El ar­te de­liu ming

TAO - Tomo II - - En El Próximo Número -

Es­ta ca­li­gra­fía se tra­du­ce Guan Zi Zai, tres pa­la­bras que se­ña­lan que ca­da uno de­be mi­rar ha­cia su in­te­rior y des­cu­brir dón­de es­tá ubi­ca­do en la vi­da. Son

las que dan co­mien­zo al Clá­si­co del Co­ra­zón, la pri­me­ra obra del Bu­dis­mo Zen, que ana­li­za los sen­ti­mien­tos de Bu­da. “Él de­cía que cuan­do al­go ma­lo ocu­rre las

per­so­nas mi­ran a su al­re­de­dor bus­can­do a un cul­pa­ble, cuan­do en reali­dad hay que mi­rar­se a sí mis­mo, por­que la culpa siem­pre es­tá en uno y no en los de­más. Esa es la for­ma de pen­sar de una per­so­na sa­bia”, se­ña­la Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.