El enemi­go in­vi­si­ble

TAO - Tomo II - - Prevención -

To­dos sa­be­mos que vi­vir más sa­lu­da­ble­men­te de­pen­de de la bue­na ali­men­ta­ción, por eso ele­gi­mos cui­da­do­sa­men­te los in­gre­dien­tes y los mé­to­dos de coc­ción pa­ra lo­grar una co­mi­da más sa­na. Sin em­bar­go, ol­vi­da­mos un de­ta­lle muy im­por­tan­te y es la elec­ción de los re­ci­pien­tes don­de pre­pa­ra­mos o guar­da­mos los ali­men­tos. En lí­neas ge­ne­ra­les, so­le­mos pen­sar que cual­quier re­ci­pien­te plás­ti­co es bueno pa­ra co­lo­car co­mi­da a cual­quier tem­pe­ra­tu­ra, pe­ro es­te es un gra­ví­si­mo error. Es­te ma­te­rial es­tá com­pues­to por ele­men­tos que po­seen un le­ve por­cen­ta­je de tó­xi­cos, pe­ro que usa­dos en for­ma inade­cua­da se po­ten­cian y pue­den con­ta­mi­nar la co­mi­da y, por en­de, a nues­tro or­ga­nis­mo, pro­vo­can­do en­fer­me­da­des gra­ves.

“An­ti­gua­men­te la gen­te no su­fría tan­to de cán­cer, pe­ro hoy en día la­men­ta­ble­men­te es ca­da vez más fre­cuen­te y es­to se re­la­cio­na con el avan­ce sin con­trol de la cien­cia; en cuan­to más al­to sea el ni­vel al­can­za­do, es po­si­ble que co­rra­mos un pe­li­gro ma­yor, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Por su­pues­to que es­ta si­tua­ción no es in­ten­cio­nal, sino de­bi­do a en el mun­do ac­tual se bus­can per­ma­nen­te­men­te ele­men­tos pa­ra ha­cer­nos la vi­da más con­for­ta­ble y la reali­dad es que to­dos lo agra­de­ce­mos; el pro­ble­ma es que no siem­pre se in­ves­ti­ga a fon­do el im­pac­to que pue­de lle­gar a te­ner en el cuer­po y ade­más, no­so­tros no siem­pre uti­li­za­mos las co­sas co­mo co­rres­pon­de. Te­ne­mos que ser más cui­da­do­sos en ese as­pec­to”.

Na­die po­ne en du­da que los re­ci­pien­tes her­mé­ti­cos fa­ci­li­tan el guar­da­do y la con­ser­va­ción de los ali­men­tos, pe­ro debemos co­no­cer al­gu­nas pau­tas fun­da­men­ta­les pa­ra uti­li­zar­los sin con­se­cuen­cias in­de­sea­bles. En pri­mer lu­gar, te­ner pre­sen­te que uno de los tan­tos com­po­nen­tes del plás­ti­co son los xe­no­es­tró­ge­nos, una sus­tan­cia quí­mi­ca ar­ti­fi­cial que tie­nen un efec­to si­mi­lar a los es­tró­ge­nos, la hor­mo­na se­xual fe­me­ni­na, que en do­sis pe­que­ñas qui­zás no ten­ga efec­tos tó­xi­cos, pe­ro el pro­ble­ma sur­ge cuan­do se ex­po­ne a tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das. Cuan­do un re­ci­pien­te es lle­va­do al mi­cro­on­das o en una ta­za o ma­ma­de­ra se vier­te lí­qui­do muy ca­lien­te, los com­pues­tos quí­mi­cos co­mien­zan a li­be­rar­se

Los re­ci­pien­tes don­de se pre­pa­ran o guar­dan los ali­men­tos pue­den no ser los más ade­cua­dos pa­ra man­te­ner sus con­di­cio­nes inal­te­ra­bles. Es­pe­cial­men­te los de plás­ti­co, que pue­den li­be­rar tó­xi­cos da­ñi­nos pa­ra la sa­lud. Có­mo y cuá­les uti­li­zar.

y, pre­ci­sa­men­te, es­te es el mo­men­to en que pue­den con­ver­tir­se en tó­xi­cos pa­ra el or­ga­nis­mo.

Las con­se­cuen­cias de una in­ges­ta in­vo­lun­ta­ria y cons­tan­te de es­te ti­po de sus­tan­cias pue­den pro­vo­car tras­tor­nos de fer­ti­li­dad en los hom­bres (dis­mi­nu­ción del nú­me­ro y ca­li­dad de es­per­ma­to­zoi­des), y cán­cer, es­pe­cial­men­te de mama y prós­ta­ta. Tam­bién se de­be te­ner en cuen­ta que los be­bés y ni­ños son los más afec­ta­dos, por­que las do­sis son más no­ci­vas cuan­do me­nor es el pe­so cor­po­ral.

La in­dus­tria del plás­ti­co es enor­me y por ello exis­ten mu­chos ti­pos de ma­te­ria­les si­mi­la­res, ra­zón por la cual se los cla­si­fi­ca con un nú­me­ro de acuer­do a una re­gla­men­ta­ción in­ter­na­cio­nal que in­di­ca el gra­do de to­xi­ci­dad. Es obli­ga­to­rio que el mis­mo se ubi­que en la ba­se de los en­va­ses, den­tro de un pe­que­ño trián­gu­lo con fle­chas que in­di­ca que ese ma­te­rial pue­de ser re­ci­cla­do.

Los que hay que evi­tar

Los uten­si­lios que nun­ca de­ben to­mar con­tac­to con los ali­men­tos son aque­llos iden­ti­fi­ca­dos con los si­guien­tes nú­me­ros:

3 Son fa­bri­ca­dos con PVC (Vi­ní­li­cos o Clo­ru­ro de Po­li­vi­ni­lo), con­tie­nen BPA y fta­la­tos que se des­pren­den fá­cil­men­te al ser ca­len­ta­dos. Ge­ne­ral­men­te se usan pa­ra ha­cer

En­va­ses pa­ra de­ter­gen­te, cham­pú, acei­tes no co­mes­ti­bles, man­gue­ras, equi­pa­mien­tos mé­di­cos, ven­ta­nas, tu­bos de dre­na­je y ma­te­ria­les pa­ra cons­truc­ción, en­tre otros.

6 Con­tie­nen po­li­es­ti­reno (PS) y no to­le­ra los lí­qui­dos ti­bios o ca­lien­tes. Ge­ne­ral­men­te son plás­ti­cos du­ros y es­tán pre­sen­te en bo­te­llas de agua, ma­ma­de­ras, ta­zas, va­sos y po­tes, en­tre otros. Pue­de da­ñar el sis­te­ma ner­vio­so. Sí es ap­to pa­ra pla­tos y va­sos des­car­ta­bles, hue­ve­ras, ban­de­jas de car­ne, ca­jas de CD, en­tre otros.

7 Con­tie­ne bis­fe­nol A. Se de­ben evi­tar to­tal­men­te, por­que des­pren­den es­te tó­xi­co muy fá­cil­men­te en con­tac­to con los lí­qui­dos.

Con es­te ma­te­rial se ela­bo­ran: al­gu­nas bo­te­llas de agua (por eso siem­pre hay que fi­jar­se bien y evi­tar las que se mar­quen con ese

nú­me­ro), DVD, len­tes de sol, PC e in­clu­so cier­tos en­va­ses de ali­men­tos.

Los que pue­den usar­se

Los plás­ti­cos más con­fia­bles pa­ra al­ma­ce­nar ali­men­tos, agua y otros lí­qui­dos son los mar­ca­dos con los nú­me­ros:

1 Con­tie­ne PET, Po­li­eti­leno te­ref­ta­la­to (PET), es se­gu­ro si se usa so­la­men­te una vez y el con­te­ni­do no se ca­lien­ta. Es el plás­ti­co tí­pi­co de en­va­ses des­car­ta­bles de ali­men­tos y be­bi­das.

2 Con­tie­ne Po­li­eti­leno de Al­ta Den­si­dad (PEAD), se em­plea en en­va­ses de le­che, ju­gos, yo­gur, agua y bol­sas de ba­su­ra y su­per­mer­ca­do, cham­pú, de­ter­gen­te, etc.

4 Con­tie­ne Po­li­eti­leno de Ba­ja Den­si­dad (PEBD); es trans­pa­ren­te y re­sis­ten­te, se pue­de en­con­trar en al­gu­nas bo­te­llas, bol­sas pa­ra co­mi­da con­ge­la­da o pan; tam­bién se fa­bri­can muebles y al­fom­bras, en­tre otros.

5 Con­tie­ne Po­li­pro­pi­leno (PP), po­see un al­to pun­to de fu­sión lo que per­mi­te en­va­ses re­sis­ten­tes a los lí­qui­dos y ali­men­tos ca­lien­tes. Se uti­li­za en po­tes de yo­gur, sor­be­tes, bo­te­llas de sal­sa de to­ma­te y con­di­men­tos, en­tre otros.

Cui­da­dos ex­tre­mos

La fi­na­li­dad de es­tos con­se­jos es sim­ple­men­te crear con­cien­cia evi­tar el uso de los en­va­ses plás­ti­cos de ma­ne­ra in­co­rrec­ta. Es­tas son al­gu­nas de las co­sas que se de­ben te­ner en cuen­ta:

s .UNCA SE DE­BE TO­MAR agua, ju­go, ga­seo­sas u otro lí­qui­do de una bo­te­lla plás­ti­ca que se ha­ya de­ja­do en un au­to ex­pues­to a al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Cuan­do el plás­ti­co pa­sa los 40 gra­dos, co­mien­za a li­be­rar quí­mi­cos no ap­tos pa­ra el con­su­mo hu­mano, si­tua­ción que se po­ten­cia con el mo­vi­mien­to. Lo mis­mo po­dría ocu­rrir si se la ex­po­ne lar­gas ho­ras al sol (por ejem­plo en una pla­ya) o se re­lle­na siem­pre el mis­mo en­va­se. “Hu­bo un ca­so muy resonante en África, don­de una jo­ven de 14 años que ha­bía uti­li­za­do una mis­ma bo­te­lla de agua du­ran­te 16 me­ses (la re­lle­na­ba con­ti­nua­men­te) en­fer­mó de cán­cer. Cuan­do los mé­di­cos co­men­za­ron a in­ves­ti­gar aque­llo que lo po­dría ha­ber cau­sa­do, lle­ga­ron a la con­clu­sión de que ha­bía si­do el tó­xi­co li­be­ra­do por el ma­te­rial de la bo­te­lla que usa­ba. Por eso mi re­co­men­da­ción es que las bo­te­llas des­car­ta­bles se de­ben uti­li­zar so-

la­men­te una vez, por­que pa­ra eso fue­ron crea­das”,

acon­se­ja el maes­tro.

Pa­ra es­tos ca­sos lo me­jor es usar una can­tim­plo­ra de al­gún ma­te­rial re­sis­ten­te, por ejem­plo el po­li­car­bo­na­to, que no des­pren­de com­po­nen­tes da­ñi­nos pa­ra la sa­lud y tie­ne al­ta to­le­ran­cia al ca­lor y frío.

%L ACE­RO INOXI­DA­BLE O EL Vi­drio tam­bién son una bue­na op­ción.

S%VI­TAR EL LLM DE Po­li­eti­leno a la ho­ra ca­len­tar o guar­dar los ali­men­tos, es uno de los plás­ti­cos más ines­ta­bles; cuan­do se lo uti­li­ce pa­ra cu­brir un re­ci­pien­te y co­ci­nar en el mi­cro­on­das es pri­mor­dial evi­tar que las go­tas pro­vo­ca­das por la con­den­sa­ción al ca­len­tar to­men con­tac­to con los ali­men­tos; tam­po­co en­vol­ver­los aún ca­lien­tes, ya que ocu­rri­ría una si­tua­ción si­mi­lar. Lo más re­co­men­da­ble es re­em­pla­zar­lo por pa­pel man­te­ca.

s.o DES­CON­GE­LAR CO­MI­DA

en el mi­cro­on­das en un re­ci­pien­te de plás­ti­co, es me­jor uti­li­zar los de vi­drio o de lo­za ap­tos pa­ra es­te ti­po de horno. Tam­po­co es bueno co­lo­car la co­mi­da ca­lien­te en re­ci­pien­tes de plás­ti­co, hay que es­pe­rar que se en­fríen.

s %L VI­DRIO ES LO MÉS Se­gu­ro pa­ra be­ber lí­qui­dos ca­lien­tes. “Es muy im­por­tan­te, an­tes de con­su­mir una be­bi­da o ali­men­to en­va­sa­do en plás­ti­co, pres­tar es­pe­cial aten­ción a su sa­bor. Si tu­vie­ra un gus­to dis­tin­to a aque­llo que es­ta­mos in­gi­rien­do, in­me­dia­ta­men­te se de­be des­car­tar. El agua, por ejem­plo, pro­du­ce un li­ge­ro cos­qui­lleo en la len­gua, si­mi­lar a que se ori­gi­na al co­mer una fru­ta po­co ma­du­ra”, re­co­mien­da Liu Ming.

s .O CON­SER­VAR ALI­MEN­TOS gra­sos, que­sos y sus­tan­cias áci­das en en­va­ses plás­ti­cos, ya que tam­bién pue­den pro­du­cir la li­be­ra­ción de tó­xi­cos. Tam­bién se de­ben des­car­tar aque­llos ali­men­tos en en­va­ses plás­ti­cos que ha­bien­do es­ta­do en la he­la­de­ra to­man tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te fue­ra de ella.

S2ESPETAR LAS In­di­ca­cio­nes de los fa­bri­can­tes con res­pec­to al uso de los uten­si­lios de plás­ti­co, las le­yen­das “ap­to pa­ra mi­cro­on­das, ap­to pa­ra free­zer o ap­to pa­ra la­va­va­ji­lla”, de­ben ser te­ni­das en cuen­ta, in­clu­so al­gu­nos re­ci­pien­tes in­di­can la tem­pe­ra­tu­ra má­xi­ma a la que pue­den ca­len­tar­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.