hir­vien­do y se es­cu­rren; lue­go se mez­clan con la cás­ca­ra de man­da­ri­na y los pé­ta­los de ro­sa (que siem­pre de­ben es­tar di­se­ca­dos) y se in­fu­sio­nan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.