EL MI­TO DE LA PE­CE­RA

TAO - Tomo III - - Feng Shui -

Más allá de lo que re­pre­sen­ta por ser en sí mis­mo un eco­sis­te­ma en ar­mo­nía, la pe­ce­ra es un ele­men­to de­co­ra­ti­vo que trans­fie­re una ener­gía es­pe­cial al ho­gar, ra­zón más que su­fi­cien­te pa­ra que el Feng Shui la ten­ga muy en cuen­ta a la ho­ra de de­ter­mi­nar cuál es la me­jor ma­ne­ra de apro­ve­char su bue­na on­da. La téc­ni­ca mi­le­na­ria chi­na su­gie­re des­de el va­mos ubi­car­la en la en­tra­da del ho­gar, de ma­ne­ra que fun­cio­ne co­mo fil­tro de las preocupaciones aje­nas al en­torno ín­ti­mo fa­mi­liar.

“Uno nun­ca de­be in­gre­sar a su ca­sa per­tur­ba­do y mu­cho me­nos lle­var­se al ho­gar los pro­ble­mas la­bo­ra­les, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. En es­te sen­ti­do es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que no se de­ben mez­clar los pla­nos de la vi­da, ya que se con­fun­de cuál es la par­te que real­men­te le in­tere­sa a uno. El ho­gar de­be pre­ser­var­se de ma­las ener­gías, las tensiones que pro­vo­ca es­tar in­mer­so en el caos ex­terno de­ben que­dar en la puer­ta y al tras­pa­sar­la de­be­mos sen­tir que es­ta­mos en nues­tro es­pa­cio per­so­nal”.

Una for­ma de re­cor­dar­nos es­ta má­xi­ma es ubi­car la pe­ce­ra de ma­ne­ra tal que sea lo pri­me­ro que ve­mos al abrir la puer­ta de ca­sa: el agua ayu­da­rá a fil­trar la ma­la on­da y la men­te per­ci­bi­rá que es­ta­mos co­men­zan­do un nue­vo ci­clo del día, don­de la tran­qui­li­dad y la ar­mo­nía es lo prin­ci­pal. “El Agua es el co­mien­zo de to­do, de la vi­da mis­ma so­bre la tierra, por eso se re­la­cio­na con el nú­me­ro 1 y es purificadora. En el Feng Shui se di­ce que la fun­ción de la pe­ce­ra es Tan Sha, es de­cir que pro­te­ge de la ma­la ener­gía. El agua es blan­da pe­ro in­des­truc­ti­ble, no pue­de cor­tar­la ni aún el sa­ble más afi­la­do, por lo tan­to es po­de­ro­sa, y su ener­gía po­si­ti­va neu­tra­li­za a la ne­ga­ti­va. Pe­ro, ¿qué es la ma­la ener­gía? Es aque­lla que no en­cuen­tra su lu­gar, que no pue­de ubi­car­se, la re­la­ción de al­go que in­du­ce a una al­te­ra­ción de la ar­mo­nía. To­do lo que nos ro­dea po­see ener­gía Yi­nYang; si es­toy en un lu­gar muy Yang es por­que Yin es muy ba­jo y pro­vo­ca des­equi­li­brio, con el agua es po­si­ble re­ver­tir es­ta si­tua­ción”.

Cuan­do no hay po­si­bi­li­dad de ins­ta­lar la pe­ce­ra en el in­gre­so al ho­gar, la op­ción es ubi­car­la en un lu­gar don­de se sien­ta que la ener­gía no es bue­na, aquel don­de al lle­gar sin­ta­mos una sen­sa­ción in­có­mo­da. Pe­ro aten­ción: no es re­co­men­da­ble co­lo­car­las en el dor­mi­to­rio, ya que los pe­ces ne­ce­si­tan oxí­geno pa­ra vi­vir y se ge­ne­ra­ría una com­pe­ten­cia con quie­nes duer­men en esa ha­bi­ta­ción.

Ubi­car­la jun­to a una ven­ta­na tam­bién es un buen re­cur­so pa­ra ar­mo­ni­zar un am­bien­te, es­pe­cial­men­te cuan­do por esa aber­tu­ra se ob­ser­va un en­torno po­co ami­ga­ble, co­mo un ce­men- te­rio, un hos­pi­tal o el pa­re­dón de una fá­bri­ca. Ade­más la luz na­tu­ral es beneficiosa pa­ra los pe­ces; aun­que hay que evi­tar que le dé el sol di­rec­to por­que al­te­ra la tem­pe­ra­tu­ra del agua y fo­men­ta el cre­ci­mien­to de al­gas.

El ta­ma­ño ideal

To­do de­pen­de del es­pa­cio dis­po­ni­ble, pe­ro se re­co­mien­da que su­pere el an­cho de la puer­ta pa­ra que el efec­to de fil­tra­do y blo­queo de la ma­la ener­gía sea más efi­cien­te. Na­tu­ral­men­te, el vo­lu­men se­rá acor­de al ta­ma­ño y can­ti­dad de pe­ces que alo­je y es­te as­pec­to po-

La téc­ni­ca mi­le­na­ria chi­na re­fu­ta to­dos los ar­gu­men­tos que con­si­de­ran de ma­la suer­te te­ner una pe­ce­ra en la ca­sa y apor­ta al­gu­nos con­se­jos prác­ti­cos pa­ra apro­ve­char me­jor su ener­gía. Los pe­ces más po­si­ti­vos.

de­mos con­sul­tar­lo en las ca­sas es­pe­cia­li­za­das, aun­que en ge­ne­ral se cal­cu­la que ca­da ejem­plar, en pro­me­dio y de­pen­dien­do de ca­da es­pe­cie, ne­ce­si­ta pa­ra desa­rro­llar­se y vi­vir un vo­lu­men de agua 15 ve­des su­pe­rior a su ta­ma­ño. Es­te nú­me­ro no es ca­pri­cho­so, sino que se re­la­cio­na con el He Tu (ver no­ta “El nú­me­ro del des­tino”, en Tao N° 14). Ló­gi­ca­men­te, lue­go de­be­mos mul­ti­pli­car ese nú­me­ro por la can­ti­dad de pe­ces que con­ten­ga.

La for­ma de la pe­ce­ra tam­bién se re­la­cio­na con los cin­co ele­men­tos. Las rec­tan­gu­la­res, que son las más co­mu­nes, se re­la­cio­nan con el cre­ci­mien­to de la Ma­de­ra; las de lí­neas on­du­la­das, con el Agua y el mo­vi­mien­to; las cua­dra­das con la Tierra y el desa­rro­llo; las trian­gu­la­res con el Fue­go y las re­don­das con el Me­tal. Se pue­de ele­gir la for­ma se- gún la ener­gía que se quie­ra re­for­zar.

El agua y los ac­ce­so­rios

El agua siem­pre de­be es­tar cris­ta­li­na, lo que ha­ce im­pres­cin­di­ble el uso de un pu­ri­fi­ca­dor, ade­más, el agua de­be es­tar “vi­va” y en “mo­vi­mien­to”, es de­cir, con­te­ner oxí­geno; cuan­do es­te no es su­fi­cien­te, o con­tie­ne de­ma­sia­das im­pu­re­zas, los pe­ces se man­tie­nen en la su­per­fi­cie, se­ñal de que el agua ne­ce­si­ta ser re­no­va­da. Al lim­piar­la es im­por­tan­te no cam­biar to­do el con­te­ni­do sino, un cuar­to de la mis­ma. Si se uti­li­za agua co­rrien­te, nun­ca de­be ver­ter­se in­me­dia­ta­men­te en la pe­ce­ra, es pre­ci­so de­jar­la re­po­sar pa­ra que eva­po­re los re­si­duos de clo­ro.

Otro as­pec­to a te­ner en cuen­ta es la ilu­mi­na­ción, que de­be gra­duar­se pa­ra di­fe­ren­ciar el día de la no­che, es­pe­cial­men­te si es­tá ins­ta­la­da en un lu­gar en el cual la luz na­tu­ral no lle­ga, de es­ta ma­ne­ra se lo­gra­rá un há­bi­tat en equi­li­brio.

Las plan­tas acuá­ti­cas son in­fal­ta­bles, es­pe­cial­men­te co­mo re­cur­so de­co­ra­ti­vo, en es­tos ca­sos las na­tu­ra­les son la me­jor al­ter­na­ti­va, siem­pre y cuan­do se man­ten­gan en bue­nas con­di­cio­nes; las ar­ti­fi­cia­les no son la me­jor op­ción, ya que su ener­gía no es com­pa­ti­ble con los se­res vi­vos.

Es­pe­cies más po­si­ti­vas

Los pe­ces pue­den ser de agua dul­ce o sa­la­da y si se vi­ve en una is­la, son ap­tas cual­quie­ra de las dos es­pe­cies; en cam­bio, si se vi­ve en una ciu­dad co­mo, por ejem­plo, Bue­nos Ai­res, lo me­jor es que sean de agua dul­ce, por­que la ener­gía que flu­ye de aque­lla que ro­dea el si­tio que se ha­bi­ta es fun­da­men­tal. Lo mis­mo ocu­rre con los pe­ces exó­ti­cos, que son muy atrac­ti­vos, pe­ro su ener­gía no es com­pa­ti­ble con la del lu­gar don­de ha­bi­ta­mos

“Las le­yes de Feng Shui tam­bién per­mi­ten te­ner en cuen­ta los gus­tos per­so­na­les; si al­guien se sien­te real­men­te có­mo­do con una pe­ce­ra de agua sa­la­da, pue­de ins­ta­lar­la en su ca­sa, siem­pre y cuan­do se otor­guen a los pe­ces los cui­da­dos ne­ce­sa­rios pa­ra evi­tar­le cual­quier ti­po de su­fri­mien­to, por­que esa si­tua­ción ge­ne­ra una ener­gía des­fa­vo­ra­ble”, acon­se­ja el maes­tro Liu Ming.

El co­lor se re­la­cio­na es­tre­cha­men­te con la ener­gía per­so­nal, por eso hay que es­tar muy aten­to al mo­men­to de ele­gir­los y de­jar aflo­rar to­dos los sen­ti­dos y com­prar so­la­men­te aque­llos que ins­pi­ren bie­nes­tar.

Otro as­pec­to im­por­tan­te es el mo­vi­mien­to que rea­li­zan al na­dar. Aque­llos des­ti­na­dos a la pe­ce­ra de una fa­mi­lia de­ben des­pla­zar­se sua­ve­men­te, ca­si dan­zan­do; ge­ne­ral­men­te es­tos son aque­llos con for­ma re­don­dea­da, que ins­pi­ran unión y con co­las que se ase­me­jan a un tul. De­ben evi­tar­se aque­llos del ti­po pre­da­do­res, es de­cir los que son fi­nos y lar­gos que se mue­ven rá­pi­da­men­te, trans­mi­tien­do ner­vio­sis­mo. Es­tos son más ade­cua­dos pa­ra los co­mer­cios ya que su mo­vi­mien­to ve­loz lo­gra ge­ne­rar ma­yor ener­gía en el tra­ba­jo. La can­ti­dad de pe­ces en una pe­ce­ra se re­la­cio­na con la ener­gía del due­ño de ca­sa (re­cor­de­mos que pa­ra la cul­tu­ra chi­na el je­fe del ho­gar es aquel que apor­ta más di­ne­ro pa­ra sol­ven­tar los gas­tos o el que pa­sa más tiem­po fue­ra de ella), o a la ac­ti­vi­dad que es­te desa­rro­lla. Por ejem­plo, ofi­ci­nis­tas, pro­fe­so­res, pe­rio­dis­tas y per­so­nas per­te­ne­cien­tes al ele­men­to Ma­de­ra de­be­rán ele­gir 4, 5 u 8 ejem­pla­res, nú­me­ros se re­la­cio­nan con el or­den. Co­mer­cian­tes, in­te­lec­tua­les, tra­ba­jos re­la­cio­na­dos con el tu­ris­mo y per­so­nas del ele­men­to Agua, de­be­rán ele­gir 6, ci­fra que se re­la­cio­na con los cam­bios y atrae la for­tu­na. Mi­li­ta­res, po­li­cías, aque­llos que desa­rro­llan ta­reas en las que se em­plea la fuer­za fí­si­ca y per­so­nas que per­te­ne­cen al ele­men­to Tierra, de­be­rán ele­gir 5,7, 8 y 9. Ac­to­res, ar­tis­tas, per­so­nas fa­mo­sas y del ele­men­to Fue­go, 3, 2 y 7. Car­gos ge­ren­cia­les y di­rec­ti­vos (em­pre­sas, país, etc.), 25(en es­te ca­so la pe­ce­ra de­be ser mu­cho más gran­de) ó 1 (nú­me­ro ab­so­lu­to, el co­mien­zo de to­do). Por úl­ti­mo, las amas de ca­sa 5 y 8, es­pe­cial­men­te si se bus­ca tran­qui­li­dad.

“En los ho­ga­res chi­nos el más po­pu­lar es el jin yu o pez do­ra­do, con­si­de­ra­do de la suer­te, es­pe­cial­men­te en lo eco­nó­mi­co. Otro es el aro­wa­na o dra­gón de pla­ta, pe­ro en es­te ca­so se tra­ta de una es­pe­cie que pue­de me­dir más de un me­tro, por lo tan­to es el fa­vo­ri­to de las gran­des su­per­fi­cies, co­mo man­sio­nes o co­mer­cios don­de siem­pre, siem­pre se lo usa con el con­sen­ti­mien­to de un es­pe­cia­lis­ta en Feng Shui”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.