La tra­ge­dia del orí­gen

TAO - Tomo III - - Costumbres -

Es­te día na­ció co­mo ho­me­na­je a Zi­tui Jie, quien fue­ra uno de los más fie­les ser­vi­do­res del du­que Wen de Jin y que mu­rió trá­gi­ca­men­te en el año 636 A deC, en el Pe­río­do de Pri­ma­ve­ra . Cuen­ta la his­to­ria que du­ran­te el exi­lio de Wen no te­nían qué co­mer y Jie pre­pa­ró una so­pa es­pe­cial que el du­que sa­bo­reó y dis­fru­tó mu­cho, aun­que ig­no­ra­ba de dón­de ha­bía sa­li­do la car­ne pa­ra pre­pa­rar­la. In­te­rro­ga­do, Jie con­fe­só fi­nal­men­te que ha­bía cor­ta­do un pe­da­zo de su pro­pio mus­lo pa­ra ha­cer­la. En­ton­ces Wen, con­mo­vi­do, pro­me­tió re­com­pen­sar­lo; sin em­bar­go, Jie no que­ría nin­gu­na com­pen­sa­ción, só­lo le in­tere­sa­ba ayu­dar a Wen Jin a re­to­mar el po­der. Cuan­do es­to su­ce­dió, el rey Wen re­com­pen­só a quie­nes lo ha­bían ayu­da­do, pe­ro se ol­vi­dó de Jie, quien ya se ha­bía vuel­to a su ca­sa en el bos­que, jun­to a su ma­dre.

Pa­ra en­men­dar su error fue per­so­nal­men­te a bus­car­lo, pe­ro co­mo no lo en­con­tró acep­tó la su­ge­ren­cia de uno de sus fun­cio­na­rios de que­mar los ár­bo­les pa­ra obli­gar­lo a sa­lir. Así lo or­de­nó, pe­ro el vien­to avi­vó las lla­mas y en mi­nu­tos el bos­que se in­cen­dió pro­vo­can­do una tra­ge­dia, ya que su fiel sir­vien­te mu­rió car­bo­ni­za­do. Wen sin­tió un gran re­mor­di­mien­to y por eso de­cre­tó tres días sin fue­go pa­ra hon­rar la me­mo­ria de Jie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.