EL ZHI YIN DEL MÚ­SI­CO Y EL LE­ÑA­DOR

TAO - Tomo III - - Leyendas -

La ex­pre­sión zhi yin tie­ne di­fe­ren­tes sig­ni­fi­ca­dos pe­ro to­dos ellos re­la­cio­na­dos con sen­ti­mien­tos muy pro­fun­dos. Pue­de re­fe­rir tan­to a un ami­go del al­ma o ín­ti­mo, a co­no­cer el so­ni­do (en el sen­ti­do ro­mán­ti­co), o al amor ver­da­de­ro, pe­ro en to­dos los ca­sos re­mi­te a una his­to­ria an­ti­gua que in­vo­lu­cra a un gran per­cu­sio­nis­ta de gu­qin (ins­tru­men­to de sie­te cuer­das si­mi­lar a un ar­pa) y a un le­ña­dor.

Cuen­ta la le­yen­da que ha­ce más de dos mil años ha­bía un mú­si­co fa­mo­sí­si­mo lla­ma­do Bo Ya, quien eje­cu­ta­ba el gu­qin co­mo nin­gún otro. Sus con­cier­tos eran mul­ti­tu­di­na­rios y te­nía una le­gión de ad­mi­ra­do­res; sin em­bar­go, él se sen­tía frus­tra­do por­que con­si­de­ra­ba que la gen­te no en­ten­día la pro­fun­di­dad de su ar­te, que su mú­si­ca no les lle­ga­ba al al­ma. Ofus­ca­do, de­ci­dió to­mar su bar­ca­za y na­ve­gó has­ta lle­gar a un lu­gar so­li­ta­rio, des­em­bar­có y se sen­tó a los pies de una mon­ta­ña jun­to a una cascada de agua trans­pa­ren­te y se que­dó allí en si­len­cio, es­cu­chan­do aten­to el len­gua­je de la na­tu­ra­le­za. Pa­ra ins­pi­rar­se en­cen­dió un in­cien­so y ob­ser­vó có­mo el hu­mo as­cen­día de­jan­do un su­til y ex­qui­si­to aro­ma, lue­go co­men­zó a to­car su ins­tru­men­to tra­tan­do de imi­tar los so­ni­dos que lo ro­dea­ban has­ta lo­grar una me­lo­día iné­di­ta, úni­ca y pro­fun­da.

Con­mo­vi­do por ese ex­qui­si­to so­ni­do, un le­ña­dor que pa­sa­ba en ese mo­men­to por allí in­te­rrum­pió su mar­cha y se sen­tó en una ro­ca ale­ja­da pa­ra dis­fru­tar­lo. Tan con­cen­tra­do es­ta­ba Bo Ya que no ad­vir­tió su pre­sen­cia, pe­ro cuan­do le­van­tó su vis­ta del gu­qin se sor­pren­dió por la sen­si­bi­li­dad de esa per­so­na apa­ren­te­men­te tan in­cul­ta que en lu­gar de sa­lu­dar­lo y agra­de­cer­le le di­jo “Wei wei hu gao shan”, que sig­ni­fi­ca, (¡Qué po­de­ro­sa es es­ta gran mon­ta­ña!) Bo Ya que­dó tan des­con­cer­ta­do que no su­po qué res­pon­der­le y pa­ra di­si­mu­lar con­ti­nuó con su con­cier­to, pe­ro cuan­do la nue­va me­lo­día na­ció del gu­qin el le­ña­dor ex­pre­só: - “Chan chan hu liu shui” (¡El so­ni­do del agua trae ale­gría cuan­do pa­sa!). En ese mo­men­to la emo­ción em­bar­gó com­ple­ta­men­te al mú­si­co, quien sin­tió que ja­más ha­bía co­no­ci­do a na­die que dis­fru­ta­ra de for­ma tan pro­fun­da su tra­ba­jo, y per­ci­bió que ese ex­tra­ño lo co­no­cía. En­ton­ces de­jó su ins­tru­men­to, se pa­ró y mi­rán­do­lo a los ojos le pre­gun­tó: - ¿Quien eres?, “-Soy Tze Qi”, res­pon­dió el hom­bre y ama­ble­men­te co­men­zó a con­tar­le su his­to­ria; le di­jo que vi­vía en las mon­ta­ñas por­que no le gus­ta­ba mez­clar­se con gen- te su­per­fi­cial y men­ti­ro­sa, que es­ta­ba en paz con lo que la na­tu­ra­le­za le brin­da­ba y so­la­men­te se acer­ca­ba al pue­blo pa­ra ven­der su le­ña y com­prar al­gu­nos ví­ve­res, pe­ro evi­tó ha­blar de su vi­da an­te­rior. Bo Ya es­ta­ba se­gu­ro de que se en­con­tra­ba fren­te a al­guien muy im­por­tan­te y lo de­cep­cio­na­ba no po­der in­da­gar más, pe­ro di­si­mu­ló su in­tri­ga.

Con el tiem­po Bo Ya y Tze Qi se hi­cie­ron muy ami­gos, su lu­gar de en­cuen­tro era siem­pre el mis­mo y la ci­ta se con­cre­ta­ba cuan­do co­men­za­ban a so­nar los pri­me­ros acor­des, no ne­ce­si­ta­ban na­da más pa­ra con­tac­tar­se por­que los unía la mú­si­ca y el vien­to. En sus con­ver­sa­cio­nes se re­fe­rían al sen­ti­do de la vi­da y de la na­tu­ra­le­za, que so­lían com­pa­rar con el gu­qin, las pa­la­bras fluían guia­das por el co­ra­zón.

Pe­ro un día Bo Ya lle­gó al lu­gar del en­cuen­tro y Tze Qi no res­pon­dió al lla­ma­do de su mú­si­ca. Con­tra­ria­do, in­sis­tió con una can­ción lla­ma­da Yi Gu Ren (Re­cor­dan­do a mi ami­go), pe­ro co­mo tam­po­co hu­bo res­pues­ta se acer­có a la ro­ca en la que

Se tra­ta de un jue­go de pa­la­bras que re­fie­re a un sen­ti­mien­to úni­co y pro­fun­do e ins­pi­ró des­de poe­mas y can­cio­nes has­ta una fa­mo­sa ópe­ra. El mis­te­rio de la his­to­ria ori­gi­nal y las otras ver­sio­nes.

so­lía sen­tar­se el le­ña­dor y ator­men­ta­do de do­lor de­jó caer su cos­to­sí­si­mo ins­tru­men­to y se zam­bu­lló pa­ra siem­pre en la pro­fun­di­dad de las he­la­das aguas del río.

Na­die vol­vió a ver a Tze Qi ba­jar al pue­blo y ja­más al­guien su­po de sus en­cuen­tros con el fa­mo­so Bo Ya, pe­ro el ima­gi­na­rio po­pu­lar le atri­bu­ye al abrup­to fi­nal de esa re­la­ción el ori­gen del poe­ma que tiem­po des­pués fue ha­lla­do ta­lla­do en la cor­te­za de un ro­ble al pie de la cascada, que di­ce:

El gu­qin es un ins­tru­men­to del cie­lo, la co­la del fé­nix (par­te del ins­tru­men­to) se ha en­fria­do. Si tú no es­tás, pa­ra quién to­ca­ré mi ins­tru­men­to, el vien­to de la pri­ma­ve­ra se no­ta en el ros­tro de la gen­te, y trae mu­chos ami­gos, pe­ro ami­gos del al­ma es muy di­fí­cil de con­se­guir.

A par­tir de es­ta his­to­ria tam­bién sur­gió una can­ción muy co­no­ci­da ti­tu­la­da “Gao Shan, Liu Shui” que ha­ce re­fe­ren­cia las dos frases di­chas por Tze Qi.

Otra his­to­ria de amor

Pe­ro la pe­cu­lia­ri­dad del ori­gen de la ex­pre­sión zhi yin no se ago­ta en es­ta his­to­ria. Otra an­ti­gua ver­sión la re­la­cio­na con un ge­ne­ral lla­ma­do Caì É, des­ta­ca­do co­mo cus­to­dio del te­rri­to­rio sur du­ran­te la úl­ti­ma di­nas­tía chi­na, a quien el em­pe­ra­dor pre­mió por su la­bor re­ga­lán­do­le una her­mo­sa don­ce­lla, po­see­do­ra ade­más de una gran ha­bi­li­dad en las ar­tes, es­pe­cial­men­te en la mú­si­ca. Sin em­bar­go, la re­com­pen­sa es­con­día una tram­pa ya que Xiao Feng Xian, así se lla­ma­ba la jo­ven, era una es­pía en­cu­bier­ta que tra­ta­ría de re­co­lec­tar prue­bas con­tra el ge­ne­ral, sos­pe­cha­do de cons­pi­rar con­tra el ré­gi­men. Pe­ro Caì É ad­vir­tió la tre­ta y guar­dó si­len­cio por­que in­tu­yó que la jo­ven te­nía un es­pí­ri­tu re­bel­de y no es­ta­ría se­gu­ra­men­te de acuer­do con la mi­sión que le ha­bían asig­na­do. Rá­pi­da­men­te su pre­sun­ción se con­fir­mó cuan­do ella le de­di­có una can­ción lla­ma­da pre­ci­sa­men­te Zhi yin, con la que ade­más de ga­nar­se su co­ra­zón tambien le con­fir­mó que fi­nal­men­te se­ría su alia­da.

Co­mo pue­de ver­se, los ver­sos alu­den di­rec­ta­men­te al zhi yin y al le­van­ta­mien­to na­cio­na­lis­ta que po­co des­pués, en 1912, lo­gró ins­ta­lar en el go­bierno a Sun Yat-sen, el pri­mer pre­si­den­te chino.

La mon­ta­ña es tan al­ta y ver­de, el agua es tan sua­ve y cla­ra, am­bas es­tán bus­can­do a su zhi yin. Si el ge­ne­ral des­en­fun­da su es­pa­da, se le­van­ta­rá el cie­lo del sur, y yo quie­ro ser el vien­to que ha­ga fla­mear su ban­de­ra.

El ge­ne­ral Caì É par­ti­ci­pó de ma­ne­ra ac­ti­va en la re­be­lión pe­ro no lle­gó a ver su sue­ño con­sa­gra­do por­que fa­lle­ció en cir­cuns­tan­cias ex­tra­ñas a los 34 años. Xiao Feng Xian des­apa­re­ció sin de­jar ras­tros.

Es­tas his­to­rias son tan sig­ni­fi­ca­ti­vas pa­ra la cul­tu­ra chi­na que con el tiem­po, die­ron ori­gen a poe­mas, can­cio­nes, ópe­ras y obras de tea­tro, don­de se des­ta­ca el jue­go de pa­la­bras zhi yin pa­ra des­ta­car el amor o la amis­tad co­mo sen­ti­mien­tos ge­me­los: pro­fun­dos y ge­nui­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.