La fa­vo­ri­ta del sa­bio

TAO - Tomo II - - Orquídeas -

Se­gu­ra­men­te es una de las flo­res más her­mo­sas y de­li­ca­das que exis­ten, pe­ro en Chi­na, ade­más, es con­si­de­ra­da sím­bo­lo de fer­ti­li­dad y vir­tud. Al­gu­nas de sus es­pe­cies fue­ron uti­li­za­das con fi­nes me­di­ci­na­les y Con­fu­cio le de­di­có un poe­ma.

Ade­más de ser una de las flo­res más her­mo­sas y de­li­ca­das que exis­ten, la or­quí­dea es ad­mi­ra­da des­de la an­ti­güe­dad y fue fuen­te de ins­pi­ra­ción de los poetas de to­das las ci­vi­li­za­cio­nes. En Chi­na, por ejem­plo, don­de se la con­si­de­ra sím­bo­lo de be­lle­za, fer­ti­li­dad y vir­tud, aparece men­cio­na­da en poe­mas y re­la­tos y re­pre­sen­ta­da en pin­tu­ras y gra­ba­dos ela­bo­ra­dos en los tiem­pos de Con­fu­cio.

Tam­bién se pu­do com­pro­bar que ha­ce más de dos mil años se cul­ti­va­ban al­gu­nas es­pe­cies del gé­ne­ro Cym­bi­dium, que eran muy uti­li­za­das con fi­nes me­di­ci­na­les en cier­tos tra­ta­mien­tos. En la an­ti­gua Chi­na so­lía de­cir­se que al cum­plir 17 años una mu­jer se abría a la vi­da y al ro­man­ti­cis­mo y que, al igual que una fra­gan­te or­quí­dea, des­bor­da­ba be­lle­za. Otro mo­ti­vo de fas­ci­na­ción era que anun­cia­ba la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra y el ale­ja­mien­to de las tor­men­tas. Cui­da­dos es­pe­cia­les

Si bien se le de­be de­di­car tiem­po a los cui­da­dos, bien va­le la pe­na te­ner una de las mu­chas va­rie­da­des que exis­ten, no so­la­men­te por su be­lle­za in­com­pa­ra­ble sino tam­bién por su sen­ti­do fi­lo­só­fi­co.

La luz es uno de los fac­to­res fun­da­men­ta­les pa­ra su buen desa­rro­llo; la ma­yo­ría de las es­pe­cies la ne­ce­si­tan pa­ra es­ti­mu­lar la flo­ra­ción y el cre­ci­mien­to de la plan­ta; si es es­ca­sa, se no­ta­rá en la fra­gi­li­dad de los ta­llos y la caí­da pre­ma­tu­ra de las ho­jas y las flo­res. La me­jor ubi­ca­ción es cer­ca de las ven­ta­nas, pro­cu­ran­do fil­trar los ra­yos so­la­res con cor­ti­nas, nun­ca de­be dar­les el sol di­rec­to. Si no se cuen­ta con ilu­mi­na­ción na­tu­ral su­fi­cien­te, la op­ción es ins­ta­lar luces ar­ti­fi­cia­les.

Si se co­lo­can en ex­te­rior, se de­be te­ner en cuen­ta que no so­por­tan he­la­das o tem­pe­ra­tu­ras por de­ba­jo de los cua­tro gra­dos cen­tí­gra­dos, así que hay que ubi­car­las al re­pa­ro.

La hu­me­dad es tam­bién fun­da­men­tal y de­ben evi­tar­se las aguas du­ras o con clo­ro. La fre­cuen­cia del rie­go de­pen­de di­rec­ta­men­te de la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te; en ve­rano es ne­ce­sa­rio ha­cer­lo más se­gui­do y en in­vierno, me­nos. La me­jor ma­ne­ra de re­gu­lar­lo es de­jan­do que el sus­tra­to se se­que par­cial­men­te y evi­tan­do en­char­car la ma­ce­ta, pa­ra es­to se de­be ase­gu­rar un buen dre­na­je. Otra al­ter­na­ti­va de rie­go es co­lo­car de­ba­jo de la ma­ce­ta un pla­to con bo­li­tas de ar­ci­lla y un po­co de agua, cui­dan­do que és­ta no en­tre en con­tac­to di­rec­to con la ba­se del re­ci­pien­te pa­ra evi­tar que las raí­ces se pu­dran. Tam­bién exis­ten va­rie­da­des con raí­ces aé­reas que so­la­men­te ne­ce­si­tan es­tar en un am­bien­te hú­me­do pa­ra hi­dra­tar­se, pa­ra lo cual se le co­lo­ca un va­so de agua al la­do de la ma­ce­ta.

Una ma­ne­ra de fa­ci­li­tar el ni­vel de hu­me­dad con­sis­te en agru­par las plan­tas pa­ra ge­ne­rar un mi­cro­cli­ma y, en to­dos los ca­sos, va­po­ri­zar los ta­llos y ho­jas, es­pe­cial­men­te en épo­cas de mu­cho ca­lor.

Las ma­ce­tas tie­nen tam­bién un rol im­por­tan­te en el cre­ci­mien­to sa­lu­da­ble de la or­quí­dea, lo más acon­se­ja­ble es uti­li­zar aque­llas de ma­te­rial po­ro­so (co­mo son las de ba­rro) pa­ra el pa­sa­je de ai­re pe­ro a la vez la re­ten­ción de sa­les­pre­sen­tes

en el agua, de lo con­tra­rio po­dría afec­tar a las raí­ces. En cuan­to al sus­tra­to, de­be com­po­ner­se de una ba­se de cor­te­za de pino al que se le aña­den di­fe­ren­tes ele­men­tos, por ejem­plo mus­go, fi­bra de co­co y ar­ci­lla en bo­li­tas, en­tre otros, que ser­vi­rán pa­ra me­jo­rar el dre­na­je y evi­tar la com­pac­ta­ción. De to­das ma­ne­ras es ne­ce­sa­rio ase­so­rar­se con un es­pe­cia­lis­ta, de­pen­dien­do de la es­pe­cie que se eli­ja. Por úl­ti­mo, re­ti­rar las ho­jas se­cas de las plan­tas y evi­tar que se acu­mu­len en la ma­ce­ta, de lo con­tra­rio po­drían for­mar­se hon­gos y bac­te­rias co­mo con­se­cuen­cia de la des­com­po­si­ción de las mis­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.