LO ESEN­CIAL DEL ACEI­TE

TAO - Tomo III - - Nutrición -

La pa­la­bra chi­na yóu sig­ni­fi­ca gra­sa o acei­te y for­ma par­te de las sie­te ne­ce­si­da­des bá­si­cas del hom­bre pa­ra vi­vir sa­lu­da­ble­men­te se­gún la me­di­ci­na chi­na, aun­que a mu­chas per­so­nas les re­sul­te im­po­si­ble pen­sar es­te pro­duc­to en esos tér­mi­nos.

En los úl­ti­mos años, in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das en el cam­po de nu­tri­ción arro­ja­ron co­mo re­sul­ta­do que cier­tos ti­pos de gra­sas son esen­cia­les pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to or­gá­ni­co, es de­cir que coin­ci­den con lo que vie­nen se­ña­lan­do ha­ce mi­les de años los mé­di­cos chi­nos. Por su­pues­to, el te­ma es sa­ber ele­gir­las cui­da­do­sa­men­te y evi­tar con­su­mir­las en ex­ce­so, de­bi­do a que tien­den a de­po­si­tar­se en las pa­re­des de las ar­te­rias im­pi­dien­do que la san­gre cir­cu­le de ma­ne­ra ade­cua­da y pro­vo­can­do en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, co­les­te­rol, hi­per­ten­sión ar­te­rial y ate­ros­cle­ro­sis, en­tre otras.

Den­tro de sus fun­cio­nes prin­ci­pa­les, el acei­te ac­túa co­mo ais­lan­te tér­mi­co y lu­bri­ca las ar­ti­cu­la­cio­nes, me­jo­ran­do la mo­vi­li­dad de los hue­sos.

“Mu­chas per­so­nas creen que la sa­lud pa­sa por no co­mer carnes ni gra­sas y se ali­men­tan so­la­men­te con ver­du­ras a las cua­les no les co­lo­can na­da de acei­te, pa­ra ellos no exis­te peor alimento que la gra­sa, sin em­bar­go es muy im­por­tan­te pa­ra la sa­lud, ase­gu­ra el maes­tro liu ming. Por ejem­plo, de­ba­jo de la piel te­ne­mos una ca­pa de gra­sa que ac­túa de­fen­dien­do al or­ga­nis­mo del frío y el ca­lor pa­ra que el cuer­po man­ten­ga la tem­pe­ra­tu­ra in­ter­na ade­cua­da. No siem­pre que se co­me gra­sa es­ta se acu­mu­la en el cuer­po, lo im­por­tan­te es có­mo se di­gie­ra y me­ta­bo­li­ce. La ve­sí­cu­la di­ri­ge la gra­sa del cuer­po y ac­túa co­mo una es­pe­cie de alar­ma. Cuan­do uno co­me gra­sa y ella no reac­cio­na es­ta to­do bien, pe­ro cuan­do mo­les­ta sig­ni­fi­ca que se es­tá con­su­mien­do más de lo que el cuer­po ne­ce­si­ta; por esa ra­zón es tan gra­ve que se ex­tir­pe la ve­sí­cu­la cuan­do se in­fla­ma. Las gra­sas acu­mu­la­das es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das con la ma­la cos­tum­bre de be­ber lí­qui­dos fríos o ca­si he­la­dos, es­to ge­ne­ra una reac­ción en el cuer­po de­bi­do a que re­ci­be un men­sa­je de pe­li­gro y co­mien­za a ge­ne­rar más gra­sa pa­ra pro­te­ger­se, in­clu­so los ór­ga­nos

La me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na de­no­mi­na al acei­te o la gra­sa con la pa­la­bra yóu y lo con­si­de­ra una de las sie­te ne­ce­si­da­des bá­si­cas pa­ra vi­vir sa­lu­da­ble­men­te, al­go im­pen­sa­do en la so­cie­dad oc­ci­den­tal mo­der­na. Vir­tu­des y con­ve­nien­cias.

se re­vis­ten de gra­sa, cons­ti­tu­yen­do un gran pe­li­gro”.

Con­su­mir gra­sas pe­ro de ma­ne­ra in­te­li­gen­te es la con­sig­na cuan­do se rea­li­za un tra­ba­jo fí­si­co in­ten­so, ya sea por la ac­ti­vi­dad la­bo­ral o la prác­ti­ca de ejer­ci­cios. En es­tos ca­sos se pue­de in­ge­rir en ma­yor can­ti­dad, pe­ro cuan­do se tie­ne una vi­da se­den­ta­ria

lo me­jor es ba­jar las can­ti­da­des. Otro de­ta­lle im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta es que siem­pre es me­jor con­su­mir gra­sas al me­dio día por­que se ne­ce­si­ta más ener­gía, por la no­che lo me­jor es evi­tar­las.

¿Ve­ge­tal o ani­mal?

La creen­cia po­pu­lar in­di­ca que el acei­te ve­ge­tal es más sano que la gra­sa de cer­do, por ejem­plo; sin em­bar­go, la me­di­ci­na chi­na in­di­ca to­do lo con­tra­rio. “Si em­pa­pa­mos una toa­lla con acei­te ve­ge­tal y otra con gra­sa de cer­do y lue­go las la­va­mos por se­pa­ra­do con agua ca­lien­te, no­ta­re­mos que aque­lla con acei­te no se lim­pia fá­cil­men­te, en cam­bio la que tie­ne gra­sa de cer­do sí. Es­to es exac­ta­men­te lo que ocu­rre en el or­ga­nis­mo, la gra­sa se me­ta­bo­li­za más fá­cil que el acei­te.”

Hay que te­ner en cuen­ta que los acei­tes ve­ge­ta­les es­tán pre­sen­tes en la ma­yo­ría de los ali­men­tos in­dus­tria­li­za­dos, por lo cual es muy fá­cil con­su­mir­lo sin dar­se cuen­ta en ga­lle­ti­tas, pa­pas fri­tas, etc..

La gra­sa de va­ca no es tan sa­lu­da­ble co­mo la de cer­do, cuan­do es­tá fría es muy du­ra y de di­ges­tión más len­ta, es­pe­cial­men­te cuan­do se mez­cla con be­bi­das frías, “Co­mer asa­do y to­mar ga­seo­sa fría es la peor com­bi­na­ción que pue­de ha­cer­se, to­da esa gra­sa se acu­mu­la en las ar­te­rias y cu­bre los ór­ga­nos, ade­más de desa­rro­llar un ab­do­men abul­ta­do”.

La gra­sa es in­dis­pen­sa­ble pa­ra man­te­ner la piel hu­mec­ta­da y re­tra­sar la apa­ri­ción de arru­gas. An­ti­gua­men­te las mu­je­res orien­ta­les pre­pa­ra­ban una re­ce­ta que con­sis­tía en mez­clar dos cu­cha­ra­das de gra­sa de cer­do con agua de arroz, lo mez­cla­ban y lo co­mían. In­dis­cu­ti­ble­men­te su piel per­ma­ne­cía im­pe­ca­ble y su si­lue­ta es­bel­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.