Am­bien­tes pe­li­gro­sos

TAO - Tomo II - - Prevención -

Las pin­tu­ras tam­bién pue­den ser da­ñi­nas pa­ra la sa­lud ya que con­tie­nen ele­men­tos quí­mi­cos si­mi­la­res a los del plás­ti­co. Cuan­do se pinta una ca­sa y muy es­pe­cial­men­te el dor­mi­to­rio, se de­be ven­ti­lar co­mo mí­ni­mo cua­tro me­ses. Ha­bi­tar un lu­gar así es muy no­ci­vo pa­ra la sa­lud. “Re­cuer­do que en Chi­na, un ni­ño de 4 años con­tra­jo cán­cer de hí­ga­do de­bi­do a que ha­bían pin­ta­do su ha­bi­ta­ción y no de­ja­ron pa­sar el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que el tó­xi­co des­apa­rez­ca del am­bien­te”, en­fa­ti­za Liu Ming.

%N LOS CA­SOS EN QUE NO SE PUE­DA ES­PE­RAR TAN­TO tiem­po, se pue­den po­ner plan­tas de in­te­rio­res (he­le­chos, pal­me­ras, cac­tus, etc.) que tie­nen la ca­pa­ci­dad de lim­piar el ai­re, aun­que de to­das ma­ne­ras nun­ca de­ben ha­bi­tar­se an­tes de los dos me­ses. Los cac­tus tam­bién li­be­ran los am­bien­tes de las ra­dia­cio­nes que pro­vo­can compu­tado­ras, te­le­vi­so­res y equi­pos de mú­si­ca, en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.