El tai chi d El via­je­ro

TAO - Tomo II - - Zhan Zhuang -

Se acer­can la épo­ca de las va­ca­cio­nes y con ellas se abren las po­si­bi­li­da­des de via­jar; pue­de ser en au­to, mi­cro o avión, pe­ro to­dos tie­nen un de­no­mi­na­dor co­mún: la po­si­bi­li­dad de te­ner que pa­sar va­rias ho­ras sen­ta­dos, mu­chas ve­ces in­có­mo­dos. Y co­mo se sa­be, es­tar mu­cho tiem­po en una mis­ma pos­tu­ra pue­de ge­ne­rar al­gu­nos in­con­ve­nien­tes, en­tre ellos, el can­san­cio y la in­fla­ma­ción de pier­nas y pies, que se ge­ne­ra por la fal­ta de cir­cu­la­ción de la ener­gía y la san­gre que que­dan acu­mu­la­das en las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res. Fren­te a es­to se de­be to­mar me­di­das de pre­ven­ción ya que si, ade­más, se le su­man otros ma­los há­bi­tos pue­de re­sul­tar ma­lo pa­ra la sa­lud.

En pri­mer lu­gar se de­be te­ner pre­sen­te que no es con­ve­nien­te dor­mir sen­ta­do du­ran­te el via­je, por­que cuan­do des­can­sa­mos los ór­ga­nos se re­la­jan y el co­ra­zón de­be tra­ba­jar el do­ble por­que la san­gre ba­ja ha­cia los pies pe­ro se le di­fi­cul­ta vol­ver. Si se desea dor­mir du­ran­te el via­je hay que tra­tar de re­cos­tar­se lo más po­si­ble, con la ca­be­za unos cen­tí­me­tros más ele­va­da que la pun­ta del de­do gor­do del pie. Los in­far­tos son más fre­cuen­tes de lo que se cree en los tra­yec­tos de avión de­bi­do a es­ta si­tua­ción en par­ti­cu­lar y, por otra par­te, hay que te­ner muy en cuen­ta en los via­jes lar­gos no so­lo el te­ma de los ho­ra­rios sino tam­bién el de los cam­bios de es­ta­ción.

“Es po­co con­ve­nien­te pa­sar de una es­ta­ción a otra, es de­cir de­jar un ve­rano muy caluroso en Ar­gen­ti­na y lle­gar al frío in­vierno de Eu­ro­pa, ya que el cuer­po pier­de el equi­li­brio, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. No quie­ro de­cir con es­to que hay que vi­vir per­si­guien­do la pri­ma­ve­ra, ya que el cuer­po ne­ce­si­ta pa­sar por los di­fe­ren­tes ci­clos cli­má­ti­cos. Pe­ro si se va a ha­cer un cam­bio abrup­to de es­ta­ción es im­por­tan­te ir pre­pa­ran­do al cuer­po”.

Otro as­pec­to a te­ner en cuen­ta en un via­je, es­pe­cial­men­te si es en avión, es la co­mi­da. La re­gla es co­mer po­co, que­dar­se con al­go de ham­bre, por­que lle­nar el es­tó­ma­go pue­de cau­sar mo­les­tias in­tes­ti­na­les y tam­bién di­fi­cul­ta el fun­cio­na­mien­to car­día­co. En es­te as­pec­to tam­bién es re­co­men­da­ble no con­su­mir co­mi­das sa­la­das o pi­can­tes, ni be­bi­das ga­seo­sas; es pre­fe­ri­ble co­mer al­go li­viano y fá­cil de di­ge­rir, pa­ra evi­tar la pe­sa­dez es­to­ma­cal y la hin­cha­zón ab­do­mi­nal por la formación de ga­ses. Ade­más, el so­dio, pro­vo­ca re­ten­ción de lí­qui­dos y en­tor­pe­ce la cir­cu­la­ción, lo que de­ri­va en pe­sa­dez e hin­cha­zón de pier­nas y pies. Pa­ra me­jo­rar es­te pro­ble­ma es muy in­di­ca­do be­ber té lue­go de la co­mi­da, por­que ayu­da­rá a di­ge­rir y, ade­más, ac­tua­rá co­mo diu­ré­ti­co.

El ayuno no es un buen re­cur­so ya que pue­de pro­vo­car ma­reos y náu­seas.

Tai Chi sen­ta­do

Lo apun­ta­do has­ta aquí tie­ne que ver con me­di­das pre­ven­ti­vas an­tes de ini­ciar un via­je lar­go, pe­ro la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na tam­bién nos pro­por­cio­na he­rra­mien­tas pa­ra el ca­so de que el ma­les­tar se pre­sen­te es­tan­do ya en trán­si­to. En es­te ca­so lo que su­gie­re en la prác­ti­ca de un ejer­ci­cio de­no­mi­na­do Zhan Zhuang, que en reali­dad for­ma par­te de una ru­ti­na de ejer­ci­cios pa­ra­dos que se rea­li­zan en di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas chi­nas. Es­te mo­vi­mien­to, prin­ci­pal­men­te in­terno, ayu­da a que tan­to la ener­gía co­mo los lí­qui­dos cor­po­ra­les cir­cu­len de ma­ne­ra flui­da y lo ideal es rea­li­zar­lo con un cal­za­do có­mo­do, con me­dias, los pies siem­pre de­ben man­te­ner­se ca­len­ti­tos pa­ra la bue­na cir­cu­la­ción del Chi y así re­sul­te más efec­ti­vo. El ejer­ci­cio es muy sen­ci­llo y con­sis­te en los si­guien­te:

s 3ENTARSE CON LA ES­PAL­DA bien apo­ya­da en el res­pal­do y la co­la ha­cia atrás (no en la pun­ta del asien­to),

La me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na tam­bién tie­ne re­cur­sos pa­ra ali­viar la pe­sa­dez de pier­nas y pies y las mo­les­tias ab­do­mi­na­les tan fre­cuen­tes en los via­jes lar­gos. Los be­ne­fi­cios de una pos­tu­ra pa­ra ha­cer sen­ta­do.

de ma­ne­ra que la co­lum­na que­de bien ali­nea­da con las pier­nas, man­te­ner un es­pa­cio am­plio en el cuer­po, ins­pi­rar y ex­ha­lar por la na­riz, la res­pi­ra­ción de­be lle­gar a ca­da par­te del cuer­po.

s #OLOCAR LOS PIES AL MIS­MO an­cho que los hom­bros, apo­yán­do­los en el pi­so con las pun­tas le­ve­men­te ha­cia aden­tro has­ta que los pies que­den paralelos y los de­dos for­man­do una cur­va. De es­ta ma­ne­ra el arco (par­te Yin) que­da­rá un po­co más ele­va­do y la ener­gía cir­cu­la­rá de Yang a Yin.

S)NSPIRAR Y ELE­VAR UN po­co la ca­de­ra, ha­cien­do fuer­za des­de los pies has­ta la par­te mas al­ta de la ca­be­za, pe­ro sin des­pe­gar la co­la del asien­to (Foto 1); el cen­tro del pe­ri­neo no de­be to­car la su­per­fi­cie, DE LO CON­TRA­RIO EL #HI NO cir­cu­la­rá li­bre­men­te. Ex­ha­lar y ba­jar a la pos­tu­ra ini­cial(foto 2) “El Chi es la fuen­te de la vi­da, tie­ne que su­bir, lle­gar has­ta lo más al­to y lue­go ba­jar has­ta lle­gar a los pies; si se en­cuen­tra con obs­tácu­los no pue­de irri­gar a la to­ta­li­dad del or­ga­nis­mo”, pun­tua­li­za Liu Ming.

S$ES­DE LOS PIES SE SOS­TIE­NE la ener­gía que sube por aden­tro, pa­sa por la co­lum­na, y la len­gua se apo­ya en el pa­la­dar sos­te­nien­do la re­la­ción in­ter­na del cuer­po ha­cia arri­ba por el cen­tro del mis­mo.

To­do es­to se rea­li­za mien­tras se ex­pan­de el cuer­po y se in­ha­la por la na­riz. Lue­go se ex­ha­la por ella y la ener­gía vuel­ve por afue­ra des­de de la par­te más al­ta de la ca­be­za has­ta los pies pa­ra co­men­zar otro ci­clo de la mis­ma for­ma.

s ,AS MA­NOS SE EN­FREN­TAN uni­das por las pun­tas de los de­dos, for­man­do un co­ra­zón, a la al­tu­ra del pu­bis.

Rea­li­zar­lo du­ran­te cin­co mi­nu­tos, ca­da vez que se sien­tan las pier­nas pe­sa­das o los pies do­lo­ri­dos.

Tam­bién es muy útil pa­ra op­ti­mi­zar el pro­ce­so di­ges­ti­vo, otro de los pro­ble­mas fre­cuen­tes en los lar­gos via­jes de avión u óm­ni­bus, don­de la mo­vi­li­dad es muy re­du­ci­da

1 2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.