POR LA PAZ DE LOS SEPULCROS

TAO - Tomo III - - Costumbres -

Co­mo el 1 de no­viem­bre pa­ra los cris­tia­nos, los chi­nos tam­bién tie­nen en su ca­len­da­rio un día pa­ra re­cor­dar a los se­res que­ri­dos que ya no es­tán. El Qin Ming, así se lla­ma, no tie­ne una ubi­ca­ción fi­ja en el al­ma­na­que por­que, co­mo se sa­be, és­te se or­ga­ni­za se­gún el ci­clo lu­nar, pe­ro sí coin­ci­de con el ini­cio de la pri­ma­ve­ra en el he­mis­fe­rio bo­real, es de­cir, 105 días des­pués del sols­ti­cio de in­vierno, en­tre el 4 y 6 de abril, y ge­ne­ra un fe­nó­meno de es­pí­ri­tu fes­ti­vo y bas­tan­te sin­gu­lar por­que mu­cha gen­te se mo­vi­li­za por to­do el país, con fa­mi­lias en­te­ras vi­si­tan­do las tum­bas de sus an­te­pa­sa­dos, lle­ván­do­les flores, fru­tas, li­co­res, co­mi­da, pa­pe­les ama­ri­llos e in­cien­so.

El ri­tual va va­rian­do se­gún las tra­di­cio­nes fa­mi­lia­res, pe­ro en ge­ne­ral se re­pi­ten cier­tas pau­tas, co­mo arre­glar la tierra so­bre la tum­ba, lim­piar y pin­tar las

En coin­ci­den­cia con el ini­cio de la pri­ma­ve­ra, en Chi­na se ce­le­bra el Qin Ming, equi­va­len­te al día de los san­tos di­fun­tos del mun­do cris­tiano, pe­ro de es­pí­ri­tu más fes­ti­vo. Los ri­tua­les y la tra­ge­dia que le dio ori­gen.

lá­pi­das y ador­nar­las con flores y es­ta­tui­llas; lue­go co­lo­can so­bre ellas los ali­men­tos y el li­cor, ser­vi­do en 3 ta­ci­tas, mien­tras los hom­bres que­man bi­lle­tes de fan­ta­sía pa­ra “en­viár­se­lo” a tra­vés de su hu­mo al ho­me­na­jea­do, por las du­das es­té pa­san­do por al­gún aprie­to o bien pa­ra per­mi­tir­le un me­jor pa­sar allí don­de se en­cuen­tre. Los me­nos prag­má­ti­cos pre­fie­ren en­cen­der­le in­cien­sos, cu­yo aro­ma ayu­da a pu­ri­fi­car el es­pí­ri­tu.

En Chi­na has­ta los ce­men­te­rios son po­pu­lo­sos, por eso los es­pa­cios son más bien re­du­ci­dos y las tum­bas, aun­que con­ve­nien­te­men­te or­de­na­das en fi­las, se ven más bien apre­ta­das. Por eso y por cues­tio­nes de se­gu­ri­dad, en los úl­ti­mos años prohi­bie­ron el ri­tual de que­mar bi­lle­tes en el fren­te de las tum­bas y crea­ron en ca­da ne­cró­po­lis un lu­gar es­pe­cial pa­ra ha­cer­lo de­no­mi­na­do “ban­co del más allá”.

Una tum­ba re­ser­va­da

Co­mo no es ne­ce­sa­rio es­tar muer­to pa­ra te­ner una lá­pi­da en el ce­men­te­rio, mu­chos re­ser­van su tum­ba con an­te­la­ción y co­lo­can el már­mol es­cul­pi­do con su nom­bre y ape­lli­do, pe­ro co­mo no se usa po­ner las fe­chas de na­ci­mien­to y muer­te, en­ton­ces pin­tan con ro­jo las de lo que si­guen vi­vos y con ne­gro la de los fa­lle­ci­dos.

Por lo ge­ne­ral es­tas prác­ti-

cas se man­tie­nen más vi­gen­tes en los pue­blos del in­te­rior, ya que en las gran­des ciu­da­des mu­chas de ellas se han per­di­do. Y aun­que per­sis­ten las ofren­das flo­ra­les o fru­ta­les, va ga­nan­do te­rreno, es­pe­cial­men­te en­tre los jó­ve­nes, una nue­va mo­da­li­dad de re­cor­dar a los di­fun­tos me­dian­te pá­gi­nas ale­gó­ri­cas en la web.

Otra ac­ti­vi­dad tra­di­cio­nal del día del Qin Ming es el Ta Qing, una suer­te de pin nic o ex­cur­sión fa­mi­liar que apro­ve­cha el buen cli­ma del co­mien­zo de la pri­ma­ve­ra. Es­ta es una tem­po­ra­da muy es­pe­cial pa­ra via­jar y mu­chos vi­si­tan a sus fa­mi­lia­res en sus lu­ga­res de ori­gen, cos­tum­bre que se ha con­ser­va­do du­ran­te mi­les de años al igual que el ri­tual de vo­lar ba­rri­le­tes de no­che con di­ver­sas for­mas de ani­ma­les y flores que, ge­ne­ral­men­te, cons­tru­yen los abue­los pa­ra sus nie­tos. Y si bien la jor­na­da sir­ve pa­ra re­cor­dar a los muer­tos, so­bre­sa­le el es­pí­ri­tu fes­ti­vo da­do que el Qin Ming tam­bién es con­si­de­ra­do una fies­ta del re­na­cer, el co­mien­zo de un nue­vo ci­clo y de la tem­po­ra­da de siem­bra tras el frío del in­vierno. Por eso en la an­ti­güe­dad en es­te día se plan­ta­ban ár­bo­les, en es­pe­cial sau­ces, que sim­bo­li­zan el triun­fo de la luz so­bre la os­cu­ri­dad. De es­ta tra­di­ción hoy só­lo que­da un re­sa­bio en al­gu­nas re­gio­nes de Chi­na, que con­sis­te en col­gar ra­mi­tas de sau­ce en los por­ta­les de las ca­sas pa­ra ahu­yen­tar a los ma­los es­pí­ri­tus.

La otra par­te im­por­tan­te de es­ta ce­le­bra­ción es la ce­na fa­mi­liar en la que el pla­to prin­ci­pal es el Run Bing, que con­sis­te en un dis­co de ma­sa si­mi­lar a los pan­que­ques que ca­da uno re­lle­na con carnes, ver­du­ras y hue­vos pa­ra ar­mar su ro­llo a gus­to

Agra­de­ce­mos a Ca­ro­la Chen, de S.F.Pan­da Imp & Exp S.R.L.,Sar­mien­to 2357- CABA - Tel: 49525056, su in­for­ma­ción pa­ra la rea­li­za­ción­de es­ta no­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.