TAO - Tomo III - - Tao - Shi­fu Liu Ming

Es muy co­mún que apa­rez­ca es­ta pa­la­bra pin­ta­da en los mu­ros de los tem­plos bu­dis­tas e in­clu­si­ve en al­gu­nas ca­sas de gen­te de la cul­tu­ra. Apa­re­ció con la di­fu­sión del bu­dis­mo en Chi­na, pe­ro no se sa­be quién fue su crea­dor.

Co­mo ve­mos en la pá­gi­na de al la­do, ha­ce re­fe­ren­cia a las di­fi­cul­ta­des que de­be re­co­rrer la per­so­na de­bi­do asus equi­vo­ca­cio­nes, in­clu­so en el ideo­gra­ma apa­re­ce cla­ra­men­te gra­fi­ca­do con cur­vas y rec­tas atra­ve­sán­do­lo. En es­te mun­do la vi­da co­mien­za de una ma­ne­ra muy sim­ple, se no­ta con só­lo mi­rar la pa­la­bra Rén tra­za­da en for­ma lim­pia, pe­ro lue­go al tran­si­tar­la apa­re­cen di­fi­cul­ta­des que se ale­jan de la sen­ci­llez, pe­ro ¿quién es el res­pon­sa­ble de es­te cam­bio? La res­pues­ta es no­so­tros mis­mos y ¿por qué ele­gi­mos ca­mi­nos po­co apro­pia­dos? Por­que pen­sa­mos mal y no nos preo­cu­pa­mos por apren­der. Sue­na du­ro pe­ro es así: ca­da uno es res­pon­sa­ble del ca­mino a se­guir. Es co­mo el co­mien­zo de una pa­re­ja don­de to­do es amor, pe­ro lue­go sur­gen pe­leas irre­con­ci­lia­bles, las con­di­cio­nes es­ta­ban da­das pa­ra que sea bueno; sin em­bar­go, ca­da uno hi­zo lo su­yo pa­ra com­pli­car­lo.

Lo mis­mo ocu­rre con la sa­lud, Dios nos da la vi­da en la Tierra sien­do per­fec­tos, pe­ro no­so­tros no ha­ce­mos las co­sas bien, en­fer­ma­mos y su­fri­mos. El mun­do fun­cio­na así, na­die se ha­ce car­go de sus erro­res, es más fá­cil cul­par al otro por lo que nos pa­sa, pe­ro en reali­dad ol­vi­da­mos que la otra per­so­na y yo so­mos lo mis­mo, el otro tie­ne cul­pa y yo tam­bién, cuan­do ocu­rre un pro­ble­ma la cau­sa no es­ta afue­ra sino aden­tro nues­tro. Lao Tze es­cu­cha­ba a la gen­te ad­ver­tir­le so­bre si­tios pe­li­gro­sos a los que no se po­día lle­gar sin ries­go y él no se preo­cu­pa­ba, sim­ple­men­te no se acer­ca­ba y de es­ta ma­ne­ra evi­ta­ba las con­se­cuen­cias. Cla­ra­men­te a no­so­tros nos ocu­rren co­sas por no sa­ber pre­ser­var­nos de ellas y lue­go nos jus­ti­fi­ca­mos echán­do­le la cul­pa al otro. Cuan­do adop­ta­mos con­duc­tas inade­cua­dos sa­bien­do a qué nos es­ta­mos arries­gan­do, es por­que no sa­be­mos con­tro­lar nues­tros de­seos. To­das es­tas cues­tio­nes abar­can el sig­ni­fi­ca­do de No, mal. Si en­ten­de­mos es­te No en­ten­de­re­mos el buen ca­mino, el de la sa­bi­du­ría. La pa­la- bra com­ple­ta Fo sig­ni­fi­ca Bu­da, pe­ro tam­bién sa­bi­du­ría.

Sid­dart­ha Gau­ta­ma, co­no­ci­do co­mo el pri­mer bu­da his­tó­ri­co, era hi­jo de un em­pe­ra­dor y vi­vía ro­dea­do de lu­jos; era el su­ce­sor na­tu­ral de su pa­dre, sin em­bar­go él te­nía una gran sen­si­bi­li­dad, le preo­cu­pa­ba to­do aque­llo que pa­sa­ba afue­ra de su mun­do per­fec­to. Por eso de­jó su vi­da de lu­jos y se in­ter­nó en un bos­que pa­ra meditar y re­sol­ver los cua­tro pun­tos que creía eran los pro­ble­mas de la vi­da: Shen (vi­vir), Lao (vie­jo),Bin (en­fer­mo), Si ( mo­rir). Fi­nal­men­te con­clu­yó que to­dos los pro­ble­mas vie­nen de no sa­ber vi­vir, de ha­cer mal las co­sas y de ter­mi­nar mal.

Así al­can­zó la ilu­mi­na­ción, se con­vir­tió en Bu­da y lue­go de­di­có su vi­da a im­par­tir sus en­se­ñan­zas.

Cuan­do una per­so­na se pa­ra fren­te a sus pro­ble­mas pue­de so­lu­cio­nar­los, es la úni­ca ma­ne­ra, de lo con­tra­rio si­gue ese ca­mino cru­za­do que no lo lle­va a nin­gu­na par­te. Pa­ra pa­rar­se fren­te al pro­ble­ma pri­me­ro hay que ver­lo, re­co­no­cer lo que uno ha­ce mal.

Es­te es el sig­ni­fi­ca­do de Fo, per­so­na NO (per­so­na que ha­ce mal), por es­to es que per­so­na

(ren, par­te iz­quier­da) es­tá es­cri­ta con una le­tra pe­que­ña y NO es­tá es­cri­to mu­cho más gran­de (fu, par­te de­re­cha). Hay que te­ner muy pre­sen­te, no so­lo que uno se pue­de equi­vo­car, sino que se equi­vo­ca. Te­ne­mos que mi­rar la vi­da con los ojos sa­bios del Bu­da y así lo­gra­re­mos la Paz que tan­to ne­ce­si­ta­mos. ¡Has­ta la pró­xi­ma!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.