Có­mo ar­mo­ni­zar el ga­ra­ge

TAO - Tomo II - - Feng Shui -

Ade­más de la ener­gía ne­ga­ti­va que ge­ne­ran mo­to­res y ro­da­mien­tos, el lu­gar de guar­da­do del au­to sue­le ser tam­bién de­pó­si­to de tras­tos vie­jos y en desuso, prin­ci­pa­les enemi­gos de la ar­mo­nía ho­ga­re­ña. Tru­cos y con­se­jos pa­ra equi­li­brar­lo.

Co­mo an­ti­gua­men­te los me­dios de trans­por­te eran a trac­ción ani­mal, pa­ra pre­ser­var a la vi­vien­da de ma­los olo­res y su­cie­dad el es­ta­blo y los lu­ga­res de guar­da­do se ins­ta­la­ban en los con­fi­nes del lote. Pe­ro en la ac­tua­li­dad ocu­rre to­do lo con­tra­rio: au­tos, ca­mio­ne­tas y mo­tos duer­men den­tro de la ca­sa sin que nos per­ca­te­mos de que ema­nan olo­res, ga­ses, irra­dian ca­lor, ener­gía que no es bue­na pa­ra el ho­gar. En­ci­ma, en la ma­yo­ría de las ca­sas el ga­ra­je es el lu­gar adon­de va a pa­rar to­do aque­llo que es­tor­ba o que­dó en desuso, cos­tum­bre que con­tra­di­ce la ley su­pre­ma del Feng Shui res­pec­to a la ener­gía es­tan­ca­da en los ob­je­tos que in­flu­ye ne­ga­ti­va­men­te so­bre la ar­mo­nía y la sa­lud fa­mi­liar. “La clave es­tá en prio­ri­zar el or­den en to­da la ca­sa pa­ra de­jar pa­so a la ener­gía y per­mi­tir que flu­ya li­bre­men­te, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Pe­ro el es­pa­cio del ga­ra­je ge­ne­ral­men­te es el me­nos te­ni­do en cuen­ta. Es im­por­tan­te man­te­ner­lo or­de­na­do, ya que el caos afec­ta el pen­sa­mien­to y las emo­cio­nes de las per­so­nas”.

Otro pro­ble­ma que se pre­sen­ta fre­cuen­te­men­te con el si­tio de guar­da­do del au­to­mó­vil es que en la ma­yo­ría de las cons­truc­cio­nes es­tá ado­sa­do a la vi­vien­da y mu­chas ve­ces com­par­te paredes con am­bien­tes vi­ta­les, co­mo el dor­mi­to­rio o la cocina. En es­te ca­so to­do lo que irra­dian las par­tes del au­to, aún des­pués de apa­ga­do, tras­pa­sa los mu­ros e in­flu­ye ne­ga­ti­va­men­te. Por lo tan­to, lo más con­ve­nien­te es cam­biar­lo de lu­gar o crear un mu­ro ais­lan­te. Si no se tie­ne la po­si­bi­li­dad de ha­cer es­to, una so­lu­ción efec­ti­va es apa­gar el mo­tor en la puer­ta de la ca­sa y es­pe­rar a que se en­fríe, de­jan­do afue­ra las di­fe­ren­tes sus­tan­cias no­ci­vas pa­ra la sa­lud y la ener­gía que el au­to ema­na de su uso. Lue­go po­ner­lo nue­va­men­te en mar­cha y guar­dar­lo in­me­dia­ta­men­te, an­tes de que vuel­va a ge­ne­rar ca­lor.

Cui­da­do con las puer­tas

El por­tón de ac­ce­so al ga­ra­ge es otro pun­to a con­si­de­rar por­que evi­den­te­men­te de­be­rá ser más gran­de que la de en­tra­da a la ca­sa, com­pe­ten­cia que aten­ta con­tra la bue­na suer­te y sa­lud. Sin em­bar­go, exis­ten dos ma­ne­ras de re­me­diar­lo: una, que la puer­ta de la co­che­ra se ubi­que más atrás que la prin­ci­pal, es de­cir que exis­ta un pe­que­ño es­pa­cio (jardín, pa­tio, etc.) que las se­pa­re; la otra es dar­le ma­yor im­por­tan­cia a la aber­tu­ra de la ca­sa, ha­cién­do­la más al­ta, o agre­gán­do­le de­ta­lles pa­ra que re­sul­te más lla­ma­ti­va y lu­jo­sa. Una bue­na al­ter­na­ti­va es po­ner­le un lla­ma­dor de bron­ce y otros ador­nos si­mi­la­res, re­cor­de­mos que és­ta de­be ser el Em­pe­ra­dor y la en­tra­da del au­to el Ofi­cial, es de­cir es­tar a un ni­vel in­fe­rior. Tam­bién se pue­de real­zar el ca­mino que lle­va has­ta la ca­sa y los es­pa­cios que la ro­dean, pa­ra cen­trar el in­te­rés en ella y evi­tar la com­pe­ten­cia y sus efec­tos co­la­te­ra­les. En es­te ca­so se pue­den usar ma­ce­tas

con flo­res, fa­ro­les y ador­nos col­gan­tes, en­tre otros.

Otro de­ta­lle es evi­tar que exis­ta co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta en­tre el lu­gar de guar­da­do del au­to y al­gún am­bien­te de la ca­sa (cocina, li­ving, etc.), Lo me­jor es que es­te es­pa­cio sea to­tal­men­te in­de­pen­dien­te del res­to y que pa­ra ac­ce­der ha­ya que sa­lir de la vi­vien­da. Si es­to no fue­se po­si­ble, es ne­ce­sa­rio co­lo­car una do­ble puer­ta con un es­pa­cio en­tre ellas que per­mi­ta ce­rrar una y lue­go abrir la otra; una úl­ti­ma op­ción es co­lo­car­le bur­le­tes de go­ma pa­ra im­pe­dir pa­so de los olo­res, de la ener­gía que ema­na del au­to re­cién usa­do por las ren­di­jas.se­gún los pre­cep­tos del Feng Shui, cons­truir un ga­ra­je de­ba­jo de la ca­sa es muy ma­lo y se po­ten­cia cuan­do se des­ti­na a co­che­ras en el só­tano o los pi­sos in­fe­rio­res de un edi­fi­cio.pro­ba­ble­men­te es­te pro­ble­ma no se pue­da so­lu­cio­nar a ni­vel edi­li­cio, pe­ro sí es po­si­ble ate­nuar los da­ños; pa­ra eso es im­por­tan­te que ten­ga una muy bue­na ven­ti­la­ción, pa­ra evi­tar que la ener­gía se ele­ve y to­me otro rum­bo. Tam­bién se de­be te­ner en cuen­ta que si bien la ener­gía flu­ye en to­da la ca­sa, hay lu­ga­res que afec­ta en for­ma más ne­ga­ti­va que en otras, por ejem­plo en el dor­mi­to­rio, por eso es in­dis­pen­sa­ble que no se en­cuen­tre en lí­nea rec­ta a él.

Tam­po­co de­be com­par­tir­se una pa­red del dor­mi­to­rio con la de la co­che­ra, por­que es­ta ener­gía tó­xi­ca tie­ne efec­tos es­pe­cial­men­te no­ci­vos cuan­do el cuer­po se en­cuen­tra en re­po­so. Es­ta si­tua­ción po­dría me­jo­rar si en la pa­red com­par­ti­da se se­llan bien to­das las unio­nes, se re­vi­sa de­te­ni­da­men­te que no ha­ya grie­tas o fi­su­ras y se pue­de co­lo­car un es­pe­jo ya que el re­fle­jo de es­te ha­ce que cier­ta ener­gía no tras­pa­se al am­bien­te de al la­do. En los ca­sos en que al­gu­na de las paredes del ga­ra­je dé al pa­tio o jardín de la ca­sa es con­ve­nien­te se­pa­rar am­bos con una lí­nea de plan­tas.

De­co­ra­ción pre­ven­ti­va

Más allá de to­das las re­co­men­da­cio­nes que se­ña­la­mos has­ta aquí, hay al­gu­nos tru­cos que pue­den ate­nuar los efec­tos ne­ga­ti­vos del ga­ra­je. Por ejem­plo, evi­tar que sea un lu­gar os­cu­ro y som­brío:te­ner pre­sen­te que tam­bién es una par­te de la ca­sa y es ne­ce­sa­rio que ten­ga el mis­mo tra­to que el res­to de los am­bien­tes, de­be man­te­ner­se lim­pio y or­de­na­do, pa­ra evi­tar es­tan­ca­mien­tos de Chi. Tam­bién ne­ce­si­ta una bue­na ven­ti­la­ción, de­bi­do a la emi­sión de ga­ses tó­xi­cos que pro­du­cen los mo­to­res, ade­más allí se guar­dan pro­duc­tos po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sos o in­fla­ma­bles. De­be re­sul­tar un lu­gar agra­da­ble y nun­ca ser con­si­de­ra­do un es­pa­cio pa­ra amon­to­nar co­sas y de­jar­las ol­vi­da­das, o usar­lo de de­pó­si­to pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to de co­mi­das y be­bi­das por­que las ccon­ta­mi­na con sus ema­na­cio­nes tó­xi­cas. Pe­ro con el de­bi­do cui­da­do se po­drá man­te­ner una bue­na ar­mo­nía en el ho­gar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.