La edad y la sa­lud

TAO - Tomo III - - Salud -

Sue­lo es­cu­char a mis pa­cien­tes di­cien­do que nun­ca ha­bían te­ni­do es­te ti­po de pro­ble­mas y mi res­pues­ta siem­pre es la mis­ma: `Us­ted nun­ca tu­vo la edad que tie­ne aho­ra”. Es que aun­que no lo no­te­mos, el pa­so del tiem­po cam­bia el cuer­po y sus fun­cio­nes y no­so­tros de­be­mos adap­tar­nos a ellos. Cuan­do uno es jo­ven no tie­ne en cuen­ta que es ne­ce­sa­rio cui­dar el cuer­po por­que la ener­gía es su­fi­cien­te pa­ra com­pen­sar cual­quier des­equi­li­brio; en cam­bio, cuan­do ya pa­sa­mos cier­ta edad te­ne­mos que ser más cui­da­do­sos, es­pe­cial­men­te al ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca, ya que nues­tras ar­ti­cu­la­cio­nes son más frá­gi­les, to­dos los mo­vi­mien­tos de­ben ha­cer­se has­ta don­de nues­tro cuer­po pue­da, sin for­zar las ar­ti­cu­la­cio­nes, no ir más allá de lo que se pue­da fí­si­ca­men­te. La prác­ti­ca de Tai Chi (y to­das en ge­ne­ral) cui­dan la re­la­ción Yin-Yang. Yang es aque­llo que de­bo ha­cer, y Yin es la ca­pa­ci­dad que ten­go en ese mo­men­to pa­ra rea­li­zar­lo´, con­clu­ye Liu Ming.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.