“LAS AGU­JAS ME SA LVARON UN PE­CHO”

TAO - Tomo III - - Historia De Vida -

Mar­ta Len­ci­na tie­ne 63 años y vi­ve en Amé­ri­ca, una lo­ca­li­dad de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res muy cer­ca­na al lí­mi­te con La Pam­pa. Es pa­cien­te del maes­tro Liu Ming y pa­ra asis­tir a su con­sul­to­rio de­be via­jar 600 ki­ló­me­tros, re­co­rri­do que ella ha­ce ca­da vez con ma­yor en­tu­sias­mo por­que, se­gún con­fie­sa, el tra­ta­mien­to le cam­bió la vi­da.

Su pa­de­ci­mien­to co­men­zó ha­ce un tiem­po cuan­do tu­vo que so­me­ter­se a una ci­ru­gía pa­ra ex­traer­le un quis­te en un pe­cho. “La ope­ra­ción fue bue­na, pe­ro la biop­sia no tra­jo bue­nas no­ti­cias ya que de­tec­ta­ron cé­lu­las can­ce­ro­sas. El es­pe­cia­lis­ta que me aten­día re­co­men­dó ex­tir­par­me to­da la ma­ma pa­ra pre­ve­nir un mal ma­yor, si­tua­ción que me pro­vo­có una gran angustia, pe­ro de­ci­di­mos se­guir su con­se­jo.

Mi hi­ja es­ta­ba muy preo­cu­pa­da y aun­que ya te­nía fe­cha pa­ra la in­ter­ven­ción, me con­ven­ció de ha­cer una con­sul­ta con el maes­tro Liu Ming, de quien ella te­nía muy bue­nas re­fe­ren­cias.

Cuan­do fui a ver­lo ya es­ta­ba con­ven­ci­da de que era ne­ce­sa­rio qui­tar­me el pe­cho, pe­ro en la char­la pre­via él me di­jo que con su tra­ta­mien­to no se­ría ne­ce­sa­rio ex­tir­par­lo. No sa­bía qué ha­cer, es­ta­ba fren­te a dos opi­nio­nes opues­tas y de­bía to­mar una de­ter­mi­na­ción. Lue­go de me­di­tar­lo de­ci­dí apla­zar la ci­ru­gía y pro­bar con el tra­ta­mien­to del maes­tro Liu Ming.

Ya en los pri­me­ros en­cuen­tros co­men­cé a sen­tir­me con mu­cha más ener­gía, con ga­nas de ha­cer co­sas; me pu­se al día con trá­mi­tes pen­dien­tes y co­men­cé con al­gu­nas re­fac­cio­nes en mi ca­sa. A ni­vel fí­si­co sien­to las ma­mas mu­cho me­jor, más blan­das y sin molestias; de­je de usar cor­pi­ño, por­que Liu Ming me ex­pli­có que no era con­ve­nien­te te­ner pren­das que cor­ten la cir­cu­la­ción na­tu­ral de la ener­gía. Tam­bién me re­co­men­dó tran­qui­li­dad y que tra­ta­ra de li­be­rar la angustia que te­nía acu­mu­la­da. Ahí to­mé con­cien­cia de que du­ran­te mu­cho tiem­po no ha­bía te­ni­do un es­pa­cio pa­ra pen­sar en mí, ago­bia­da y en­te­ra­men­te de­di­ca­da a cui­dar a mi ma­dre en­fer­ma. Y creo que es­ta en­fer­me­dad tie­ne al­gu­na re­la­ción con eso.

An­tes de que me de­tec­ta­ran el tu­mor ha­bía su­fri­do un ac­ci­den­te, me caí y me frac­tu­ré las mu­ñe­cas. Me tra­té, pe­ro nun­ca que­dé del to­do bien, no po­día ha­cer fuer­za, sen­tía molestias y me cos­ta­ba le­van­tar los bra­zos. Sin em­bar­go, la acu­pun­tu­ra tam­bién me ayu­dó a re­cu­pe­rar­me de ese pro­ble­ma.

Ten­go mu­cha fe en es­te tra­ta­mien­to, sé que mu­cha gen­te no me com­pren­de pe­ro a mí me sir­ve mu­chí­si­mo, tam­bién si­go con los con­tro­les on­co­ló­gi­cos, creo que to­do su­ma. Si­guien­do los con­se­jos de Liu Ming en Tao tam­bién cam­bie mu­chos há­bi­tos; por ejem­plo, man­ten­go los pies bien abri­ga­dos, sal­go a ca­mi­nar por la ma­ña­na e in­cor­po­ré al­gas a mi die­ta, co­men­cé a co­mer mi­jo, miel, no to­mo lí­qui­do en las co­mi­das y es­toy co­rri­gien­do la res­pi­ra­ción. Aho­ra tra­to de es­tar muy tran­qui­la, mi ac­ti­tud es to­tal­men­te di­fe­ren­te y sien­to la re­per­cu­sión tan­to a ni­vel fí­si­co co­mo men­tal. En sín­te­sis, me sien­to bár­ba­ra”.

El pul­so le pa­ti­na­ba

“Cuan­do Mar­ta con­cu­rrió a mi con­sul­to­rio por pri­me­ra vez la no­té muy de­caí­da, re­cuer­da el maes­tro Liu Ming. Le to­mé el pul­so y su la­ti­do pa­re­cía que “pa­ti­na­ba”, co­mo si se co­lo­ca­se una bo­li­ta de vi­drio en un pla­to con ja­bón, com­ple­ta­men­te hui­di­zo y ve­loz. Cuan­do se pre­sen­ta de es­ta ma­ne­ra sig­ni­fi­ca que el cuer­po tie­ne un pro­ble­ma con los lí­qui­dos o se acu­mu­lan fle­mas for­man­do gan­glios, tam­bién es in­di­cio de que exis­te mu­cho Fue­go en el or­ga­nis­mo. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca es que el pul­so se des­or­de­na, los la­ti­dos suben y ba­jan sin un rit­mo ar­mó­ni­co y no com­par­ten la mis­ma vi­bra­ción. La par­te de de­ba­jo de su pul­so era ba­ja, se­ñal de que su sis­te­ma di­ges­ti­vo no fun­cio­na­ba bien, ade­más de te­ner pro­ble­mas de in­som­nio. To­das es­tas par­ti­cu­la­ri­da­des son co­mu­nes a la gen­te que pa­de­ce cán­cer.

Cuan­do Mar­ta lle­gó a mí ya la ha­bían so­me­ti­do a una ope­ra­ción en su ma­ma de­re­cha pa­ra ex­traer­le un quis­te y le ha­bían in­di­ca­do una mas­tec­to­mía y qui­mio­te­ra­pia. Le re­vi­sé am­bos pe­chos y no­té que el iz­quier­do tam­po­co es­ta­ba bien, lo no­té hin­cha­do, du­ro y me di­jo que sen­tía do­lor, en­ton­ces tu­ve la cer­te­za de que ha­bía otro tu­mor.

Su es­ta­do ge­ne­ral de sa­lud no era bueno, por­que tam­bién pre­sen­ta­ba un pro­ble­ma de cons­ti­pa­ción; el in­tes­tino grue­so de­be eva­cuar­se nor­mal­men­te, de lo con­tra­rio, su con­te­ni­do co­mien­za a fer­men­tar, en­su­cia el aire in­terno e in­to­xi­ca al or­ga­nis­mo. Es bas­tan­te fre­cuen­te que las per­so­nas que su­fren de cons­ti­pa­ción cró­ni­ca lue­go pa­dez­can al­gún ti­po de cán­cer. Sin em­bar­go, quie­ro acla­rar que pa­ra la me­di­ci­na chi­na no exis­te la en­fer­me­dad lla­ma­da “cán­cer”, to­do se tra­ta de los cam­bios que se oca­sio­nan en­tre la ener­gía y la ma-

Mar­ta Len­ci­na es­ta­ba de­ci­di­da a ha­cer­se una mas­tec­to­mía lue­go de que le ex­tir­pa­ran un tu­mor can­ce­ro­so, pe­ro a úl­ti­mo mo­men­to pos­ter­gó la ci­ru­gía pa­ra pro­bar con acu­pun­tu­ra. Aun­que si­gue con los con­tro­les on­co­ló­gi­cos, ase­gu­ra que el tra­ta­mien­to de Liu Ming le cam­bió la vi­da.

teria, al igual que ocu­rre en la na­tu­ra­le­za.

Por ejem­plo, en el Ca­la­fa­te exis­te una re­gla­men­ta­ción que im­pi­de re­mo­ver del lu­gar las plan­tas que caen por al­gu­na cir­cuns­tan­cia, en­ton­ces la ma­te­ria se de­sin­te­gra y vuel­ve a con­ver­tir­se en ener­gía, es de­cir, siem­pre y cuan­do el hom­bre no in­ter­ven­ga, la na­tu­ra­le­za se en­car­ga de arre­glar los pro­ble­mas. Con el cuer­po pa­sa exac­ta­men­te lo mis­mo, si la ener­gía cir­cu­la ade­cua­da­men­te no exis­ten en­fer­me­da­des, ya que ella so­la eli­mi­na los tóxicos; en cam­bio, si la ener­gía no flu­ye se con­vier­te en ma­te­ria y ge­ne­ra pro­ble­mas. Que es­to no su­ce­da de­pen­de de la for­ma en que ca­da uno se ma­ne­je en la vi­da, de la ali­men­ta­ción, del buen des­can­so, de la ma­ne­ra de es­tar en paz. Mar­ta pa­só por mo­men­tos emo­cio­na­les muy du­ros y, por su­pues­to, tu­vie­ron in­ci­den­cia en su sa­lud.

Tu­mo­res ma­ma­rios

Por otra par­te, cuan­do las mu­je­res tu­vie­ron mens­trua­cio­nes irre­gu­la­res y no fue­ron co­rre­gi­das, al lle­gar a la me­no­pau­sia au­men­tan las pro­ba­bi­li­da­des de te­ner mu­cho Fue­go in­terno, re­cor­de­mos que a tra­vés del san­gra­do pe­rió­di­co el cuer­po eli­mi­na to­do lo que con­si­de­ra no­ci­vo.

Pe­ro vol­vien­do al te­ma de los tu­mo­res ma­ma­rios, hay que te­ner pre­sen­te que se localizan en di­fe­ren­tes por­cio­nes del pe­cho, de­pen­dien­do del lu­gar don­de se en­cuen­tran tie­nen re­la­ción con al­gún me­ri­diano en par­ti­cu­lar. Pa­ra en­ten­der­lo po­de­mos di­vi­dir ca­da ma­ma co­mo si fue­ra el cua­dran­te de un re­loj. Si ana­li­za­mos el pe­cho de­re­cho, en el área com­pren­di­da en­tre­las 8 y las 10 se lo­ca­li­za el me­ri­diano del pe­ri­car­dio; en­tre las 11 y la 1, el pul­món; en­tre la 1 y las 5 el ri­ñón; en­tre las 5 y las 7 el del es­tó­ma­go; y fi­nal­men­te en­tre las 7 y las 8 el de la ve­sí­cu­la. Si ana­li­za­mos la ma­ma iz­quier­da es al re­vés que la de­re­cha.

El pro­ble­ma de Mar­ta es­ta­ba ubi­ca­do en el del pe­ri­car­dio y pul­món, es de­cir en el la­do ex­terno de la ma­ma. El pe­ri­car­dio se re­la­cio­na tam­bién con los es­ta­dos de áni­mo, con los ex­ce­sos de preo­cu­pa­ción y tris­te­za. Y esos fue­ron pre­ci­sa­men­te los sen­ti­mien­tos por los que atra­ve­só es­ta pa­cien­te an­tes de la en­fer­me­dad.

Aque­llas per­so­nas que su­fren la ira y el enojo ven afec­ta­da la ve­sí­cu­la, el hí­ga­do y el es­tó­ma­go; los que no su­pe­ran el mie­do, el ri­ñón. Te­nien­do en cuen­ta es­tas ubi­ca­cio­nes se tra­ba­ja es­ti­mu­lan­do los pun­tos co­rres­pon­dien­tes a esos me­ri­dia­nos con acu­pun­tu­ra pa­ra que la ener­gía flu­ya co­rrec­ta­men­te. De es­ta ma­ne­ra pro­ce­dí con Mar­ta y, lue­go de dos ho­ras, le re­ti­ré las agu­jas, al ha­cer­lo me ex­pre­só que se sen­tía me­jor y, efec­ti­va­men­te, al vol­ver a re­vi­sar­la le no­té los se­nos más blan­dos. La ci­té pa­ra la se­ma­na si­guien­te y aho­ra la si­go vien­do ca­da 30 días, apro­xi­ma­da­men­te.

Quie­ro in­sis­tir en la ne­ce­si­dad de no to­mar lí­qui­dos fríos, es­pe­cial­men­te por­que cuan­do se es­tá cur­san­do es­ta en­fer­me­dad es muy co­mún sen­tir mu­cho ca­lor in­terno que es pre­ci­sa­men­te el que ha­cer fluir la ener­gía más rá­pi­do y así eli­mi­nar los tóxicos. El agua fría com­pli­ca es­te pro­ce­so, ya que cor­ta la ener­gía y la en­fer­me­dad em­peo­ra. En la die­ta pa­ra es­te ti­po de afec­cio­nes no pue­de fal­tar el po­ro­to mung pa­ra ba­jar el Fue­go (no cor­tar­lo) y los tóxicos, y el té ver­de con jaz­mín pa­ra des­in­to­xi­car, aun­que el té ro­jo es más efec­ti­vo en las per­so­nas ma­yo­res”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.