Ob­je­tos bue­na on­da

TAO - Tomo II - - Feng Shui -

Con el fin de año se abre un nue­vo ci­clo que re­nue­va la es­pe­ran­za y en es­tos ca­sos siem­pre con­vie­ne reor­de­nar la ener­gía del ho­gar. La cul­tu­ra chi­na tie­ne va­rie­dad de ri­tua­les y amu­le­tos pa­ra ar­mo­ni­zar los di­fe­ren­tes lu­ga­res. Aquí van al­gu­nos de los que no de­be­rían fal­tar pa­ra em­pe­zar 2015 con el pie de­re­cho.

Pron­to co­mien­za un nue­vo año y con él se re­nue­van las es­pe­ran­zas de que en la vi­da to­do me­jo­re o, en al­gu­nos ca­sos, que se man­ten­ga tal cual es­tá. Si bien sa­be­mos que to­do de­pen­de de nues­tras ac­ti­tu­des, no es­tá mal po­ner en nues­tras ca­sas ob­je­tos que re­pre­sen­ten la idea de lo que que­re­mos lo­grar.. Y en ese sen­ti­do cier­tos amu­le­tos del Feng Shui nos pue­den dar una mano. Los orien­ta­les con­fían mu­cho en lo que re­pre­sen­ta ca­da ima­gen u ob­je­to, tie­nen mu­cho cui­da­do a la ho­ra de ele­gir qué po­ner en ca­da am­bien­te de su ho­gar. Vea­mos qué re­pre­sen­ta ca­da ob­je­to pa­ra po­der lo­grar una bue­na ar­mo­nía en el ho­gar.

Ele­fan­tes

Es el sím­bo­lo de la fuer­za, de la sa­bi­du­ría y atrae la bue­na suer­te; hay que co­lo­car­lo en un lu­gar ele­va­do, un es­tan­te o mue­ble y la trom­pa de­be apun­tar ha­cia arri­ba. Se pue­de co­lo­car en el hall de en­tra­da, pe­ro no di­rec­ta­men­te fren­te a la puer­ta.

Tam­bién se lo sue­le re­pre­sen­tar con un sa­po so­bre su lo­mo, que se en­car­ga de atraer y jun­tar las mo­ne­das, es de­cir la for­tu­na eco­nó­mi­ca. Sa­pos

Atraen el bie­nes­tar eco­nó­mi­co; por lo ge­ne­ral se los re­pre­sen­ta con la bo­ca abier­ta y sue­len te­ner mo­ne­das. En ese ca­so de­ben co­lo­car­se den­tro de la ca­sa; los que no tie­nen se ubi­can afue­ra, el pri­me­ro cer­ca de la puer­ta de en­tra­da y el otro más ale­ja­do. Es de­cir, uno las atra­pa y el otro las con­ser­va.

Yuen Bao

Son lin­go­tes de oro en for­ma de bar­co y sim­bo­li­zan la pros­pe­ri­dad; cuan­ta más can­ti­dad de es­tos ele­men­tos se co­lo­quen en la ca­sa ma­yor se­rá la ener­gía po­si­ti­va.

Se co­lo­can a la en­tra­da de la ca­sa con la proa apun­tan­do ha­cia aden­tro, pa­ra que la pros­pe­ri­dad y la ri­que­za en­tren al ho­gar.

Leo­nes chi­nos

Son los más re­pre­sen­ta­ti­vos de la cul­tu­ra orien­tal, ge­ne­ral­men­te se en­cuen­tran cus­to­dian­do las puer­tas de los tem­plos, ban­cos y palacios de los em­pe­ra­do­res. Uno de ellos es mas­cu­lino, re­pre­sen­ta la ener­gía Yang, y tie­ne de­ba­jo de su pa­ta una pe­lo­ta; se co­lo­ca siem­pre del la­do iz­quier­do; el otro león es femenino y tie­ne un ca­cho­rro; es Yin y se co­lo­ca del la­do de­re­cho, am­bos cer­ca de la puer­ta de en­tra­da. De­fien­den de la ma­la ener­gía. Qi­lin

Es­te ani­mal mi­to­ló­gi­co tie­ne cuer­po y cuer­nos de cier­vo, ca­be­za de león, co­la de buey y pa­tas de ca­ba­llo; ade­más, el lo­mo lo te­nía re­cu­bier­to de du­ras es­ca­mas. El Qi­lin trae pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca y bue­na suer­te en la vi­da. Se los pue­de co­lo­car en cual­quier lu­gar des­ta­ca­do de la ca­sa. Ge­ne­ral­men­te se usan de a dos.

Ave Fé­nix

El Fé­nix es femenino, por lo tan­to po­see ener­gía Yin; trae un men­sa­je de buen au­gu­rio, trans­for­ma la ma­la ener­gía en to­dos los as­pec­tos de la vi­da, pe­ro con más fuer­za en las fi­nan­zas, el amor y el ma­tri­mo­nio.

Su pa­re­ja es el dra­gón, que po­see ener­gía Yang, por lo tan­to si se co­lo­can am­bas fi­gu­ras se lo­gra­rá un equi­li­brio ma­yor. Se pue­den po­ner en cual­quier lu­gar de la ca­sa y si se eli­ge uno col­gan­te, és­te de­be­rá te­ner un cor­dón ro­jo pa­ra po­ten­ciar sus efec­tos.

Cin­co Em­pe­ra­do­res

Se de­no­mi­na de es­ta for­ma al col­gan­te for­ma­do por cin­co mo­ne­das chi­nas ata­das. Atraen la ri­que­za, la pros­pe­ri­dad, la abun­dan­cia y el po­der.

Por lo ge­ne­ral es­tán ata­das con un cor­dón ro­jo co­mo ca­nal de la ener­gía del fue­go. Tam­bién con­tri­bu­ye a que la ener­gía flu­ya en for­ma po­si­ti­va.

Se co­lo­ca cer­ca de la puer­ta de en­tra­da pe­ro nun­ca en el dor­mi­to­rio, ya que pue­de in­ter­fe­rir con el des­can­so. Hu­lu

Es­te amu­le­to cons­ta de una ca­la­ba­za di­se­ca­da que en su in­te­rior con­ser­va el Chi de la plan­ta; tam­bién sus se­mi­llas, por esa ra­zón al sa­cu­dir­la pro­du­ce un so­ni­do que ar­mo­ni­za. Su fun­ción es res­tau­rar la sa­lud e in­cre­men­tar la fer­ti­li­dad. Se co­lo­ca en las es­qui­nas de cual­quier am­bien­te del ho­gar, re­cor­de­mos que en es­tos lu­ga­res hay que trans­for­mar la ma­la ener­gía que cho­ca.

Tres Es­tre­llas

Se tra­ta de tres dio­ses ce­les­tia­les lla­ma­dos, Fu, Lu y Shou. Fu re­pre­sen­ta la fe­li­ci­dad fa­mi­liar y la fer­ti­li­dad, sue­le te­ner un ni­ño en sus bra­zos; Lu re­pre­sen­ta la bue­na for­tu­na en el tra­ba­jo, tan­to con res­pec­to a la es­ta­bi­li­dad co­mo en el pues­to con­se­gui­do, sue­le lle­var una go­rra de ofi­cial; y Shou, siem­pre son­rien­te, ayu­da a te­ner una vi­da larga. Te­nien­do es­tas tres es­tre­llas en el ho­gar se con­si­gue la ar­mo­nía, la fe­li­ci­dad y la bue­na suer­te.

Bu­da son­rien­te

Sim­bo­li­za a la sa­bi­du­ría y la bue­na ener­gía, sin em­bar­go no se lo pue­de co­lo­car en cual­quier lu­gar, es ne­ce­sa­rio des­ti­nar­le un si­tio ele­va­do y re­ser­va­do úni­ca­men­te pa­ra él, es de­cir una es­pe­cie de al­tar don­de se le pue­dan en­cen­der in­cien­sos y ala­bar­lo. Nun­ca se lo de­be mez­clar con otras imá­ge­nes, ya que no es un adorno.

En su ima­gen aparece con una gran pan­za, don­de car­ga to­dos los ma­les del mun­do, y una gran son­ri­sa, que trans­mi­te co­mo men­sa­je la ne­ce­si­dad de ser fe­liz pa­ra tran­si­tar un ca­mino de luz y paz.

Pa­re­ja de ni­ños

Los ni­ños de la for­tu­na lle­van en sus ma­nos un men­sa­je de bue­na suer­te. Anun-

cian di­cha, fer­ti­li­dad y, so­bre to­das las co­sas, una ex­ce­len­te ar­mo­nía en el ho­gar y en los co­mer­cios. Si se los co­lo­ca en el cen­tro de la ca­sa la suer­te in­flui­rá por el la­do de los sen­ti­mien­tos; si se los ubi­ca fren­te a la en­tra­da prin­ci­pal, anun­cian ar­mo­nía en to­dos los as­pec­tos. Jun­to a una es­fe­ra de cris­tal, re­pe­le­rá to­da la ener­gía ne­ga­ti­va que in­gre­se a la ca­sa.

Es­fe­ra de cris­tal

Tie­nen la ca­pa­ci­dad de re­di­ri­gir y ac­ti­var el Chi, de­bi­do al re­fle­jo de la luz en sus in­nu­me­ra­bles fa­ce­tas; se pue­den co­lo­car de­lan­te de ven­ta­nas muy gran­des por las que se es­ca­pe el Chi. Tam­bién lo re­vi­ta­li­zan en lu­ga­res os­cu­ros, pa­si­llos lar­gos, etc. Si se lo co­lo­ca en el pun­to me­dio de la ca­sa la ar­mo­nía se­rá to­tal. El cor­dón de don­de pen­de de­be ser ro­jo. Trans­for­ma la ener­gía ne­ga­ti­va ar­mo­ni­zan­do el am­bien­te me­dian­te y ayu­da al bie­nes­tar fa­mi­liar.

Cam­pa­na de vien­to

Se uti­li­za pa­ra lim­piar el Chi que en­tra a la ca­sa. Cuan­do sue­na por el vien­to, es ener­gía Yang, por lo tan­to qui­ta el ex­ce­so de ener­gía Yin, la ener­gía ne­ga­ti­va, ahu­yen­ta la ad­ver­si­dad y atrae so­la­men­te lo po­si­ti­vo. Se co­lo­ca en pa­tios, bal­co­nes y jar­di­nes Agra­de­ce­mos a Tien­da de Feng Shui Prós­pe­ra For­tu­na, Arri­be­ños 2155, te­lé­fo­nos 15 5 151 1188 y 15 3 186 2988, Barrio Chino de Bel­grano, C.A.B.A., su co­la­bo­ra­ción pa­ra la rea­li­za­ción de es­ta no­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.