El fru­to prohi­bi­do de los bu­dis­tas

TAO - Tomo III - - Alimentación -

Aun­que re­sul­te cu­rio­so, los mon­jes bu­dis­tas no con­su­men ajo por cues­tio­nes re­li­gio­sas; una de las ra­zo­nes de es­te im­pe­di­men­to es que es­te bul­bo le­van­ta la ener­gía Yang y, por lo tan­to, me­jo­ra no­ta­ble­men­te la po­ten­cia se­xual, ac­ti­vi­dad que les es­tá prohi­bi­da a los re­li­gio­sos. Otro de los mo­ti­vos se re­la­cio­na con una an­ti­gua his­to­ria ocu­rri­da du­ran­te la di­nas­tía Liang. Se­gún cuen­ta la le­yen­da, en una oca­sión el em­pe­ra­dor in­vi­tó a los mon­jes al pa­la­cio pa­ra pro­bar si en ver­dad eran tan res­pe­tuo­sos de los pre­cep­tos bu­dis­tas. Lle­ga­da la ho­ra del al­muer­zo se les sir­vió un pla­to con car­ne, pe­ro co­mo ellos so­la­men­te con­su­mían ve­ge­ta­les, la guar­da­ron en­tre sus am­plias ro­pas. Des­de lue­go, el cam­bio ocu­rrió sin que el res­to de los co­men­sa­les lo ad­vir­tie­ran. Sin em­bar­go, co­mo eran muy res­pe­tuo­sos de la na­tu­ra­le­za y te­nían muy en cla­ro que la co­mi­da no de­bía ti­rar­se, ca­va­ron po­zos y la en­te­rra­ron, de es­te mo­do vol­ve­ría a la tierra. Po­co tiem­po des­pués, en ese mis­mo lu­gar cre­cie­ron plan­tas de ajo, los mon­jes cre­ye­ron que ha­bía na­ci­do a par­tir de la car­ne y por lo tan­to, has­ta hoy lo con­si­de­ran prohi­bi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.