Los so­ni­dos de la tra­di­ción

TAO - Tomo II - - Costumbres -

Chi­na es in­men­sa­men­te ri­ca en tra­di­cio­nes y afor­tu­na­da­men­te sus ha­bi­tan­tes se preo­cu­pan de man­te­ner­las vi­vas res­pe­tán­do­las y trans­mi­tién­do­las de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. En­tre sus mi­le­na­rias e inago­ta­bles his­to­rias, exis­te una muy par­ti­cu­lar que bien po­dría re­la­cio­nar­se con los orí­ge­nes de los re­lo­jes co­mu­ni­ta­rios y con la or­ga­ni­za­ción de los ho­ra­rios pa­ra el tra­ba­jo y el des­can­so.

Ocu­rre que en la an­ti­güe­dad en ca­da pue­blo o ciu­dad ha­bía enor­mes cam­pa­na­rios es­tra­té­gi­ca­men­te ubi­ca­dos, cu­yas cam­pa­nas so­na­ban con la sa­li­da del sol, mo­men­to en el que se ini­cia­ban las ac­ti­vi­da­des fue­ra del ho­gar. Na­tu­ral­men­te, los cam­pa­na­zos se re­pe­tían ca­da ho­ra, pe­ro a la caí­da del sol en su lu­gar

El do­blar de las cam­pa­nas y el gol­pe­teo de los tam­bo­res mar­ca­ron la vi­da de los ha­bi­tan­tes de la chi­na im­pe­rial. A par­tir de sus so­ni­dos se or­ga­ni­za­ban en los pue­blos el ho­ra­rio del tra­ba­jo y del des­can­so. Su in­fluen­cia en la sa­lud.

se to­ca­ban tam­bo­res, que in­di­ca­ban el fin las ac­ti­vi­da­des fue­ra de las ca­sas; es­te avi­so era el más im­por­tan­te por­que ini­cia­ba el co­mien­zo de una suer­te de to­que de que­da, ins­tau­ra­do du­ran­te la Di­nas­tía Han (206-220 a. C.), que ha­bi­li­ta­ba a las au­to­ri­da­des a de­te­ner a las per­so­nas que vio­lan­do es­ta res­tric­ción an­du­vie­ran por la ca­lle.

Las cam­pa­nas y tam­bo­res tam­bién eran muy uti­li­za­dos en épo­cas de com­ba­tes; por su­pues­to su rit­mo y so­ni­dos eran di­fe­ren­tes en el cam­po de ba­ta­lla y en la ciu­dad. Con el tam­bor se da­ba la or­den de ata­que, por eso su rit­mo era rá­pi­do, se­me­jan­te a los la­ti­dos del co­ra­zón; en cam­bio, era pau­sa­do y ar­mo­nio­so cuan­do en la ciu­dad se­ña­la­ba el ini­cio del tiem­po de des­can­so. Las cam­pa­na­das del ama­ne­cer te­nían un so­ni­do fes­ti­vo, ani­ma­ban a sa­lir de la ca­sa con ale­gría y a aco­me­ter con en­tu­sias­mo las la­bo­res co­ti­dia­nas; en cam­bio, pa­ra fre­nar los en­fren­ta­mien­tos se usa­ba un so­ni­do fuer­te y ta­jan­te.

En la ac­tua­li­dad en al­gu­nos pue­blos los tem­plos man­tie­nen la tra­di­ción: con el lla­ma­do de la cam­pa­na se reúnen a orar y con el so­ni­do del tam­bor cie­rran el día can­tan­do y agra­de­cien­do.

Pa­ra la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na es­tos so­ni­dos se re­la­cio­nan di­rec­ta­men­te con la sa­lud: “Las cam­pa­nas es­tán he­chas de me­tal; por la ma­ña­na se en­cuen­tra en fun­cio­na­mien­to el me­ri­diano de pul­món e in­tes­tino grue­so, que se re­la­cio­nan con es­te ele­men­to (me­tal), por lo tan­to su so­ni­do actúa des­per­tan­do a es­tos ór­ga­nos y a tra­vés de ellos al res­to del

or­ga­nis­mo, se­ña­la el maes­tro Liu Ming. Al caer el sol en­tra en fun­cio­na­mien­to el me­ri­diano del pe­ri­car­dio y co­ra­zón, cu­yo pal­pi­tar se ase­me­ja al so­ni­do del tam­bor, por eso su so­ni­do da una suer­te de or­den a es­te ór­gano pa­ra que vuel­va a su rit­mo lento y pau­sa­do, ini­cian­do así el des­can­so lue­go de un lar­go día de tra­ba­jo.”

Ac­tual­men­te si­guen en pie, en la ca­lle Hu­tong, cas­co his­tó­ri­co de la ciu­dad de Pe­kín, la To­rre del Tam­bor y la To­rre de la Cam­pa­na, los dos em­ble­má­ti­cos edi­fi­cios que al­ber­gan los an­ti­guos ins­tru­men­tos.

La To­rre del Tam­bor es una cons­truc­ción de dos plan­tas de ca­si 50 me­tros de al­tu­ra, don­de se con­ser­van los 25 tam­bo­res que en el pa­sa­do fue­ron uti­li­za­dos co­mo una suer­te de re­loj pú­bli­co.

A cien me­tros de allí se en- cuen­tra la To­rre de la Cam­pa­na, un edi­fi­cio de pie­dra y la­dri­llo de 47,9 me­tros de al­tu­ra en cu­ya plan­ta al­ta se en­cuen­tra una enor­me cam­pa­na de bron­ce de 25 cen­tí­me­tros de es­pe­sor, 7 me­tros de al­tu­ra, y 63 to­ne­la­das de pe­so, ca­paz de pro­du­cir un so­ni­do tan fuer­te que pue­de es­cu­char­se en ca­da pun­ta de la ciu­dad.

Lue­go de que el úl­ti­mo em­pe­ra­dor aban­do­na­ra la Ciu­dad prohi­bi­da -se de­no­mi­na de es­ta ma­ne­ra al im­po­nen­te com­ple­jo ar­qui­tec­tó­ni­co don­de re­si­die­ron los 24 em­pe­ra­do­res chi­nos que se su­ce­die­ron en más de 500 años des­de prin­ci­pios del si­glo XV. Des­de su cons­truc­ción en el año 1420, y has­ta 1949, el pa­la­cio y sus de­pen­den­cias fue­ron ha­bi­ta­dos úni­ca­men­te por los miem­bros de la cor­te y sus súb­di­tos­las ho­ras de­ja­ron de ser anun­cia­das tan­to des­de la To­rre del Tam­bor co­mo la de la Cam­pa­na. Sin em­bar­go, en la ac­tua­li­dad es po­si­ble dis­fru­tar de un es­pec­tácu­lo con mú­si­cos to­can­do esos tam­bo­res du­ran­te 15 mi­nu­tos cua­tro ve­ces al día. Ade­más, las to­rres son uno de los pun­tos obli­ga­dos de los pa­seos tu­rís­ti­cos por la ciu­dad, e in­clu­so se per­mi­te a los vi­si­tan­tes ha­cer so­nar las cam­pa­nas por­que, se­gún di­cen, trae suer­te.

El po­si­ble ori­gen

El bian zhong, ins­tru­men­to mu­si­cal mi­le­na­rio, es otro ícono de la cul­tu­ra chi­na y, se­gún al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res, tal vez ha­ya da­do ori­gen a los gran­des cam­pa­na­rios.

El pri­me­ro del que se tie­ne co­no­ci­mien­to per­te­ne­ce a la Di­nas­tía Zhou, que go­ber­nó el país du­ran­te 800 años, des­de el Si­glo XI a.c. has­ta el pri­mer cen­te­na­rio de la era cris­tia­na. En ese en­ton­ces era con­si­de­ra­do co­mo el ins­tru­men­to mu­si­cal más im­por­tan­te de la no­ble­za y se eje­cu­ta­ba en to­dos los acon­te­ci­mien­tos so­cia­les, co­mo fies­tas re­li­gio­sas, tri­bu­tos al cie­lo o a los an­te­pa­sa­dos e, in­clu­so, pa­ra con­vo­car a la gue­rra.

Es­te ins­tru­men­to pue­de te­ner di­fe­ren­tes ta­ma­ños, pe­ro bá­si­ca­men­te se com­po­ne de un con­jun­to de dis­tin­tas cam­pa­nas de bron­ce co­lo­ca­das en 2 ó 3 fi­las que cuel­gan de una es­truc­tu­ra de ma­de­ra. Se eje­cu­tan con un gol­pe de un ma­zo y su so­ni­do se­rá di­fe­ren­te se­gún el lu­gar don­de se gol­pee. Ca­da cam­pa­na pue­de pro­du­cir dos to­nos, uno ba­jo, cuan­do se im­pac­ta en el cen­tro, y uno al­to, cuan­do se ha­ce cer­ca de los bor­des. Es eje­cu­ta­do por va­rios mú­si­cos a la vez, lo­gran­do así her­mo­sas me­lo­días.

En 1978 ar­queó­lo­gos chi­nos des­cu­brie­ron el que po­dría ser el pri­mer Bian Zhong, en la tumba del Mar­qués Zeng Yi, go­ber­na­dor del Es­ta­do Zeng a prin­ci­pios del Pe­río­do de los Es­ta­dos Com­ba­tien­tes, en­tre los si­glos II y V a. de C. Se en­con­tra­ba allí por­que se con­si­de­ra­ba un ins­tru­men­to con ener­gía Yin, en­ton­ces se co­lo­ca­ba en las tum­bas de las per­so­nas muy im­por­tan­tes (re­cor­de­mos que la vi­da es Yang y la muer­te es Yin). Es­ta pie­za en par­ti­cu­lar tie­ne 65 cam­pa­nas de bron­ce, su lon­gi­tud era de 7,48 me­tros, 2,73 de al­tu­ra y, apro­xi­ma­da­men­te, 5 to­ne­la­das de pe­so.

Co­mo con la ma­yo­ría de los ins­tru­men­tos, de­de la an­ti­gue­dad con­si­de­ran que sus so­ni­dos lo­gran ar­mo­ni­zar el cuer­po y la men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.