EL DES­TINO EN TUS MA­NOS

TAO - Tomo III - - Shou Xiang -

El ar­te del Shou Xiang, más co­no­ci­do en el mun­do oc­ci­den­tal co­mo quiromancia o lec­tu­ra de ma­nos, es una téc­ni­ca mi­le­na­ria uti­li­za­da po­pu­lar­men­te pa­ra adi­vi­nar el fu­tu­ro, pe­ro tam­bién pue­de ser un mé­to­do de diag­nós­ti­co. Co­mo se sa­be, la pal­ma de la mano es un ma­pa que re­fle­ja ca­da par­te del cuer­po hu­mano y ade­más, en ella se di­bu­ja la dis­po­si­ción de los cin­co ele­men­tos: Ma­de­ra en el ex­tre­mo su­pe­rior, jun­to al ín­di­ce; Fue­go de­ba­jo, al la­do del pul­gar; Tierra en lí­nea rec­ta ho­ri­zon­tal al Fue­go; el Me­tal se en­cuen­tra en­tre am­bos y el Agua so­bre la Tierra, en la zo­na que abar­ca los de­dos me­ñi­que, anu­lar y ma­yor. El la­do co­rres­pon­dien­te al de­do me­ñi­que es Yin; el opues­to, es de­cir el la­do del pul­gar, es Yang (siem­pre mi­ran­do la pal­ma de la mano).

A su vez, de ca­da zo­na na­cen una o dos lí­neas. De la Ma­de­ra sa­le la lí­nea de la vi­da, que lle­ga a la mi­tad de la pal­ma y ba­ja; so­bre ella se en­cuen­tra la de la men­te/es­tu­dio/ tra­ba­jo (mu­chas ve­ces am­bas se en­cuen­tran uni­das en su na­ci­mien­to); arri­ba de es­ta la lí­nea de la fa­mi­lia/ amor, que na­ce en la zo­na del Agua; des­de la par­te me­dia de la pal­ma sa­le la lí­nea del di­ne­ro, que pue­de lle­gar has­ta la ar­ti­cu­la­ción de la mu­ñe­ca y coin­ci­de con la zo­na de Me­tal.

Cuan­do se leen las ma­nos lo pri­me­ro que de­be ob­ser­var­se es que las lí­neas sean cla­ras: “De­ben ver­se co­mo

En es­ta par­te del mun­do sue­le to­mar­se a la quiromancia co­mo una cien­cia eso­té­ri­ca, pe­ro pa­ra la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na la lec­tu­ra de las lí­neas de las ma­nos pue­de ser un mé­to­do de diag­nós­ti­co. In­di­cios pa­ra la sa­lud o la suer­te.

una ta­lla de cu­chi­llo en la ma­de­ra”, di­ce el maes­tro Liu Ming. Es­to in­di­ca que la per­so­na es muy in­te­li­gen­te, que sa­be lo quie­re de la vi­da y có­mo lo­grar­lo. Por el con­tra­rio, si son sua­ves pue­den de­no­tar con­fu­sión y fal­ta de de­ci­sión; es­to se de­be a que el Chi es­tá ba­jo”. Cuan­do otras pe­que­ñas lí­neas atra­vie­san las prin­ci­pa­les sig­ni­fi­ca que es un mo­men­to de emo­cio­nes en­con­tra­das, o que es­ta­mos fren­te a si­tua­cio­nes es­tre­san­tes. En ge­ne­ral, apa­re­cen en for­ma abun­dan­te y des­or­de­na­da, y son un men­sa­je del or­ga­nis­mo, de allí la im­por­tan­cia de de­te­ner­se a ob­ser­var­las. El co­lor de las lí­neas tam-

“LAS LÍ­NEAS DE LA MANO DE­BEN VER­SE CO­MO UNA TA­LLA DE CU­CHI­LLO EN LA MA­DE­RA. ES­TO IN­DI­CA QUE LA PER­SO­NA ES MUY IN­TE­LI­GEN­TE, QUE SA­BE LO QUE QUIE­RE DE LA VI­DA Y CÓ­MO LO­GRAR­LO”

bién re­fle­ja el es­ta­do de sa­lud. Cuan­do su to­na­li­dad es ro­jo os­cu­ro quie­re de­cir que la ener­gía es la ade­cua­da; si es pá­li­do es ba­ja y tam­bién in­di­ca un mo­men­to de po­ca suer­te. Por otra par­te, la pal­ma de la mano po­see sec­to­res más ele­va­dos y otros más pla­nos y el Chi es el res­pon­sa­ble de ello, ya que “lle­na” el cuer­po. Cuan­do es­tá to­tal­men­te pla­na la ener­gía es­ta muy ba­ja y se re­fle­ja en una sa­lud dé­bil, al­go que in­flu­ye ne­ga­ti­va­men­te en la suer­te: “Sa­lud bue­na, bue­na suer­te”, ase­gu­ra Liu Ming.

¿Iz­quier­da o de­re­cha?

To­das las lí­neas sa­len des­de la ba­se del de­do ín­di­ce, que re­pre­sen­ta la di­rec­ción, y no só­lo pue­den mos­trar una si­tua­ción par­ti­cu­lar de la sa­lud o del áni­mo de una per­so­na sino que tam­bién per­mi­ten ver, a los ojos ex­pe­ri­men­ta­dos cla­ro es­tá, la exi­gen­cia que ca­da uno tie­ne so­bre sí mis­mo y pa­ra con los de­más.

Los hom­bres son Yang y de­ben ob­ser­var la mano iz­quier­da, en cam­bio las mu­je­res, por po­seer ener­gía Yin, de­ben exa­mi­nar la de­re­cha. Sin em­bar­go, es­ta re­gla no es vá­li­da pa­ra to­da la vi­da y se­gún la edad de­be­mos cam­biar de mano: las mu­je­res, des­pués de los 28 años, y los hom­bres lue­go de los 30, de­bi­do a que a par­tir de ese mo­men­to se cam­bia la suer­te. “En mi ca­so exis­ten gran­des di­fe­ren­cias en­tre am­bas ma­nos y es­to se re­la­cio­na con el he­cho de ha­ber vi­vi­do una par­te en Chi­na y otra en la Ar­gen­ti­na. Yo apren­dí a in­ter­pre­tar las lí­neas de la mano cuan­do te­nía 14 años y me en­se­ñó un mon­je que era el pa­drino de un ami­go mío con quien prac­ti­cá­ba­mos ar­tes mar­cia­les. Es­te mon­je es­ta­ba le­van­tan­do un tem­plo y no­so­tros lo vi­si­ta­mos lle­ván­do­le de re­ga­lo dos plan­tas de pino, lue­go de eso se­gui­mos yen­do los miér­co­les por la tar­de. Uno de esos días me pro­pu­so ins­truir­me en es­te ar­te, ya que con­si­de­ra­ba que yo te­nía la sen­si­bi­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra po­der prac­ti­car­lo. A pe­sar de ser un niño me gus­tó mu­cho apren­der con una per­so­na tan sa­bia, in­clu­so me re­ga­ló un li­bro

“CUAN­DO HAY UNA DO­BLE LÍ­NEA DEL AMOR, UNA BIEN MAR­CA­DA Y OTRA MÁS SUA­VE, LO MÁS PROBABLE ES QUE ESA PER­SO­NA TEN­GA AL­MA DE POE­TA Y UN CA­RÁC­TER MUY RO­MÁN­TI­CO, TÍ­PI­CO DE LOS AR­TIS­TAS”.

so­bre el te­ma, que años más tar­de com­par­tí con otros maes­tros”.

Pri­me­ro la sa­lud

Las lí­neas de la mano no tie­nen siem­pre las mis­mas características pues, pa­ra bien o pa­ra mal, van mu­tan­do a lo lar­go de la vi­da. Lo im­por­tan­te es uti­li­zar es­ta cien­cia co­mo mé­to­do de pre­ven­ción de ma­ne­ra tal que al de­tec­tar al­gún in­con­ve­nien­te a ni­vel sa­lud po­da­mos co­rre­gir aque­llo que even­tual­men­te lo es­té pro­vo­can­do. “He co­no­ci­do per­so­nas que te­nían una lí­nea de la vi­da cor­ta, lo que au­gu­ra una breve exis­ten­cia; sin em­bar­go, cam­bian­do de­ter­mi­na­das ac­ti­tu­des pu­die­ron mo­di­fi­car esa si­tua­ción y vi­vir mu­chos años. La for­ma en que uno se ma­ne­ja mar­ca la vi­da”.

La lí­nea de la vi­da es la de­po­si­ta­ria de las ma­yo­res ex­pec­ta­ti­vas al mo­men­to de leer las ma­nos. Es la que na­ce en la ar­ti­cu­la­ción del ín­di­ce y el pul­gar y sue­le con­fun­dír­se­la con la de la suer­te, que es la que ba­ja tam­bién has­ta la mu­ñe­ca pe­ro des­de la ba­se del de­do ma­yor. Co­mo la vi­da mis­ma, se di­vi­de en cua­tro par­tes bien de­fi­ni­das: ni­ñez, ju­ven­tud, adul­tez y an­cia­ni­dad, y na­tu­ral­men­te, lo ideal es que se vea lar­ga y de­fi­ni­da, sin “is­las” ni su­per­po­si­cio­nes. Cuan­do es­to ocu­rre, lo más probable es que se ave­ci­nen tiem­pos di­fí­ci­les en la sa­lud.

Si lle­ga has­ta la ar­ti­cu­la­ción de la mu­ñe­ca sig­ni­fi­ca que se ten­drá una vi­da lar­ga, pe­ro cuan­do so­bre ella se cru­zan pe­que­ños sur­cos quie­re de­cir que ha­brá pro­ble­mas de sa­lud.

Con fre­cuen­cia apa­re­ce una do­ble lí­nea, es de­cir otra que na­ce en for­ma pa­ra­le­la a la ori­gi­nal, es­to in­di­ca una gran for­tu­na, ya que la ener­gía na­tu­ral es­tá re­for­za­da; tam­bién re­ve­la va­len­tía, to­le­ran­cia al do­lor y garra fren­te a si­tua­cio­nes ex­tre­mas.

Es­ta lí­nea es muy im­por­tan­te pa­ra la eva­lua­ción mé­di­ca. “Pue­do dar un diag­nós­ti­co bas­tan­te cer­te­ro con la so­la ob­ser­va­ción de es­ta lí­nea. Por ejem­plo, cuan­do otra más pe­que­ña la cor­ta, sig­ni­fi­ca que de­bo pres­tar aten­ción al co­ra­zón; si for­ma un trián­gu­lo, al hí­ga­do, etc. Es­to se de­be a que es­tas nue­vas im­pre­sio­nes lle­van siem­pre una di­rec­ción que in­di­ca la ubi­ca­ción de al­guno de los cin­co ele­men­tos”.

El tra­ba­jo y la for­tu­na

La in­ter­pre­ta­ción de la lec­tu­ra de es­ta lí­nea de la mano es­tá re­la­cio­na­da con el desa­rro­llo per­so­nal. Si se en­cuen­tra de­re­cha y lim­pia, se tra­ta de una per­so­na con mu­cha suer­te pa­ra es­tu­diar y al­can­zar ob­je­ti­vos im­por­tan­tes en el plano pro­fe­sio­nal. Pue­de ocu­rrir que en al­gún lu­gar la lí­nea se bi­fur­que y es­to sig­ni­fi­ca que en al­gún mo­men­to del ca­mino se de­ci­dió cam­biar de rum­bo. Otra po­si­bi­li­dad es que se cru­ce con la lí­nea del di­ne­ro, y es que la in­te­li­gen­cia pa­ra ha­cer ge­ne­ra me­jo­res po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas.

Cuan­do atra­vie­sa to­da la pal­ma re­ve­la un ca­rác­ter muy fuer­te y una per­so­na­li­dad al­go ego­cén­tri­ca.

La fa­mi­lia y el amor

Cuan­do es­ta lí­nea co­mien­za cer­ca del de­do ín­di­ce sig-

ni­fi­ca que el amor se ha­lla­rá a tem­pra­na edad y si se ve uni­for­me y de­fi­ni­da in­di­ca­rá que no ha­brá di­fi­cul­ta­des. Pe­ro si de ella sa­len otras pe­que­ñas, la re­la­ción de pa­re­ja o fa­mi­liar po­drá atra­ve­sar al­gu­nos in­con­ve­nien­tes.

“Cuan­do exis­te una do­ble lí­nea del amor, una bien mar­ca­da y otra más sua­ve, lo más probable es que esa per­so­na ten­ga al­ma de poe­ta, y un ca­rác­ter muy ro­mán­ti­co, tí­pi­co de los ar­tis­tas, ade­más de te­ner do­ble ener­gía”.

Si apa­re­ce ro­ta o con va­rias pe­que­ñas lí­neas que in­te­rrum­pen, pue­de sig­ni­fi­car una cri­sis emo­cio­nal, pe­ro cuan­do apa­re­ce uni­for­me y lar­ga, el amor du­ra­rá to­da la vi­da.

Tam­bién es­ta lí­nea se re­la­cio­na con los hi­jos: si lle­ga has­ta el ex­tre­mo de­ba­jo del de­do me­ñi­que su­gie­re una fa­mi­lia nu­me­ro­sa y las on­du­la­cio­nes que se for­man al ce­rrar el pu­ño in­di­can la can­ti­dad y el se­xo. Es­te sec­tor se co­rres­pon­de con el ele­men­to Agua y, por lo tan­to, se re­la­cio­na con el ri­ñón, muy vin­cu­la­do con la pro­crea­ción de­bi­do a que allí se acu­mu­la la ener­gía de ori­gen. “La ma­yo­ría de los chi­nos nos de­ja­mos lar­ga la uña del me­ñi­que pre­ci­sa­men­te por­que es­te de­do de­be so­bre­pa­sar la ar­ti­cu­la­ción de la fa­lan­ge dis­tal del anu­lar, de lo con­tra­rio el Chi del ri­ñón ba­ja y con él la suer­te”.

La lí­nea de la economía apa­re­ce en la adul­tez y se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con la evo­lu­ción de la o las ac­ti­vi­da­des que se han ele­gi­do pa­ra ga­nar­se la vi­da. Cuan­do se ve bien mar­ca­da el éxi­to es­tá ase­gu­ra­do, de lo con­tra­rio aún no se ha con­se­gui­do la es­ta­bi­li­dad. Si apa­re­ce cru­za­da por otras lí­neas el desa­rro­llo se­rá más di­fi­cul­to­so, pe­ro si en un pun­to se une con la del es­tu­dio/tra­ba­jo sig­ni­fi­ca que se al­can­za­rá un ni­vel al­tí­si­mo en esos as­pec­tos.

Los ele­men­tos

Las zo­nas de la mano don­de es­tán re­pre­sen­ta­dos los cin­co ele­men­tos tam­bién son im­por­tan­tes pa­ra el aná­li­sis. Por ejem­plo, si en la zo­na de Fue­go se ven lí­neas des­cen­den­tes que par­ten des­de la ba­se del de­do pul­gar, sig­ni­fi­ca que esa per­so­na es fe­liz y vi­ve pla­cen­te­ra­men­te, de­jan­do de la­do aque­llo que no ge­ne­ra bie­nes­tar y con­tro­lan­do per­fec­ta­men­te las emo­cio­nes.

En cam­bio si las lí­neas apa­re­cen en la zo­na del ele­men­to Tierra, esa per­so­na se­gu­ra­men­te se pa­sa­rá la vi­da tra­ba­jan­do y con mu­chas preocupaciones que le im­pe­di­rán vi­vir ple­na­men­te, dis­tra­yen­do la ener­gía que de­be di­rec­cio­nar ha­cia ob­je­ti­vos con­cre­tos.

La zo­na del Agua es me­jor que se vea lim­pia de lí­neas, por­que co­mo se sa­be, de­be fluir li­bre­men­te y sin obs­tácu­los.

Con res­pec­to a los ta­ma- ños, en la ma­yo­ría de los ca­sos la su­per­fi­cie de la pal­ma de la mano es si­mi­lar al lar­go de los de­dos, pe­ro cuan­do es más gran­de que és­tos in­di­ca que se tra­ta de una per­so­na po­de­ro­sa. Se­gún cuen­tan, la pal­ma de la mano de Mao te­nía es­tas características.

Las man­chas y lu­na­res tam­bién son sig­nos a te­ner en cuen­ta. Al­gu­nos re­pre­sen­tan no­ble­za, vir­tud, y cier­tas características de la per­so­na­li­dad. Por ejem­plo, cuan­do apa­re­cen en la pal­ma de la mano sig­ni­fi­ca que la per­so­na es ob­se­si­va y per­fec­cio­nis­ta. A su vez, de acuer­do a la zo­na en la cual se en­cuen­tren po­drán re­ve­lar as­pec­tos par­ti­cu­la­res. Si es­tán en la zo­na de la Ma­de­ra se­rán se­res muy ale­gres; en la de Fue­go, con mu­cha ener­gía. Tran­qui­los y si­len­cio­sos si apa­re­cen en la zo­na de Tierra, va­lien­tes en la del Me­tal, y ro­mán­ti­cos y sen­si­bles si apa­re­cen en la zo­na de Agua.

Por úl­ti­mo, el de­do pul­gar tam­bién tie­ne su se­cre­to y se en­cuen­tra en la ar­ti­cu­la­ción de la úl­ti­ma fa­lan­ge, don­de for­ma una is­la bien de­fi­ni­da. En la an­ti­güe­dad se lo lla­ma­ba Ojo de Con­fu­cio por­que, se­gún pa­la­bras del sa­bio “Un ca­ba­lle­ro no pue­de des­co­no­cer la suer­te”, y quie­nes lo po­seen son se­res bri­llan­tes, por­que aden­tro tie­nen es­pa­cio pa­ra la sa­bi­du­ría que con­du­ce ha­cia la luz y la com­pa­sión es otra de sus características prin­ci­pa­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.