5 PA­SOS PA­RA CAM­BIAR TU VI­DA

TAO - Tomo III - - Nota De Tapa -

El Xing Yi es el ar­te mar­cial in­terno más po­de­ro­so y an­ti­guo, con­sis­te en la rea­li­za­ción de mo­vi­mien­tos sen­ci­llos pe­ro de gran po­ten­cia que es­ti­mu­lan los ca­na­les ener­gé­ti­cos y me­jo­ran no­ta­ble­men­te la sa­lud fí­si­ca y men­tal de­bi­do a que se desa­rro­llan se­gún los cin­co ele­men­tos.

Tra­tán­do­se de una téc­ni­ca tan an­ti­gua, a lo lar­go de los si­glos fue evo­lu­cio­nan­do y adop­tan­do di­fe­ren­tes es­ti­los, pe­ro en ge­ne­ral sus pa­sos o for­mas son pa­re­ci­das, con pe­que­ños des­pla­za­mien­tos en­fo­ca­dos en mo­vi­mien­tos muy pre­ci­sos don­de se ali­nea to­do el cuer­po pa­ra lle­gar a un mis­mo pun­to de ar­mo­nía in­ter­na.

“El Xing Yi de es­ti­lo tra­di­cio­nal se rea­li­za a tra­vés de cin­co pa­sos, re­la­cio­na­dos di­rec­ta­men­te con los cin­co ele­men­tos, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. Re­cor­de­mos que xing, sig­ni­fi­ca pos­tu­ra, afue­ra, y Yi , es la men­te, lo in­terno. To­dos los mo­vi­mien­tos van de lo in­terno a lo ex­terno y des­de lo ex­terno se mo­di­fi­ca lo in­terno, de es­ta ma­ne­ra se lo­gra un gran equi­li­brio”.

Si bien co­mo se­ña­lá­ba­mos los es­ti­los son mu­chos, su ori­gen se ajus­ta siem­pre a es­tos cin­co pa­sos que es­ti­mu­lan el for­ta­le­ci­mien­to del or­ga­nis­mo.

An­tes de rea­li­zar los cin­co pa­sos de Xing Yin es ne­ce­sa­rio equi­li­bra­se pa­ra lo­grar la con­cen­tra­ción. Pa­ra eso se de­be co­men­zar con una pos­tu­ra lla­ma­da San Tzai Zhuang, que ar­mo­ni­za los tres ele­men­tos prin­ci­pa­les, Cie­lo-Tierra-Per­so­na, y las tres par­tes, ade­lan­te, me­dio y atrás. Es una pos­tu­ra im­por­tan­tí­si­ma que de­be prac­ti­car­se bas­tan­te pa­ra con­se­guir la pre­pa­ra­ción ener­gé­ti­ca in­ter­na y así lo­grar un mo­vi­mien­to rá­pi­do y po­ten­te, si­mi­lar al es­ta­lli­do de una bom­ba o a la ac­ti­tud cor­po­ral de un fe­lino an­tes de ata­car a su pre­sa.

A par­tir de San Tzai Zhuang se al­can­zan las 5 pos­tu­ras de Xing Yi pro­pia­men­te di­chas. La pri­me­ra es Pi, que im­pli­ca un mo­vi­mien­to po­de­ro­so de Me­tal ge­ne­ra­do por la tran­qui­li­dad de la Tierra; lue­go cam­bia a Tzuan, es­cu­rri­di­zo co­mo el Agua, y a tra­vés de él na­ce Ben, con la fuer­za de la Ma­de­ra que ali­men­ta a Pao, el Fue­go, cu­ya po­ten­cia es co­mo un ca­ñón; por úl­ti­mo se lle­ga a Heng, el po­der de la Tierra. En­tre ca­da mo­vi­mien­to se pa­sa nue­va­men­te por es­ta úl­ti­ma pos­tu­ra.

Es­ta se­rie de Xing Yi es pro­duc­to de la his­to­ria de

Al re­la­cio­nar las pos­tu­ras bá­si­cas del Xing Yi, el ar­te mar­cial in­terno más an­ti­guo, con el Me­tal, el Agua, la Ma­de­ra, el Fue­go y la Tierra se lo­gra es­ti­mu­lar no­ta­ble­men­te los ca­na­les ener­gé­ti­cos, lo que per­mi­te me­jo­rar la sa­lud fí­si­ca y men­tal. Los pa­sos y sus be­ne­fi­cios.

vi­da de un gran maes­tro de ar­tes mar­cia­les lla­ma­do Guo Yun Shen, quien vi­vió en­tre el 1829 y 1898. Cuen­ta la le­yen­da que el hom­bre fue con­de­na­do por matar a un de­lin­cuen­te que asal­tó fren­te a sus ojos una ca­rre­ta y pa­só tres años en pri­sión es­po­sa­do de pies y ma­nos, si­tua­ción que no im­pi­dió que si­guie­ra prac­ti­can­do, aun­que so­la­men­te po­día rea­li­zar el mo­vi­mien­to Ben. Cuan­do al fin que­dó en li­ber­tad ha­bía lo­gra­do una gran fuer­za fí­si­ca y men­tal. Guo Yun Shen so­lía de­cir “Con me­dio pa­so y el gol­pe de Ben se ga­na de­ba­jo del cie­lo”.

La prác­ti­ca del Xing Yi es ex­ce­len­te pa­ra for­ta­le­cer los ór­ga­nos y la cir­cu­la­ción, tan­to san­guí­nea co­mo ener­gé­ti­ca, ya que se uti­li­za el es­pa­cio in­terno.

“Ca­da mo­vi­mien­to se co­rres­pon­de a un ele­men­to y es­te a su vez a un ór­gano en par­ti­cu­lar, por otra par­te se ma­ne­ja la ener­gía in­ter­na, fí­si­ca y men­tal; in­di­ca el ca­mino a se­guir, a al­can­zar el ob­je­ti­vo que ca­da uno se pro­po­ne en su pro­pia vi­da. No só­lo ayu­da a me­jo­rar el as­pec­to fí­si­co sino tam­bién a po­der guiar la men­te, a ser va­lien­te y de­re­cho, en una pa­la­bra, se lo­gra ser una per­so­na con es­pí­ri­tu lu­mi­no­so”.

Los ejer­ci­cios San Tzai Zhuang

Pa­ra­do con la vis­ta ha­cia ade­lan­te, en­fo­can­do un pun­to ubi­ca­do en lí­nea rec­ta a los ojos, allí lle­ga­rá to­da la con­cen­tra­ción, la fuer­za y la ener­gía. (Fo­to 2). El pe­so atrás, el pie de­re­cho un pa­so ade­lan­te y la pun­ta de am­bos orien­ta­das ha­cia el pun­to, la pier­na iz­quier­da ac­tua­rá co­mo un re­sor­te. Las ma­nos con la pal­ma iz­quier­da ha­cia aba­jo y la de­re­cha le­ve­men­te ha­cia ade­lan­te, cu­brien­do des­de la al­tu­ra los pies; los co­dos ce­rra­dos has­ta el pun­to jus­to ha­cia don­de apun­tan las ma­nos; los bra­zos fle­xio­na­dos: el de­re­cho a la al­tu­ra de la pun­ta de la na­riz y el iz­quier­do a la al­tu­ra de Dan Tien. La po­si­ción es si­mi­lar a la que de­be ha­cer­se pa­ra es­ti­rar un ar­co, siem­pre apun­tan­do al pun­to ima­gi­na­rio con el cen­tro de­re­cho. Es­ta es una pos­tu­ra pa­ra pre­pa­rar el cuer­po y así po­der rea­li­zar los di­fe­ren­tes mo­vi­mien­tos. Se de­be man­te­ner en es­ta pos­tu­ra tra­ba­jan­do la re­la­ción in­ter­na, abrien­do el es­pa­cio in­terno, unien­do los cen­tros, ajus­tan­do la re­la­ción del cuer­po en di­rec­ción a un pun­to al fren­te. Una vez que se en­cuen­tra el equi­li­brio in- terno, que se pre­pa­ra de for­ma ade­cua­da pa­ra el des­pla­za­mien­to ex­terno, se pue­de con­ti­nuar con los si­guien­tes pa­sos.

1-PI (Ha­char. Re­la­ción con el ele­men­to Me­tal y el pul­món.)

La fuer­za ge­ne­ra­da apor­ta un ma­sa­je a los pul­mo­nes y be­ne­fi­cia al sis­te­ma res­pi­ra­to­rio.

Se ini­cia des­de la pos­tu­ra San Tzai Zhuang man­te­nien­do la mano de­re­cha apo­yan­do ha­cia el fren­te se da un pe­que­ño pa­so con la mis­ma pier­na de­re­cha que es­tá ade­lan­te y se pa­sa el

“EL XING YI NO SÓ­LO AYU­DA A ME­JO­RAR EL FÍ­SI­CO SINO TAM­BIÉN A GUIAR LA MEN­TE, A SER VA­LIEN­TE Y DE­RE­CHO, ES DE­CIR, A SER UNA PER­SO­NA CON ES­PÍ­RI­TU LU­MI­NO­SO”.

pe­so ha­cia es­ta pier­na siem­pre en di­rec­ción ha­cia el pun­to de ade­lan­te; al mis­mo tiem­po se va le­van­tan­do el bra­zo iz­quier­do has­ta que que­da la mano iz­quier­da al la­do de la de­re­cha, y la pier­na iz­quier­da al la­do de la de­re­cha, (Fo­to 1) . Lue­go se lle­va el pie iz­quier­do ha­cia ade­lan­te y al mis­mo tiem­po la mano iz­quier­da avan­za ha­cia ade­lan­te jun­to con el cuer­po. Pi­sar con­tun­den­te­men­te con el pie iz­quier­do a la vez que la mano iz­quier­da gol­pea ha­cia aba­jo con mu­cha fuer­za y la mano de­re­cha lle­ga a la al­tu­ra del Dan Tien, re­la­cio­nan­do es­te bra­zo a tra- vés del cuer­po con la mano iz­quier­da (Fo­to 3). To­do va a al mis­mo pun­to ade­lan­te.

Al gol­pear el sue­lo la ener­gía vuel­ve a la Tierra, sa­le, y vuel­ve a en­trar en la mano, crean­do así un ci­clo ener­gé­ti­co.

Se si­gue el mis­mo mo­vi­mien­to avan­zan­do le­ve­men­te con el mis­mo pie de ade­lan­te y pa­san­do por la pos­tu­ra de la fo­to 1 y se rea­li­za igual pe­ro del otro la­do y de es­ta for­ma se con­ti­núa el mo­vi­mien­to, la can­ti­dad de pa­sos de­pen­de ex­clu­si­vam­ne­te del es­pa­cio que se dis­pon­ga pa­ra prac­ti­car.

2- TZUAN (Ator­ni­llar. Re- la­ción con el ele­men­to Agua y el ri­ñón.)

Se ini­cia des­de la pos­tu­ra San Tzai Zhuang pa­san­do a la pos­tu­ra de la fo­to 1 de la mis­ma ma­ne­ra que en el pri­mer mo­vi­mien­to jun­tan­do la pier­na iz­quier­da al la­do de la de­re­cha, lue­go si­gue avan­zan­do la pier­na iz­quier­da y se gi­ran los bra­zos a me­di­da que se avan­za ce­rran­do y gol­pean­do con los pu­ños, ro­tán­do­los en la mis­ma lí­nea ha­cia ade­lan­te (Fo­to 4). De es­ta for­ma tie­ne que lle­gar to­da la cir­cu­la­ción del cuer­po al mis­mo pun­to en el mis­mo mo­men­to, se usa el bra­zo que ba­ja pa­ra ayu­dar el de arri­ba

“TO­DOS LOS MO­VI­MIEN­TOS VAN DE LO IN­TERNO A LO EX­TERNO Y DES­DE LO EX­TERNO SE MO­DI­FI­CA LO IN­TERNO, DE ES­TA MA­NE­RA SE LO­GRA UN GRAN EQUI­LI­BRIO”

a lle­gar al pun­to. El pa­so le da la fuer­za al cuer­po a lle­gar tam­bién al mis­mo lu­gar. Se si­gue el mis­mo mo­vi­mien­to avan­zan­do le­ve­men­te con el mis­mo pie de ade­lan­te y pa­san­do por la pos­tu­ra de la fo­to 1 y se rea­li­za igual pe­ro del otro la­do re­pi­tien­do así los pa­sos de am­bos la­dos. Es­te mo­vi­mien­to for­ta­le­ce a los ri­ño­nes.

3- BEN (Re­bo­te. Re­la­ción con el ele­men­to Ma­de­ra y el hí­ga­do.)

Se ini­cia des­de la pos­tu­ra San Tzai Zhuang pa­san­do a la pos­tu­ra de la fo­to 1 de la mis­ma ma­ne­ra que en el pri­mer mo­vi­mien­to jun­tan­do la pier­na iz­quier­da al la­do de la de­re­cha. Des­de es­te pun­to se ro­ta el cuer­po ha­cia aden­tro, si­gue avan­zan­do el mis­mo pie que ve­nía de atrás al mis­mo tiem­po que se ro­tan los bra­zos, apo­yan­do en el pun­to de ade­lan­te y ro­tán­do­los a la al­tu­ra del tron­co ha­cia afue­ra (Fo­to 5). Se si­gue el mis­mo mo­vi­mien­to avan­zan­do le­ve­men­te con el mis­mo pie de ade­lan­te y pa­san­do por la pos­tu­ra de la fo­to 1 y se rea­li­za igual pe­ro del otro la­do re­pi­tien­do así los pa­sos de am­bos la­dos yen­do ha­cia ade­lan­te.Con es­ta pos­tu­ra se crea una aber­tu­ra y cie­rre de la ca­ja to­rá­ci­ca que ac­túa co­mo un ma­sa­je so­bre el hí­ga­do.

4- PAO (Ca­ño­na­zo. Re­la­ción con el ele­men­to Fue­go y co­ra­zón.)

Se ini­cia des­de la pos­tu­ra San Tzai Zhuang pa­san­do a la pos­tu­ra de la fo­to 1 de la mis­ma ma­ne­ra que en el pri­mer mo­vi­mien­to jun­tan­do la pier­na iz­quier­da al la­do de la de­re­cha Se avan­za el pie iz­quier­do, al mis­mo tiem­po el bra­zo iz­quier­do se des­pla­za ha­cia afue­ra pe­ro la fuer­za de es­te se tras­la­da des­de el pu­ño iz­quier­do pa­san­do por el bra­zo, la es­pal­da y el

bra­zo de­re­cho has­ta lle­gar al pu­ño de­re­cho que gol­pea al pun­to ade­lan­te (Fo­to 6).. El cuer­po va ha­cia ade­lan­te con la fuer­za de un ca­ñón, lo que per­mi­te que el tó­rax se ex­pan­da ha­cia arri­ba y que el es­ter­nón de­je de ejer­cer pre­sión so­bre el co­ra­zón, li­be­rán­do­lo y to­ni­fi­can­do to­do el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar.

5-HENG (Cru­ce de pu­ño. Re­la­ción con el ele­men­to Tierra y el ba­zo.)

Se ini­cia des­de la pos­tu­ra San Tzai Zhuang pa­san­do a la pos­tu­ra de la fo­to 1 de la mis­ma ma­ne­ra que en el pri­mer mo­vi­mien­to jun­tan­do la pier­na iz­quier­da al la­do de la de­re­cha Des­de es­te pun­to se ro­ta el cuer­po ha­cia aden­tro, la pier­na iz­quier­da da un pa­so ha­cia de­lan­te, y se mue­ven los miem­bros del mis­mo la­do ro­tan­do los bra­zos jun­to con la par­te in­fe­rior del tron­co del la­do de la pier­na que es­tá ade­lan­te. Es­te mo­vi­mien­to se rea­li­za abrien­do el bra­zo y pu­ño ha­cia el cos­ta­do con un mo­vi­mien­to en for­ma cir­cu­lar (Fo­to 7). Se si­gue el mis­mo mo­vi­mien­to avan­zan­do le­ve­men­te con el mis­mo pie de ade­lan­te y pa­san­do por la pos­tu­ra de la fo­to 1 y se rea­li­za igual pe­ro del otro la­do (Fo­to 8). Es­ta pos­tu­ra me­jo­ra las fun­cio­nes del apa­ra­to di­ges­ti­vo por­que ejer­ce un ma­sa­je so­bre el es­tó­ma­go, el ba­zo y el pán­creas.

Pa­ra fi­na­li­zar el ejer­ci­cio se vuel­ve a la pos­tu­ra de la fo­to 1 y lue­go se lle­van los bra­zos al cos­ta­do del cuer­po ele­van­do las pier­nas has­ta que que­den le­ve­men­te fle­xio­na­das. Ter­mi­nar el ejer­ci­cio re­gu­la­ri­zan­do la res­pi­ra­ción, siem­pre in­ha­lan­do y ex­ha­lan­do por la na­riz.

El es­que­ma del mo­vi­mien­to de los pies es el mis­mo pa­ra las 5 di­fe­ren­tes pos­tu­ras, se ini­cia con los pies jun­tos, se mue­ve el pie de­re­cho has­ta la pos­tu­ra San Tzai Zhuang (pa­so 1, fo­to 2), se avan­za le­ve­men­te el mis­mo pie (pa­so 2), a con­ti­nua­ción se pa­sa el pe­so ha­cia la pier­na de­re­cha y se jun­tan los pies (pa­so3) que­dan­do en la pos­tu­ra de la fo­to 1. Lue­go se ha­ce el mo­vi­mien­to que se quie­ra rea­li­zar dan­do un pa­so con el pie iz­quier­do (pa­so 4), si fue­ra Pi al mis­mo tiem­po se ha­cha con la pal­ma iz­quier­da (fo­to 3), lue­go se avan­za le­ve­men­te con el mis­mo pie (pa­so 5), se pa­sa el pe­so y se jun­tan los pies (pa­so 6) que­dan­do nue­va­men­te en la pos­tu­ra de la fo­to 1. Lue­go se con­ti­núa el mis­mo mo­vi­mien­to dan­do un pa­so aho­ra con la pier­na de­re­cha (pa­so 7) mo­vien­do al mis­mo tiem­po los bra­zos, se avan­za le­ve­men­te con el mis­mo pie (pa­so 8), se pa­sa el pe­so y se jun­tan los pies (pa­so 9) que­dan­do nue­va­men­te en la pos­tu­ra de la fo­to 1. Se si­gue el mo­vi­mien­to co­rres­pon­dien­te dan­do un pa­so con la pier­na iz­quier­da (pa­so 10), mo­vien­do to­do el cuer­po jun­to a los bra­zos se­gún co­rres­pon­da el ejer­ci­cio rea­li­za­do. Se con­ti­nua avan­zan­do le­ve­men­te con el mis­mo pie (pa­so 11), se pa­sa el pe­so y se jun­tan los pies pa­ra fi­na­li­zar (pa­so 12). En ca­so de con­tar con un es­pa­cio se pue­de re­pe­tir va­rias ve­ces los pa­sos pa­ra fi­na­li­zar con el pa­so 12.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.