TISANAS PRODIGIOSAS

TAO - Tomo III - - Fitoterapia -

La fi­to­te­ra­pia es uno de los mé­to­dos de tra­ta­mien­to em­plea­dos por la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na des­de la an­ti­güe­dad pa­ra cu­rar to­do ti­po de en­fer­me­da­des y de­vol­ver el equi­li­bro al or­ga­nis­mo. An­ti­gua­men­te los mon­jes taoís­tas en­sa­ya­ban re­ce­tas no so­la­men­te pa­ra cal­mar do­len­cias sino tam­bién pa­ra pre­ve­nir­las, pre­ser­var la ju­ven­tud y lo­grar la lon­ge­vi­dad.

Al pre­pa­rar una ti­sa­na con hier­bas es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta la na­tu­ra­le­za de las mis­mas, que pue­de ser ca­lien­te, ti­bia, fría o fres­ca, y su elec­ción de­pen­de­rá de la pro­ble­má­ti­ca pun­tual. Por ejem­plo, los ma­les cau­sa­dos por el frío se tra­ta­rán con hier­bas ca­lien­tes y aque­llos pro­vo­ca­dos por el ca­lor, con hier­bas de na­tu­ra­le­za fría. Tam­bién se eva­lúa su sa­bor, es de­cir, pi­can­te, dul­ce, agrio, amar­go y sa­la­do, ca­da una de ellas es­ti­mu­la­rá a uno de los ór­ga­nos vi­ta­les o a la vís­ce­ra con la que es­té re­la­cio­na­do.

Exis­ten mu­chas for­mas de em­plear­las, aun­que la más fre­cuen­te es pre­pa­ran­do in­fu­sio­nes que ge­ne­ral­men­te apor­tan ese plus de sa­bor que ani­ma a be­ber­las.

Al­gu­nos de los pro­ble­mas pro­pios de la tem­po­ra­da fría del año pue­den pre­ve­nir­se y ali­viar­se con va­rias de es­tas re­ce­tas an­ces­tra­les cu­yos in­gre­dien­tes son eco­nó­mi­cos y fá­ci­les de en­con­trar en her­bo­ris­te­rías o en los co­mer­cios es­pe­cia­li­za­dos del Ba­rrio Chino de Bel­grano. Só­lo es ne­ce­sa­rio te­ner cons­tan­cia en el uso de las ti­za­nas re­co­men­da­das.

• Pa­ra hu­me­de­cer el or­ga­nis­mo

Co­mo men­cio­na­mos en el nú­me­ro 21 de Tao, el oto­ño es un mo­men­to del año muy se­co y es­to re­per­cu­te ne­ga­ti­va­men­te en la fun­ción or­gá­ni­ca. Pa­ra con­tra­rres­tar­lo se pue­den em­plear los si­guien­tes pre­pa­ra­dos que hi­dra­tan las vías res­pi­ra­to­rias.

Lúo Han Guo

El lúo han guo es un fru­to de ori­gen asiá­ti­co con el que se pre­pa­ra una de­li­cio­sa in­fu­sión muy uti­li­za­da por los can­tan­tes y pro­fe­so­res chi­nos ya que su par­ti­cu­la­ri­dad es la de hu­me­de­cer y sua­vi­zar la gar­gan­ta y me­jo­rar la voz. Ade­más, eli­mi­na las fle­mas acu­mu­la­das en el pul­món y pro­du­ce sa­li­va, lo que con­tri­bu­ye a te­ner una bue­na di­ges­tión y a re­gu­la­ri­zar el in­tes­tino, es­pe­cial­men­te en los ca­sos de cons­ti­pa­ción.

Her­vir una ta­za de agua y agre­gar un lúo han guo (se con­si­gue en los co­mer­cios del Ba­rrio Chino de Bel­grano), cor­ta­do en tro­zos pe­que­ños, de­jar re­po­sar du­ran­te 10 mi­nu­tos, has­ta que que­de de un co­lor ver­de sua­ve. Es muy dul­ce, por lo que no es ne­ce­sa­rio agre­gar­le miel ni azú­car. Be­ber una ta­za por día.

Nue­ces y pino chino

Mo­ler 15 gra­mos de feng sui tang (se­mi­llas de pino chino), y 15 gra­mos de nue­ces pe­la­das y co­lo­car en una ta­za de 200c.c. de agua hir­vien­do. De­jar re­po­sar 10 mi­nu­tos, es­pe­rar a que ba­je la tem­pe­ra­tu­ra y co­lo­car­le miel a gus­to. Be­ber una ta­za por día. Cal­ma la tos se­ca y com­ba­te la cons­ti­pa­ción.

• Pa­ra el can­san­cio fí­si­co y men­tal

Sin du­da es­te es uno de los pro­ble­mas más re­cu­rren­tes de la ac­tua­li­dad y que, ge­ne­ral­men­te, se sue­le agra­var en es­ta épo­ca del año. Pa­ra con­tra­rres­tar­la se uti­li­za la raíz de gin­seng, de­bi­do a que una de sus fun­cio­nes es le­van­tar el Chi y ali­via el can­san­cio men­tal. Tam­bién me­jo­ra las de­fen­sas del or­ga­nis­mo, que sue­len de­bi­li­tar­se con el frío.

Té de gin­seng

Cor­tar 5 gra­mos de gin­seng bien pe­que­ño, co­lo­car­lo en un ter­mo y agre­gar­le me­dio li­tro de agua hir­vien­do, ta­par y de­jar re­po­sar 10 mi­nu­tos.

Idea­les en la épo­ca de ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, las in­fu­sio­nes de hier­bas son un alia­do in­sus­ti­tui­ble pa­ra cu­rar y pre­ve­nir ma­les me­no­res y ar­mo­ni­zar el or­ga­nis­mo. Aquí, las des­ta­ca­das del her­ba­rio chino.

Cuan­do se to­ma es­ta in­fu­sión no de­be in­ge­rir­se nin­gún otro té ya que se anu­la­rían los efec­tos. Tam­po­co se de­be co­mer na­bo por­que neu­tra­li­za su ac­ción.

Se pue­de to­mar por la ma­ña­na o des­pués del al­muer­zo.

•To­ni­fi­car la san­gre Sé­sa­mo

Ade­más de re­for­zar la san­gre re­gu­la per­fec­tam­ne­te el in­tes­tino, me­jo­ra tambien el fun­cio­na­mien­to del hí­ga­do y del ri­ñón; me­jo­ra sen­si­blem­ne­te la vis­ta y evi­ta los ma­reos e in­clu­si­ve las ca­nas pre­ma­tu­ras, re­la­cio­na­das di­rec­ta­men­te con la ca­li­dad de la san­gre.

Tos­tar 6 gra­mos de sé­sa­mo ne­gro y re­du­cir­lo a pol­vo, mez­clar­lo con 3 gra­mos de ho­jas de té ro­jo y agre­gar­le una ta­za de agua (si se desea más con­cen­tra­do co­lo­car­le me­nos can­ti­dad), lle­var a fue­go mí­ni­mo y de­jar her­vir du­ran­te 15 mi­nu­tos.

Se pue­de to­mar en cual­quier mo­men­to del día.

Ojo de Dra­gón

Me­jo­ra no­ta­ble­men­te el fun­cio­na­mien­to del co­ra­zón y del ba­zo, tran­qui­li­za, es­ti­mu­la la me­mo­ria, ayu­da a con­ci­liar el sue­ño y a po­der des­can­sar me­jor.

Co­ci­nar al va­por 10 uni­da­des de gui yuan has­ta que es­tén lo su­fu­cien­te­men­te tier­nos, lue­go co­lo­car­los en una ta­za de agua hir­vien­do y de­jar re­po­sar du­ran­te unos mi­nu­tos, be­ber el lí­qui­do y co­mer los fru­tos.

Sheng Di Huang

Es­ta raíz ac­túa re­for­zan­do el Yin y ba­jan­do el fue­go del cuer­po y la san­gre, in­clu­so en la me­no­pau­sia; ade­más re­po­ne los lí­qui­dos per­di­dos du­ran­te la ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

Pi­car 10 gra­mos de sheng di huang (Reh­man­nia glu­ti­no­sa) y co­lo­car­la en me­dio li­tro de agua hir­vien­do, de­jar re­po­sar 10 mi­nu­tos y be­ber.

Shu Di Huang

Re­fuer­za el Yang su­bien­do el fue­go en la san­gre y, por lo tan­to, ca­len­tan­do el cuer­po. Pi­car 10 gra­mos y co­lo­car­la en me­dio li­tro de agua hir­vien­do, de­jar re­po­sar 10 mi­nu­tos y be­ber.

Si se ne­ce­si­ta equi­li­brar las dos ener­gías (Yin-Yang) se mez­clan am­bas.

Ho­jas de Mo­ra

Las ho­jas de mo­ra, co­se­cha­das lue­go de la pri­me­ra he­la­da, son par­te del re­ce­ta­rio fi­to­te­ra­péu­ti­co chino. Lo ideal es apro­ve­char las pri­me­ras es­car­chas pa­ra jun­tar­las, se­car­las y con­ser­var­las en fras­cos bien ta­pa­dos.

Es­ta in­fu­sión res­ta­ble­ce al or­ga­nis­mo lue­go de ha­ber­se ex­pues­to al vien­to (cau­san­te de en­fer­me­da­des) du­ran­te mu­cho tiem­po. Tam­bién ba­ja el fue­go in­terno y ayu­da a me­jo­rar las ca­ta­ra­tas y otros pro­ble­mas de la vi­sión.

Mo­ler 15 gra­mos de ho­jas se­cas de mo­ra has­ta con­ver­tir­las prác­ti­ca­men­te en pol­vo, co­lo­car­lo en agua hir­vien­do, de­jar re­po­sar 10 mi­nu­tos, co­lar y be­ber. Se pue­de to­mar una ta­za to­dos los días

• Ar­mo­ni­zar el or­ga­nis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.