XI QUE, EL AVE DE LA FOR­TU­NA

TAO - Tomo III - - Mitos -

Con­tra­ria­men­te a lo que su­ce­de en va­rios paí­ses del mun­do, los chi­nos no con­si­de­ran a la urra­ca un pá­ja­ro de mal agüe­ro. Ra­zo­nes del cul­to a su ima­gen en cua­dros y te­las.

Con­tra­ria­men­te a lo que se cree en mu­chos lu­ga­res del mun­do, en Chi­na la urra­ca o Xi Que es un ave de buen au­gu­rio. Su fa­ma se de­be a una an­ti­gua his­to­ria de la Di­nas­tía Tang, que la re­la­cio­na con un ofi­cial del ejér­ci­to lla­ma­do Li Jing Yi, quien te­nía en el jar­dín de su ca­sa un gran ár­bol don­de vi­vía un ave muy bo­ni­ta que can­ta­ba sin ce­sar y ale­gra­ba su vi­da, por eso la ali­men­ta­ba a dia­rio y sen­tía una sim­pa­tía es­pe­cial por ella.

Li Jing era un hom­bre muy ho­nes­to y res­pe­ta­do, mo­ti­vo por el cual al­gu­nos ofi­cia­les co­rrup­tos le ten­die­ron una tram­pa pa­ra que va­ya pre­so y qui­tar­lo del ca­mino pa­ra po­der se­guir de­lin­quien­do li­bre­men­te.

Lle­va­do a pri­sión y con­de­na­do a muer­te por su su­pues­ta fal­ta, Li Ying es­ta­ba muy tris­te es­pe­ran­do el oto­ño, cuan­do se­ría eje­cu­ta­do. Pe­ro un día, mi­ran­do por la ven­ta­na de su cel­da, ad­vir­tió que la urra­ca es­ta­ba cer­ca, can­tan­do ale­gre­men­te, y pre­sin­tió cam­bia­ría su suer­te.

Efec­ti­va­men­te, a los tres días un guar­dia le in­for­mó que ha­bía que­da­do en li­ber­tad por or­den del em­peu­rra­cas ra­dor. In­me­dia­ta­men­te pen­só en su ave, que al lle­gar a su ca­sa lo es­ta­ba es­pe­ran­do y sor­pre­si­va­men­te le ha­bló.

Le ex­pli­có que en reali­dad era una di­vi­ni­dad y que ha­bía usa­do su po­der pa­ra usur­par el cuer­po de un ofi­cial del em­pe­ra­dor y es­cri­bió la car­ta que fir­mó con su se­llo en la que se or­de­na­ba su li­ber­tad.

A par­tir de allí la his­to­ria se Li Ying se di­vul­gó y ca­da vez que la urra­ca se acer­ca­ba a una vi­vien­da o per­so­na se la co­men­zó a re­la­cio­nar con el anun­cio de una bue­na no­ti­cia.

Se di­ce que la Xi Que, urra­ca o pi­ca pi­ca es un ave tan in­te­li­gen­te que pue­de imi­tar la voz de otros ani­ma­les y, con­ve­nien­te­men­te en­tre­na­da, has­ta la voz hu­ma­na. En Chi­na se ha­ce un cul­to de su ima­gen y por eso es co­mún ver­la en ca­si to­das las ca­sas en cua­dros y biom­bos. Ade­más de la for­tu­na, sim­bo­li­za la ale­gría, es­pe­cial­men­te cuan­do se pin­tan dos jun­tas y en­fren­ta­das, tam­bién si en­tre ellas hay mo­ne­das. Otro di­bu­jo muy di­fun­di­do es el del ave po­sa­do en la co­pa de un ár­bol y, a los pies del mis­mo, un ani­ma­li­to lla­ma­do Huan, un ma­mí­fe­ro si­mi­lar a un ga­to pe­ro con la ca­be­za alar­ga­da. Esa ima­gen quie­re sig­ni­fi­car que en el Cie­lo se es­tá fe­liz y en la Tierra con­ten­to, ju­gan­do un po­co con la si­mi­li­tud de la pro­nun­cia­ción de am­bas pa­la­bras. Tam­bién apa­re­ce en la ra­ma del ci­rue­lo, plan­ta con­si­de­ra­da de bue­na suer­te, y hat­sa el em­pe­ra­dor Jeng Lon le de­di­có un poe­ma que di­ce: “Can­sa­do es­toy de es­cu­char las go­tas de llu­via, es­pe­ro que lle­gues con tu can­to anun­cian­do al sol.”

La ma­la fa­ma

Ade­más de es­tas características tan pe­cu­lia­res, se to­ma a es­te em­ble­má­ti­co pá­ja­ro co­mo re­fe­ren­cia an­te las di­fi­cul­ta­des, de­bi­do a que se en­fren­ta a su reali­dad, apro­ve­chan­do to­das las opor­tu­ni­da­des con de­ter­mi­na­ción y per­sis­ten­cia.

La­men­ta­ble­men­te, la urra­ca no tie­ne la mis­ma repu­tación en el res­to del mun­do. Por ejem­plo en Es­co­cia, una urra­ca en la ven­ta­na anun­cia una muer­te pró­xi­ma en la fa­mi­lia; en Ale­ma­nia, Fran­cia e Ita­lia se cree que es ca­paz de ro­bar ob­je­tos pre­cio­sos; en Pe­rú se la re­la­cio­na con las per­so­nas char­la­ta­nas; en In­gla­te­rra se la con­si­de­ra de ma­la suer­te y tam­bién exis­te una le­yen­da que cuen­ta que cuan­do Je­sús ago­ni­za­ba en la cruz to­das las aves me­nos ella acu­die­ron a con­so­lar­lo, por lo que se la con­si­de­ra ma­lig­na, igual que en Es­pa­ña, don­de en la Edad Me­dia se la re­la­cio­na­ba con las bru­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.