¡BAS­TA DE PIERN AS HIN­CHA­DAS!

TAO - Tomo III - - Digitopuntura -

La in­fla­ma­ción de pier­nas y to­bi­llos es una afec­ción muy co­mún, es­pe­cial­men­te en­tre las mu­je­res, que pro­vo­ca molestias fí­si­cas y afec­ta la es­té­ti­ca. Es­te mal se ori­gi­na prin­ci­pal­men­te por la acu­mu­la­ción de flui­dos en los te­ji­dos cuan­do, por al­gún mo­ti­vo, el or­ga­nis­mo pier­de o ve al­te­ra­da su ca­pa­ci­dad pa­ra con­tro­lar y eli­mi­nar lí­qui­dos. Sin em­bar­go, pa­ra ha­cer un diag­nós­ti­co cer­te­ro es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta la es­ta­ción del año en la que se pre­sen­ta, por­que en ve­rano es más fre­cuen­te ya que la ener­gía se ex­te­rio­ri­za

La re­ten­ción de lí­qui­dos pro­vo­ca agu­das molestias, pe­ro más afec­ta la es­té­ti­ca. Y se­gún la me­di­ci­na chi­na se de­be ge­ne­ral­men­te a un de­bi­li­ta­mien­to del Chi que, en los ca­sos le­ves, pue­de ser fá­cil­men­te re­suel­to con la apli­ca­ción de es­ta téc­ni­ca mi­le­na­ria.

y ex­pan­de; en cam­bio en el in­vierno es me­nos co­mún por­que se man­tie­ne en el in­te­rior del cuer­po y se con­trae.

Otras cau­san­tes de es­ta afec­ción son el se­den­ta­ris­mo, por­que im­pi­de que la ener­gía flu­ya ade­cua­da­men­te, y el em­ba­ra­zo, de­bi­do al ex­ce­so de pe­so y los cam­bios hor­mo­na­les. Des­car­ta­das am­bas si­tua­cio­nes, lo me­jor es in­ves­ti­gar más pro­fun­da­men­te pa­ra de­tec­tar aque­llo que la ge­ne­ra.

“Pa­ra com­pren­der có­mo se pro­vo­ca es­ta en­fer­me­dad es ne­ce­sa­rio re­cor­dar que el cuer­po es co­mo una bol­sa con un 70 por cien­to de agua, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. El pul­món di­ri­ge el Chi en el or­ga­nis­mo, por lo tan­to man­tie­ne en el lu­gar los lí­qui­dos del cuer­po y si ba­ja el Chi se acu­mu­la­rían en los pies, de­bi­do a su pe­so. Cuan­do el Chi se de­bi­li­ta no pue­de con­te­ner­los y co­mien­za a ba­jar muy rá­pi­do y a su­bir muy len­ta­men­te, es­to pro­vo­ca que una can­ti­dad inade­cua­da de lí­qui­dos per­ma­nez­ca aba­jo.

Pa­ra po­der pre­ci­sar el ori­gen de es­te pro­ble­ma se de­be pres­tar aten­ción a dos sín­to­mas muy cla­ros: si pri­me­ro se sien­te do­lor en las pier­nas y to­bi­llos y lue­go se in­fla­man, se tra­ta de una in­su­fi­cien­cia de ener­gía, es de­cir su ori­gen es Yang; si pri­me­ro se ve la in­fla­ma­ción y lue­go apa­re­ce el do­lor, en­ton­ces el pro­ble­ma es­tá en la san­gre, es de­cir que su ori­gen es Yin. El pul­món tie­ne gran par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro tam­bién ca­da ór­gano ac­túa di­ri­gien­do el Chi se­gún su fun­ción es­pe­cí­fi­ca, por lo tan­to, si al­guno de ellos no fun­cio­na bien, el Chi tam­bién se de­bi­li­ta. Por eso es ne­ce­sa­rio iden­ti­fi­car cuál de ellos es y co­rre­gir­lo. Por lo ge­ne­ral, cuan­do el pro­ble­ma es gra­ve de­be apli­car­se acu­pun­tu­ra, pe­ro la ma­yo­ría de las afec­cio­nes más le­ves pue­den re­sol­ver­se, y so­bre to­do pre­ve­nir­se, sin la in­ter­ven­ción de un es­pe­cia­lis­ta con di­gi­to­pun­tu­ra, que es el tra­ta­mien­to in­di­ca­do pa­ra ar­mo­ni­zar la ener­gía, la san­gre y el Chi”.

Los pun­tos a es­ti­mu­lar

An­tes de co­men­zar con la te­ra­pia es con­ve­nien­te acos­tar­se y re­la­jar­se unos mi­nu­tos, es­to la ha­rá más efec­ti­va; lue­go, re­cor­dar que la pre­sión al apo­yar el de­do de­be ser fir­me usan­do to­da la fuer­za del cuer­po, pa­ra di­ri­gir to­da la ener­gía al lu­gar in­di­ca­do. Los pun­tos a tra­tar son los que se enu-

me­ran a con­ti­nua­ción, pe­ro siem­pre se de­be se­guir un or­den: pri­me­ro se pre­sio­nan los del es­tó­ma­go y ba­zo, lue­go ve­ji­ga y ri­ñón y por úl­ti­mo, ve­sí­cu­la e hí­ga­do.

Tan Zhong (unión de Chi)

Es­tá ubi­ca­do en el pe­cho, so­bre el es­ter­nón, a ni­vel de la cuar­ta cos­ti­lla. Ayu­da a di­ri­gir to­do el Chi del cuer­po.

Ge Shu (unión de san­gre)

Se ubi­ca en la es­pal­da, a dos de­dos de dis­tan­cia de la co­lum­na al ni­vel don­de ter­mi­na el omó­pla­to. Ayu­da a di­ri­gir to­da la san­gre del or­ga­nis­mo.

Pa­ra ac­ti­var la ener­gía Yang Me­ri­diano del es­tó­ma­go Chong Yang (pun­to de ori­gen)

Ubi­ca­do en­tre el se­gun­do y ter­cer de­do del pie, so­bre el pun­to más ele­va­do del me­ta­tar­so.

Zu San Li

Se ubi­ca a cua­tro de­dos por de­ba­jo de la ro­di­lla y a un de­do de la li­nea me­dia an­te­rior ha­cia el la­do ex­terno de la pier­na.El pri­mer pun­to ar­mo­ni­za el agua y el se­gun­do, per­te­ne­cien­te al ele­men­to Tierra, la fre­na. Am­bos tra­ba­jan jun­tos.

Me­ri­diano de la ve­ji­ga Jing Gu (pun­to de ori­gen)

Ubi­ca­do en el cos­ta­do ex­terno del pie, a la al­tu­ra del hue­so cu­boi­des.

Wei Zhong

Ubi­ca­do en la par­te pos­te­rior de la ro­di­lla, en la par­te me­dia.

Me­ri­diano de la ve­sí­cu­la Qiu Xu (pun­to de ori­gen)

Es­tá en­tre el 4° y 5° de­do del pie, en la par­te de ade­lan­te del hue­so del to­bi­llo.

Yang Ling Quan

Ubi­ca­do en­tre me­dio de los hue­sos ti­bia y pe­ro­né, por de­ba­jo de la ar­ti­cu­la­ción con la ro­di­lla, del la­do ex­terno de la mis­ma.

Pa­ra ac­ti­var la ener­gía Yin Me­ri­diano del ba­zo Tai Bai (pun­to de ori­gen)

Se ubi­ca en la par­te ex­ter­na de la ar­ti­cu­la­ción de la ba­se del de­do gor­do del pie.

Yin Ling Guan

Se lo­ca­li­za en la de­pre­sión que se for­ma di­rec­ta­men­te de­ba­jo de la ca­be­za de la ti­bia.

Me­ri­diano del ri­ñón Tai Xi (pun­to de ori­gen)

Se ubi­ca en el pun­to me­dio en­tre la par­te in­ter­na del hue­so del to­bi­llo y el ta­lón de Aqui­les.

Fu Liu

Se en­cuen­tra dos de­dos por en­ci­ma de Tai Xi.

Me­ri­diano del hí­ga­do Tai Chong (pun­to de ori­gen)

Es­tá en el pie, en­tre el de­do gor­do y el se­gun­do.

El buen des­can­so

Lo más fre­cuen­te es que las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res se in­fla­men por la tar­de cuan­do ya se han pa­sa­do va­rias ho­ras de pie o sen­ta­do, por la ma­ña­na su as­pec­to es mu­cho más es­ti­li­za­do, siem­pre y cuan­do se ha­ya des­can­sa­do bien por la no­che. Una bue­na pos­tu­ra ayu­da­rá a dor­mir bien, por eso al mo­men­to de acos­tar­se lo más in­di­ca­do es ha­cer­lo bo­ca arri­ba, bien es­ti­ra­dos.

En re­po­so la pun­ta del de­do gor­do no pue­de so­bre­pa­sar la al­tu­ra de la na­riz, por eso no es ne­ce­sa­rio co­lo­car al­moha­das de­ba­jo de las pier­nas. “Cuan­do se co­lo­can los pies más ele­va­dos que la ca­be­za la san­gre y el Chi pue­den su­bir más fá­cil­men­te pe­ro no pue­de ba­jar en for­ma flui­da, exac­ta­men­te al re­vés de lo que su­ce­de cuan­do es­ta­mos de pie; en cam­bio cuan­do se man­tie­nen las pier­nas rec­tas, con los pies le­ve­men­te más ba­jos que la ca­be­za, po­drá su­bir y ba­jar co­rrec­ta­men­te y en las ex­tre­mi­da­des no se acu­mu­la­rá el lí­qui­do”.

Otros pe­que­ños as­pec­tos de la vi­da co­ti­dia­na ha­rán una gran di­fe­ren­cia pa­ra me­jo­rar y pre­ve­nir es­ta afec­ción, a sa­ber:

√ Con­su­mir me­nos sal y con­di­men­tos: los sa­bo­res sua­ves ayu­dan a evi­tar la re­ten­ción de lí­qui­dos.

√ El té de Gin­seng es muy be­ne­fi­cio­so ya que le­van­ta y di­ri­ge el Chi por to­do el or­ga­nis­mo y, ade­más, des­hin­cha.

Co­men­zar pro­ban­do con una can­ti­dad pe­que­ña y ver cuál es la evo­lu­ción, ya que a al­gu­nas per­so­nas las po­dría so­bre­ex­ci­tar de­bi­do a que el Chi sube exa­ge­ra­da-

men­te, ge­ne­ran­do ma­les­tar.

√ La in­fu­sión de dien­te de león ac­túa co­mo un diu­ré­ti­co na­tu­ral, muy ade­cua­da pa­ra eli­mi­nar lí­qui­dos.

√La ac­ti­vi­dad fí­si­ca, in­clu­so ca­mi­nar, de­be res­trin­gir­se cuan­do las pier­nas y pies se en­cuen­tran in­fla­ma­dos, por­que em­peo­ra­ría el cua­dro. Sin em­bar­go, es muy útil ten­der­se en la ca­ma o so­bre una col­cho­ne­ta en el sue­lo, ele­var las pier­nas y pe­da­lear una bi­ci­cle­ta ima­gi­na­ria du­ran­te unos diez mi­nu­tos, apro­xi­ma­da­men­te; es­te mo­vi­mien­to ayu­da a reac­ti­var al Chi y si se rea­li­za al aire li­bre ro­dea­do de ve­ge­ta­ción, apor­ta­rá un plus pa­ra los pul­mo­nes.

√ Ma­sa­jear las pier­nas co­men­zan­do por los pies y re­co­rrien­do to­da la pier­na en su la­do in­terno y lue­go ba­jan­do por el la­do ex­terno.

√ Man­te­ner los pies abri­ga­dos. “El ca­lor de los pies ha­ce que el Chi sea po­ten­te, por eso es fun­da­men­tal evi­tar el uso de sandalias y acos­tum­brar­se a los ba­ños de pies con agua ti­bia, es­pe­cial­men­te an­tes de ir­se a dor­mir, ya que ayu­da­rá a re­cu­pe­rar la ener­gía del cuer­po. Des­de el mo­men­to mis­mo en que los pies se en­frían el cuer­po es­tá su­frien­do un da­ño im­por­tan­te, en es­te sen­ti­do la pre­ven­ción es in­dis­pen­sa­ble.”

√ Evi­tar el uso de pren­das ajus­ta­das, es­pe­cial­men­te pan­ta­lo­nes y me­dias, ya que im­pi­den que el Chi flu­ya ade­cua­da­men­te

El pun­to Zu San Li ar­mo­ni­za los fluíDos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.