¡fe­liz pos T fies­tas!

TAO - Tomo II - - Salud -

Los fes­te­jos de Na­vi­dad y de Año Nue­vo sue­len ser si­nó­ni­mo de ex­ce­sos, tan­to con la co­mi­da y la be­bi­da, co­mo con el po­co des­can­so. Es­ta con­duc­ta ter­mi­na ge­ne­ran­do una si­tua­ción muy di­fí­cil de re­mon­tar en los días si­guien­tes por­que el cuer­po no pue­de pro­ce­sar la car­ga ex­tra que le apor­ta­mos.

Si bien en las fies­tas se ha­ce di­fí­cil re­sis­tir­se fren­te a la de­li­cio­sa y abun­dan­te ofer­ta de co­mi­das y be­bi­das, es muy im­por­tan­te evi­tar que el or­ga­nis­mo su­fra des­arre­glos y la pri­me­ra me­di­da que po­de­mos adop­tar pa­ra evi­tar­lo es li­mi­tar al me­nos las can­ti­da­des que in­gi­ra­mos. Otro pun­to a des­ta­car es la in­com­pa­ti­bi­li­dad de ali­men­tos; la­men­ta­ble­men­te no sue­le ad­ver­tir­se que de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos jun­tos pue­den des­en­ca­de­nar una in­di­ges­tión. Y ni ha­blar de las be­bi­das al­cohó­li­cas: ape­ri­ti­vos, vi­nos, cer­ve­za, cham­pag­ne, to­do en una mis­ma no­che. Fren­te a es­te pa­no­ra­ma, es bueno aten­der al­gu­nos con­se­jos de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na pa­ra evi­tar ma­les mayores y re­cu­pe­rar­se rá­pi­da­men­te.

Ex­ce­so de al­cohol

“El al­cohol, par­ti­cu­lar­men­te el vino, es el rey de la me­di­ci­na, fa­ma que le de­be a la ma­te­ria pri­ma con la que se pro­du­ce, es de­cir la uva. Ella tie­ne un gran po­der pa­ra cu­rar he­ri­das in­ter­nas, co­mo el can­san­cio ex­tre­mo y la ma­la cir­cu­la­ción san­guí­nea. Sin em­bar­go, pa­ra lo­grar es­tos re­sul­ta­dos es ne­ce­sa­rio no ex­ce­der­se con las can­ti­da­des; en lí­neas ge­ne­ra­les, una o dos co­pas por día son más que su­fi­cien­tes. Tam­bién es muy im­por­tan­te la ma­ne­ra de be­ber­lo, por ejem­plo, aquí en Ar­gen­ti­na, se ha­ce de la for­ma co­rrec­ta, de a sor­bos; en Chi­na la cos­tum­bre es el fon­do blan­co”, cuen­ta el maes­tro Liu Ming.

El vino es Yang, pren­de el fue­go del cuer­po y ago­ta el Yin. Por es­ta ra­zón nos sen­ti­mos ace­le­ra­dos, ma­rea­dos e irri­ta­bles, pe­ro ade­más pro­vo­ca una gran des­hi­dra­ta­ción. En es­tos ca­sos lo me­jor es to­mar una ta­za de agua tibia con una cu­cha­ra­da de miel. El dul­zor de es­ta sus­tan­cia y su con­sis­ten­cia pe­ga­jo­sa hi­dra­ta al es­tó­ma­go y los in­tes­ti­nos, ar­mo­ni­za to­do el or­ga­nis­mo y ba­ja la ener­gía Yang, anu­lan­do los efec­tos del al­cohol.

Hin­cha­zón ab­do­mi­nal

Es­ta si­tua­ción se ge­ne­ra cuan­do he­mos co­mi­do y be­bi­do sin con­trol, de ma­ne­ra rá­pi­da y sin se­lec­cio­nar ade- cua­da­men­te los ali­men­tos. Las be­bi­das frías y con gas em­peo­ran el cua­dro. “En es­te ca­so quie­ro ci­tar al mé­di­co chino Sun Si Miao, quien de­cía que es­to era muy pe­li­gro­so ya que el es­tó­ma­go lleno ejer­ce pre­sión ha­cia arri­ba y aprie­ta el pe­cho, pu­dien­do des­en­ca­de­nar un pro­ble­ma car­día­co y res­pi­ra­to­rio. En ca­sos ex­tre­mos él re­co­men­da­ba in­du­cir al vó­mi­to, pe­ro no­so­tros po­de­mos ser me­nos drás­ti­cos: si la in­fla­ma­ción es le­ve, en­ton­ces con unos mi­nu­tos de meditación, tran­qui­li­dad y au­to ma­sa­je (ver re­cua­dro) se­rán su­fi­cien­tes”.

Si el cua­dro es acom­pa­ña­do por aci­dez es­to­ma­cal, se po­drá ali­viar be­bien­do un

Por más que se quie­ra, es di­fí­cil con­te­ner­se fren­te a la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca de nues­tra ma­ne­ra de ce­le­brar la Na­vi­dad y re­ci­bir el Año Nue­vo. Es­tos con­se­jos de la me­di­ci­na chi­na nos ayu­da­rán a sentirnos me­jor rá­pi­da­men­te fren­te a los ex­ce­sos.

ri­co té, es­pe­cial­men­te al­gu­na de las va­rie­da­des del ver­de, que es el in­di­ca­do en el ve­rano.

Do­lor de ca­be­za y pe­sa­dez

Es­ta mo­les­tia aparece en ge­ne­ral dán­do­le marco a los ma­les que ya enu­me­ra­mos. Y pa­ra el maes­tro Liu Ming el me­jor re­me­dio es una can­ción muy an­ti­gua que se ba­sa en una ru­ti­na de di­gi­to­pun­tu­ra. Di­ce así:

Si te due­le la es­pal­da y la cin­tu­ra, es­ti­mu­la a Wei Zhong (se ubi­ca en la par­te me­dia pos­te­rior de la ro­di­lla).

Si el pro­ble­ma es la pan­za, no ol­vi­des a Zu san Li (es­tá a cua­tro de­dos de­ba­jo de la ro­di­lla y a un de­do ha­cia el la­do ex­terno).

Cuan­do el cue­llo se que­ja, re­cu­rre a Lie Que (ubi­ca­do so­bre el ra­dio, 2 cm an­tes de la ar­ti­cu­la­ción con la mano).

Si la ca­be­za y la cara no es­tán bien, so­lu­ció­na­lo con He Gu (se en­cuen­tra en la lí­nea me­dia en­tre el me­ta­car­piano del de­do anu­lar e ín­di­ce).

Me­nú post fies­ta

Al día si­guien­te hay que evi­tar co­mer lo que so­bró de la ce­na, de lo con­tra­rio es­ta­re­mos em­peo­ran­do la si­tua­ción. “Pa­ra res­ta­ble­cer la ar­mo­nía te­ne­mos que re­cu­rrir a una sopa de arroz y dá­ti­les pa­ra apor­tar sa­bor dul­ce al cuer­po, re­cor­de­mos que con los ex­ce­sos se las­ti­ma el ba­zo y el es­tó­ma­go. El cuer­po vie­ne de li­brar una ba­ta­lla y no hay que vol­ver­lo a for­zar. Otra op­ción es co­mer un pla­to de cal­do de hue­sos de car­ne (ro­ja o po­llo) o ver­du­ra con fi­deos de arroz.” La fru­ta tam­po­co de­be fal­tar pa­ra ayu­dar a lim­piar los in­tes­ti­nos, al igual que la ba­ta­ta bien co­ci­da sin piel que, en Chi­na, es con­si­de­ra­da uno de los me­jo­res ali­men­tos pa­ra des­in­to­xi­car al or­ga­nis­mo. Tam­bién po­de­mos be­ber la de­coc­ción de ci­rue­las se­cas pa­ra ace­le­rar la lim­pie­za in­ter­na.

El des­can­so

Cuan­do el cuer­po es­tá pa­san­do por un mo­men­to tan ago­ta­dor, cual­quier es­fuer­zo pue­de em­peo­rar las co­sas. Una ca­mi­na­ta al ai­re li­bre, des­can­sar de­ba­jo de un ár­bol, leer un buen li­bro y ha­cer ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción ayu­da­rán a la re­cu­pe­ra­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.