CU­RA DE MO­XA PA­RA RO­DI­LLAS

TAO - Tomo III - - Salud -

La ro­di­lla es la ar­ti­cu­la­ción que so­por­ta la ma­yor par­te del pe­so cor­po­ral, es­tá ubi­ca­da en la par­te me­dia de las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res y se com­po­ne de hue­sos, li­ga­men­tos, car­tí­la­gos y lí­qui­dos que ha­cen po­si­ble su mo­vi­mien­to. Por su es­truc­tu­ra anató­mi­ca es una zo­na muy en­de­ble, sus­cep­ti­ble al des­gas­te y pro­pen­sa a las le­sio­nes que obli­gan a re­cu­rrir a es­pe­cia­lis­tas pa­ra pa­liar los fre­cuen­tes do­lo­res. Las cau­sas que lo pro­vo­can son mu­chas y va­ria­das: el can­san­cio ex­ce­si­vo, per­ma­ne­cer mu­cho tiem­po de pie, sen­ta­do o ca­mi­nan­do, el so­bre­pe­so y has­ta al­gu­nos des­ajus­tes or­gá­ni­cos.

Des­de la me­di­ci­na oc­ci­den­tal los diag­nós­ti­cos más co­mu­nes pa­ra es­ta afec­ción son la ar­tri­tis y la ar­tro­sis; la pri­me­ra afec­ta a las ar­ti­cu­la­cio­nes, se ca­rac­te­ri­za por la ri­gi­dez, do­lor y en al­gu­nos ca­sos, in­fla­ma­ción y en­ro­je­ci­mien­to. La se­gun­da, por la de­for­ma­ción de las su­per- fi­cies ar­ti­cu­la­res de­bi­do a la edad y a los há­bi­tos se­den­ta­rios que ge­ne­ran de­pó­si­tos de cal­cio y otras sus­tan­cias en la zo­na. La ten­di­ni­tis, in­fla­ma­ción de los ten­do­nes que ro­dean la ar­ti­cu­la­ción, es tam­bién fre­cuen­te en las per­so­nas que rea­li­zan ma­yor ac­ti­vi­dad fí­si­ca. To­das ellas tie­nen un pun­to en co­mún y es que pro­vo­can un do­lor in­ten­so y cró­ni­co.

Des­de el pun­to de vis­ta de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, to­do es­te pa­de­ci­mien­to pue­de evi­tar­se con un sim­ple cam­bio de há­bi­tos. “La ro­di­lla es una ar­ti­cu­la­ción aso­cia­da al ca­nal del es­tó­ma­go, ra­zón por la cual si se in­gie­ren lí­qui­dos fríos se ve afec­ta­da, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Es que el hue­so ne­ce­si­ta ener­gía pa­ra man­te­ner­se en bue­nas con­di­cio­nes y si re­ci­be tem­pe­ra­tu­ras ba­jas no la con­si­gue, co­mien­za a de­te­rio­rar­se y a per­der el es­pa­cio en­tre hue­sos re­sin­tien­do de es­ta for­ma las ar­ti­cu­la­cio­nes y en­du­re­cien­do

El ca­lor del ci­ga­rro de ar­te­mi­sa pue­de pe­ne­trar has­ta lo pro­fun­do de la ar­ti­cu­la­ción y re­pa­rar­la, ba­jan­do la in­fla­ma­ción y ali­vian­do las molestias. Pun­tos a tra­tar y re­me­dios ca­se­ros que ayu­dan.

los ten­do­nes y li­ga­men­tos. Co­mo siem­pre di­go, es in­dis­pen­sa­ble man­te­ner el cuer­po ca­lien­te y la for­ma de lo­grar­lo es abri­gan­do los pies y evi­tan­do in­ge­rir lí­qui­dos y ali­men­tos fríos”.

Si bien es­ta es la cau­sa me­nos co­no­ci­da del do­lor de ro­di­llas, a par­tir de ella se po­dría con­se­guir la cu­ra in­me­dia­ta, co­mo po­de­mos ver lo que más afec­ta y con­tri­bu­ye a es­ta en­fer­me­dad es el frío y la hu­me­dad, fac­to­res de los cua­les es im­pres­cin­di­ble pro­te­ger­se, por­que im­pi­den que la ener­gía y la san­gre flu­yan ade­cua­da­men­te por el me­ri­diano y el torrente san­guí­neo pro­vo­can­do una le­sión ar­ti­cu­lar. “Es ne­ce­sa­rio el uso de cal­zas y cal­zon­ci­llos lar­gos de­ba­jo de la ro­pa du­ran­te to­do el año pa­ra evi­tar el do­lor y los da­ños co­la­te­ra­les”.

Otro de los há­bi­tos más co­mu­nes y no­ci­vos es la ma­ne­ra de pa­rar­se, es­pe­cial­men­te cuan­do se es­tá quie­to en un mis­mo lu­gar du­ran­te mu­cho tiem­po (tra­ba­jan­do, es­pe­ran­do el co­lec­ti­vo, etc.), lo más fre­cuen­te es que to­do el pe­so del cuer­po se ha­ga re­caer en una so­la pier­na y al sen­tir can­san­cio se tras­la­de a la otra, lo que pro­vo­ca un so­bre­es­fuer­zo. El mo­do co­rrec­to de pa­rar­se es con los pies pa­ra­le­los, la se­pa­ra­ción de los pies en el mis­mo an­cho de los hom­bros, el pe­so del cuer­po en el me­dio, las pier­nas un po­co fle­xio­na­das y nun­ca ex­ten­der com­ple­ta­men­te las ex­tre­mi­da­des ya que de es­ta ma­ne­ra se tra­ban las ar­ti­cu­la­cio­nes y se obs­ta­cu­li­za la cir­cu­la­ción. Si se es­tá pa­ra­do con un pie ade­lan­te, nun­ca car­gar to­do el pe­so del cuer­po en una so­la pier­na de­jan­do com­ple­ta­men­te flo­ja la otra. Lo me­jor es man­te­ner las dos pier­nas ac­ti­vas y por lo me­nos un po­co fle­xio­na­das ya que la ma­yo­ría que se pa­ra en una pier­na tra­ba la ar­ti­cu­la­ción de la ro­di­lla y la ca­de­ra. En am­bos ca­sos te­ner muy pre­sen­te el cen­tro de cuer­po pa­ra no des­equi­li­brar el eje de or­ga­nis­mo.

El tra­ta­mien­to

Na­tu­ral­men­te, lo que se­ña­lá­ba­mos más arri­ba tie­ne que ver con la pre­ven­ción, pe­ro cuan­do el da­ño ya es­tá he­cho, la me­di­ci­na chi­na su­gie­re en el tra­ta­mien­to con mo­xa por­que el ca­lor y los efec­tos de la ar­te­mi­sa pe­ne­tran has­ta la pro­fun­di­dad de la ar­ti­cu­la­ción y ayu­dan a re­pa­rar­la.

Re­cor­de­mos que de­be acer­car­se el ci­ga­rro de mo­xa al pun­to in­di­ca­do sin to­car la piel pe­ro sin­tien­do el ca­lor has­ta que la zo­na se tor­ne ro­sa­da, ge­ne­ral­men­te es­to su­ce­de en­tre los 5 y 10 mi­nu­tos de es­ti­mu­la­ción. No de­be sen­tir­se do­lor, de lo con­tra­rio se que­ma­ría la piel. Es ne­ce-

sa­rio que des­pués de la apli­ca­ción se man­ten­ga la zo­na abri­ga­da con cal­zas, me­dias lar­gas de la­na, etc. so­lo no de­ben es­tar muy apre­ta­das tie­nen que es­tar jus­to al cuer­po sin com­pri­mir las pier­nas, pa­ra pre­ser­var bien el ca­lor de la mo­xa pe­ro sin en­tor­pe­cer la cir­cu­la­ción de las pier­nas. La apli­ca­ción de­be rea­li­zar­se has­ta que el do­lor ce­se. Los pun­tos a tra­tar son:

Qi Yan (ojos de ro­di­llas): son dos pun­tos ubi­ca­dos en la de­pre­sión que se en­cuen­tra a am­bos la­dos de la ro­di­lla.

Qi Ding: es el pun­to ubi­ca­do en el ex­tre­mo su­pe­rior de la ro­tu­la, en su par­te me­dia.

Zu San Li: ubi­ca­do a cua­tro de­dos por de­ba­jo de la ro­di­lla y a una de­do de la li­nea me­dia del la­do de afue­ra.

El tra­ta­mien­to se com­ple­ta es­ti­mu­lan­do tam­bién el pun­to Yang Ling Quan se en­cuen­tra del la­do de afue­ra de la ro­di­lla ubi­ca­do por de­ba­jo de la ar­ti­cu­la­ción y el pun­to Yin Ling Quan del la­do in­terno del mis­mo. Lue­go se rea­li­za un ma­sa­je li­neal, bor­dean­do los la­dos de la pier­na, su­bien­do por la par­te in­ter­na y ba­jan­do por la ex­ter­na; pa­ra es­to se pue­de uti­li­zar el acei­te de dra­gón por­que ayu­da a mo­vi­li­zar el Chi.

Con agu­jas

La acu­pun­tu­ra pue­de me­jo­rar mu­cho es­te ti­po de pa­to­lo­gía, sin em­bar­go ella es só­lo par­te del tra­ta­mien­to, por­que la cla­ve pa­ra la cu­ra to­tal es­tá en lo­grar man­te­ner el ca­lor cor­po­ral. “Cuan­do se tra­ta a un pa­cien­te con acu­pun­tu­ra se abren los ca­na­les de ener­gía; en­ton­ces, si lue­go de una se­sión no se man­tie­ne el cuer­po, es­pe­cial­men­te los pies, bien ca­lien­tes el frío lle­ga­rá aún más pro­fun­do en los hue­sos, es de­cir que el pro­ble­ma se agra­va­rá en lu­gar de me­jo­rar”.

Tam­bién hay al­gu­nos re­me­dios ca­se­ros chi­nos que me­jo­ran y ali­vian el do­lor de es­tas le­sio­nes. Uno de ellos es un li­cor que se ha­ce con la raíz se­ca de una plan­ta de ají pi­can­te (cuan­to más pi­can­te me­jor) en me­dio li­tro de al­cohol blan­co de 30°, ap­to pa­ra con­su­mo hu­mano. De­jar ma­ce­rar du­ran­te tres me­ses has­ta ob­te­ner un bre­ba­je de sa­bor pi­can­te, y be­ber una co­pi­ta de 10ml ca­da no­che an­tes de dor­mir.

La sal grue­sa ca­lien­te tam­bién sir­ve. Ca­len­tar sal grue­sa en una sar­tén y co­lo­car­la en una bol­sa de te­la, apli­car­la en las ro­di­llas cuan­do se sien­ta do­lor. El ca­lor ayu­da­rá a des­in­fla­mar y la sal, que se re­la­cio­na con los hue­sos, pe­ne­tra­rá otor­gan­do ali­vio.

Ejer­ci­cios

Ca­mi­nar es otro buen re­cur­so pa­ra lo­grar ali­viar el do­lor, siem­pre y cuan­do el cuer­po y la res­pi­ra­ción tra­ba­jen en for­ma con­jun­ta y cons­cien­te. Al ex­ha­lar se ayu­da al Chi a ba­jar por la par­te ex­ter­na de la pier­na y lle­gar fi­nal­men­te a los pies; al ins­pi­rar se ayu­da a que el Chi que pa­sa por la par­te in­ter­na del pie cru­ce por la par­te in­ter­na de la ro­di­lla y suba despues. De es­ta ma­ne­ra ca­da pa­so ayu­da a que la ener­gía cir­cu­le, de lo con­tra­rio la mis­ma ener­gía se gas­ta y no cum­ple fi­nal­men­te su fun­ción.

“Al apo­yar el pie se de­be sen­tir có­mo ca­da de­do, ca­da hue­so y ca­da ar­ti­cu­la­ción apo­ya en el sue­lo en una es­pe­cie de ma­sa­je. Si se sa­ber ca­mi­nar ca­da pa­so ayu­da a equi­li­brar la ener­gía y a re­for­zar la sa­lud”, afir­ma Liu Ming

Qi Yan in­te­rior

Qi Yan ex­te­rior

Qi ding

Yan Ling Quan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.