MULÁN LA GUE­RRE­RA IM­PLA­CA­BLE

TAO - Tomo III - - Leyendas -

La his­to­ria de Mulán, la her­mo­sa gue­rre­ra chi­na, se hi­zo fa­mo­sa en el mun­do oc­ci­den­tal en 1998, cuan­do Dis­ney la in­mor­ta­li­zó en aque­lla pe­lí­cu­la ani­ma­da; sin em­bar­go, He Mulán, co­mo en reali­dad se lla­ma­ba, exis­tió y fue una fa­mo­sa fi­gu­ra le­gen­da­ria muy res­pe­ta­da por los chi­nos.

Vi­vió a fi­na­les de la Di­nas­tía Wei del Nor­te, a prin­ci­pios del Si­glo VI, en la ciu­dad de Qiuhua­song, y era la ma­yor de los tres hi­jos de un des­ta­ca­do mi­li­tar lla­ma­do Hua Hu. Cuan­do era pe­que­ña acom­pa­ña­ba al cam­po de en­tre­na­mien­to a su pa­dre, quien le en­se­ñó ar­tes mar­cia­les, el ma­ne­jo del ar­co, de la es­pa­da la lan­za, y a mon­tar a ca­ba­llo. Ade­más, so­lía leer con gran in­te­rés los li­bros de ar­tes mi­li­ta­res que él te­nía.

Su vi­da trans­cu­rría tran­qui­la­men­te, se en­car­ga­ba de cui­dar a su fa­mi­lia y de te­jer al te­lar sen­ta­da en la puer­ta de su ca­sa, tal co­mo era la cos­tum­bre de la épo­ca. Pe­ro un día lle­gó un men­sa­je­ro del em­pe­ra­dor pa­ra no­ti­fi­car­le a su pa­dre que ha­bía si­do con­vo­ca­do por el al­to man­do

La his­to­ria de la ague­rri­da jo­ven que se ha­ce pa­sar por hom­bre pa­ra con­ver­tir­se en sol­da­do se hi­zo fa­mo­sa en to­do el mun­do mer­ced a la pe­lí­cu­la ani­ma­da de Dis­ney. Lo que po­cos sa­ben es que es­tá ba­sa­da en la vi­da de un be­lla mu­jer chi­na que real­men­te exis­tió.

pa­ra in­te­grar el ejér­ci­to que de­fen­de­ría la fron­te­ra de los ata­ques de los ve­ci­nos in­va­so­res. La or­den in­vo­lu­cra­ba a un hom­bre de ca­da fa­mi­lia y Mulán es­ta­ba se­gu­ra de que su pa­dre, ya muy an­ciano, no re­sis­ti­ría las ba­ta­llas y su her­mano era muy pe­que­ño pa­ra ir a la gue­rra. An­te es­ta si­tua­ción no du­do un ins­tan­te en to­mar el lu­gar de su pro­ge­ni­tor y, dis­fra­za­da de hom­bre con un uni­for­me mi­li­tar que in­cluía ar­ma­du­ra y cas­co, se pre­sen­tó an­te su fa­mi­lia pa­ra pro­bar si po­dían re­co­no­cer­la. Co­mo eso no ocu­rrió, to­mó más co­ra­je pa­ra par­tir, en­si­llo a su ca­ba­llo, se des­pi­dió y em­pren­dió el via­je.

Se­gún cuen­ta la le­yen­da, Mulán se con­vir­tió en una ague­rri­da lu­cha­do­ra que pe­leó a la par de los hom­bres más fuer­tes y en­tre­na­dos; los re­la­tos se­ña­lan que ca­bal­ga­ba tan rá­pi­do que pa­re­cía ele­var­se del sue­lo. Sus proezas lle­ga­ron rá­pi­do a los oí­dos del em­pe­ra­dor, quien de­ci­dió po­ner­la al man­do del ejér­ci­to.

Do­ce años es­tu­vo Mulán en

ese pues­to has­ta que, siem­pre ig­no­ran­do que se tra­ta­ba de una be­lla mu­jer, el em­pe­ra­dor qui­so re­com­pen­sar­la ofre­cién­do­le una for­tu­na en oro, tie­rras y un al­to pues­to en el go­bierno, pe­ro ella no acep­tó. En cam­bio, pi­dió que le per­mi­tie­ran vol­ver lo an­tes po­si­ble a su ciu­dad na­tal, don­de la es­pe­ra­ba su fa­mi­lia. Ló­gi­ca­men­te, su de­seo fue cum­pli­do y re­gre­só a su pue­blo, don­de fue re­ci­bi­da con un gran ban­que­te or­ga­ni­za­do por su fa­mi­lia y ami­gos.

Lle­gó cus­to­dia­da por al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros de ba­ta­lla, quie­nes aún no sa­bían la ver­dad so­bre su iden­ti­dad. Lue­go de sa­lu­dar, se di­ri­gió rá­pi­da­men­te a su ha­bi­ta­ción, se qui­tó la ar­ma­du­ra y el uni­for­me que usó du­ran­te más de diez años, se vis­tió nue­va­men­te con sus de­li­ca­das pren­das fe­me­ni­nas, pei­nó su ca­be­llo y una vez que es­tu­vo lis­ta se pre­sen­tó nue­va­men­te an­te los asis­ten­tes, pe­ro na­die se sor­pren­dió de ver­la así, ex­cep­to sus com­pa­ñe­ros, quie­nes no po­dían en­ten­der có­mo al­guien tan her­mo­sa po­día lu­char co­mo un hom­bre. Ella sim­ple­men­te les di­jo: “Cuan­do los co­ne­jos brin­can en el cam­po lo ha­cen de la mis­ma for­ma y na­die es ca­paz de re­co­no­cer cuál es el ma­cho y cuál la hem­bra”.

Es­ta his­to­ria real ins­pi­ró los ver­sos de la fa­mo­sa Ba­la­da de Mulán, una obra mu­si­cal es­cri­ta en el Si­glo VI, que ce­le­bra la leal­tad y el amor fi­lial y de­mues­tra la im­por­tan­cia que la cul­tu­ra chi­na le da a la hu­mil­dad, el sa­cri­fi­cio y el res­pe­to por los ma­yo­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.