ALLÍ DON­DE COM IENZA EL MUN­DO

TAO - Tomo III - - Lugares -

Se sa­be que el maes­tro Liu Ming es un hom­bre es­tu­dio­so de la eco­lo­gía y que vi­ve preo­cu­pa­do por los cam­bian­tes pro­ce­sos na­tu­ra­les. Aten­to a eso, de­ci­dió via­jar a la pro­vin­cia de Tierra del Fue­go pa­ra in­ves­ti­gar in si­tu cier­tos as­pec­tos que, se­gún su pa­re­cer, es­tán ín­ti­ma­men­te li­ga­dos con el fe­nó­meno del in­ter­cam­bio de ener­gía en el pla­ne­ta.

“De­ci­dí via­jar el 20 de mar­zo y que­dar­me allí has­ta el 23, ex­pli­ca el maes­tro. Y la elec­ción de esa fe­cha no fue ar­bi­tra­ria, ya que que­ría es­tar allí el 21, cuan­do co­mien­za el oto­ño y es mo­men­to en el cual el sol se ubi­ca en la par­te me­dia de la Tierra, por lo tan­to, el día en que la ener­gía Yin-Yang es­tá en per­fec­to equi­li­brio. En es­te mo­men­to es más sen­ci­llo en­ten­der la ener­gía del Cie­lo y la Tierra e in­ves­ti­gar el Feng Shui de la re­gión. Co­mo us­te­des sa­ben, ese es el lu­gar que se en­cuen­tra más al Sur y, se­gún, la cul­tu­ra de los an­ti­guos sa­bios chi­nos, el sur de­be ser res­pe­ta­do por­que allí na­ce la ener­gía que lue­go flu­ye ha­cia el Nor­te”.

El via­je

Se­gún cuen­ta, Liu de­ci­dió ha­cer el re­co­rri­do so­lo por­que pa­ra po­der ana­li­zar ca­da es­pa ne­ce­si­ta­ba es­tar tran­qui­lo, en si­len­cio. Y fue una ex­pe­rien­cia in­creí­ble.

“En los úl­ti­mos tiem­pos el cli­ma so­bre la tierra ha cam­bia­do mu­chí­si­mo y es su­ma­men­te ur­gen­te que ayu­de­mos al pla­ne­ta a re­cu­pe­rar­se; es sa­bi­do que si la tem­pe­ra­tu­ra en la Tierra sube dos gra­dos más, la vi­da co­rre se­rio pe­li­gro y el hom­bre es el res­pon­sa­ble de es­tos cam­bios tan ne­ga­ti­vos. So­la­men­te si de­ja de in­ter­fe­rir con la na­tu­ra­le­za to­do vol­ve­rá a la nor­ma­li­dad. En el ca­mino del Tao hay un li­bro clá­si­co muy co­no­ci­do lla­ma­do Tao Te King, pe­ro tam­bién exis­te otro me­nos di­fun­di­do, el Yin Fu Jing, que tam­bién ex­pli­ca los cam­bios del uni­ver­so, pe­ro bá­si­ca­men­te aque­llos que no se ven na sim­ple vis­ta. En él se di­ce que si en el cie­lo hay al­go que cam­bia, en­ton­ces las es­tre­llas co­rri­gen su lu­gar, y que si en la Tierra ocu­rre un cam­bio, los se­res vi­vos tam­bién cam­bian, y es aquí cuan­do de­be­mos de­te­ner­nos a pen­sar. Los hu­ma­nos te­ne­mos un gran pro­ble­ma y es que siem­pre mi­ra­mos ha­cia afue­ra y no nos de­te­ne­mos a mi­rar nues­tro in­te­rior, a bus­car la esen­cia. Lo im­por­tan­te es, en­ton­ces, que cuan­do el co­ra­zón cam­bia, la re­la­ción en­tre el Cie­lo y la Tierra se rom­pe.

En es­te via­je que hi­ce a Us­huaia en­ten­dí cla­ra­men­te es­ta re­la­ción. Pu­de vi­si­tar el mu­seo de la an­ti­gua cár­cel y allí me di cuen­ta de al­go muy im­por­tan­te: to­dos lla­man a es­ta re­gión el “fin del mun­do”; sin em­bar­go, pa­ra el es­tu­dio de la ener­gía y el Feng Shui, es­te es el “ori­gen de la ener­gía de to­do el mun­do”, el co­mien­zo, por­que la tierra se mue­ve al­re­de­dor del sol y, des­de su cen­tro, la ener­gía lle­ga pri­me­ro al sur y lue­go al nor­te. El pla­ne­ta en su to­ta­li­dad cons­ti­tu­ye una uni­dad si­mi­lar al cuer­po de una per­so­na, y la zo­na de Tierra del Fue­go es la ca­be­za, por lo tan­to es im­por­tan­tí­si­ma pa­ra to­do el pla­ne­ta. Pen­se­mos por ejem­plo que Char­les Dar­win es­tu­vo en es­te lu­gar y ahí se ins­pi­ró pa­ra enun­ciar su teo­ría so­bre la evo­lu­ción de las es­pe­cies.

Ar­gen­ti­na tie­ne mu­cha suer­te por­que la ener­gía pri­me­ro lle­ga al sur y es allí don­de se en­cuen­tra la ma­yor po­ten­cia de la Tierra, pe­ro tam­bién una gran res­pon­sa­bi­li­dad con el res­to del pla­ne­ta”. En tal sen­ti­do, el maes­tro ar­gu­men­ta que más allá del lu­gar, hay cier­tas ac­cio­nes del hom­bre que pue­den mo­di­fi­car la vi­da en el pla­ne­ta y to­ma co­mo ejem­plo lo que ocu­rría en Tierra del Fue­go en el Si­glo pa­sa­do, es­pe­cial­men­te en el an­ti­guo Pe­nal.

“Es­tu­ve en el mu­seo de la an­ti­gua cár­cel de Us­huaia, que co­men­zó a alo­jar pre­si­dia­rios a par­tir del año 1904. Ló­gi­ca­men­te, allí se vi­vían si­tua­cio­nes que ge­ne­ra­ban un Chi ne­ga­ti­vo. En el año 1914 cum­plió diez años de exis­ten­cia, y fue pre­ci­sa­men­te ese año cuan­do se ini­ció la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Y, aun­que no pa­rez­ca, es­tos dos he­chos se re­la­cio­nan es­tre­cha­men­te. Vea­mos por qué: si te­ne­mos en cuen­ta que la ener­gía atra­vie­sa el pla­ne­ta en for­ma obli­cua y gi­ran­do co­mo un re­sor­te, cae­mos en

El maes­tro Liu Ming via­jó a Tierra del Fue­go en el día del Equi­noc­cio de Oto­ño pa­ra ana­li­zar cier­tos fe­nó­me­nos re­la­cio­na­dos con el in­ter­cam­bio de ener­gía del pla­ne­ta y el Feng Shui de la re­gión. Sus sor­pren­den­tes con­clu­sio­nes.

la cuen­ta que des­de Tierra del Fue­go par­te la raíz de la ener­gía que lle­ga di­rec­ta­men­te a Eu­ro­pa. Es sor­pren­den­te, pe­ro una vez que la cár­cel se ce­rró, los con­flic­tos bé­li­cos mun­dia­les ce­sa­ron; sos­pe­cho que tu­vo que ver con la gran ener­gía ne­ga­ti­va que ema­na­ba de ese lu­gar.

Hoy en día Us­huaia es un lu­gar tran­qui­lo, sin em­bar­go, la ciu­dad cre­ció un 300 por cien­to en los úl­ti­mos años, pe­ro en for­ma muy des­or­de­na­da, lo cual tam­bién ge­ne­ra un des­con­cier­to ener­gé­ti­co que pue­de afec­tar al res­to del mun­do.

Por otra par­te, des­de el pun­to de vis­ta del pai­sa­je, el Feng Shui es muy bueno: la es­pal­da de la ciu­dad es­ta cu­bier­ta por mon­ta­ñas y en el fren­te se en­cuen­tra el mar, que en un pun­to se une con el agua dul­ce y es­to es muy im­por­tan­te pa­ra el desa­rro­llo de la vi­da”.

Ar­gen­ti­na sor­pren­de

“La pri­me­ra vez que pi­sé sue­lo ar­gen­tino, en sep­tiem­bre del 2002, me lle­ve una gran sor­pre­sa cuan­do, al ele­var mi ca­be­za y mi­rar al cie­lo, me en­con­tré con las Tres Ma­rías, es­tre­llas que es im­po­si­ble ver en Chi­na. Cuan­do los sa­bios ex­pli­ca­ban el Tao as­tro­ló­gi­co, men­cio­na­ban las características del cie­lo del sur y es­ta cons­te­la­ción es­ta­ba per­fec­ta­men­te des­crip­tas; sin em­bar­go, no en­tien­do có­mo es­tos es­tu­dio­sos, que no te­nían ele­men­tos co­mo pa­ra sa­ber de su exis­ten­cia, la se­ña­la­ban en for­ma tan exac­ta.

En es­te via­je a Tierra del Fue­go me lle­ve otra gran sor­pre­sa que se re­la­cio­na con una en­se­ñan­za muy an­ti­gua que di­ce que so­bre la tierra hay dos ár­bo­les muy im­por­tan­tes pa­ra la vi­da, uno es el Su (mo­ra), cu­yas ho­jas ali­men­tan a los gu­sa­nos de se­da, que ela­bo­ran la ma­te­ria pri­ma pa­ra el hi­la­do con el que se con­fec­cio­nan las te­las pa­ra pro­veer al cuer­po el ca­lor que ne­ce­si­ta. El otro es el Yu ( len­ga) y al pro­nun­ciar su nom­bre, el so­ni­do se ase­me­ja a la pa­la­bra for­tu­na. Cuan­do lle­gué a Tierra del Fue­go pu­de ver que to­dos sus bos­ques y mon­ta­ñas es­ta­ban po­bla­dos por es­te ár­bol ca­si mís­ti­co, que sin em­bar­go no exis­te en Chi­na, en­ton­ces, ¿có­mo es po­si­ble que los hom­bres an­ti­guos lo co­noz­can?, ¿có­mo sa­bían que es­te ár­bol es­ta­ba en el pun­to don­de co­mien­za la Tierra? In­ter­na­men­te sen­tí una gran ad­mi­ra­ción por los an­te­pa­sa­dos sa­bios, en­ten­dí que es­te ár­bol del cual se ha­bla­ba era la for­tu­na de la vi­da por la ener­gía que po­seían. Sa­be­mos que en un lu­gar que no exis­te ver­de es im­po­si­ble la vi­da y pre­ci­sa­men­te es­ta plan­ta fue el co­mien­zo de la vi­da, to­do es­tá es­cri­to en los an­ti­guos li­bros.

Tam­bién me cau­só una gran pla­cer ver co­mo se res­pe­tan los ci­clos de la na­tu­ra­le­za. Por ejem­plo, cuan­do se cae un ár­bol no se lo to­ca, se lo de­ja has­ta que se de­sin­te­gre pa­ra que abo­ne la tierra. Y es que las le­yes y los in­ter­cam­bios de la na­tu­ra­le­za son ma­ra­vi­llo­sos. Aque­llo que hoy es ro­bus­to y fuer­te, ma­ña­na se­rá el nu­trien­te de la nue­va vi­da, por­que la na­tu­ra­le­za no es egoís­ta, da to­do pa­ra pre­ser­var la es­pe­cie.

Con los se­res hu­ma­nos de­be­ría ser igual, es de­cir, ha­cer to­do lo po­si­ble por no da­ñar el me­dio am­bien­te de­ján­do­le a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes un lu­gar na­tu­ral. La pre­gun­ta es ¿es­ta­mos res­pe­tan­do las le­yes na­tu­ra­les o es­ta­mos pen­san­do egoís­ta­men­te en no­so­tros? Mu­chas ve­ces el ob­je­ti­vo es­tá pues­to en ga­nar ca­da vez más di­ne­ro y te­ner ca­da vez más po­der a cos­ta de to­do y es­to en reali­dad es un gran cán­cer pa­ra la hu­ma­ni­dad, por­que se pier­de la Paz. Nues­tro pla­ne­ta es un to­do, lo que ocu­rre en un lu­gar re­per­cu­te en otro. Si se lo­gra or­ga­ni­zar el sur apro­ve­chan­do su ener­gía, el mun­do con­se­gui­rá la paz.Con la cul­tu­ra del Tao los an­ti­guos sa­bios de­ja­ron los co­no­ci­mien­tos pa­ra en­ten­der la ver­dad y es ne­ce­sa­rio se­guir en ese ca­mino”, con­clu­ye Liu Ming.

“Us­huaia es­tá ro­dea­da de bos­ques de len­ga, “el ár­bol de la vi­da”, se­gún los an­ti­guos sa­bios, que no cre­ce en Chi­na”, di­ce Liu Ming.

El su via­je a Us­huaia, el maes­tro vi­si­tó el an­ti­guo pe­nal de Tierra del Fue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.