La bue­na edu­ca­ción

TAO - Tomo II - - Costumbres -

La oc­ci­den­ta­li­za­ción de Chi­na lle­gó tal pun­to que in­clu­so mo­di­fi­có sus mé­to­dos de apren­di­za­je. Por eso, el pre­sien­te Xi Jinping lla­mó a re­cu­pe­rar­la pa­ra sal­var la esen­cia de su cul­tu­ra. Liu Ming nos cuen­ta có­mo era la en­se­ñan­za en su país.

La edu­ca­ción de los ni­ños chi­nos en la an­ti­güe­dad era muy di­fe­ren­te a la que se im­par­te ac­tual­men­te; la ba­se de la en­se­ñan­za tra­di­cio­nal se re­la­cio­na­ba con los man­da­tos mo­ra­les li­ga­dos al res­pe­to por la na­tu­ra­le­za, y se los orien­ta­ba pa­ra que se pen­sa­ran co­mo par­te de un to­do y no se­res in­di­vi­dua­les. Pe­ro en la ac­tua­li­dad la edu­ca­ción orien­tal no di­fie­re de la oc­ci­den­tal, don­de se prio­ri­za el co­no­ci­mien­to de con­te­ni­dos y téc­ni­cas de de­ter­mi­na­dos te­mas y ac­ti­vi­da­des y se bus­ca el éxi­to la­bo­ral el pos del buen pa­sar eco­nó­mi­co.

Aten­to a esa cir­cuns­tan­cia, el ac­tual pre­si­den­te de chi­na, Xi Jinping, hi­zo un lla­ma­mien­to a vol­ver a la edu­ca­ción ba­sa­da en los pre­cep­tos mo­ra­les pa­ra re­cu­pe­rar la ver­da­de­ra esen­cia del pue­blo chino.

Los li­bros fun­da­men­ta­les

A ni­vel es­co­lar, la en­se­ñan­za se ba­sa­ba en cua­tro li­bros muy im­por­tan­tes con­si­de­ra­dos te­so­ros de la cul­tu­ra chi­na que de­bían apren­der­se a la per­fec­ción y de a uno a la vez, ta­rea que po­día lle­var años se­gún ca­da ni­ño o jo­ven.

“La sa­bi­du­ría na­ce del or­den que dic­ta­mi­na un li­bro en el que no exis­ten le­tras, el li­bro del cie­lo. El I Ching, li­bro de los cam­bios, re­fle­ja esa sa­bi­du­ría que trans­mi­te me­dian­te los 64 he­xa­gra­mas que lo com­po­nen. El pri­mer he­xa­gra­ma es Qian, Cie­lo; el se­gun­do es Kun, Tie­rra; cuan­do co­mien­zan los cam­bios el pri­mer he­xa­gra­ma es Xun, la pre­pa­ra­ción; el se­gun­do es Moun, edu­ca­ción bá­si­ca; si­guien­do es­te or­den se plan­tea la edu­ca­ción. To­das las vi­das se ri­gen por Tao y los sa­bios de­ja­ron sen­ta­das las ba­ses de la mo­ral si­guien­do esa ver­dad. To­dos los ni­ños al na­cer son co­mo se­mi­llas que al cre­cer pue­den con­ver­tir­se en sa­bios; sin em­bar­go, si mi­ra­mos la na­tu­ra­le­za ve­re­mos que no to­das las se­mi­llas se desa­rro­llan, por­que qui­zás no cuen­tan con el sue­lo fér­til que ne­ce­si­tan; con las per­so­nas pa­sa lo mis­mo. Con­fu­cio de­cía que el pa­dre de­be cum­plir el rol de pa­dre pa­ra que el hi­jo cum­pla el rol de hi­jo, el em­pe­ra­dor de­be ser em­pe­ra­dor pa­ra que el ofi­cial pue­da ser ofi­cial. Con es­to que­ría ex­pli­car que los pa­dres de­ben edu­car a sus hi­jos, fa­ci­li­tar­les las he­rra­mien­tas que de­be­rán usar pa­ra ser per­so­nas de bien. De nin­gu­na ma­ne­ra un pa­dre es ami­go de su hi­jo, por­que si es­to ocu­rre no po­drá po­ner­le los lí­mi­tes y dar­les las ar­mas ne­ce­sa­rios pa­ra que pue­da desa­rro­llar­se en la vi­da. Pa­ra ser pa­dres hay que pre­pa­rar­se tan­to fí­si­ca co­mo in­te­lec­tual­men­te y así ayu­dar a la se­mi­lla a lo­grar su má­xi­mo desa­rro­llo”, afir­ma Liu Ming.

Qian Zi Wen (El tex­to de las mil pa­la­bras)

Lo uti­li­za­ban los ni­ños pa­ra apren­der a leer y es­cri­bir, es­to ocu­rría a par­tir de los 3 años, es de­cir, cuan­do co­men­za­ban a ha­blar de ma­ne­ra flui­da. Fue es­cri­to en for­ma poé­ti­ca, y cuen­ta, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, con mil pa­la­bras en to­tal; lo más in­tere­san­te es que nin­gu­na de ellas se re­pi­te. En él se ha­ce re­fe­ren­cia a his­to­rias, le­yen­das y otras cues­tio­nes que ha­cen a la na­tu­ra­le­za, pe­ro to­das ellas uti­li­za­das pa­ra re­mar­car los

prin­ci­pios éti­cos. “Hay que te­ner en cuen­ta que cual­quier per­so­na que co­mien­za a es­tu­diar el idio­ma de­be apren­der en­tre 300 y 400 pa­la­bras pa­ra po­der leer, por ejem­plo, el dia­rio; es­to quie­re de­cir que si un ni­ño pe­que­ño co­mien­za sus es­tu­dios apren­dien­do mil, pue­de lle­gar a ser un ver­da­de­ro sa­bio”, acla­ra Liu Ming.

Las pri­me­ras frases del li­bro son S4IAN $I 8UAN (UANG #IELO 4IERRA #OLOR DE CIE­LO #OLOR DE 4IERRA s9u :HOU (ONG (UANG Uni­ver­so In­men­so Es­te con­cep­to es fun­da­men­tal pa­ra la cul­tu­ra orien­tal, ya que con­si­de­ran que to­da la vi­da de­pen­de de es­tos dos pla­nos que for­man el uni­ver­so, por lo cual un ni­ño lo de­bía com­pren­der des­de sus pri­me­ros años de vi­da.

Otras frases des­ta­ca­bles son:

S8ING *ING 1ING 9I #ARÉCTER 4RANQUILO %Mo­ción Paz

S8IN $ONG 3HEN 0I

Co­ra­zón Mo­ver, Es­pí­ri­tu Can­san­cio

S3HOU :HENG :HI -AN

Guar­dar Ver­dad, Gran ins­pi­ra­ción Lle­nar

s:u 7U 9I 9Ó

Si­guien­do lo ma­te­rial, la Men­te Pier­de

Bá­si­ca­men­te se re­fie­re a que la tran­qui­li­dad en el co­ra­zón ge­ne­ra tam­bién paz en el es­pí­ri­tu y só­lo con la ver­dad se al­can­zan las me­tas; per­se­guir so­la­men­te lo ma­te­rial ge­ne­ra per­so­nas sin no­ble­za.

Por otra par­te, pa­ra que un ni­ño ten­ga paz en su co­ra­zón, tam­bién se les en­se­ña­ba el con­cep­to de Xiao, es de­cir el res­pe­to por los pa­dres. Al obe­de­cer­los y cui­dar­los es­ta­rían de­vol­vién­do­les el fa­vor de la vi­da. Es­to se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con el res­pe­to por el ori­gen de la vi­da.

Bai Jia Xin (Cien ape­lli­dos fa­mi­lia­res)

Es­te li­bro es una re­co­pi­la­ción de to­dos los ape­lli­dos de Chi­na, su ori­gen y su his­to­ria. En esa cul­tu­ra el ape­lli­do es más im­por­tan­te que el nom­bre de pi­la, in­clu­so va pri­me­ro que és­te y las per­so­nas se lla­man por él, ex­cep­to en­tre fa­mi­lia­res o ami­gos muy cer­ca­nos. “Mi ape­lli­do, Liu, se ori­gi­na en la di­nas­tía Han, el em­pe­ra­dor se ape­lli­da­ba Liu, él le ce­dió su ape­lli­do a al­gu­nas per­so­nas pa­ra hon­rar­las, in­clu­so exis­tió una ra­za lla­ma­da Han; por es­ta ra­zón pa­ra Chi­na es tan im­por­tan­te,” re­mar­ca Liu Ming.

Al­gu­nos de los ape­lli­dos que allí cons­tan son Zha, Qian, Sun, Li, Zhou, Wu, Zheng y Wang, en­tre otros.

San Zi Jing (Tres pa­la­bras) Es­tá ba­sa­do en his­to­rias,

con­se­jos y anéc­do­tas re­la­cio­na­das con per­so­nas de bien, es de­cir, mo­ral­men­te jus­tas. Al­gu­nos con­cep­tos son: Ren Zhi Chu, Xing Beng Shan: en el co­mien­zo, la per­so­na tie­ne ca­si siem­pre buen ca­rác­ter.

Xing Xiang Jing, Xi Xiang Yuan: to­das las per­so­nas tie­nen ca­rác­ter si­mi­lar, las cos­tum­bres son di­fe­ren­tes.

Gou Bu Jiao, Xing Nai Qian: si no se en­se­ña, el ca­rác­ter cam­bia.

Jiao Zhi Dao, Gui Yi Zhuan: lo im­por­tan­te es con­cen­trar­se e in­sis­tir.

Xi Meng Mu, Ze Lin Ju: An­tes la ma­dre de Meng Zi (sa­bio chino), bus­ca­ba bue­nos ve­ci­nos.

Zi Bu Xue,duan Shu Ji: su hi­jo no es­tu­dió, ella rom­pió el te­lar.

Es­tas dos úl­ti­mas frases tie­nen que ver con la his­to­ria de Meng Zi, él vi­vía con su ma­dre que se de­di­ca­ba a te­jer (en un te­lar) en su ca­sa y lue­go ven­día los pro­duc­tos. Ella te­nía es­pe­cial cui­da­do de sus ve­ci­nos, ya que su hi­jo los so­lía imi­tar; por ejem­plo, vi­vían al la­do de una car­ni­ce­ría, en­ton­ces él sa­bía co­mo cor­tar y ven­der car­ne; le gus­ta­ba ha­cer ese tra­ba­jo. Pa­ra la ma­dre es­ta si­tua­ción no era con­ve­nien­te, ya que con­si­de­ra­ba que su hi­jo no es­tu­dia­ría, en­ton­ces, se mu­dó de ca­sa. Es­ta si­tua­ción se re­pi­tió va­rias ve­ces con dis­tin­tas per­so­nas, has­ta que en un mo­men­to se mu­do al la­do de una es­cue­la; por su­pues­to el ni­ño imi­ta­ba a los es­tu­dian­tes. En una opor­tu­ni­dad, cuan­do Meng ya con­cu­rría a la es­cue­la, su ma­dre ad­vir­tió que no es­ta­ba es­for­zán­do­se lo su­fi­cien­te con el es­tu­dio, en­ton­ces rom­pió par­te de su te­lar; cuan­do el hi­jo pre­gun­tó por­que lo ha­bía he­cho, le con­tes­tó que ella po­dría re­pa­rar­lo, pe­ro que el tiem­po que él per­día sin es­tu­diar no lo po­día re­cu­pe­rar, que la clave era in­sis­tir pa­ra lle­gar a la me­ta. El ni­ño com­pren­dió lo que su ma­dre le de­cía y se con­cen­tró mu­cho más en el es­tu­dio.

Es­te re­la­to ejem­pli­fi­ca có­mo el des­tino de un ni­ño pue­de cam­biar de acuer­do al lu­gar don­de vi­ve, pe­ro siem­pre guia­do por sus pa­dres. Di Zi Gui (Ni­ños del or­den)

Es­te es el úl­ti­mo li­bro de los cua­tro, es de­cir que se ter­mi­na de es­tu­diar ca­si en la adul­tez, por esa ra­zón, ha­bla fun­da­men­tal­men­te de la ne­ce­si­dad de for­mar un ca­rác­ter mo­ral pa­ra lo­grar la fe­li­ci­dad y el éxi­to en la vi­da, ba­sa­do en la en­se­ñan­za de los sa­bios. Se di­vi­de en sie­te ca­pí­tu­los, ca­da uno de los cua­les de­ta­lla el com­por­ta­mien­to a se­guir ha­cia los pa­dres y los cui­da­dos que se de­ben te­ner en la vi­da co­ti­dia­na.

1-Ru Ze Xiao: al en­trar a la ca­sa se de­be mos­trar res­pe­to a los pa­dres. Obe­de­cer­los y com­pla­cer­los.

2-Chu Ze Ti: Al sa­lir se de­be te­ner com­pa­sión.

3-Jing: ser pru­den­te, ser cui­da­do­so en la vi­da co­ti­dia­na con nues­tra per­so­na y con los de­más.

4-Xing: ser digno de con­fian­za, com­por­tar­se de ma­ne­ra hon­ra­da.

5-Fan Ai Zhong : Dar amor a to­da la hu­ma­ni­dad, a to­dos nos cu­bre el mis­mo Cie­lo, in­de­pen­dien­te­men­te del país que se ha­bi­te o la ra­za a la que se per­te­nez­ca.

6-Qin Ren: Acer­car­se a las per­so­nas sa­bias, ellos po­drán ayu­dar­nos a ser me­jo­res per­so­nas.

7-Yu Li Xue Wen: una vez con­se­gui­do to­do lo an­te­rior, con la fuer­za res­tan­te, de­di­car­la al es­tu­dio de la cul­tu­ra.

“Pa­ra ser exi­to­so, pri­me­ro se de­be ser bue­na per­so­na. De na­da ser­vi­rá es­tu­diar mu­cho si no se tie­nen los va­lo­res mo­ra­les ne­ce­sa­rios pa­ra vi­vir en so­cie­dad y ha­cer gran­de a un país. En la ac­tua­li­dad se le da más im­por­tan­cia a apren­der téc­ni­cas que a ser al­guien de bien, los pa­dres se preo­cu­pan por tra­ba­jar mu­cho e in­ver­tir ca­da vez más di­ne­ro en la edu­ca­ción de sus hi­jos, sin em­bar­go ol­vi­dan im­par­tir­le la edu­ca­ción bá­si­ca pa­ra que sean per­so­nas mo­ral­men­te co­rrec­tas. La­men­ta­ble­men­te es­ta si­tua­ción afec­ta tan­to a Oriente co­mo a Oc­ci­den­te y en la me­di­da que no po­da­mos re­ver­tir­la no po­dre­mos con­se­guir la paz. El cam­bio tie­ne que em­pe­zar por uno mis­mo y así se irá lo­gran­do la ar­mo­nía pa­ra vi­vir en una so­cie­dad me­jor.”con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.