BUE­NA VI­BRA HAS­TA EN LAS MA­CE­TAS

TAO - Tomo III - - Feng Shui -

Las plan­tas son un ele­men­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra vi­vir en co­ne­xión con la na­tu­ra­le­za y lo­grar el equi­li­brio ener­gé­ti­co, pe­ro no siem­pre las vi­vien­das dis­po­nen de es­pa­cio su­fi­cien­te co­mo pa­ra te­ner un par­que o un jar­dín, es­pe­cial­men­te en las gran­des ciu­da­des. Sin em­bar­go, es­to no es un im­pe­di­men­to pa­ra crear un es­pa­cio ver­de y en es­te sen­ti­do las ma­ce­tas son las me­jo­res alia­das pa­ra po­blar de plan­tas bal­co­nes y te­rra­zas, in­clu­so se pue­de te­ner en ellas fru­ta­les y has­ta ar­mar una mi­cro huer­ta.

Al mo­men­to de ele­gir las es­pe­cies que pa­sa­rán a for­mar par­te del pai­sa­je de ce­men­to, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta aque­llas que ma­yor felicidad pro­vo­quen a los ha­bi­tan­tes de la ca­sa. Hay quie­nes se en­cuen­tran a gus­to ro­dea­dos de flores, y tam­bién otros que en­cuen­tran la ar­mo­nía en­tre fru­ta­les, ver­du­ras o aro­má­ti­cas. A par­tir de es­ta pre­mi­sa se de­ben equi­li­brar los es­pa­cios al aire li­bre pa­ra ob­te­ner la me­jor on­da.

La ener­gía de las plan­tas se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con los prin­ci­pios del Yin y el Yang; las que po­seen ener­gía Yin vi­ven me­jor ba­jo te­cho y sus ho­jas na­cen de un mis­mo pun­to de la ra­ma, en for­ma or­de­na­da; aque­llas con ener­gía Yang son las que se desa­rro­llan me­jor en el ex­te­rior, sus ho­jas cre­cen en pun­tos dis­tin­tos del ta­llo y en di­fe­ren­tes di­rec­cio­nes, es de­cir, en for­ma asi­mé­tri­ca.

Con las flores ocu­rre lo mis­mo: las Yin tie­nen co­lo­res sua­ves y ho­jas re­don­dea­das; trans­mi­ten se­re­ni­dad y tran­qui­li­dad. Aque­llas con ener­gía Yang se ca­rac­te­ri­zan por sus co­lo­res fuer­tes y ho­jas pun­tia­gu­das; in­cen­ti­van a la ac­ti­vi­dad y trans­mi­ten ale­gría. Las plan­tas ver­des (sin flores) trans­mi­ten paz, ar­mo­nía, ali­vian las preocupaciones y re­du­cen el es­trés. En to­dos los ca­sos no só­lo lim­pian y reac­ti­van el Chi am­bien­tal, sino que tam­bién crean una re­la­ción con las per­so­nas que pro­du­ce bie­nes­tar fí­si­co y men­tal. Por otra par­te, en los am­bien­tes sin plan­tas el aire se en­cuen­tra muy se­co y no es muy sa­lu­da­ble, por­que las plan­tas ele­van la hu­me­dad, evi­tan­do así que las vías res­pi­ra­to­rias se re­se­quen. Son ex­ce­len­tes tam­bién pa­ra re­fres­car la ca­sa en ve­rano, me­dian­te la eva­po­ra­ción de agua, y pa­ra tem­plar el am­bien­te en in­vierno, ya que, co­mo se­res vi­vos, emi­ten ca­lor. Sin em­bar­go, en el dor­mi­to­rio no es con­ve­nien­te te­ner plan­tas por­que du­ran­te la no­che to­man el oxí­geno y eliminan dió­xi­do de car­bono, crean­do una com­pe­ten­cia in­con­ve­nien­te pa­ra las per­so­nas en el mo­men­to del des­can­so.

Las re­du­ci­das di­men­sio­nes de los de­par­ta­men­tos mo­der­nos ha­cen que el desea­do y ne­ce­sa­rio es­pa­cio ver­de que­de li­mi­ta­do bal­co­nes o te­rra­zas. Qué plan­tas ele­gir y en qué re­ci­pien­tes ubi­car­las pa­ra apro­ve­char me­jor su ener­gía.

Siem­pre vi­go­ro­sas

Las plan­tas son sím­bo­lo de vi­da, abun­dan­cia y desa­rro­llo, por eso el Feng Shui po­ne tan­to én­fa­sis en evi­tar que se en­fer­men y se­quen, ya que da­ña­rían el Chi.

Tie­nen po­der pa­ra co­rre­gir la ener­gía del am­bien­te, pe­ro cuan­do es­tán en ma­ce­tas hay que abo­nar la tierra anual­men­te pa­ra pro­veer­les los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios.

Tam­bién hay que po­ner aten­ción en las do­sis de agua y en su dre­na­je, por­que el agua es­tan­ca­da trans­mi­te ma­la ener­gía. Otro pun­to a ob­ser­var es la bue­na ven­ti­la­ción. Si el aire es­tá car­ga­do de bue­na ener­gía la ve­ge­ta­ción se­rá fron­do­sa y sa­na, de lo con­tra­rio en­fer­ma­rá y no cre­ce­rá.

“Cuan­do una plan­ta es­tá en­fer­ma emi­te ener­gía ne­ga­ti­va y hay que pres­tar­le mu­cha aten­ción ya que siem­pre nos quie­ren trans­mi­tir un men­sa­je, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Dos his­to­rias que re­cuer­do con­fir­man es­ta apre­cia­ción. En Chi­na te­ne­mos un río muy fa­mo­so lla­ma­do Ama­ri­llo, cau­da­lo­so y muy po­ten­te, que sue­le des­bor­dar­se. En el año 1941 to­da la plan­ta­ción de bam­bú de esa re­gión se se­có sor­pre­si­va­men­te, a los po­cos me­ses el río se des­bor­dó e inun­dó las tie­rras don­de es­ta­ba la an­ti­gua plan­ta­ción.

Mu­chos años des­pués, uno de mis maes­tros de Tai Chi, quien tra­ba­ja­ba en una au­to­mo­triz de Nan­jing, le con­si­guió allí un pues­to a uno de sus ami­gos, cam­peón de na­ta­ción. Al ver el agua trans­pa­ren­te del río el hom­bre sin­tió el im­pul­so de lan­zar­se y na­dar, des­oyen­do la ad­ver­ten­cia de quie­nes lo acom­pa­ña­ban re­cor­dán­do­le que el agua pro­ve­nía del des­hie­lo. El im­pac­to fue tan fuer­te pa­ra su cuer­po que mu­rió ca­si ins­tan­tá­nea­men­te. In­me­dia­ta­men­te se le dio avi­so a su pa­dre, pe­ro el hom­bre no se sor­pren­dió al re­ci­bir la ma­la no­ti­cia y di­jo ya sa­ber­lo. Cuan­do le pre­gun­ta­ron có­mo se ha­bía en­te­ra­do con­tó que cuan­do su hi­jo na­ció, él ha­bía plan­ta­do un ár­bol que cre­ció muy fuer­te, pe­ro en los úl­ti­mos días ha­bía co­men­za­do a de­bi­li­tar­se y fi­nal­men­te mu­rió”.

Un jar­dín en ma­ce­tas

La elec­ción del re­ci­pien­te pa­ra la plan­ta de­be ser cui­da­do­sa, ya que tan­to su ma­te­rial co­mo la for­ma y el co­lor in­ter­fie­ren con la bue­na on­da. Las cua­dra­das atraen la ener­gía de la tierra y sus co­lo­res más in­di­ca­dos son el te­rra­co­ta, ma­rrón, ama­ri­llo y na­ran­ja. Las re­don­das son las más ade­cua­das pa­ra el li­ving por­que to­man la ener­gía del cie­lo y del Me­tal, que re­pre­sen­ta a la esen­cia de la tierra. El gris, el blan­co y sus va­rian­tes acen­túan es­te ca­rác­ter. Las có­ni­cas o trian­gu­la­res re­pre­sen­tan al ele­men­to Fue­go, igual que el ro­jo y sus va­rian­tes. Si son rec­tan­gu­la­res atrae­rán la ener­gía del ele­men­to Ma­de­ra y com­bi­na­das con ver­de es­ti­mu­la­rán el desa­rro­llo del Chi. Las irre­gu­la­res, en on­das o cur­vas, re­pre­sen­tan al ele­men­to Agua y sus co­lo­res más ap­tos son el ne­gro, vio­le­ta y azul os­cu­ro.

Re­cor­de­mos ade­más que los co­lo­res con ener­gía Yang (ro­jo, na­ran­ja y ama­ri­llo), se ca­rac­te­ri­zan por ser ex­pan­si­vos y ac­ti­vos,

y aque­llos con ener­gía Yin (azul os­cu­ro, ce­les­te, ne­gro, ver­de, vio­le­ta, blan­co), trans­mi­ten tran­qui­li­dad e in­tros­pec­ción.

En cuan­to a los ma­te­ria­les, las plás­ti­cas no son re­co­men­da­bles pa­ra nin­gu­na es­pe­cie ni am­bien­te, por­que no per­mi­ten que el aire cir­cu­le y oxi­ge­ne las raí­ces. Las de ba­rro, pie­dra y ma­te­rial po­ro­so son las más ade­cua­das ade­más per­mi­ten que la raíz res­pi­re.

Cac­tus con­tra ra­dia­cio­nes

Los am­bien­tes en don­de abun­dan los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos pue­den pro­du­cir ma­les­tar, irri­ta­bi­li­dad e in­som­nio, al­te­ra­cio­nes fí­si­cas y men­ta­les pro­du­ci­das por la ra­dia­ción per­ma­nen­te­men­te de es­tos ar­te­fac­tos que con­ta­mi­na el Chi. Pa­ra con­tra­rres­tar­la se pue­den uti­li­zar cac­tus, es­pe­cie ha­bi­tua­da a re­sis­tir cli­mas hos­ti­les y a mo­di­fi­car la ener­gía a su fa­vor. La san­se­vie­ria, o co­la de ti­gre, tam­bién fun­cio­na pu­ri­fi­can­do el Chi, ade­más de ser muy de­co­ra­ti­va.

Las que no pue­den fal­tar Fi­cus

Se le atri­bu­ye el po­der de irra­diar ener­gía po­si­ti­va y le­van­tar el áni­mo, ayu­dan­do a ab­sor­ber per­fec­tam­ne­te las to­xi­nas que es­tán en el aire, por eso es ideal tan­to en in­te­rior co­mo en bal­co­nes, y cre­cen muy bien en ma­ce­tas. Co­lo­car un fi­cus de­lan­te de las co­lum­nas in­te­rio­res de la ca­sa es una muy bue­na op­ción pa­ra apla­car el Chi ne­ga­ti­vo que es­tas ge­ne­ran.

Jaz­mín

Su aro­ma es­ti­mu­la los sen­ti­dos, au­men­ta la felicidad y re­du­ce el es­trés. El me­jor si­tio pa­ra ubi­car­lo es cer­ca de las ven­ta­nas, en bal­co­nes y te­rra­zas.

Pal­me­ras

Ar­mo­ni­zan el es­pa­cio al fre­nar el aire que cir­cu­la por sus ho­jas. Son idea­les pa­ra co­lo­car en el li­ving, cer­ca de la ven­ta­na, y en los rin­co­nes pa­ra evi­tar que la ener­gía que­de es­tan­ca­da.

En­re­da­de­ras

Son idea­les pa­ra cu­brir re­jas y bal­co­nes por­que filtran la ma­la ener­gía pro­ve­nien­te del ex­te­rior, por ejem­plo en lu­ga­res ven­to­sos o si hay en fren­te un hos­pi­tal, ce­men­te­rio, fá­bri­ca, o una cons­truc­ción que apun­te sus es­qui­nas en for­ma de fle­cha ha­cia nues­tra ca­sa. Los jaz­mi­nes tre­pa­do­res, ti­po del país o de le­che, son los más in­di­ca­dos.

Las plan­tas con flores y per­fu­me de­ben per­ma­ne­cer en el jar­dín o bal­cón, aún cuan­do pue­dan desa­rro­llar­se en in­te­rio­res, por­que pue­den pro­du­cir in­som­nio de­bi­do a la ex­ce­si­va es­ti­mu­la­ción del per­fu­me.

Es­pe­cies pe­li­gro­sas

Exis­ten al­gu­nas plan­tas que, aun­que son muy ele­gi­das por su co­lo­ri­do pa­ra di­se­ñar jar­di­nes, no son con­ve­nien­tes pa­ra la sa­lud. En­tre ellas se en­cuen­tran la adel­fa, gli­ci­nas (wis­te­ria), poin­set­tia (flor de na­vi­dad), hor­ten­sia, fox­glo­ves (di­gi­ta­lis), li­rio de los va­lles, fla­min­go ta­ro, cri­san­te­mo, aza­leas, nar­ci­so, tu­be­ro­se o gel­se­mi­um. Se con­si­de­ran tó­xi­cas por­que ema­nan al­gu­nas sus­tan­cias aler­gé­ni­cas du­ran­te la fo­to­sín­te­sis que pue­den pro­du­cir nau­seas, vó­mi­tos, ma­reos y aler­gias. No es bueno te­ner mu­cha can­ti­dad o pa­sar gran par­te del día jun­to a ellas

Agra­de­ce­mos a Gro­wing Agro, in­fo@gro­win­ga­gro.com.ar, Tel. 0237 483 2496, su co­la­bo­ra­ción pa­ra la pro­duc­ción de es­ta no­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.