La na­vi­dad imp Or­ta­da

TAO - Tomo II - - Costumbres -

Só­lo una pe­que­ña mi­no­ría pro­fe­sa en Chi­na la re­li­gión cris­tia­na. Sin em­bar­go, en los pri­me­ros días de di­ciem­bre el es­pí­ri­tu na­vi­de­ño in­va­de ca­lles y co­mer­cios co­mo en las gran­des ciu­da­des del mun­do Oc­ci­den­tal. Tra­di­cio­nes y fes­te­jos.

La ma­yo­ría del pue­blo chino tie­ne co­mo re­li­gión el taoís­mo o el bu­dis­mo, pe­ro una pe­que­ña mi­no­ría (el uno por cien­to de la po­bla­ción, apro­xi­ma­da­men­te), es cris­tia­na. Con es­tos da­tos po­dría su­po­ner­se que el es­pí­ri­tu de la Na­vi­dad, con sus fies­tas y li­tur­gia, sus com­pras y or­na­men­ta­ción es un fe­nó­meno com­ple­ta­men­te ajeno pa­ra los chi­nos. Sin em­bar­go, en la reali­dad ocu­rre to­do lo con­tra­rio y al igual que en es­ta par­te del mun­do, en los pri­me­ros días de di­ciem­bre las ca­lles de las gran­des ciu­da­des, co­mo Shang­hai o Bei­jing,

se vis­ten de ro­jo, ver­de y blan­co; ár­bo­les, par­ques y ca­lles se ilu­mi­nan con guir­nal­das de co­lo­res y las vi­drie­ras de los co­mer­cios lu­cen de­co­ra­dos alu­si­vos con tri­neos, pa­pás Noel y ar­bo­li­tos ador­na­dos. Los gran­des cen­tros co­mer­cia­les pro­mue­ven la mo­vi­da armando enor­mes ár­bo­les de na­vi­dad -el más al­to ubi­ca­do en un shopping de Pe­kín tie­ne 30 me­tro­si­lu­mi­na­dos y col­ma­dos de gran­des pa­que­tes ro­jos con mo­ños do­ra­dos. Por su­pues­to, to­do es­to tie­ne un cos­ta­do co­mer­cial y el ob­je­ti­vo de tan­to es­fuer­zo es acre­cen­tar las ven­tas. Pe­ro la gen­te,

es­pe­cial­men­te los chi­cos y jó­ve­nes, lo vi­ven de una ma­ne­ra dis­tin­ta, pa­ra ellos es un mo­men­to de fes­te­jo. Los fren­tes de las ca­sas tam­bién se ilu­mi­nan y en ellas tam­po­co fal­tan los ár­bo­les de la luz, co­mo lla­man a los pi­nos na­vi­de­ños con la es­tre­lla de Be­lén en la pun­ta. Por su­pues­to, los ni­ños cuel­gan en­tu­sias­ma­dos las bo­tas ro­jas a la es­pe­ra de que en ellas, tal co­mo ocu­rre en la tra­di­ción oc­ci­den­tal, Pa­pá Noel de­po­si­te los ju­gue­tes y las go­lo­si­nas.

A la No­che Bue­na la lla­man Ping An Ye, (no­che si­len­cio­sa), y tie­ne un se­llo pro­pio, ya que se acos­tum­bra re­ga­lar, es­pe­cial­men­te a las jó­ve­nes, man­za­nas en­vuel­tas en pa­pe­les de co­lo­res. Es­te ob­se­quio tan pe­cu­liar tie­ne sus razones, una es­tá re­la­cio­na­da con su nom­bre Ping Guo (man­za­na), que sue­na muy pa­re­ci­do a Ping An Ye y tam­bién tie­ne que ver con un ri­tual na­ci­do en los ’80 en­tre los es­tu­dian­tes que pa­sa­ban la no­che bue­na ale­ja­dos de sus fa­mi­lias que se reunían a co­mer man­za­nas a las que la con­si­de­ra­ban una fru­ta ex­qui­si­ta y aso­cia­ban con la paz y la sa­bi­du­ría. In­clu­so exis­tía un ri­tual pa­ra te­ner bue­na suer­te que con­sis­tía en com­prar seis uni­da­des, tres ro­jas y tres ver­des, o vein­ti­cua­tro en otros tan­tos lu­ga­res di­fe­ren­tes. La ver­sión me­nos ro­mán­ti­ca de to­das cuen­ta que un co­di­cio­so co­mer­cian­te de­ci­dió apro­ve­char­se del jue­go de pa­la­bras sur­gi­do del nom­bre de la fru­ta y el fes­te­jo y co­men­zó a ofre­cer­las co­mo “la man­za­na de la paz”, en­vol­vién­do­las en vis­to­sos pa­pe­les de co­lo­res. Cier­to o no, to­dos cum­plen con el man­da­to por lo cual en épo­ca na­vi­de­ña hay una gran de­man­da y su pre­cio sube. En un plano más es­pi­ri­tual, la igle­sia ca­tó­li­ca ce­le­bra a las 12 en pun­to la Mi­sa de Gallo, en idio­ma chino e in­glés, y sue­le con­vo­car a mu­cha gen­te. Co­mo no po­día fal­tar por par­te de los crea­do­res de la pól­vo­ra, el cie­lo se ilu­mi­na de una in­fi­ni­dad de for­mas tra­za­das por mi­les de fue­gos ar­ti­fi­cia­les; por su­pues­to, la gen­te se reúne en la ca­lle pa­ra dis­fru­tar del her­mo­so es­pec­tácu­lo. Tam­bién re­sue­nan las dul­ces vo­ces de los ni­ños en­to­nan­do vi­llan­ci­cos tra­di­cio­na­les y se oye in­ce­san­te­men­te la frase sheng dan kuai, es de­cir fe­liz Na­vi­dad, que acom­pa­ña sa­lu­dos y son­ri­sas. Có­mo ve­mos, la Na­vi­dad lle­na de amor y en­tu­sias­mo a to­das las per­so­nas del mun­do, in­de­pen­dien­te­men­te de la re­li­gión que se pro­fe­se. Apro­ve­che­mos es­te mo­men­to pa­ra de­mos­trar­le amor a nues­tros se­res que­ri­dos y, es­pe­cial­men­te, co­nec­tar­nos con nues­tro ser in­te­rior. ¡Fe­liz Na­vi­dad! o me­jor di­cho ¡Sheng Dan Kuai !

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.