Chino bá­si­co

TAO - Tomo II - - Cultura -

Ya vi­mos có­mo en el chino man­da­rín los ver­bos no se con­ju­gan co­mo en la ma­yo­ría de los idio­mas sino que se es­cri­ben de la mis­ma for­ma más allá del tiem­po y la per­so­na a la que se re­fie­ran; sí cam­bian su en­to­na­ción pa­ra se­ña­lar el pre­sen­te, pa­sa­do o fu­tu­ro por­que, co­mo di­ji­mos, al tra­tar­se de un idio­ma mo­no­si­lá­bi­co su va­lor es­tá pre­ci­sa­men­te en los cin­co to­nos que se em­plean.

Otra sin­gu­la­ri­dad es que los ver­bos tam­bién con­ser­van su for­ma en el in­te­rro­ga­ti­vo, en el afir­ma­ti­vo y en la ne­ga­ción y la gra­má­ti­ca en los tres ca­sos es si­mi­lar a la del cas­te­llano, con la di­fe­ren­cia de que aquí el ver­bo sí es­tá obli­ga­do a ir acom­pa­ña­do obli­ga­to­ria­men­te del pro­nom­bre per­so­nal co­mo pue­de no­tar­se si di­jé­ra­mos Ni yào níng méng ma? (Que­rés li­món?) o Ni yào x hóng shì ma? (Que­rés to­ma­te?). Co­mo ve­mos, la con­ju­ga­ción del ver­bo en es­pa­ñol tor­na re­dun­dan­te al pro­nom­bre per­so­nal; pe­ro en chino eso no ocu­rre. Sí se ase­me­jan con el es­pa­ñol las fór­mu­las gra­ma­ti­ca­les pa­ra la afir­ma­ción y la ne­ga­ción. Por ejem­plo, Shì, wo yào níng méng ( Sí, quie­ro li­món) y Bù, wo bú yào níng méng (No, no quie­ro li­món).

Pe­ro vol­vien­do al ca­so del in­te­rro­ga­ti­vo, si to­má­ra­mos la si­tua­ción del su­per­mer­ca­do chino que uti­li­za­ron en Chino Bá­si­co, el pro­gra­ma que pro­du­ce Mu­ra­lla Do­ra­da y que se emi­te los do­min­gos a las 14,30 por la se­ñal Me­tro, con la con­duc­ción de Carolina Hsu y Car­los Lin, y qui­sié­ra­mos sa­ber el pre­cio de un pro­duc­to, de­be­ría­mos de­cir Xi hóng shì du shao qián?

(¿Cuán­to sa­le el to­ma­te?) o Níng méng duo shao qián?

(¿Cuán­to sa­le el li­món?); es de­cir, te­ne­mos que agre­gar­le la fór­mu­la Duo shao qián? (¿Cuán­to va­le?) a con­ti­nua­ción, no in­ter­po­la en la pre­gun­ta el ad­ver­bio de­lan­te co­mo en es­pa­ñol.

Y ya que ha­bla­mos de “cuan­tos” se impone que va­ya­mos vien­do los nú­me­ros. Co­mo pue­de apre­ciar­se (ver las pla­cas), el chino es bien sen­ci­llo en es­te as­pec­to, va su­man­do lí­neas pa­ra cons­truir las can­ti­da­des. Cla­ro, es­to só­lo en el ca­so de las uni­da­des; con las ci­fras más com­ple­jas la co­sa se com­pli­ca un po­co mas: pe­ro eso se­rá mo­ti­vo de otra cla­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.