Lèi zú, la em­pe­ra­triz de la se­da

TAO - Tomo II - - Mitología -

Huang Die, el Em­pe­ra­dor Ama­ri­llo y su es­po­sa Lèi Zû son con­si­de­ra­dos en Chi­na co­mo el ma­tri­mo­nio mo­de­lo por­que su con­duc­ta y es­ti­lo de vi­da mar­có el ca­mino de va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Pe­ro, ade­más, se le ad­ju­di­ca el des­cu­bri­mien­to de los gu­sa­nos de se­da y el desa­rro­llo de la téc­ni­ca pa­ra con­ver­tir su ca­pu­llo en el hi­lo uti­li­za­do pa­ra ha­cer la fi­na y pre­cia­da te­la.

Se­gún cuen­ta la his­to­ria, la unión de Huang Die y Lèi Zû cam­bió en su mo­men­to la vi­da de to­do un pue­blo. Ella vi­vía en una provincia ale­ja­da de Zhong Yuan, cen­tro de Chi­na, pe­ro a los oí­dos del em­pe­ra­dor lle­gó un rumor que de­cía que la hi­ja de un rey de tie­rras le­ja­nas po­seía una in­te­li­gen­cia su­pe­rior, un co­ra­zón bon­da­do­so y era una par­ti­cu­la­ri­dad po­co co­mún en las mu­je­res de la épo­ca: era una gran em­pren­de­do­ra. Evi­den­te­men­te, esa jo­ven en­car­na­ba to­dos los atri­bu­tos del ti­po de es­po­sa que Huang Die ne­ce­si­ta­ba pa­ra con­cre­tar su sue­ño de en­gran­de­cer el reino. Fue así que de­ci­dió ha­cer el via­je de mil ki­ló­me­tros pa­ra co­no­cer­la y pro­po­ner­le ma­tri­mo­nio.

En­tre el cam­po y el te­lar

Con­cre­ta­da la unión, el Em­pe­ra­dor Huang Die se de­di­có a tra­ba­jar el cam­po y a en­se­ñar nue­vas téc­ni­cas de la­bran­za a los cam­pe­si­nos mien­tras Lèi Zû ha­cía lo pro­pio con el te­lar, ins­tru­yen­do a las mu­je­res en el ar­te de hi­lar y fa­bri­car te­las. La gen­te del pue­blo es­ta­ba muy agra­de­ci­da, pe­ro Lèi Zû no se sen­tía sa­tis­fe­cha: ne­ce­si­ta­ba ofre­cer al­go más a sus súb­di­tos. De tan­to pen­sar sin en­con­trar una res­pues­ta ter­mi­nó, en­fer­mán­do­se de preo­cu­pa­ción. Las don­ce­llas que la acom­pa­ña­ban y asis­tían en las ta­reas co­ti­dia­nas no­ta­ron que, día a día, su sem­blan­te em­peo­ra­ba y, una tar­de, de­ci­die­ron ir al bos­que a bus­car unos fru­tos secretos que po­drían ate­nuar su do­len­cia.

En un mo­men­to da­do, cuan­do la tar­de caía y de­bían apu­rar la mar­cha pa­ra vol­ver al cas­ti­llo, se to­pa­ron con un ár­bol des­co­no­ci­do de ex­tra­ños fru­tos blan­cos, muy sua­ves y blan­dos y de­ci­die­ron lle­var al­gu­nos pa­ra pro­bar­los. Ya en el pa­la­cio, ofre­cie­ron su co­se­cha a la em­pe­ra­triz, quien no qui­so pro­bar bo­ca­do; sin em­bar­go, lla­mo su aten­ción el ex­tra­ño fru­to blan­co y, al que­rer to­mar­lo, se le ca­yó ac­ci­den­tal­men­te en su ta­za de té. Cuan­do qui­so qui­tar­lo no­tó que su con­sis­ten­cia cam­bia­ba y per­día su for­ma. Por cu­rio­si­dad co­men­zó a des­ar­mar­lo y vio que den­tro del ca­pu­llo ha­bía un gu­sano blan­co que se­gre­ga­ba una he­bra que al se­car­se se­me­ja­ba un hi­lo muy de­li­ca­do. Mi­la­gro­sa­men­te el ros­tro de la em­pe­ra­triz se ilu­mi­nó, se lle­nó de ener­gía y sa­nó in­me­dia­ta­men­te, aban­do­nan­do el le­cho en el que ha­bía pa­sa­do las úl­ti­mas se­ma­nas pa­ra obli­gar a sus ayu­dan­tes a lle­var­la al bos­que don­de ha­bían en­con­tra­do ese ex­tra­ño ca­pu­llo. Una vez allí com­pro­ba­ron que ese gu­sano ha­bi­ta­ba úni­ca­men­te en los ár­bo- les de mo­ras blan­cas, de cu­yas ho­jas se ali­men­ta­ba. En­ton­ces dio la or­den de que to­da la zo­na don­de cre­cie­ran esos ár­bo­les se cus­to­dia­ra, pa­ra que los gu­sa­nos se re­pro­du­je­ran sin que na­die se acer­ca­ra o los to­ca­ra. Mien­tras tan­to Lèi Zû per­fec­cio­na­ba la téc­ni­ca del hi­la­do y di­se­ña­ba nue­vas he­rra­mien­tas pa­ra fa­ci­li­tar las ta­reas, convencida de que con es­ta nue­va ma­te­ria pri­ma pro­vo­ca­ría un ver­da­de­ro cam­bio que em­pu­ja­ría la eco­no­mía de su reino a una nue­va di­men­sión. En po­co tiem­po la se­da inun­dó el mer­ca­do en fi­nas y co­ti­za­das pren­das que con­fe­rían es­ti­lo y con­fort a quie­nes las lu­cie­ran. Y si bien en esa épo­ca cual­quie­ra po­día ves­tir­se con ro­pa de se­da, en las di­nas­tías pos­te­rio­res su uso que­dó re­ser­va­do só­lo pa­ra la aris­to­cra­cia.

Du­ran­te mi­les de años Chi­na man­tu­vo en se­cre­to el ar­te de la pro­duc­ción de la se­da y lle­gó a apli­car pe­nas su­ma­men­te drás­ti­cas a quien sa­ca­ra de su te­rri­to­rio hue­vos, gu­sa­nos o ma­ri­po­sas del bombyx mo­ri, la

Ve­ne­ra­da jun­to a su es­po­so, el Em­pe­ra­dor Ama­ri­llo, por­que con­for­ma­ron un ma­tri­mo­nio mo­de­lo pa­ra los orien­ta­les, es con­si­de­ra­da la desa­rro­lla­do­ra del hi­la­do más fino y co­ti­za­do del mun­do.

es­pe­cie del gu­sano de se­da.

Lèi Zû es tan res­pe­ta­da por su des­cu­bri­mien­to, bon­dad y sa­bi­du­ría que en ca­da pue­blo y ca­da rin­cón de la in­men­sa geo­gra­fía chi­na se pue­den en­con­trar tem­plos cons­trui­dos en su ho­nor, que siem­pre abren sus puer­tas en los fes­te­jos im­por­tan­tes, co­mo el año nue­vo, y la gen­te acu­de col­man­do su ca­pa­ci­dad. Tam­bién sus es­cul­tu­ras, don­de aparece jun­to a su ma­ri­do Huang Die, él tra- ba­jan­do la tie­rra en bus­ca del ali­men­to pa­ra la fa­mi­lia y ella ela­bo­ran­do las te­las que los ves­ti­rán, engalanan de­ce­nas de lu­ga­res pú­bli­cos, por­que se los con­si­de­ra un mo­de­lo de pa­re­ja orien­tal.

Ori­gen certificado

En el año 1926, un gru­po de ar­queó­lo­gos ha­lló en Xi-yin un fó­sil de ca­pu­llo de se­da en el mis­mo si­tio don­de ha­bía en­con­tra­do di­se­mi­na­das rue­das de pie­dra, agu­jas de hue­so y otras he­rra­mien­tas de te­ji­do. Es­te pue­blo es­ta­ba cer­ca del río Ama­ri­llo, cu­na de la ci­vi­li­za­ción chi­na, ha­ce seis mil años. Es­to prue­ba que los chi­nos en ese en­ton­ces ya ha­bían apren­di­do a usar es­te ma­te­rial. En 1959, se en­con­tra­ron di­bu­jos del gu­sano de se­da gra­ba­das en las va­si­jas ne­gras que se des­cu­brie­ron en Wu County, en la provincia de Jiang Su, un lu­gar cer­ca del río Yangt­zé, otro de los si­tios ori­gi­na­rios de la cul­tu­ral Chi­na. En 1973 y 1977, en He Mu Du, provincia de Zhe Jiang, ar­queó­lo­gos en­con­tra­ron un pe­que­ño con­te­ne­dor de hue­so fo­rra­do en se­da y con di­bu­jos del bombyx mo­ri en su in­te­rior; tam­bién ha­lla­ron un jue­go com­ple­to de he­rra­mien­tas de te­ji­do en la cer­ca­nía. De acuer­do con los ex­per­tos, el lu­gar de He Mu Du te­nía 6700 años. Lo más sor­pren­den­te es que en 1958, en una zo­na arqueológica de la Nue­va Edad de Pie­dra en Qian Shan Ynag, Wu County, Provincia Zhe Jaing, se en­con­tró una ca­nas­ta de bam­bú con pie­zas de del­ga­da se­da, cin­ta de se­da e hi­lo. Las in­ves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res con­fir­ma­ron que la ca­nas­ta te­nía unos 4800 años, lo que no de­ja lu­gar a du­das de que el ar­te de tra­ba­jar la se­da na­ció y se desa­rro­lló en Chi­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.