Tips ex­prés con­tra vá­ri­ces y ara­ñi­tas

TAO - Tomo II - - Belleza -

Lle­ga el ve­rano y las pier­nas se con­vier­ten en las ve­det­tes de la tem­po­ra­da, pe­ro a ve­ces es­te tras­torno cir­cu­la­to­rio no per­mi­te lu­cir­las en ple­ni­tud. Có­mo pre­ve­nir, cu­rar y me­jo­rar la apa­rien­cia con par­ches, ma­sa­jes e in­fu­sio­nes.

Cuan­do lle­gan las tem­pe­ra­tu­ras cá­li­das se im­po­nen en la agen­da, es­pe­cial­men­te en las fe­me­ni­nas, los te­mas vin­cu­la­dos con lo es­té­ti­co. Na­tu­ral­men­te, el ve­rano per­mi­te lu­cir­se y la fi­gu­ra y -es­pe­cial­men­te las pier­nas-asu­men un rol pre­pon­de­ran­te que die­tas, gimnasia, cre­mas y cui­da­dos ayu­da­rán a me­jo­rar pa­ra mos­trar­se y ver­se bien. Pe­ro a ve­ces la apa­ri­ción de vá­ri­ces y ara­ñi­tas afean el pa­no­ra­ma y no de­jan lu­cir en to­da su ple­ni­tud a las ver­da­de­ras ve­det­tes de la tem­po­ra­da. Y si bien es­te te­ma ya lo abor­da­mos des­de el pun­to de vis­ta de la cu­ra y la pre­ven­ción (ver Tao N° Vi­de enero 2014), vol­ve­mos aho­ra so­bre él con al­gu­nos con­se­jos ex­prés de la me­di­ci­na chi­na que ayu­da­rán a ali­viar y di­si­mu­lar es­te an­ti­es­té­ti­co pro­ble­ma.

Cuan­do la san­gre no flu­ye co­rrec­ta­men­te por las ve­nas for­ma acu­mu­la­cio­nes, las en­gro­sa y, en al­gu­nos ca­sos ter­mi­na rom­pién­do­las, dan­do lu­gar así a las vá­ri­ces y ara­ñi­tas. Una de las cau­sas más im­por­tan­tes de la ma­la cir­cu­la­ción san­guí­nea es el frío en los pies y las pier­nas, “Es muy co­mún que cuan­do tie­nen frío las per­so­nas se abri­guen la par­te su­pe­rior del cuer­po y no le dan tan­ta im­por­tan­cia a los pies. Es fun­da­men­tal que se uti­li­cen cal­zas de­ba­jo del pan­ta­lón du­ran­te el oto­ño, in­vierno y pri­ma­ve­ra, tam­bién me­dias de la­na y za­pa­ti­llas o za­pa­tos ce­rra­dos. No hay que ol­vi­dar que por la plan­ta de los pies pa­sa el me­ri­diano del ri­ñón, en­car­ga­do de dis­tri­buir los in­di­ca lí­qui­dos del cuer­po”, el maes­tro Liu Ming.

Otra de las cau­sas de su apa­ri­ción es co­mer muy tar­de y abun­dan­te­men­te por la no­che y acos­tar­se ca­si in­me­dia­ta­men­te, “Re­cor­de­mos que la no­che es Yin, el día es Yang; arri­ba es Yang, aba­jo es Yin, es de­cir, los pies son Yin y por la no­che se en­cuen­tran más dé­bi­les ener­gé­ti­ca­men­te, si se ha co­mi­do mu­cho, el cuer­po ne­ce­si­ta la ener­gía pa­ra di­ge­rir los ali­men­tos, por lo cual la cir­cu­la­ción en la par­te ba­ja del or­ga­nis­mo es in­su­fi­cien­te. Es­te ti­po de en­fer­me­dad no se desa­rro­lla por los ma­los há­bi­tos lle­va­dos a ca­bo un día, una se­ma­na o un mes, es­te pro­ce­so lle­va años de ac­ti­tu­des im­pru­den­tes acu­mu­la­das”.

Co­mo siem­pre el con­se­jo es re­ver­tir los ma­los há­bi­tos pa­ra pre­ve­nir las en­fer­me­da­des: sin em­bar­go, cuan­do el pro­ble­ma ya es­tá ins­ta­la­do, se pue­den se­guir al­gu­nos tra­ta­mien­tos na­tu­ra­les pa­ra me­jo­rar­los.

Par­ches na­tu­ra­les

Cor­tar lá­mi­nas fi­nas de jen­gi­bre y co­lo­car­las en for­ma de par­che so­bre la zo­na afec­ta­da. Lue­go, cu­brir con una bol­sa de sal grue­sa ca­lien­te y per­ma­ne­cer así unos 30 mi­nu­tos has­ta que el jen­gi­bre li­be­re sus ju­gos y sean ab­sor­bi­dos por la piel. La sal de­be ca­len­tar­se en un wok y lue­go co­lo­car­se en una bol­sa de te­la de al­go­dón o ga­sa. Usual­men­te se ne­ce­si­tan en­tre 1 y 2 ki­los de sal, apro­xi­ma­da­men­te.

Es­te pro­ce­so reac­ti­va la

cir­cu­la­ción ener­gé­ti­ca y me­jo­ra mu­cho el cua­dro; ade­más es pre­ven­ti­vo, por eso es im­por­tan­te apli­car­lo an­te el pri­mer sín­to­ma de do­lor de ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res. Tam­bién ayu­da a qui­tar la hu­me­dad de las ar­ti­cu­la­cio­nes.

Au­to ma­sa­jes

Apli­car un ma­sa­je en las pier­nas re­sul­ta un ex­ce­len­te mé­to­do pa­ra pre­ve­nir y me­jo­rar las ve­nas di­la­ta­das; el mis­mo de­be par­tir des­de la plan­ta del pie as­cen­der por la par­te in­ter­na de la pier­na y des­cen­der por afue­ra, atrás y ade­lan­te de la mis­ma. Pa­ra fa­ci­li­tar el des­pla­za­mien­to de las ma­nos y es­ti­mu­lar la cir­cu­la­ción san­guí­nea y ener­gé­ti­ca, se pue­de uti­li­zar acei­te de dra­gón pu­ro o acei­te esen­cial de ro­me­ro o men­ta di­lui­dos en acei­te de al­men­dras o gi­ra­sol.

Ba­ños de pies y pier­nas

En un bal­de lo su­fi­cien­te­men­te pro­fun­do co­mo pa­ra que cu­bra las pier­nas has­ta las ro­di­llas, co­lo­car agua tibia y agre­gar­le una ta­za de vi­na­gre (de man­za­na o de al­cohol), o una ta­za de sal grue­sa y su­mer­gir las pier­nas du­ran­te 30 mi­nu­tos, tra­tan­do de es­tar lo más re­la­ja­dos po­si­ble. Otra op­ción es co­lo­car­los den­tro de una bol­sa de nai­lon que con­ten­ga una mez­cla de agua y un té de ar­te­mi­sa (la hierba del ha­bano de mo­xa).

In­fu­sio­nes de hier­bas Pa­ra pre­pa­rar las in­fu­sio­lis nes po­ner a her­vir me­dio li­tro de agua y, una vez al­can­za­do el pun­to de ebu­lli­ción, agre­gar la raíz o flor ele­gi­da, apa­gar el fue­go, ta­par y de­jar re­po­sar en­tre 5 y 10 mi­nu­tos, co­lar y be­ber ca­lien­te dos ve­ces por día, una ta­za por la ma­ña­na y otra por la no­che, una o dos ho­ras an­tes de dor­mir. El tra­ta­mien­to se de­be se­guir has­ta que se no­te la me­jo­ría. Re­cor­de­mos que en me­di­ci­na chi­na los tiem­pos de tra­ta­mien­to los de­ter­mi­na el mis­mo or­ga­nis­mo, a me­di­da que el cuer­po res­pon­de fa­vo­ra­ble­men­te las do­sis se ba­jan has­ta de­jar­se por com­ple­to.

Al­gu­nas es­pe­cies pa­ra me­jo­rar y pre­ve­nir las vá­ri­ces son:

s !CHYRANTHES BIDENTATA kuan: ele­gir una de es­tas raí­ces y pre­pa­rar una in­fu­sión usan­do de 6 a 15 gra­mos en me­dio li­tro de agua.

hort: usar de 3 a 10 gra­mos en me­dio li­tro de agua.

(co­mún­men­te lla­ma­do cár­ta­mo o ala­zor): usar 3 gra­mos de flo­res se­cas.

(trom­pe­ta chi­na tre­pa­do­ra o big­no­nia): usar de 3 a 10 gra­mos de sus raí­ces.

usar de 3 a 10 gra­mos de raí­ces.

usar de 3 a 10 gra­mos de raí­ces.

“Pa­ra des­can­sar, las pier­nas pue­den ele­var­se so­bre un ban­qui­to, pe­ro siem­pre de­ben que­dar en for­ma pa­ra­le­la al pi­so y nun­ca más al­tas que la ca­be­za. Nun­ca se de­be co­lo­car hie­lo so­bre las ve­nas afec­ta­das pa­ra des­in­fla­mar­las, es­ta prác­ti­ca so­la­men­te em­peo­ra la si­tua­ción. Hay que te­ner en cuen­ta que el cuer­po tie­ne una tem­pe­ra­tu­ra de al­re­de­dor de 36° a 37°; cuan­do es­tá muer­to es­ta frío, la tem­pe­ra­tu­ra es me­nor a 35°, en­ton­ces si en­fria­mos la zo­na la es­ta­re­mos ma­tan­do. El hie­lo de­be usar­se úni­ca­men­te cuan­do el cuer­po su­fre un fuer­te gol­pe, y so­la­men­te las pri­me­ras 24 ho­ras, lue­go la re­co­men­da­ción es el ca­lor. Con las va­ri­ces pa­sa lo mis­mo, pa­ra cal­mar el do­lor, lo me­jor es el ca­lor por­que per­mi­te que las ve­nas se di­la­ten y la san­gre pa­se fá­cil­men­te, si po­ne­mos frío las ve­nas se con­traen y la san­gre no flu­ye, en­ton­ces las rom­pe, em­peo­ran­do así la si­tua­ción”,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.