JIN JUN MEI, EL TÉ DE OTO­ÑO

TAO - Tomo III - - Placeres -

El oto­ño es el mo­men­to en el cual el Chi vuel­ve a la tierra, es la es­ta­ción que se re­la­cio­na con el ele­men­to Me­tal, mo­men­to en el cual la hu­me­dad am­bien­te es es­ca­sa, si­tua­ción que afec­ta al or­ga­nis­mo en ge­ne­ral y al pul­món y a la piel en par­ti­cu­lar. Por otra par­te, la ener­gía se re­clu­ye en el or­ga­nis­mo e in­ci­ta a la in­tros­pec­ción, la tran­qui­li­dad y la me­di­ta­ción, el Chi ba­ja y el cuer­po se en­fría, por eso es ne­ce­sa­rio dar­le ca­lor me­dian­te los ali­men­tos, las in­fu­sio­nes y es­pe­cial­men­te con el té ro­jo, de mo­do de ir pre­pa­rán­do­lo pa­ra en­fren­tar el frío del in­vierno.

En­tre los tés ro­jos po­de­mos en­con­trar el Jing Jún Méi, una va­rie­dad nue­va, pe­ro que em­plea los mé­to­dos tra­di­cio­na­les pa­ra su ela­bo­ra­ción. Es­ta va­rie­dad es una de las más ca­ras, por­que se ob­tie­ne de los bro­tes de la plan­ta, es­pe­cial­men­te aque­llos que na­cen en la pun­ta de las ra­mas. Es un tra­ba­jo to­tal­men­te ar­te­sa­nal y pa­ra ob­te­ner apro­xi­ma­da­men­te 500 gra­mos, se ne­ce­si­tan al me­nos 7 per­so­nas tra­ba­jan­do una se­ma­na en la re­co­lec­ción.

La fer­men­ta­ción se rea­li­za en re­ci­pien­tes ex­pues­tos al ahu­ma­do de le­ños de pino y es­ta­rá lis­to cuan­do su gra­do de oxi­da­ción lle­gue al 80 por cien­to, de lo con­tra­rio el sa­bor fru­ta­do y dul­ce que lo ca­rac­te­ri­za se per­de­ría y to­ma­ría el sa­bor de un té co­mún de ba­ja ca­li­dad. Las he­bras que re­sul­tan de es­te pro­ce­so son pe­que­ñas y su for­ma se ase­me­ja a las ce­jas, por eso tam­bién se lo lla­ma “té de ce­jas”.

Es una va­rie­dad jo­ven, pe­ro que uti­li­za pa­ra su ela­bo­ra­ción los an­ti­guos mé­to­dos ar­te­sa­na­les. Sus ocho be­ne­fi­cios pa­ra el or­ga­nis­mo y una re­ce­ta pa­ra to­ni­fi­car el Chi

Su sa­bor y ca­li­dad son in­dis­cu­ti­dos, co­mo así tam­bién los be­ne­fi­cios pa­ra el or­ga­nis­mo, en­tre los que se des­ta­can ocho fun­cio­nes prin­ci­pa­les, a sa­ber:

1- Gran po­der es­ti­mu­lan­te que des­pier­ta cuer­po y men­te. Ideal pa­ra re­po­ner la ener­gía cuan­do se es­tá muy can­sa­do, o cuan­do es ne­ce­sa­rio per­ma­ne­cer des­pier­tos y aler­tas.

2- Ac­ción diu­ré­ti­ca. Fa­vo­re­ce la eli­mi­na­ción na­tu­ral de to­xi­nas y evi­ta la re­ten­ción de lí­qui­dos. Reac­ti­va las fun­cio­nes del hí­ga­do.

3- Re­fuer­za el co­ra­zón y pro­te­ge el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar de­bi­do a que ayu­da a con­tro­lar los mo­vi­mien­tos mus­cu­la­res, fa­vo­re­cien­do la di­la­ta­ción y con­trac­ción y man­te­nien­do fle­xi­bles ve­nas y ar­te­rias. Pre­vie­ne la ar­te­rioes­cle­ro­sis y la hi­per­ten­sión.

4- Es muy efec­ti­vo pa­ra me­jo­rar las en­fer­me­da­des pul­mo­na­res, ta­les co­mo el as­ma y la tos cró­ni­ca, en­tre otras.

5- Bac­te­ri­ci­da y fun­gi­ci­da, eli­mi­na gér­me­nes cor­po­ra­les in­ter­nos y ex­ter­nos, evi­tan­do las afec­cio­nes in­tes­ti­na­les, co­mo gas­tro­en­te­ri­tis y có­le­ra, las in­fec­cio­nes u ul­ce­ra­cio­nes en bu­ca­les, y do­lor de gar­gan­ta. Ac­túa co­mo an­ti­sép­ti­co si se apli­ca di­rec­ta­men­te en in­fec­cio­nes cu­tá­neas, he­ri­das e in­clu­so ac­né.

6- Ayu­da a ba­jar de pe­so en for­ma na­tu­ral por sus com­po­nen­tes que ace­le­ran el me­ta­bo­lis­mo, lo que fa­vo­re­ce la rá­pi­da eli­mi­na­ción de las gra­sas. En­tre ellos, el áci­do pan­to­té­ni­co o vi­ta­mi­na B5, in­dis­pen­sa­ble pa­ra la asi­mi­la­ción de pro­teí­nas, car­bohi­dra­tos y gra­sas. Por su con­te­ni­do de vi­ta­mi­na C y otros ele­men­tos, di­suel­ve la gra­sa en san­gre y re­gu­la los ni­ve­les de co­les­te­rol.

7- Es­ti­mu­la la pro­duc­ción de áci­do gás­tri­co, fa­vo­re­cien­do la di­ges­tión y el me­ta­bo­lis­mo he­pá­ti­co.

8- Po­see flúor y cal­cio, lo que ga­ran­ti­za la sa­lud bu­cal, evi­tan­do ca­ries y for­ta­le­cien­do el es­mal­te den­tal.

Dos ta­ci­tas dia­rias

Co­mo se­ña­lá­ba­mos, es­te té es un in­fal­ta­ble del oto­ño pe­ro no es acon­se­ja­ble be­ber­lo en ex­ce­so. Lo ideal es be­ber una ta­za gran­de por la ma­ña­na y otra por la tar­de, pre­fe­ren­te­men­te an­tes de las seis, de lo con­tra­rio po­dría cau­sar in­som­nio.

Pe­ro tam­bién hay una an­ti­gua re­ce­ta chi­na pa­ra to­ni­fi­car el Chi en los mo­men­tos ex­tre­mos, es­tá es­pe­cial­men­te in­di­ca­da pa­ra per­so­nas ma­yo­res o aque­llas que rea­li­zan tra­ba­jos de ti­po in­te­lec­tua­le, por­que ade­más de to­ni­fi­car el Chi, tambien le­van­ta la ener­gía, re­fuer­za la san­gre y el pul­món. Pa­ra pre­pa­rar­la hay que her­vir 8 gra­mos de té ro­jo Jing Jun Mei, en 150 cc de agua, de es­ta ma­ne­ra se ob­ten­drá un ca­si ex­trac­to al que hay que agre­gar­le una piz­ca de sal, que funcionará lim­pian­do el pul­món, y 100 cc de le­che her­vi­da y ca­lien­te. Mez­clar muy bien y be­ber lue­go de co­mer, de a pe­que­ños sorbos

Agra­de­ce­mos a Ca­ro­la y Ana Chen, de Es­tre­lla Imp &Exp, Az­cué­na­ga 239 CABA, Tel. 4953-6155, www.es­tre­lla­de­co.com, su co­la­bo­ra­ción pa­ra la rea­li­za­ción de es­ta no­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.