Zao Jun, el Rey de la Cocina

TAO - Tomo II - - Costumbres -

Hay un ri­tual que tam­bién se rea­li­za en las vís­pe­ras de Na­vi­dad. En mu­chas co­ci­nas chi­nas sue­le apre­ciar­se una fi­gu­ra de pa­pel (fo­to­gra­fía o di­bu­jo) del Rey de la Cocina, col­ga­da en la ala­ce­na, de al­gún es­tan­te o pe­ga­da en la he­la­de­ra du­ran­te to­do el año, que el 23 de di­ciem­bre se que­ma en la cocina de la ca­sa pa­ra que pue­da par­tir al cie­lo y lle­var un men­sa­je de esa fa­mi­lia. Tam­bién sue­len de­jar­se jun­to a la cocina al­gu­nos pas­te­les o ga­lle­ti­tas de miel pa­ra que an­tes de par­tir su bo­ca se en­dul­ce y sus pa­la­bras sean bue­nas. El 4 de enero se lo vuel­ve a in­vi­tar a la ca­sa, es de­cir se vuel­ve a co­lo­car la fi­gu­ra y de es­ta ma­ne­ra, se cree, se ten­drá un año afor­tu­na­do.

Es­ta creen­cia po­pu­lar tie­ne sus orí­ge­nes en la fi­gu­ra de Zao Jun, una di­vi­ni­dad muy sim­pá­ti­ca pe­ro al­go pe­re­zo­sa, que le gus­ta­ba mu­cho co­mer, to­mar y de ca­rác­ter muy ro­mán­ti­co, pe­ro po­co res­pe­tuo­so de las le­yes del cie­lo. Por sus des­cui­dos, el Em­pe­ra­dor del Cie­lo lo con­vir­tió en hom­bre y lo man­dó a la tie­rra a vi­vir co­mo una per­so­na nor­mal pa­ra que apren­da a te­ner res­pe­to por las co­sas. Una vez en la tie­rra co­no­ció a una mu­jer, se enamo­ró y for­mó una fa­mi­lia pe­ro nun­ca de­jó de ser una per­so­na pe­re­zo­sa que só­lo le gus­ta­ba di­ver­tir­se, y por su­pues­to se­guía sin te­ner res­pe­to por las le­yes. Al prin­ci­pio su mu­jer creía que él po­día cam­biar y en­de­re­zar su vi­da pe­ro co­mo to­do se­guía igual, un día no so­por­tó más la si­tua­ción y de­ci­dió se­pa­rar­se. Tiem­po des­pués, una no­che de mu­cho frío, Zao Jun vol­vió a su an­ti­gua ca­sa don­de se en­con­tra­ba se ex es­po­sa. Ha­bía to­ma­do mu­cho y es­ta­ba im­pre­sen­ta­ble.

Al ver su es­ta­do ello lo de­jo pa­sar, pe­ro en ese mo­men­to lle­gó a la ca­sa una vi­si­ta ines­pe­ra­da. Sin sa­ber qué ha­cer, le pi­de a Zao Jun que se es­con­da pa­ra que no lo vean en ese es­ta­do, y él se me­tió aden­tro de un horno gran­de de ba­rro. Cuan­do ella re­gre­so a la cocina, sin sa­ber dón­de es­ta­ba es­con­di­do, en­cen­dió el horno pa­ra ca­len­tar un po­co de agua. Zao Jun pre­fi­rió que­dar­se ahí aden­tro y de­jar su vi­da en la tie­rra an­tes que aver­gon­zar nue­va­men­te a su ex es­po­sa. Cuan­do la mu­jer se dio cuen­ta ya era muy tar­de. Co­mo se sin­tió muy ape­na­da por lo ocu­rri­do, y pa­ra que el al­ma de Zao Jun piu­die­ra des­can­sar en paz, ar­mó un

al­tar al la­do de la cocina y, a dia­rio, en­cen­día in­cien­sos. Con­mo­vi­dos por el res­pe­to y el agra­de­ci­mien­to con que la mu­jer rea­li­za­ba ese ri­tual en la cocina, adop­ta­ron la idea pa­ra agra­de­cer el pla­to de co­mi­da que te­nían to­dos los días en la me­sa.pe­ro un día es­ta his­to­ria lle­gó a oí­dos del Em­pe­ra­dor del Cie­lo, quien con­si­de­ró que Zao ha­bía he­cho lo co­rrec­to, lo nom­bró Rey de la Cocina y le en­co­men­dó una ta­rea: de­bía vi­vir to­do el año en la tie­rra en dis­tin­tas ca­sas y el 24 de di­ciem­bre vol­ver al cie­lo e informarle cuál fue el com­por­ta­mien­to de ca­da fa­mi­lia. Si fue­ron bue­nas per­so­nas les otor­ga­ba bue­na suer­te por un año más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.