Dui Kou Jun, el hon­go má­gi­co

TAO - Tomo II - - Alimentación -

Exis­te una ex­tra­ña cla­se de hon­gos que cre­ce en los ataú­des, en la ta­pa del la­do de aden­tro, exac­ta­men­te a la al­tu­ra don­de apun­ta la bo­ca del di­fun­to.

Aun­que pa­rez­ca ex­tra­ño, cre­ce allí por­que al mo­rir, el cuer­po aun po­see el Chi en su in­te­rior y se va li­be­ran­do de a po­co (co­mo un glo­bo que se des­in­fla len­ta­men­te) y lo cap­tu­ra la ma­de­ra. Des­de la an­ti­güe­dad es­te ti­po de hon­go fue muy co­di­cia­do por­que es­tá for­ma­do to­do por ener­gía Yin, que res­tau­ra el or­ga­nis­mo de las per­so­nas ex­tre­ma­da­men­te dé­bi­les. “Re­cuer­do que cuan­do era ni­ño mi abue­la sal­vó a una ve­ci­na de la muer­te, cuen­ta el maes­tro Liu Ming. Era una jo­ven que es­ta­ba a pun­to de mo­rir por de­bi­li­dad, ella le pre­pa­ro una sopa con es­te hon­go y una ga­lli­na vie­ja, de no me­nos de 9 años, que tam­bién po­see mu­cha ener­gía Yin. La jo­ven se re­pu­so, se ca­só, tu­vo hi­jos y hoy en día si­gue vi­va y con un buen es­ta­do de sa­lud. Al Dui Kou Jun se lo con­si­de­ra mu­cho más po­de­ro­so que el gin­seng y se con­se­guía mu­cho más en épo­cas de gue­rra en chi­na, cuan­do mo­ría mu­cha gen­te; hoy en día es muy di­fí­cil de con­se­guir, por­que los cuer­pos se cre­man de­bi­do a que no hay su­fi­cien­te es­pa­cio en los ce­men­te­rios”, con­clu­ye el maes­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.