UN ALIEN­TO PA RA LA SA­LUD

TAO - Tomo III - - Alimentación -

La me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na in­sis­te en afir­mar que el me­jor re­me­dio es la co­mi­da y el ajo es un cla­ro ejem­plo de ello, al que con­si­de­ra un an­ti­bió­ti­co na­tu­ral y sin con­tra­in­di­ca­cio­nes. Se tra­ta de un bul­bo di­vi­di­do en ga­jos co­mún­men­te lla­ma­dos dien­te, per­te­ne­cien­te a la fa­mi­lia de la li­liá­ceas, que po­see un gran por­cen­ta­je de pro­teí­nas, vi­ta­mi­nas, car­bohi­dra­tos, y mi­ne­ra­les; su con­te­ni­do en gra­sas es muy ba­jo e in­clu­so ac­túa re­gu­lan­do los ni­ve­les de co­les­te­rol en la san­gre, lo cual me­jo­ra no­ta­ble­men­te la pre­sión ar­te­rial ele­va­da y el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, mi­ni­mi­zan­do así el ries­go de su­frir in­far­tos y ac­ci­den­tes ce­re­bro vas­cu­la­res.

En­tre los in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios que se han po­di­do com­pro­bar, es­te bul­bo eli­mi­na los pa­rá­si­tos in­tes­ti­na­les; qui­ta los tóxicos del or­ga­nis­mo; re­gu­la el fun­cio­na­mien­to del in­tes­tino, tan­to en los ca­sos de cons­ti­pa­ción co­mo de dia­rrea; equi­li­bra y re­fuer­za el sis­te­ma di­ges­ti­vo, me­jo­ra el fun­cio­na­mien­to del es­tó­ma­go, y abre el ape­ti­to. Ade­más, di­ri­ge los lí­qui­dos cor­po­ra­les, evi­tan­do la re­ten­ción y la hin­cha­zón cor­po­ral que es­ta pro­vo­ca. Me­jo­ra la tos, es­pe­cial­men­te en los ca­sos cró­ni­cos y ayu­da a eli­mi­nar quis­tes del cuer­po e in­fec­cio­nes de la piel, in­clu­yen­do el mo­les­to ac­né. Por otra

Las vir­tu­des del ajo su­pe­ran am­plia­men­te la fa­ma del mal olor que pro­vo­ca su con­su­mo. Por eso la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na re­sal­ta su efi­ca­cia co­mo an­ti­bió­ti­co, an­ti­hi­per­ten­si­vo y di­ges­ti­vo. Y apor­ta un con­se­jo pa­ra neu­tra­li­zar sus eflu­vios.

par­te, es un po­ten­te an­ti­mi­có­ti­co, es de­cir que eli­mi­na los hon­gos in­ter­nos y ex­ter­nos, es­pe­cial­men­te cuan­do se lo con­su­me cru­do, ya que po­ten­cia sus efec­tos, y de­bi­do a los an­ti­oxi­dan­tes que con­tie­ne, su con­su­mo re­gu­lar pre­vie­ne al­gu­nos ti­pos de cán­cer.

Si bien sus be­ne­fi­cios son in­dis­cu­ti­dos, no pue­de ne­gar­se que el alien­to que pro­vo­ca el ajo no es pa­ra na­da agra­da­ble y ese po­si­ble­men­te es­te sea el mo­ti­vo por el cual tie­ne tan­tos de­trac­to­res. Sin em­bra­go, exis­te una so­lu­ción chi­na muy útil pa­ra ate­nuar­lo. Lue­go de co­mer­lo sim­ple­men­te se de­be mas­car un lar­go ra­to al­gu­nas ho­jas de té ver­de a ma­ne­ra de chi­cle o co­mer cua­tro o cin­co dá­ti- les. El mal alien­to des­apa­re­ce­rá en­se­gui­da.

An­ti­bió­ti­co na­tu­ral

Con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos pue­de uti­li­zar­se pa­ra ali­viar pi­ca­du­ras de in­sec­tos y se cree que su con­su­mo re­gu­lar pue­de ac­tuar co­mo un re­pe­len­te na­tu­ral con­tra los mos­qui­tos por­que la piel co­mien­za a ema­nar un aro­ma im­per­cep­ti­ble pa­ra las per­so­nas, que los man­tie­ne ale­ja­dos.

Tam­bién es un po­de­ro­so di­ges­ti­vo. “Cuan­do via­jo siem­pre lle­vo con­mi­go va­rias ca­be­zas de ajo y, cuan­do no me sien­to muy a gus­to con el cam­bio de ener­gía o aque­llo que co­mí me ca­yó mal, in­gie­ro va­rios dien­tes cru­dos, es la me­jor ma­ne­ra de pre­ve­nir in­di­ges­tio­nes. Tam­bién es ex­ce­len­te pa­ra evi­tar que el vien­to con­ti­nuo afec­te mi sa­lud ya que, ge­ne­ral­men­te, vi­si­to pai­sa­jes mon­ta­ño­sos”, ex­pli­ca Liu Ming.

La re­co­men­da­ción ge­ne­ral es que pa­ra que sea real­men­te efec­ti­vo de­be con­su­mir­se a dia­rio, ya sea agre­ga­do a las co­mi­das, so­lo o en al­gu­na de las mu­chas re­ce­tas mi­le­na­rias que ofre­ce la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na.

Pó­ci­ma pa­ra hi­per­ten­sos

En­tre las mu­chas vir­tu­des del ajo qui­zás la que más

se des­ta­ca es su po­der pa­ra re­gu­lar la pre­sión ar­te­rial. Y la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na tie­ne una re­ce­ta in­fa­li­ble que con­sis­te en pe­lar al me­nos 20 ca­be­zas de ajo qui­tán­do­le so­la­men­te la piel de la par­te ex­ter­na y de­jan­do la in­ter­na, es de­cir don­de se unen los dien­tes pa­ra for­mar la ca­be­za. Co­lo­car­los en un re­ci­pien­te de vi­drio, cu­brir­los con vinagre de man­za­na o arroz y agre­gar­le 300 gra­mos de azú­car; ta­par muy bien y guar­dar­lo du­ran­te 21 días en un lu­gar os­cu­ro y fres­co pa­ra que ma­ce­re. Lue­go co­mer en ayu­nas una o dos ca­be­zas y be­ber un po­ci­llo del vinagre du­ran­te 10 a 15 días se­gui­dos.

Es­te tra­ta­mien­to ba­ja la pre­sión ar­te­rial y la re­gu­lan, ade­más, el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar me­jo­ra de­bi­do a que se fle­xi­bi­li­zan y lim­pian las ve­nas y ar­te­rias. Lue­go de los 15 días se pue­de se­guir con­su­mien­do de es­ta ma­ne­ra o con una do­sis me­nor a mo­do pre­ven­ti­vo. En Chi­na és­ta es una prác­ti­ca tra­di­cio­nal y for­ma par­te del desa­yuno.

In­fu­sión des­in­to­xi­can­te

Co­lo­car en una olla 15 gra­mos de ajo y 10 de jen­gi­bre, am­bos cor­ta­dos en lá­mi­nas muy fi­ni­tas; agre­gar­le 150 cc de agua y 6 gra­mos de azú­car ne­gro. Lle­var a fue­go fuer­te has­ta que hier­va, lue­go ba­jar al mí­ni­mo y co­ci­nar du­ran­te 15 mi­nu­tos o has­ta que to­dos los in­gre­dien­tes que­den de­sin­te­gra­dos. De­jar re­po­sar, se­pa­rar­lo en tres par­tes igua­les; be­ber de ma­ña­na, tar­de y no­che. Es­te pre­pa­ra­do es ideal ade­más pa­ra ca­len­tar el cuer­po, me­jo­rar la di­ges­tión y ali­viar la tos.

Me­nú di­ges­ti­vo

Re­lle­nar un pes­ca­do de 400 gra­mos (en Chi­na se uti­li­za una es­pe­cie lla­ma­da pez ne­gro) con 120/150 gra­mos de ajo, lá­mi­nas de jen­gi­bre fres­co a gus­to y ce­bo­lla de ver­deo. Ba­ñar­lo con vino blan­co y vinagre; con­di­men­tar con una piz­ca de sal y co­ci­nar­lo al va­por.

Eli­mi­na la hin­cha­zón cor­po­ral cau­sa­da por la ma­la nu­tri­ción, el mal fun­cio­na­mien­to del ba­zo y del hí­ga­do o el de­te­rio­ro del ri­ñón. Pa­ra es­te ca­so úl­ti­mo ca­so de­be eli­mi­nar­se la sal de la re­ce­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.