Res­tau­ra­do­res del yin

TAO - Tomo II - - Alimentación -

Aun­que mu­chos los con­si­de­ran un sim­ple com­ple­men­to de las co­mi­das, los hon­gos apor­tan in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud por­que ac­ti­van el Chi del or­ga­nis­mo. Ca­rac­te­rís­ti­ca de ca­da es­pe­cie y guía pa­ra di­fe­ren­ciar los ve­ne­no­sos.

Los hon­gos son un gru­po es­pe­cial de se­res vi­vos que bio­ló­gi­ca­men­te com­par­ten ca­rac­te­rís­ti­cas de los ve­ge­ta­les y de los ani­ma­les, por eso se cla­si­fi­can de ma­ne­ra dis­tin­ta y se di­vi­den en tres gran­des sub­es­pe­cies. Una de ellas, la de los fun­gi u hon­gos ver­da­de­ros, es las que nos im­por­ta. Com­pren­de a las co­no­ci­das se­tas, de las cua­les exis­ten mi­les de va­rie­da­des, pe­ro no to­das son co­mes­ti­bles.

Cre­cen en lu­ga­res hú­me­dos y ti­bios, co­mo la som­bra de los ár­bo­les o so­bre sus raí­ces, si­tios de ener­gía Yin que es pre­ci­sa­men­te su na­tu­ra­le­za. Es­tas plan­tas sin clo­ro­fi­la se re­pro­du­cen por es­po­ras que man­tie­nen la ener­gía de cre­ci­mien­to re­ser­va­da has­ta que el cli­ma sea pro­pi­cio pa­ra su desa­rro­llo; cuan­do ese mo­men­to lle­ga se ex­pan­den muy rá­pi­da­men­te y, si los con­su­mi­mos, es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca se trans­mi­te al or­ga­nis­mo otor­gán­do­le tam­bién es­ta ex­pan­sión ener­gé­ti­ca; su fun­ción es re­for­zar el Yin, por es­ta ra­zón son muy uti­li­za­dos en la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, que acon­se­ja in­cor­po­rar­los a la ali­men­ta­ción dia­ria por­que ade­más son muy nu­tri­ti­vos, no po­seen gra­sas ni azú­ca­res, tie­nen un al­to ni­vel de pro­teí­nas y gran can­ti­dad de agua.

Be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud

Los hon­gos son un ali­men­to ap­to pa­ra ser con­su­mi­do por per­so­nas dia­bé­ti­cas, con ex­ce­so de pe­so y pro­ble­mas de co­les­te­rol; no en­gor­dan, ba­jan la pre­sión ar­te­rial, pre­vie­nen y me­jo­ran los pro­ble­mas car­día­cos. Le­van­tan las de­fen­sas crean­do an­ti­cuer­pos y gló­bu­los ro­jos, com­ba­tien­do así las in­fec­cio­nes y ayu­dan­do a re­for­zar el or­ga­nis­mo, es­pe­cial­men­te cuan­do el cuer­po es­tá dé­bil lue­go de una en­fer­me­dad. Tam­bién po­seen un al­to con­te­ni­do de fi­bras, idea­les pa­ra re­gu­la­ri­zar el in­tes­tino y per­mi­tir su co­rrec­ta de­pu­ra­ción; ade­más apor­tan hie­rro, zinc, po­ta­sio, cal­cio y mag­ne­sio, que for­ta­le­cen hue­sos y dien­tes.

La ma­yo­ría de las va­rie­da­des com­par­ten es­tos be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud; sin em­bar­go, ca­da una tie­ne dis­tin­ta in­ci­den­cia en de­ter­mi­na­dos ór­ga­nos. Vea­mos cuá­les son: Shii­ta­ke

“Refuerza el ba­zo y el es­tó­ma­go, es­ti­mu­la la eli­mi­na­ción de las fle­mas per­mi­tien­do así que el Chi flu­ya de ma­ne­ra ade­cua­da. Es ideal pa­ra cuan­do no se tie­ne ape­ti­to ni vo­lun­tad de co­mer, tam­bién si es­ta si­tua­ción se ve acom­pa­ña­da de dia­rrea, vó­mi­tos y mal olor en la ori­na. Otra de sus fun­cio­nes es la de des­hin­char el cuer­po, es­pe­cial­men­te cuan­do hay re­ten-

ción de lí­qui­dos. Fa­vo­re­ce el con­trol de la hi­per­ten­sión y re­du­ce el co­les­te­rol, ya que dis­mi­nu­ye la vis­co­si­dad de la san­gre”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

Es­tu­dios cien­tí­fi­cos rea­li­za­dos en Japón re­cien­te­men­te ase­gu­ran que es­ta va­rie­dad de hon­gos pue­de pre­ve­nir y me­jo­rar el pro­nós­ti­co en los ca­sos de cán­cer de es­tó­ma­go. Tam­bién se lo con­si­de­ra un ali­men­to an­ti age por su gran can­ti­dad de an­ti­oxi­dan­tes y vi­ta­mi­na C, que re­tra­san el en­ve­je­ci­mien­to de las cé­lu­las, hi­dra­tan y me­jo­ran el as­pec­to de la piel y del ca­be­llo.

Cham­pi­ñón

Su ca­rac­te­rís­ti­ca dis­tin­ti­va es que lle­na el cuer­po del Chi, que le­van­ta el áni­mo y qui­ta el enojo op­ti­mi­zan­do las fun­cio­nes del hí­ga­do; ade­más, dis­mi­nu­ye la gra­sa de és­te ór­gano es de­cir, com­ba­te el lla­ma­do hí­ga­do gra­so.

“Equi­li­bra el cuer­po, qui­tán­do­le el ex­ce­so de Fue­go, por es­ta ra­zón es un ali­men­to ap­to pa­ra los días muy ca­lu­ro­sos. Otra de sus fun­cio­nes es le­van­tar las de­fen­sas del or­ga­nis­mo, ace­le­ra la ci­ca­tri­za­ción de las he­ri­das, me­jo­ra la di­ges­tión, evi­tan­do la aci­dez y los pro­ble­mas in­tes­ti­na­les; ace­le­ra el me­ta­bo­lis­mo, lo que con­tri­bu­ye a ba­jar de pe­so, y ba­ja el azú­car en san­gre, man­te­nien­do con­tro­la­da la dia­be­tes”. Ca­be­za de mono

“Su fun­ción prin­ci­pal se cen­tra en el es­tó­ma­go y el sis­te­ma di­ges­ti­vo. Re­ge­ne­ra las mu­co­sas gás­tri­cas e in­tes­ti­na­les y es muy útil pa­ra tra­tar gas­tri­tis, úl­ce­ras y dia­rreas”. Ade­más, ayu­da a re­tra­sar la de­ge­ne­ra­ción neu­ro­nal en per­so­nas de edad avan­za­da y en los ca­sos de ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res.

Xin Sheng

“Es­te va­rie­dad, tam­bién co­no­ci­da co­mo hon­go de agu­ja co­lo­ra­da, es las más indicada pa­ra es­ti­mu­lar la me­mo­ria y la in­te­li­gen­cia. De­fien­de con­tra el cán­cer, re­gu­la el co­les­te­rol y la hi­per­ten­sión, y ade­más me­jo­ra el fun­cio­na­mien­to in­tes­ti­nal”di­ce Liu Ming.

Ore­ja de Ju­das o au­ri­cu­la­ria

Se lo con­si­de­ra un buen an­ti­bió­ti­co y an­ti­in­fla­ma­to­rio, es­pe­cial­men­te en los ca­sos de an­gi­nas e irri­ta­ción de la gar­gan­ta; tam­bién ayu­da a com­ba­tir las afec­cio­nes ocu­la­res. Otra de sus fun­cio­nes es pre­ve­nir y com­ba­tir los tu­mo­res y el cán­cer.

Gír­go­las

Se es­ti­ma que es­ta va­rie­dad po­see más pro­teí­nas que el hue­vo y la le­che; ade­más, por ser ri­cas en hie­rro, se trans­for­man en un buen sus­ti­tu­to de la car­ne.

Re­fuer­zan el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, op­ti­mi­zan las fun­cio­nes del es­tó­ma­go e in­clu­so en Oriente se las em­plea pa­ra tra­tar la ar­te­rioes­cle­ro­sis.

Có­mo re­co­no­cer los ve­ne­no­sos

Los hon­gos más se­gu­ros pa­ra con­su­mir son aque­llos que se com­pran en ver­du­le­rías, su­per­mer­ca­dos o ca­sas de ven­ta de pro­duc­tos na­tu­ra­les. Nun­ca se de­ben co­mer aque­llos que se en­cuen­tren en el jardín o en un par­que, ya que po­drían se ve­ne­no­sos. Mu­chas ve­ces con só­lo to­car­los pro­vo­can reac­cio­nes alér­gi­cas en la piel. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio co­no­cer las ca­rac­te­rís­ti­cas que los ha­cen tó­xi­cos pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes.

Al­gu­nas de ellas que po­de­mos ad­ver­tir a sim­ple vis­ta son:

3For­ma: la su­per­fi­cie de los tó­xi­cos es pe­ga­jo­sa y hú­me­da, ade­más tie­ne man­chas y pe­lu­sas. El tron­co tie­ne for­ma ani­lla­da y to­da la plan­ta pre­sen­ta irre­gu­la­ri­da­des. La for­ma de los co­mes­ti­bles es ar­mo­nio­sa.

3Co­lor: es más ro­ji­zo y os­cu­ro; los co­mes­ti­bles tie­nen co­lo­res ma­rro­nes sua­ves.

3Olor: si son tó­xi­cos tie­nen un olor des­agra­da­ble; si es co­mes­ti­ble, fru­ta­do.

3Al rom­per­lo sa­le un lí­qui­do co­lor ama­ri­llen­to y es­pe­so y al con­tac­to con el ai­re el hon­go cam­bia

de co­lor; ade­más son muy frá­gi­les, prác­ti­ca­men­te se par­ten al mí­ni­mo con­tac­to.

3Ge­ne­ral­men­te los que son tó­xi­cos na­cen en los lu­ga­res más os­cu­ros y su­cios.

Una ma­ne­ra de com­pro­bar su to­xi­ci­dad es fro­tar­lo con una ce­bo­lla de ver­deo, si se os­cu­re­ce es tó­xi­co; otra, es co­ci­nar­lo con un pu­ña­do de arroz o unos dien­tes de ajo, si es­tos se ti­ñen de otro co­lor sig­ni­fi­ca que el hon­go es ve­ne­no­so.

Si ac­ci­den­tal­men­te es lle­va­do a la bo­ca se sen­ti­rá pi­can­te y la ador­me­ce­rá. La in­to­xi­ca­ción con hon­gos pue­de pro­vo­car des­de un sim­ple do­lor de es­tó­ma­go con , náu­seas y/o ma­reos has­ta pro­ble­mas mo­tri­ces se­ve­ros.

En ca­so de in­ges­tión y an­te cual­quie­ra de es­tos sín­to­mas se de­be acu­dir in­me­dia­ta­men­te al cen­tro de sa­lud más cer­cano.

Có­mo co­ci­nar­los

“Los hon­gos di­se­ca­dos son los más con­ve­nien­tes ya que man­tie­nen el Chi ori­gi­nal en su in­te­rior (por es­te mo­ti­vo en la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na to­dos los ele­men­tos na­tu­ra­les se uti­li­zan en es­ta for­ma), el pro­ce­sa­mien­to so­la­men­te les qui­ta el agua”.

An­tes de co­ci­nar­los se de­ben la­var pa­ra qui­tar­le las im­pu­re­zas y lue­go arro­jar­los a un re­ci­pien­te con agua hir­vien­do, ta­par­lo y de­jar unos mi­nu­tos. Apa­gar el fue­go, de­jar re­po­sar unos mi­nu­tos, re­ti­rar­los y uti­li­zar­los; co­lar el lí­qui­do de coc­ción y usar­lo co­mo fon­do de coc­ción pa­ra so­pas, ya que po­see mu­chos nu­trien­tes que res­tau­ran la ener­gía Yin.

Los hon­gos fres­cos po­seen las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas, pe­ro los que se ven­den en con­ser­va pier­den par­te del Chi, ade­más los lí­qui­dos es­tan­ca­dos no tie­ne bue­na ener­gía.

Nun­ca de­ben co­mer­se con car­ne de co­dor­niz, ya que pue­den re­sul­tar le­ve­men­te tó­xi­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.